Categorías
Padres e Hijos

Cuándo debes decirle NO a tu hijo

Negarle algo a tu hijo puede resultarte difícil varias veces, pero hay ocasiones en que debes decirle NO a tu hijo por su bien. Mira…

Cuándo debes decirle NO

Como mamá o papá quizá quieras decirle a tu hijo sí a todo, cumplir sus exigencias, necesidades y hasta caprichos; parece sencillo si se hace en nombre del amor, sin embargo, hacerlo en todas las ocasiones podría perjudicarlo de por vida.

A continuación te presentamos seis situaciones en las que, definitivamente, tu respuesta debe ser NO, por más que tu corazón quiera que digas que sí.

SI LASTIMA A ALGUIEN

Ya sea un animal, amigo o hermano, no debes permitir que tu hijo hiera, por poco que parezca, a una tercera persona. Con ello fomentas la violencia como una herramienta para convivir en sociedad.

BULLYING

El bullying verbal o físico debe ser erradicado en quienes lo ejercen. Enseña a tu hijo a no hacerlo, pero también en no permitirlo y contarte los casos de los que haya sido testigo para que alertes a otros padres y maestros del asunto.

QUIERE SOLTAR TU MANO

Especialmente cuando se encuentra en lugares en los que pasan autos y los conductores podrían no verlos, o en donde haya gran cantidad de gente y sea sencillo perderlos o que los roben.

DESTRUYE COSAS

No está bien que los niños rompan sus juguetes o ropa, y mucho menos que lo hagan con los de alguien más. Habla con tu hijo seriamente sobre esta conducta y muestrale que es reprobable que la haga.

PORTARSE MAL EN PÚBLICO

No obedecer, correr, hacer berrinches, etc. en lugares públicos no es correcto. Muestra a tu hijo que no solamente su comportamiento es molesto para el resto de las personas que están en el lugar, sino que puede ser peligroso para su integridad física, por ejemplo, puede resultar lesionado si corre en un restaurante.

IRSE CON ALGUIEN

Debes dejar bien claro a tu hijo que no debe irse con alguna persona, extraña o conocida, sin tu consentimiento expreso.

Te invitamos a leer también: 

Aprende a decir a tu hijo «No» con autoridad, pero sin imponer

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Así Crece Ser Mamá

Cómo manejar los berrinches en público

Cómo manejar los berrinches en público

Los berrinches en público pueden ser bastante embarazosos, por ello te dejamos esta guía para poder manejarlos sin regaños.

Cómo manejar los berrinches en público

Cuando tienes un hijo pequeño, los berrinches forman parte de tu vida y ante tal situación, lo mejor es evitar en lo posible aquellas situaciones que provoquen una rabieta. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero estos consejos pueden ayudarte.

Ten calma y lee esto…

¿Cómo hacer que cada día sea el más feliz para ti y tu hijo?

1. Es casi inevitable que tu hijo haga un berrinche cuando lo llevas al súper si está cansado o tiene hambre, así que deja este tipo de salidas para después de la siesta o la comida. No olvides tener un refrigerio a la mano.

2. La frustración es una de las principales causas de los berrinches en los niños. Si sabes que tu hijo va a querer un helado en cuanto pasas por la tienda, piénsalo dos veces antes de pasar por ahí. Esto no es someterte a tu hijo, sino predecir cómo reaccionará y sopesar las posibles consecuencias y las alternativas.

3. Evitar los berrinches no siempre es posible. Una vez que comienza, es complicado hacer entrar en razón a tu hijo. Si encuentras embarazoso un berrinche en público, lo mejor es que te vayas del lugar. Si te enojas, gritas e incluso le das una nalgada, eso no mejorará la situación, al contrario. Lo mejor que puedes hacer es mantener la calma.

¿Los berrinches de tu hijo te desesperan?

Controla los berrinches sin perder la paciencia

4. Irte del lugar es lo mejor para todos, incluso para los que están alrededor. Si tienes que hacer algo importante, date unos minutos para respirar y continuar con tus actividades. Está comprobado que los niños se calman más rápido entre menos gente vean.  Por ejemplo, no es lo mismo un berrinche en el pasillo a en la sala de espera del pediatra.

5. Cuando pase el berrinche, tu hijo necesitará que lo abraces y lo hagas sentir seguro, ya que perder el control puede asustarlo. Puedes abrazarlo pero no cambies las reglas después de un berrinche. Si le dijiste que era hora de irse del parque y respondió con una rabieta, sigue siendo hora de irse cuando se le pase el berrinche.

6. Es posible que la gente los mire mientras el niño hace berrinche, ¡tranquila! Es  posible que simpaticen con ustedes, y no que sean críticos. Sin importar si te miran o no, recuerda que tu hijo no comprende tu vergüenza. Ten presente que tu hijo no hace berrinches en público para humillarte, así que trátalo de la misma manera que lo harías si el berrinche ocurriera en casa.

Ten en cuenta que la frecuencia de los berrinches disminuirá según tu hijo vaya creciendo.

¿Tu hijo hace berrinches?

Foto: Getty Images

¿Tienes poca paciencia?

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Categorías
Así Crece

¿Hay que ceder a sus berrinches?

¿Hay que ceder a sus berrinches?

Si tu hijo está viviendo una «crisis» de berrinches, aquí te decimos cómo ponerle solución.

¿Hay que ceder a sus berrinches?

«Intento ignorar las rabietas de mi hijo, de 21 meses», dice Laura. Y continúa: «Sin embargo, a veces me supera y acabo dándole lo que me pide para evitar que haga un numerito en la calle. ¿Tengo que ser más estricta con él?».

Si cedes con frecuencia, los berrinches no cesarán 

Mira más consejos…

Controla los berrinches sin perder la paciencia

¿Qué hacer?

  1. Cuando un niño hace berrinche, lo mejor es no hacerle caso hasta que se haya calmado.
  2. En un lugar público, si está armando un gran escándalo, se recomienda llevarlo a un rincón apartado y esperar a que se tranquilice.
  3. Para que tu hijo interiorice que el berrinche no es un medio válido para conseguir lo que se propone, es necesario que ustedes como papás sean consecuentes, es decir, actúen siempre de la misma forma, con firmeza y seguros de que están haciendo lo mejor.
  4. Si flaquean a menudo, si ceden a los deseos del niño «con tal de que se calle», lo más probable es que los berrinches aumenten.

Evita esto a toda costa…

Sin golpes ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar

Eres un buen papá/mamá

En ocasiones es lógico sentirse desbordados y actuar «incorrectamente». Esto no debe llevarte a pensar que son incapaces de educar correctamente, sino todo lo contrario: la próxima vez tratarán de hacerlo mejor. Cuando después de unos cuantos intentos el niño se dé cuenta de que con sus rabietas no va a conseguir nada, las irá espaciando en el tiempo hasta que desaparezcan.

Los berrinches son manifestaciones de los niños en los que experimentan sus límites.

¿Tu hijo hace berrinches?

Foto: Getty Images

¿Crees que te falta paciencia?

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

 

Categorías
Padres e Hijos

5 acciones de los papás que generan ansiedad en sus hijos

La ansiedad, estrés, miedos, inseguridades y problemas de conducta son cada vez más frecuentes en los niños. Y una de las causas que se ha encontrado son algunas acciones de los papás. Te compartimos cuáles son estas acciones para que revises si podrías estar haciendo alguna de ellas. 

Aunque todas estas acciones de los papás  son sin querer y con el afán de proteger a sus hijos, recuerda que los extremos pueden ser contraproducentes.

Estas acciones resultan tóxicas en la crianza y aquí te decimos cuáles son:

La sobreprotección

Ésta les causa daños emocionales a los pequeños y los hace ser incapaces de hacer algo por sí mismos, por lo que son desconfiados y el tener que intentar algo, sin ayuda de mamá o papá les genera ansiedad y sentimientos de inseguridad. Debemos protegerlos, pero darles libertad de explorar, de vivir, de conocer y de tomar sus propias decisiones.

Permisividad

Cuando los padres permiten que los niños hagan lo que quieran también puede ser una causa de ansiedad ya que en el fondo tienen un sentimiento de abandono emocional por parte de sus padres así como una poca atención en sus obligaciones como padres y eso lo resienten los niños.

Autoridad implacable

Es el polo opuesto de la permisividad y en estos casos una autoridad fuerte hace que los niños sientan ansiedad porque no les permitirán ser ellos mismos, quieren hacer cosas pero todo les causa miedo por ser regañados y  también sentirán abandono emocional porque pensarán que su criterio y sus opiniones nunca son correctos.

Constantes críticas

Las críticas constructivas hacen en los niños y adultos que aprendan y crezcan, pero cuando son agresivas y constantes no resultan para nada benéficas. La crítica constante en forma de acusación, comparación o señalamiento negativo genera sentimientos de inseguridad e incapacidad a los niños. Además, será tanta su inseguridad que dejarán de esforzarse para lograr nuevas metas.

No dejarlos decidir

Hay que permitir a los niños que sean capaces de poder dar su opinión y tomar sus propias decisiones siempre teniendo una comunicación directa con él, así ellos se sentirán que son importantes para la familia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Identifica cuáles son los tipos de ansiedad que afectan tu vida diaria

 

Categorías
Así Crece

Tips para evitar los berrinches de cuando ¡quiere las cosas ya!

Esperar no va con tu hijo, aún no entiende por qué no puede conseguir las cosas de inmediato. Sin embargo, puedes poco a poco enseñarle a tener paciencia; tenemos estos cinco tips que te ayudarán a lograrlo. ¡Toma nota!

Primero, te decimos por qué ¡todo lo quiere ya!

La impaciencia, querer las cosas ya y sin demoras, es algo propio de los niños pequeños. Con un año de edad, son muy exigentes cuando piden algo: la comida, agua, el chupón… También les cuesta mucho esperar a que se cumpla algo: que se llene la tinita para bañarse, que se caliente su leche, etc. En realidad, es una conducta normal de su edad. Aunque, es justo el momento para enseñarle una sabia lección: la paciencia y la tolerancia a la frustración.

Tips para evitar los berrinches de cuando ¡quiere las cosas ya!

1. Pon atención en lo que está aprendiendo al imitarte. Debes tener en mente que los niños son grandes imitadores. Intenta hacer gala ante ellos de tu mejor muestra de paciencia. Si te saca de quicio el tráfico, si pierdes los estribos ante cualquier situación,  no estarás dando un modelo de serenidad, y además le estarás transmitiendo tu ansiedad. Ahora bien, si no puedes controlarte es importante ofrecerle una disculpa.

2. Introduce pequeñas esperas. Hacia el segundo cumpleaños puedes enseñarle a esperar unos minutos hasta que le sirvas el postre o mientras preparas ese bocadillo que tanto le gusta. Aunque le cueste trabajo, ya puede empezar a asimilar estas situaciones.

3. Enséñale buenos modos. Demuéstrale que hay que pedir las cosas con educación y, como norma general, no cedas a sus berrinches como medio para conseguir sus deseos (pero sin exagerar, pues muchas veces los berrinches son alertas de atención).

4. Cumple tus promesas. Si le has dicho «después de comer armaremos el rompecabezas», debes cumplir lo prometido, porque sólo así aprenderá que esperar vale la pena.

5. Explica por qué hay que esperar. «Las cosas quedan mucho mejor si se tiene paciencia. ¿Ves?, este sándwich estará más rico si le pones un poco de queso y lo metemos un rato al horno». «Cuando termine de preparar la cena jugamos un poco. Si no, se quemarán las papas», usa un tono tranquilo. No siempre funcionará pero sí a la larga.

Quizá sea complicado en algunos momentos de tus días ser constante en estos consejos, por eso, sé paciente contigo misma también. Tú estás aprendiendo a ser mamá y a criar un niño; muchas veces necesitarás ser generosa contigo misma, comprenderte y abrazarte cuando sientas que estás fallando como mamá. ¡No lo estás haciendo! Recuerda que estás haciendo un gran trabajo y que tú eres la mejor mamá que tu hijo puede tener.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

 

Categorías
Ser Mamá

Como ponerle un alto a los berrinches de tu hijo

Como ponerle un alto a los berrinches de tu hijo

No hay duda de que los berrinches de los hijos, son la situación más bochornosa, estresante y difícil para los papás de bebés, niños e incluso adolescentes, ¡pero no debes permitirlos!

Como ponerle un alto a los berrinches de tu hijo

Suele pasar que como papás somos víctimas de gestos, gritos, jalones, ansiedad o llanto por parte de los pequeños, quienes son especialistas en hacerlo en lugares públicos, frente a la familia o personas que se convierten en espectadores y críticos.

Aunque se escuche como una exageración, seguro te sientes muy atormentada, ya que la presión te invade, ¿qué debes hacer?, si aceptas los chantajes probablemente se repitan, pero si no accedes, la gente mira…

Mira cómo relajarte más con tu hija…

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Entender los berrinches

Debes entender que los berrinches son la falta de tolerancia a la frustración y todos los niños pasan por esta inevitable etapa, así la vamos asimilando poco a poco, aunque hay personas que crecen, llegan a la edad adulta y no saben manejarlo y parece increíble pero, ¡llevan a cabo su ritual de berrinches!

Debes tener en cuenta que los más pequeños, se encuentran en ese proceso y apenas está aprendiendo a manejar sus enojos, además, el medio ahora le exige adaptarse a la vida adulta, lo cual no es un fácil y más bien abrumador, por lo que también debes entenderlo.

Lo efectivo

Lo más efectivo es tratar de explicarle a tu hijo, por qué no es posible comprar todo lo que desea, visitar el lugar que quiere o acceder a su petición cualquiera que sea, siempre resultará complejo, pero tiene mucho que ver la manera en la que te has dirigido a él desde el primer momento de la comunicación.

¿Tu hijo te hace muchos berrinches?

Foto: Getty Images

Mira cómo mejorar la comunicación con tu hijo…

5 consejos para tener una buena comunicación con tu hijo

 

Categorías
Padres e Hijos

Frases que jamás debes decirle a tu hijo cuando llora

Frases que jamás debes decirle a tu hijo cuando llora

Por Berenice Villatoro y Mayra Martínez

El llanto es la primera forma de comunicación del ser humano y debes entenderla como eso (aunque a veces te desespere).

Frases que jamás debes decirle a tu hijo cuando llora

Nuestra cultura y muchas otras, le dan una incorrecta connotación al llanto, para muchos es un acto de cobardía, de pertenecer sólo al sexo femenino y en los niños como una manipulación. Pero como padres es importante darle al llanto el reconocimiento que se merece al entender que es un modo de comunicación, una forma sana de liberar las emociones, y una herramienta de aprendizaje.

Es importante tener una crianza diferente donde eduquemos niños emocionalmente sanos que no reprimen sus sentimientos, que saben que cuentan con mamá o papá, y que están capacitados para expresar lo que sienten con cierto control y sin temor, que sepan que ¡está bien sentir!

¿Tu hijo hace berrinches constantemente?

Controla los berrinches sin perder la paciencia

Diversos teorías han comprobado que el llanto fue una ventaja adaptativa. Las lágrimas empañan la visión y le dan al rostro ese toque de sensibilidad. Esto le indicaba a cualquier agresor que quien lloraba era incapaz de hacerles daño. Teorías biológicas proponen que el llanto se desarrolló para mantener el ojo húmedo y libre de bacterias dañinas. Y finalmente, la teoría más aceptada indica que el llanto es una señal social que evolucionó a partir de la angustia de los mamíferos.

Ten en mente estas frases prohibidas y que jamás debes decirle a tu pequeño:

¡No llores! o ¡Cállate!

Es mejor decirle: ¡Está bien llorar, pero cuéntame qué ocurre!

 

¡Te voy a dar un verdadero motivo para llorar!

Mejor ayúdale a identificar lo que siente y explícale que llorar hace bien pero debe hablar lo que le incomoda.

 

¡No es para tanto! o ¡No pasó nada!

Mejor dile que entiendes por qué está triste. Muestra empatía con él.

 

¡Llorar es de niñas!

Esto es mentira, los niños pueden llorar, eso no es cosa de niñas, es de humanos.

 

¡Los niños grandes no lloran! o ¡Sólo los bebés lloran!

Llorar no tiene nada que ver con la maduración.

Todos grandes y pequeños tenemos derecho a llorar y expresar lo que sentimos.

¿Has usado alguna de estas frases con tu hijo?

Foto: Getty Images

¿Sientes que pierdes la paciencia fácilmente?

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Categorías
Ser Mamá

Controla los berrinches sin perder la paciencia

Controla los berrinches sin perder la paciencia

Casi todos los niños pasan por la etapa de berrinches, alrededor de los dos años, tu hijo manifiesta su descontento a través de los berrinches o rabietas.

¿Por qué hace berrinches?

Es la manera de tu hijo de expresar que no está contento con algo.

Son la forma en la que deja salir su frustración.

Es porque aún no sabe cómo afrontar alguna situación.

Los berrinches son pasajeros, desaparecerán cuando aprenda a controlar sus emociones.

Los berrinches además de llanto, pueden incluir que tu hijo se tire al suelo o patalee, incluso que se prive o se le vaya el aire, nunca dejes que se lastime con algo.

Es una manifestación que poco a poco irá controlando.

Controla los berrinches sin perder la paciencia

Casi todos los niños pasan por la etapa de berrinches, alrededor de los dos años, tu hijo manifiesta su descontento a través de los berrinches o rabietas.

Dependiendo de cómo reacciones a sus berrinches, es posible que se extiendan ya que les funciona como herramienta para lograr algo.

Cambia de lugar

Si estás en casa y tu hijo hace berrinche, salgan un momento al patio o a la calle, esto les ayuda a no centrar su atención en su ira y a despejarse un poco para calmarse más rápido.

Espera a te escuche

Si tu hijo está en pleno llanto, agáchate para que sus ojos queden a tu altura, tómalo por los hombros o la cara y espera a que te mire. Cuando tengas su atención dale una explicación corta y concreta.

No pelees con él

Sabemos que los berrinches pueden sacarte de control y agotar tu paciencia. Pero como adulto, debes tener en mente que eres su ejemplo y cómo tú reacciones, será cómo tu hijo también lo hará.

Respeta su tiempo

A veces los berrinches son solo una forma de desahogo, no lo ignores porque le das el mensaje de que no te preocupas por él.

¿Qué decirle?

Dile que sabes que está enojado, pero que debe controlarse poco a poco. Por más que llore, no cedas, ya que verá que es una estrategia para que le cumplas lo que quiere.

Dile esto: «Veo que estás muy enojado, cuando se te pase el enojo, quizá podamos ir por el helado».

La mejor estrategia

  • Por más difícil que sea, mantente firme.
  • Dile con tranquilidad que ese comportamiento no lo llevará a ningún lado.
  • Enséñale formas de pedir las cosas.

Con tu ejemplo, enséñale a su hijo a sacar la frustración sin explotar.

¿Tu hijo hace berrinches?

Mira estos consejos

5 consejos para tener una buena comunicación con tu hijo

Categorías
Ser Mamá

15 tips para que tu hijo haga caso

PÍDELE SÓLO UNA COSA A LA VEZ Y QUE SEA SENCILLA

Los niños pequeños no pueden retener ni ejecutar varias órdenes a la vez, y menos si son complejas.

ELOGIA, ELOGIA, ELOGIA

Dile: “Qué bien ordenaste hoy tu habitación”; será un estímulo magnífico para que tu hijo lo vuelva a hacer mañana. Es muy im- portante que especifiques claramente el comportamiento que elogias, como “guardaste tus juguetes en las cajas, ¡lo has he- cho muy bien!”.

COMPRUEBA QUE TE ENTENDIÓ

Pídele que te repita lo que le has dicho. Por ejemplo: “Por favor, lávate las manos antes de comer. Oye, ¿qué debes lavarte antes de comer?”.

SÉ MÁS PRECISA

Una instrucción como “recoge tu habitación” necesita más detalles; dilos paso a paso: 1, guarda los juguetes; 2, pon la ropa en su lugar…

 

SÉ CLARA, BREVE Y CONCISA

Si cada orden que das va acompañada con un sermón, tu hijo se desconectará de la conversación. Ve al grano y dale instrucciones breves; usa frases cortas: “Recoge tus juguetes antes de dormir, por favor».

AYÚDALE UN POCO

A veces es oportuno conducir a tu hijo hacia la actividad deseada, por ejemplo: tómalo de la mano sin recriminarle su des- obediencia. Hazlo con tranquilidad y diplomacia, diciéndole qué ha hecho mal y lo que deseas haga.

NO GRITES UNA ORDEN DESDE OTRA HABITACIÓN

Cada vez que le digas algo a tu hijo, hazlo físicamente cerca de él y míralo a los ojos mientras le hablas. Pídele que también te mire, así será más difícil que te ignore.

RUTINAS CALMANTES

Los niños necesitan rutinas y hábitos, esto evita abrumarlos continuamente con órdenes diferentes.

TEN CONTACTO FÍSICO SUTIL

Toca su brazo o el hombro; esto ayuda sobre todo cuando el niño está absorto en alguna actividad.

MUESTRA ORGULLO Y AGRADECIMIENTO

Añade adjetivos positivos que hagan referencia a su buena disposición: “Qué ordenado eres, estoy orgullosa de ti”, o “gracias por traerme mis lentes”.

NO REPITAS ÓRDENES

Es fácil decirlo, pero ¿cómo se consigue? Establece una consecuencia si tu hijo no obedece; di: “Ponte la pijama y lávate los dientes antes de me- terte a la cama”. Hasta que no haga lo que le pediste, no se puede meter a la cama.

NO SE DESAUTORICEN

Si como pareja se contradicen, tu hijo no sabrá a qué atenerse y aprenderá a hacer oídos sordos porque la autoridad está hecha un caos. También puede suceder que los padres compartan sus criterios educativos, pero los abuelos sean consentidores. Esto puede desubicar al niño y crear problemas.

CONCEDE TRES AVISOS

Es válido que cuentes hasta tres para que tu hijo haga alguna actividad, pero si llegas a tres no puedes volver atrás. Sé firme.

SÉ COMPRENSIVA

Tu hijo merece consideración. Por más que te desespere, intenta ser paciente y tierna.

NO AMENACES

Las amenazas no son la opción. Casi siempre, cuando estamos enojados, decimos cosas sin sentido. Mejor sé realista y cumple tus sentencias: “Si no guardas el triciclo lo guardaré yo durante toda la tarde”. No es bueno acostumbrarlos a obedecer bajo coacción. Hazle peticiones en tono agradable y positivo, mostrando confianza en que van a ser cumplidas. No olvides el elogio y conducirlo físicamente.

 

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN DE DICIEMBRE DE LA REVISTA PADRES E HIJOS

Categorías
Así Crece

¡Ayuda! Mi hijo no hace caso

Sí, a veces parece una misión imposible, pero es real: ¡tú puedes lograr que tu hijo preste atención a la primera!

Por: Mayra Martínez Fotos: iStock

 

Estas frases pueden sonarte costas frases pueden sonarte conocidas: “Eres muy desobediente”, “¿cuántas veces debo decírtelo?”, “estoy cansada de que no me escuches”… Por mucho que le repitas algo, parece que tu pequeño no escucha o no quiere hacerlo. Seguido de esto, tus nervios se ponen de punta, tu presión sanguínea aumenta, lanzas el grito y… tu hijo se suelta a llorar. Resultado: caos total.

Es totalmente NORMAL

Tu hijo te pone a prueba, sabe que no explotarás hasta la tercera vez que le repitas la misma orden. Puede ser desesperante, pero quizá te ayude mucho entender que la actitud de tu hijo hasta cierto punto es normal. Aunque a partir de los 3 años los berrinches empiezan a disminuir y tu hijo será más flexible, también su personalidad seguirá creciendo y afirmándose. Todos los padres desean que sus hijos se comporten bien y hagan caso, pero exigir algo repetidamente y a gritos no garantiza que sea realidad. Si en tu casa acostumbran repetir una instrucción cuatro, cinco o seis veces antes de decidirse a intervenir, tu hijo tomará esas repeticiones como la cosa más normal. Él sabe que desde que le pides algo por primera vez hasta que te decides a actuar tiene tiempo para correr, seguir jugando…

¿POR QUÉ NO HACE CASO?

• Tu hijo debe aprender por experiencia propia hasta dónde puede llegar y cuáles son sus límites.

• Trata de afirmar su tan deseada independencia y de ver en qué medida es compatible con tu autoridad.

Lo normal es que todos los niños sean inquietos y dispersos, pero si sospechas una auténtica anomalía (lo que digan en la escuela importa) lo recomendable es acudir a un especialista y salir de dudas.

LAS AMENAZAS NO SON LA OPCIÓN, NO DEBEN SER EL MODO FRECUENTE DE COMUNICACIÓN CON TU HIJO

 

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN DE DICIEMBRE DE LA REVISTA PADRES E HIJOS