Categorías
Ser Bebé

5 tips para que tu hijo deje el chupón

No es una ley exacta, solo se recomienda que los niños dejen el chupón a los dos años. Te damos algunos tips para lograr que tu hijo deje el chupón. 

¿Sabías que el chupón le proporciona a tu hijo a lo largo de su etapa sensorio-motriz (dura hasta los dos años) una forma física de autoconsuelo? Y el niño de esta edad cada vez tiene más capacidad de desarrollar estrategias que no son físicas, casi todas relacionadas con el juego y el apoyo emocional.

Solo necesitarás darle un empujoncito:

1. Elijan juntos un lugar físico para el chupón: estará ahí y él te lo podrá pedir cada vez que lo necesite (díselo, claramente). Ya no está completamente a la mano y es más fácil que se olvide de él o solo lo busque en los momentos clave.

2. Anímalo a sustituirlo por otro objeto de consuelo, como un muñeco. Ambos pueden convivir durante un tiempo, no pasa nada.

3. Fíjate en los momentos en los que te pide el chupón: ¿Cómo se siente? ¿Triste, aburrido, agobiado? ¿Es posible que si lo acompañas, juegas con él y lo abrazas no necesite el chupón para afrontar el momento?

4. No lo regañes por pedirte el chupón o llorar por él, eso podría causarle más tensión; ofrécele alternativas. Si aun así quiere su chupón, dáselo. La idea es sustituir una forma de encontrar consuelo por otra que consideres más apropiada o saludable.

5.  Explícale que, como ya es mayor, no lo necesita. ¿Acaso papá o mamá van por ahí con el chupón a todas partes?

6. No cedas ante el primer llanto. De lo contrario, la despedida será aún más difícil. Si ante su llanto desconsolable optas por negociar (por ejemplo, le dices que puede seguir usándolo, pero sólo un día más), cuando llegue el momento, la rabieta se multiplicará.

Espera el momento adecuado para quitarle el chupón; recuerda que a él le ayuda a tranquilizarse y lo reconforta.

¿Esperamos un poco, entonces?

No olvides el papel que desempeña el chupón en la vida de tu hijo: consuela y calma, así que no es necesario provocarle estrés o ansiedad quitándoselo antes de tiempo. Si está en una etapa de grandes cambios (la llegada de un hermano, el inicio de la escuela) o ves que sufre mucho, deja que lo use en tanto termina tal situación.

No hay que forzar

Al obligarlo a dejar el chupón corres el riesgo de que lo sustituya por el dedo. Si lo forzamos con métodos drásticos como tirarlo a la basura, ponerle algo amargo o cortarlo, pueden aparecer otros síntomas, como mojar la cama o morderse las uñas.

El objetivo no es solo que deje el chupón, también consiste en ayudarle a elaborar estrategias para enfrentarse a las dificultades de la vida.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Tips para calmar a tu hijo el día de la vacuna

 

Categorías
Ser Bebé Ser Mamá

¿Qué necesitan mamá y el bebé al llegar a casa?

¿Qué necesitan mamá y el bebé al llegar a casa?

Aquí te contamos algunos de los cuidados esenciales que tú y tu recién nacido necesitan para estar a gusto en su hogar.

¿Qué necesitan mamá y el bebé al llegar a casa?

Antes de recibir el alta, el ginecólogo comprobará el estado de la episiotomía o de la cicatriz de la cesárea, si el útero involuciona correctamente… Y el pediatra, que el peso del bebé es el adecuado, como evoluciona el cordón umbilical, y antes del alta, se le realizará al pequeño la extracción de sangre del talón que sirve para diagnosticar enfermedades metabólicas. Si todo está bien, es el momento de volver a casa.

Mamá necesita

Para la herida de la episiotomía, basta con la ducha diaria y la limpieza genital un par de veces al día, siempre de delante hacia atrás, con jabón neutro y secando muy bien toda la zona con pequeños toques con una toallas limpia o varias gasas secas.

En el informe de alta se indican los analgésicos que pueden tomarse para aliviar el dolor y las molestias típicas de los primeros días, sin que afecten a la lactancia materna.

Respecto a las tomas de leche, no hay que preocuparse por la duración o la frecuencia. Lo realmente importante es asegurarse que el bebé succiona correctamente. De esta forma, el pecho se vacía bien, el pezón no se comprime, no duele y se evita la aparición de grietas.

Esto puede interesarte…

Lactancia materna con mucho amor

Si no deseas un nuevo embarazo, cuando se reanuden las relaciones sexuales, (después de la cuarentena),  debes tener en cuenta un método anticonceptivo, ya que debes saber que no tener la regla no significa no puedes quedar embarazada, ya que se puede ovular en cualquier momento. Es cierto que, al principio, cuando el bebé solo toma lecha materna y las tomas son frecuentes, es difícil quedar embarazada porque las hormonas de la lactancia interfieren con las de la ovulación pero conviene poner medios, si no se desea otro bebé tan pronto. Lo mejor es consultar con el ginecólogo que método anticonceptivo es el más adecuado.

El bebé necesita

Cuidados del cordón umbilical: limpieza diaria con agua y jabón neutro, mantenerlo limpio y seco y si aparece secreción, sangrado o mal olor, acudir al pediatra.

Mira más consejos…

Cómo cuido el ombligo de mi recién nacido

Color de las deposiciones: el meconio, residuo espeso y pegajoso, de color negro, dura aproximadamente de dos a cuatro días, pero cualquier duda, consúltala de inmediato con el pediatra.

Sueño seguro: el bebé debe dormir boca arriba, evita colchones blandos, almohadas y juguetes en la cuna y evita abrigarlo en exceso.

No chupones: no hay que dárselos hasta que la lactancia esté bien establecida, más o menos a las 4 semanas de vida del bebé.

Prevenir infecciones respiratorias: evita que el bebé esté en ambientes con humo, que no se acerquen a él personas resfriadas, lavarse las manos antes de cargarlo o cambiarlo, tirar los pañuelos usados y limpiar sus juguetes a menudo.

Toma las precauciones que creas necesarias para cuidar de la salud de tu bebé.

¿Cuántas semanas tiene tu recién nacido?

Foto: Getty Images

Mira cómo ayudar a tu bebé…

Conoce las estados del sueño de tu bebé para ayudarlo a dormir mejor

Categorías
Lactancia

¿Qué es la lactancia mixta?

Aunque lo más recomendable para el bebé siempre es la leche materna, se dan situaciones en las que puede ser necesario optar por la lactancia mixta. Te explicamos en qué consiste y cómo practicarla.

Cuando un niño se alimenta tanto de leche materna como de fórmula decimos que la lactancia es mixta. ¿Cuándo implantar la lactancia mixta?

1. Por deseo de la mamá cuando ella decida.

2. Por imposibilidad de la mamá de darle todas las tomas a su bebé.

3. Para suplementar la alimentación del bebé cuando este no gana peso. Esto suele ocurrir en casos muy extremos: prematuros, bebés con alguna patología, etc.

¿Cómo hacer la lactancia mixta?

Existen dos formas de llevar a cabo la lactancia mixta:

1. Alternando tomas. Es decir, una de las tomas será exclusivamente con leche materna y la siguiente solo con biberón. Esta suele ser la forma que utilizan las madres que deben separarse de sus bebés por periodos de tiempo, en el caso por ejemplo de aquellas que se reincorporan al trabajo. Durante la jornada laboral, la persona encargada de cuidar al bebé le ofrecerá el biberón con leche de fórmula y cuando mamá regrese lo pondrá al pecho.

2. Suplementando tomas. En este caso, las tomas son de leche materna y fórmula simultáneamente. Primero se da al niño pecho y a continuación se complementa la toma con biberón. Esto se emplea con bebés que no consiguen sacar suficiente leche, o que no consiguen subir de peso por diferentes motivos (normalmente bajo un diagnóstico médico). No hay que confundir este caso con aquellos en los que parece que la leche está aguada o no se tiene leche. Siempre se tiene leche suficiente para el bebé y siempre es de la mejor calidad. Los problemas de producción láctea suelen estar relacionados con una mala succión y no con problemas de la mamá.

Antes de implementar la lactancia mixta debes saber:

1. Es normal que las primeras tomas sean irregulares y muy frecuentes. Los bebés no atienden a horarios, por eso conviene amamantar a demanda. Habrá ocasiones en las que tu bebé esté mucho tiempo al pecho y otras en las que con poca leche se habrá saciado.

2. Los bebés tienen picos de crecimiento en los que repentinamente necesitan comer más. Basta con ponerlos al pecho con la frecuencia y el tiempo que demanden. La succión indicará al cuerpo que debe fabricarse más leche, y así lo hará. Si se le ofrece un biberón, nunca fabricará más leche.

3. Que acepte un biberón después de una toma al pecho no significa que tenga más hambre o que necesite fórmula.

FOTO GETTY IMAGES

Conoce los beneficios para ti y para tu hijo de la lactancia materna en este video:

Te invitamos a leer también: 

5 problemas en la lactancia y su solución

 

Categorías
Ser Familia

Consejos para viajar en avión con tu hijo

Logra que tu sueño de descansar y disfrutar con tu familia, se haga realidad con estos consejos para viajar en avión con tu hijo.

La clave para viajar en avión con tu hijo: planeación.

Consejos para viajar en avión con tu hijo:

Haz una lista de todo lo que debes llevar, tomando en cuenta la edad de tu hijo.

Antes de viajar, lleva a tu hijo al pediatra para asegurarte de que su salud está bien.

Pregunta a tu pediatra cómo ayudar a tu hijo en caso de que le afecte el cambio de presión atmosférica y sobre todas las dudas que puedas tener.

No olvides llevar su juguete favorito u objeto que le dé seguridad y tranquilidad.

Con bebé en el avión

Viajar en avión con tu hijo puede ser todo un reto, pero estos consejos para antes y durante el vuelo, te ayudará.

Investiga con la aerolínea los servicios que te ofrecen al llevar a tu bebé y si debe para boleto o puede ir en tu asiento.

Toma tu tiempo necesario para llegar puntual al check in. Además, recuerda que si debes llenar los documentos de los niños (si van al extranjero) también te tomará unos minutos más.

Cómo sobrevivir un vuelo largo

  1. Aunque tu bebé tenga pocos meses de nacido, platica con él sobre el viaje y lo que sucederá, esto aplica para todas las edades. Aunque es conveniente que le digas a tu hijo esto a unas horas de irse, de lo contrario, no parará de preguntarte por el viaje.
  2. Evita cualquier miedo o angustia que tu hijo pueda tener.
  3. Explica el tiempo en términos de lo que dura su programa favorito, por ejemplo: el vuelo durará lo que cuatro programas.
  4. Prepara un kit con alimentos suficientes para un día entero (presta en la aerolínea que te permiten llevar).
  5. Recuerda que no puedes llevar líquidos, porque te los detendrán en las zonas de seguridad.
  6. Algunos vuelos tienen menús especiales para niños, pero pregunta por este servicio al momento de la reservación.En el avión puedes solicitar agua fría o caliente.
  7. Dale a tomar abundantes líquidos durante el vuelo, ya que evitan las molestias es el cambio de presión.
  8. Dependiendo de la edad de tu hijo lleva un kit con objetos entretenidos, como sonajas, telas con texturas, libros para colorear, masas moldeables, rompecabezas, memorama, libros, tableta con sus apps favoritas, música, juguetes…

¿Qué hacer cuando el bebé llora en el avión?

Dale un biberón con leche tibia para compensar los cambios de presión en sus oídos o si estás con lactancia materna, pegarlo a tu pecho lo reconfortará.

Quizá quiera un cambio de pañal.

Tal vez requiera que te pares y que lo abraces y arrulles en brazos.

Disfruta al máximo las vacaciones con tu familia, recuerda que planear con tiempo es la clave para evitar el estrés.

¿Viajarás o has viajado con tu bebé en avión?

Toma en cuenta estos consejos para evitar que tu hijo tenga problemas visuales si se mete a una alberca o al mar

 

Categorías
Ser Bebé

¿Cómo le quito el hipo al bebé?

Todos sufrimos de hipo alguna vez, pero cuando le ocurre a nuestro bebé nos asustamos. No te preocupes, si lleva varios minutos y te preguntas: ¿cómo le quito el hipo al bebé? Sigue estos consejos para aliviarlo.

¿Qué es el hipo?

El hipo es una respuesta natural del sistema nervioso que incluso puede ocurrir cuando el bebé está en el útero. ¿Te pasó? Es una contracción involuntaria del diafragma debido al reflejo del nervio frénico cuando el bebé, por ejemplo, traga mucho aire al comer. El diafragma se contrae para forzar a los pulmones a expulsar el aire. Es algo normal y se debe a la inmadurez del sistema nervioso y del sistema digestivo. No es doloroso, pero sí puede sorprender al bebé, que puede acabar riéndose o llorando del susto. Normalmente somos los papás los que nos agobiamos más que ellos. Aunque hay muchas maneras de quitar el hipo en los adultos, en caso de un bebé conviene no hacer nada y dejarlo pasar ya que suele durar solo unos minutos.

¿Cómo aliviarlo?

Si es lactante

Ofrécele pecho o biberón. También puede funcionar ponerlo verticalmente o balancearlo con suavidad.

Si es mayor

Podemos darle un poco de agua o darle un masajito en la pancita, en el sentido de las
manecillas del reloj.

Totalmente prohibido

No lo asustes, ni le des golpes en la espalda ni le tapes la nariz para que contenga la respiración. Puede causarle problemas graves.

¿Cuáles son las causas?

No se sabe con exactitud cuál es la causa exacta pero se sospecha que el modo en el que come puede influir. Cuando está tomando pecho, puede no estar bien colocado y hacer que trague aire. Si está tomando el biberón, puede ser que el chupón sea demasiado grande y no se ajuste bien a su boca con lo que también tragará aire y eso puede desencadenar el hipo. También puede ocurrir que tenga mucha hambre y coma demasiado. En ese caso su estómago se hincha y esta distensión estira el diafragma, que se contrae causando un espasmo y por consiguiente el hipo. Incluso el pañal mojado o si tiene frío puede provocarlo ya que los músculos se contraen y, a su vez, el diafragma

¿Es normal que tenga siempre hipo o puede ser síntoma de que algo va mal?

Es normal que los bebés tengan hipo frecuentemente debido a su inmadurez, por lo que no debes asustarte. Sin embargo, hay ocasiones en las que es conveniente prestar más atención y acudir al centro médico si lo consideramos oportuno. Por ejemplo, cuando el bebé está muy nervioso, si tiene fiebre o el hipo no se le va en unas tres horas tras la digestión, sí es conveniente consultarlo. Podría sufrir reflujo gastroesofágico o tener alergia a la proteína de la leche.

Para evitar que ocurra, puedes darle de comer antes de que tenga hambre y hacerlo poco a poco para que no coma demasiado y muy rápido. Si le da hipo cuando está comiendo, lo mejor es ponerlo en vertical y esperar a que le pase.

¿Le ha dado hipo a tu hijo por un periodo largo? ¿Qué te funcionó a ti?

Categorías
Ser Mamá

¿Tu bebé sufre de cólicos? ¡Alívialos con el biberón correcto!

Los gases son una de las principales causas de que tu bebé sufra de cólicos. ¡Descubre lo que hace este biberón para evitarlo!

Como mamás, sabemos que los gases pueden ser una de las causas por las que nuestro bebé esté molesto o irritado sin ningún motivo aparente. Incluso, puedes detectarlos si notas que encoge y estira sus piernas arqueando un poco su espaldita.

Las causas pueden ser muchas, pero la principal tiene que ver con el biberón que utiliza. Te damos algunos consejos que puedes poner en práctica para aliviar este malestar:

1. En vez de alimentarlo acostadito en tus brazos, intenta darle biberón en una posición más erguida o vertical, así el aire que entra cuando succiona no quedará atrapado en su estómago.

cólicos

2. Procura alimentarlo cuando te lo pida, si lo haces esperar demasiado se pondrá irritable, comenzará a llorar y esto hará que trague aire con cada bocado.

cólicos

3.Mientras le das su biberón sácale el aire cada pocos minutos, de esta manera no acumulará las burbujas de aire que se forman en su estómago.

cólicos

4. Cuando se termine el biberón, dale un suave masaje en la pancita o acuéstalo boca abajo sobre tus rodillas y frótale la espalda, ésto lo ayudará a liberar los gases.

bebé

Cambia su mamila tradicional por el biberón Playtex VentAire, que cuenta con un chupón sin orificios y una válvula que evita que las burbujas de aire se mezclen con el líquido, lo cual ayuda a que tu bebé no trague demasiado aire al comer. Se abre de ambos lados para que puedas limpiarla con comodidad y su diseño angular facilita la alimentación en una posición semi-vertical. Encuéntralo disponible en dos tamaños, de 6 oz y 9 oz.

bebé

Anímate a comprobar por ti misma que sí funciona. Comparte el tip con tus amigas y recuerda: pancita contenta, bebé contento…. (¡y mamá feliz!).