Categorías
Así Crece

Enseña a tu hija desde ahora a detectar a los patanes ¡y a ponerles un alto!

Darle una sana autoestima es parte de esta lección. Se trata de enseñar a tu hija a que proteja su amor propio y hasta integridad, a que elija vincularse con personas que la respeten simplemente por su condición de ser humano. Por eso importa darle los recursos para que sepa alejarse y ponerle un alto a los patanes. 

Un patán se define como una persona tosca, grosera o vulgar; carente de tacto en su comportamiento. Una persona así es proclive a lastimar los sentimientos de aquellos con quienes interactúa y, en el peor de los casos, puede llegar a ejercer violencia, en cualquiera de sus modalidades: física, psicológica, económica.

Tales características son relativamente fáciles de detectar en hombres adultos, pero sabemos que la personalidad se va gestando desde la más tierna infancia y, aunque en los niños en general solemos ver cualidades de generosidad, ternura y empatía, existen focos rojos que podemos enseñar a nuestras hijas a detectar.

Focos rojos

  1. Un niño que tiende a usar un lenguaje soez, que habla con groserías o ideas ofensivas, por alguna razón no está aprendiendo a distinguir que existen sólo algunas situaciones y personas con quienes puede resultar adecuado usar “malas palabras”.
  2. Los golpes no deben tolerarse ni como juego, pues se tolera y favorece el uso de la violencia.
  3. La burla constante hacia otros evidencia la falta de conciencia de que absolutamente todos merecemos respeto y consideración.
  4. La falta de solidaridad y el egocentrismo, que manifiestan que el niño no puede tomar en cuenta ni responder a las necesidades de otros, sólo las suyas.
  5. La agresividad en general. Nada justifica ni mucho menos compensa que un hombre recurra a la agresión o hasta la violencia, en lugar del diálogo para solucionar las situaciones problemáticas.

Si nos fijamos, la constante de los anteriores focos rojos es la carencia de respeto a la dignidad humana. ¿Qué más puedes hacer al educar a tu hija?

  • Todos los días muéstrale que hombres y mujeres tenemos los mismos derechos y valor como personas. Ningún género es mejor o peor.
  • No es una princesa, sino una mujer tan digna, fuerte y valiosa como un varón.
  • Permítele expresar sus opiniones, aunque difieran de las tuyas. Y a hacerlo dialogando, con con berrinches o a punta de gritos.
  • Enséñale a respetar siempre a los demás, hombres y mujeres, niños y ancianos, tal como ella quisiera ser respetada.

Lo más importante: ponle el ejemplo.

Por Patricia Angélica Osuna Navarro, psicoanalista miembro de la Asociación Mexicana para la Práctica, Investigación y Enseñanza del Psicoanálisis, A.C. (AMPIEP): www.ampiep.org Tel. (55) 5157-0409

Te invitamos a leer estos consejos para trabajar la autoestima de tu niña.

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Así Crece

¿Tu hijo es demasiado extrovertido? Puede tener Síndrome de Williams

Este trastorno es conocido por ser el opuesto al autismo. Aunque creas que tu hijo es demasiado extrovertido y este trastorno no es en sí un problema, no es así, ya que quienes tienen Síndrome de Williams son muy confiados con los desconocidos.

El ser humano nace con un número de cromosomas definidos y sólo hace falta que unos 25 desaparezcan del medio del cromosoma 7 para que una persona tenga este trastorno, que es imperceptible en las pruebas prenatales. Se considera una enfermedad rara porque afecta a menos de 5 personas por cada 10.000.

Los niños con el síndrome de Williams no suelen entender cuándo están en peligro ni cuándo son víctimas de engaños, lo que los hace muy vulnerables. Los niños confían, no conocen la maldad, son inocentes y eso es lo que lo hace peligroso.

Además, aunque pueden entablar una conversación sin problema con cualquier persona, carecen de buenas habilidades sociales para mantener una relación con sus iguales a largo plazo, así que, a pesar de su sociabilidad, se van quedando muy aislados, lo que les provoca sentirse mal por las reacciones de las personas.

¿Cómo saber que lo tienen?

Los bebés suelen mostrar irritabilidad, problemas digestivos como cólicos, bajo peso y crecimiento, cardiopatías, como un soplo en el corazón, hernias, hiperacusia y en el desarrollo presentan retrasos, por ejemplo para empezar caminar, dificultades de aprendizaje, problemas en las articulaciones, en el rango de movimiento y bajo tono muscular.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Niños introvertidos vs. extrovertidos

 

 

Categorías
Ser Bebé

¿Sientes que tu bebé es adicto a los brazos?

¿Es bueno o malo cargar a tu bebé todo el tiempo? ¿Sientes que tu bebé es adicto a los brazos? Descúbrelo.

¿A quién no le gusta cargar a los bebés? Son tiernos, cariñosos, sonrientes y les encanta sentirse queridos y mimados. Cargar a un bebé es una bella experiencia, especialmente si es nuestro.

Sin embargo, hay una polémica sobre cargar mucho a un bebé, especialmente si éste se siente muy cómodo en nuestros brazos. Se dice que puede embracilar, es decir, llevarlo en brazos todo el tiempo, volverlo dependiente a ello y que haga berrinche cuando lo sueltes. Por esta razón, se recomienda dejar de cargar al bebé por largos periodos.

Es cierto que hay bebés a los que les gusta que los carguen más que a otros; no obstante, esto no tiene nada de malo. Al contrario: un bebé «embracilado» está creando un vínculo muy fuerte e importante con sus padres.

Un bebé que pide estar en brazos lo hace por diferentes motivos: para sentirse protegido, querido y mimado. Los brazos de papá y mamá nunca se compararán con la mejor cuna o mecedora, y los bebés lo saben muy bien. No hay nada más rico y calientito para ellos.

Además, ponte a pensar cuánto tiempo tendrás la oportunidad de cargarlo nuevamente. Los bebés crecen muy rápido, y este periodo es muy valioso para que lo consientas plenamente. No pienses que lo volverás caprichoso, al contrario: ambos están alimentando su confianza cuando están abrazados.

Así que ya sabes: no hay mejor periodo como este para consentir a tu bebé. Dale todo tu amor y tu ternura.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Beneficios de los abrazos en los niños

 

Categorías
Así Crece

Tu hijo no expresa sus emociones, podría tener Alexitimia

Se presenta en el 10% de la población y genera problemas para socializar, hacer amigos y encontrar pareja. Si has notado que tu hijo no expresa sus emociones, revisa esta información.

El profesor de psiquiatría Peter Sifneos dio a conocer  el término «alexitimia» en 1972, para referirse a un trastorno que imposibilita a la persona detectar sus propias emociones, por lo tanto, darle un nombre a lo que siente.

Estas personas son incapaces de identificar y de expresar sentimientos como el amor, el odio, la alegría o el enojo, que son considerados tan comunes. Aunque eso no significa que no las sientan, sino que no pueden expresarlas.

La alexitimia puede aparecer desde temprana edad, porque los niños no ponderan sus estados mentales ni los vinculan a palabras, por lo que si los papás no estimulan el reconocimiento ni enseñan cuáles son los términos adecuados para describir cómo se siente el menor, esto generará el bloqueo y desarrollará el trastorno.

La alexitimia primaria puede deberse a factores hereditarios, manifestándose en ese caso desde la infancia; o aparecer como consecuencia de alguna enfermedad neurológica, como la esclerosis múltiple o el párkinson, o como causa de ictus, traumatismos o tumores cerebrales.

Y la alexitimia secundaria, se presenta cuando la persona ha sido sometida a situaciones traumáticas intensas en la vida adulta (por ejemplo, malos tratos) y puede ser causa de un desorden en el aprendizaje emocional del afectado.

¿Cómo puedes ayudar a tu hijo a reconocer sus emociones? 

Alegre, triste, enojado…¡Enséñale a reconocer sus emociones!

También te invitamos a leer:

3 sanas formas de expresar amor que tu hijo debe aprender

FOTO GETTY IMAGES

 

 

Categorías
Así Crece

¿Por qué tu hijo necesita sentirse seguro con sus papás?

Necesitamos de otras personas para sentirnos seguros, tu bebé o hijo necesita sentirse seguro con mayor razón porque acaba de llegar al mundo. Conoce más de este importante tema para el desarrollo emocional de tu hijo.

Somos seres sociales, necesitamos de otros seres para formarnos biológicamente, comer, pensar, etc. . Somos más estables y nos sentimos más tranquilos cuando pensamos que hay personas confiables que nos cuidan.

Cuando un bebé nace, necesita de todo tipo de cuidados para sobrevivir y se vuelve fundamental la relación que tiene con la persona que lo cuida, no tiene que ser la madre, puede ser alguna otra persona con la que desarrolle un vínculo sólido y especial, una persona en quien confiar, sin embargo, en la mayoría de los casos, es con la mamá con quien se desarrolla este apego, si se desarrolla esta relación de manera que el niño se vaya sintiendo seguro, entonces desarrolla un apego seguro que le permitirá desarrollarse con más confianza y enfrentar mejor los retos de la vida.

Seguro con sus papás

Aún en el más seguro de los apegos, surgen situaciones de separación, desde dejarlos un ratito para bañarte, tardarte en darle el pecho o el biberón, salir a trabajar, etc. Este tipo de eventos frustrantes para el bebé, son vividos como pérdidas pero con el tiempo aprende que mamá vuelve, y a pesar de la incomodidad, va generando confianza.

En los momentos de pérdida se elaboran duelos y el bebé se va preparando para generar nuevos lazos afectivos que serán muy importantes para las relaciones y estabilidad emocional futuras.

Cada día veo mamás muy preocupadas por la separación con sus hijos, no te angusties, la separación es algo normal y esperado, tu hijo tiene que aprender a relacionarse con otros algún día, si todo sale bien, ya no te necesitará y podrá valerse por sí mismo, eso es lo más importante de generarle seguridad, que un día pueda separarse sin miedo ni culpas.

Lo ideal es darle pecho, pero emocionalmente hablando, le puedes dar biberón de manera amorosa, viéndole a los ojos, conectándote con él, recuerda, lo importante es establecer un vínculo.

No te mortifiques cuando lo dejas por momentos, le estás ayudando a que desarrolle el pensamiento y lidie con la frustración, uno de los grandes problemas de nuestra época es que estas generaciones no saben enfrentar el dolor y la frustración, si tú no lo haces, la vida lo hará y será más difícil.

La ansiedad es tuya y se la transmites, en la medida que puedas ir separándote de tu bebé sin angustia, le transmites que pueden estar en otros lugares y con otras personas.

Despídete siempre! Imagínate que estas en algún lugar y de repente, la persona con la que fuiste ya no está, qué miedo! Qué pasó? Así sienten los niños cuando no te despides.

Psc. Iskra Salcido Valle, psicoterapeuta, orientadora psicológica en el IPN, presidenta de la asociación de egresados de psicología de la Universidad Iberoamericana. iskrasalcidovalle@hotmail.com Whatsapp 55 8702-1153

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Cómo ayudar a tu hijo a desarrollar la resiliencia desde sus primeros años de edad?

Categorías
Así Crece

Virtudes que tu hijo debe aprender antes de los 12 años

Como parte de un plan de vida para convertirse en un adulto sano y maduro, según David Isaac, pedagógo y autor de La educación de las virtudes humanas, hay una serie de habilidades emocionales y sociales que tu hijo debe aprender antes de los 12 años de edad. Te decimos cuáles son. 

 10 virtudes para ser un adulto sano

  1. Justicia: capacidad de dar a cada persona lo que le pertenece o corresponde.
  2. Sinceridad: autenticidad en lo que se dice o se hace.
  3. Orden: manera coordinada y regular de hacer las cosas; dar a cada cosa el uso para el cual fue fabricada.
  4. Fortaleza: ánimo firme; capacidad para sobreponerse a problemas y adversidades.
  5. Solidaridad: sentimiento que impulsa a ayudar a las demás personas en situaciones complicadas para su bienestar.
  6. Perseverancia: constancia, firmeza o tesón en la realización de una tarea. 
  7. Laboriosidad: buena disposición al trabajo. 
  8. Paciencia: capacidad para soportar dificultades o situaciones críticas con tranquilidad. 
  9. Responsabilidad: capacidad de cumplir obligaciones y el cuidado que se tiene al hacer o decidir algo. 
  10. Generosidad: tendencia a ayudar a los demás y a ceder pertenencias sin esperar nada a cambio.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Enseña a tu hijo a ser solidario con estas 7 lecciones

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Ser Mamá

7 claves para vencer tus miedos

7 claves para vencer tus miedos

Por Josselin Melara y Mayra Martínez

¡Que nada te detenga! Vence tus miedos y cumple tus sueños. El miedo es una sensación natural en los seres humanos. Y de hecho, es necesaria: el miedo sirve como un incentivo para la supervivencia y, gracias a esta sensación, somos capaces de evitar incidentes y aprender a cuidarnos.

7 claves para vencer tus miedos

No obstante, también existe el miedo crónico: ese que nos paraliza y no nos permite sentir paz ni tomar decisiones. De hecho, el escritor y psicólogo Jorge Bucay define al miedo como uno de los tres enemigos de la felicidad, junto con la vergüenza y la culpa, por lo cual, el miedo puede destruir nuestra seguridad, nuestra autoestima y, por ende, nuestra felicidad.

No prejudiques a tu hijo…

3 conductas que sobreprotegen a tu hijo y disminuyen su autoestima

¿Tienes algún miedo en particular o sientes miedo por varias cosas?

Sentir miedo constante ante los factores de la vida no es normal, y es importante vencer esta sensación para ser felices. Aquí te damos estas 7 pautas para que tus miedos desaparezcan. ¡Toma nota!

  1. Admite tus miedos: el primer paso es aceptar que tienes miedo, así, comenzarás a construir confianza en ti.
  2. Apunta tus miedos: elige un cuaderno especial donde apuntes todos tus miedos. Al verlos escritos, sentirás un control sobre ellos.
  3. Identifica su origen: seguramente sientas vergüenza por tus miedos, e incluso te castigues con ellos. No obstante, es importante que reconozcas por qué los estás sintiendo.
  4. No sientas vergüenza: todos tenemos miedos diferentes, y la vergüenza sólo lo alimenta. Ve tu miedo tal y como es.
  5. Cuestiónate: lleva tu miedo a preguntas como ¿qué es lo peor que puede pasar? ¿realmente es posible que suceda? ¿eres lo suficientemente fuerte para soportarlo? ¿Te ha ocurrido algo similar? Verás que tu miedo no es tan grande como parece.
  6. Haz las cosas: encuentra una forma física de cómo vencer tu miedo, es decir, pruébalo a él, para que él deje de probarte. Descubre tu fortaleza.
  7. Vive el presente: muchas veces somos esclavos del pasado, o por la incertidumbre del futuro. No hay mejor forma de vencer el miedo que vivir y disfrutar el presente, porque es realmente lo que tenemos y que podemos controlar.

Recuerda: especialistas dicen que el 90% de nuestros miedos sólo viven en nuestra mente. Deja atrás los malos pensamientos y sigue adelante.

¿Sientes algún temor?

Foto: Getty Images

Esto puede ayudarte…

Consejos para mejorar tu autoestima ¡y la de tu hija!

Categorías
Ser Familia

10 cosas que puedes hacer estas vacaciones para darle amor a tu hijo

Aprovecha este tiempo libre en casa, con tu hijo y familia para llenarlos con tu amor, hacerles saber que son lo más importante que tienes en tu vida. Te compartimos estas 10 ideas para darle amor a tu hijo.

¡Es el momento! Ahora que estás tranquila, sin la prisa de la escuela, los deberes en el trabajo, la presión de tu jefe, el tránsito vehicular y todo lo demás de tu cotidianidad, te será más natural transmitirles tu afecto, porque no estas pensando en los miles de pendientes; te sientes más en calma. Así que… respira, trae a tu cabeza los sentimientos bonitos que tu hijo, tu pareja, tu familia te inspira y recuérdales que estás ahí para ellos. ¿Cómo? Es muy fácil…

  1. Deja que duerma contigo en tu cama y abrázalo ahí acostados.
  2. Juega con ellos almohadazos y llénalos de mordizcos, cosquillas y besos.
  3. Salgan a pasear al perro, a llevarlo al veterinario a una revisión, a correr junto con él; báñenlo y revuélquense con él.
  4. Cocinen postres; deja que tu hijo experimente con ingredientes, pregúntale qué le gustaría ponerle a la receta.
  5. Juega con tu hijo a lo que a él le gusta; aprovecha para conocerlo más, pregúntale de sus amigos, pídele que te cuente qué hace en su día a día, qué siente, qué piensa…
  6. Vean películas en casa acurrucados en un sofá, preparen palomitas, mini hamburguesas, papitas, platanitos o camote frito.
  7. Hagan un picnic en casa o campamento con su tipi, cuenten historias chistosas o de miedo, platícale de tu infancia, de tus travesuras, de tus papás, tus amigos…
  8. Invita a los abuelos a desayunar a tu casa o vayan todos a un restaurante; hagan una tarde de cine o una mañana de caminata por un parque; piensa en eso que no has hecho aún con ellos y hazlo junto con tu hijo.
  9. Lleva a tu hijo a la colonia donde vivías de pequeña, muéstrale tu escuela, el parque donde jugabas, tu calle…
  10. Desayunen, coman o cenen en casa, prepara la mesa, ponla bonita, cocina algo especial; se trata de que tu hijo recuerde sus vacaciones como un tiempo en que él, mamá, papá y sus abuelos están unidos, en familia. Y si son solo tú y él, es lo mismo; el caso es que tu niño sienta que las vacaciones son para estar en familia, demostrarse su amor y llenarse de memorias repletas de felicidad.

Y asegúrate de decirle… ¿Sabes que te amo? Pues sí, eres el regalo más sorprendente y maravilloso que la vida me pudo dar. Gracias por ser parte de mi vida. Te amo.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Tips para que sigas cuidando tu salud en vacaciones

Categorías
Padres e Hijos

¿Meditación en las escuelas? En Uruguay la usan con éxito para eliminar la violencia

La meditación ha sido para una escuela pública en Montevideo, Uruguay, la solución para ayudar a los alumnos no solo en su desempeño escolar, también a disminuir la violencia entre ellos. 

Los académicos del colegio pusieron en marcha este proyecto desde 2016 para aminorar los casos de bullying entre los alumnos. Los resultados han sido muy buenos, según información difundida por la maestra Yennyfer Quartino.

¿En qué consiste este proyecto?

Los niños practican diariamente ejercicios de Falun Dafa, una tradicional y popular disciplina china milenaria de qigong, en el patio después del almuerzo y previo a las materias de la tarde. Toda la escuela es bienvenida a practicar, y suelen sumarse cotidianamente la mayoría de los grados, incluyendo 3°, 4° y 5°.

Gracias a estos ejercicios, los niños de esta escuela han desarrollado una cultura de paz, mediante la claridad mental y la paz interna que se busca con esta práctica, también con la práctica de valores y actitudes con base a la verdad, la benevolencia y la tolerancia, para lograr que tanto la mente como el cuerpo estén sanos.

¿Qué es el Falun Dafa?

Es una disciplina orientada a cultivar el cuerpo y la mente, por lo que combina  ejercicios físicos (suaves y de posturas) con la meditación para lograr el equilibrio mental. Justo por esto las personas se sienten renovadas y energizadas después de la práctica, además de que consiguen conectar consigo mismos y armonizarse.

Los principios que se cultivan en el Falun Dafa: “Zhen-Shan-Ren”: “Zhen” es verdad y verdadero; “Shan” es bondad, compasión y benevolencia; y “Ren” es tolerancia, paciencia y resistencia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Ejercicios de meditación para niños

 

 

Categorías
Así Crece

¿Tu hijo tiene el síndrome del emperador?

¿Tu hijo tiene el síndrome del emperador? Pon atención porque quizá tenga una tendencia a la violencia.

¿Tu hijo tiene el síndrome del emperador?

A estas actitudes en un niño, se le denominan como «síndrome del emperador» porque por lo general, un emperador es una persona que gobierna para sí mismo, se siente el centro del universo y no toma en cuenta a los demás.

Le cuesta generar empatía con los demás

No siente culpa ni arrepentimiento sincero cuando hizo algo mal

Su comportamiento es déspota hacia sus papás, sobre todo con mamá

Te ha dicho «mamá tonta» o «papá tonto»

La razón o causa

Quizá tu hijo ha vivido pérdidas importantes o traumas que no fueron solucionados en su momento.

Como papá o mamá quizá deseas que tu hijo sea lo que tú no lograste.

Cuando tu hijo se enoja mucho saca su ira al pegar, morder u ofender.

En la familia tienen tendencias narcisistas.

6 consejos para saber cómo reaccionar

  1. Ten paciencia.
  2. Dile frases como «cuando me dices eso o me pegas, me haces daño, me haces sentir triste y yo te quiero mucho, podemos resolver las cosas de una forma diferente…».
  3. Piensa que tu hijo no sabe reprimir sus frustraciones y no sabe comunicar qué siente de una forma efectiva.
  4. Debes dejarle claro que la violencia no es lo correcto, calma, tu respuesta es clave: con ella desactivarás la conducta violenta como forma de canalizar su enojo.
  5. Pregúntale por qué te lo dijo, qué siente, si algo le afecta.
  6. Pregúntale en dónde escuchó la palabra (si en casa no es algo común)

¿Tu hijo te ha dicho «mamá tonta»?

Mira cómo evitar los golpes y gritos en casa