Categorías
Padres e Hijos

Los niños no pueden casarse, la ley prohibe el matrimonio infantil en México

Gracias a un decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación con el que se reformó el Artículo 148 y otros del Código Civil Federal, se estableció los 18 años como edad mínima para contraear matrimonio en toda la República mexicana, excepto Baja California.

¡No más matrimonio infantil! Con esta reforma quedaron derogadas diversas disposiciones que permitían el matrimonio a partir de 16 años para los hombres y 14 años para las mujeres, así como la posibilidad de que autoridades locales y familiares concedieran dispensas o consentimiento para que se llevara a cabo.

Este hecho salvaguarda los derechos de los niños y niñas en México y les garantiza la posibilidad de vivir libres de violencia física, sexual y económica; de vivir en condiciones de bienestar.

El 21 de marzo pasado, la Comisión de Derechos de la Niñez y de la Adolescencia, que preside la senadora Josefina Vázquez Mota, aprobó por unanimidad diversas modificaciones al Código Civil Federal para prohibir el matrimonio infantil a nivel nacional, lo cual significó que todos los estados de la República deberían adecuar sus legislación al respecto. El dictamen también fue aprobado en la Cámara de Diputados.

De esta manera, se otorga la protección a niñas, niños y adolescentes para considerarlos sujetos de derechos, y al mismo tiempo se reconoce el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio y fundar una familia siempre que tengan la edad y condiciones requeridas para ello.

Datos en México que demuestran la importancia de esta prohibición

  • México ocupa el octavo lugar en matrimonios infantiles a nivel mundial.
  • En 2015, 24 mil 338 niñas, niños y adolescentes contrajeron matrimonio.
  • Cuatro de cada cinco niñas menores a 15 años se casan con hombres mayores de 17.
  • Una de cada cinco mujeres se casa antes de cumplir 18 años y  49%o de las menores que contraen nupcias sufre violencia física y 68% violencia sexual.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Conoce los derechos de los niños

Categorías
Padres e Hijos

7 cosas del Feng Shui que puedes aplicar para el bienestar de tu hijo

Dirigir la energía del amor hacia tu hijo lo ayudará a percibirse aceptado, reconocido, lleno de afecto. En tal tarea, el Feng shui puede ayudarte, porque, de hecho, esta es su misión: mover los fujos de energía de nuestras emociones. 

Te decimos cómo

  1. Coloca una escultura metálica de una pareja con niños en actitud de alegría y convivencia en tu sala, también puede ser un cuadro.
  2. Cerca del lugar donde tu hijo suele sentase en el comedor, pon una lámpara de poste alto que refleje la luz hacia arriba; simboliza fe y esperanza.
  3. Siempre ten tazas de colores pastel, promueven el cariño, la creatividad, libertad, alegría y diversión.
  4. En el baño, pon un tazón de jabones de colores encendidos y divertidos.
  5. Donde tus hijos hacen su tarea, ponles libros infantiles y fotografías de ellos, así como sus trabajos escolares a la vista.
  6. En el área donde ven la tele, coloca cojines en tonos amarillos, mostaza y blancos para fomentar la energía de calidez y comunicación entre tú y tu hijo.
  7. Pon en su recámara una fotografía familiar para reforzar la energía del amor que le tienes.

Todos los elementos que le ayuden a recordar tu amor hacia él vendrán muy bien
para movilizar la energía de amor que los une. 

Categorías
Especiales

¿Cómo saber qué es lo mejor para tu hijo?

Por un lado piensas que debes tener cuidado de no ser rígido con tu hijo, por otro, de no pasarte de permisiva y darle todo lo que pida; que él necesita de un orden, pero sin que seas autoritaria; de flexibilidad y libertad pero sin caer en el «que haga lo que quiera». ¡Todo un dilema que no te deja saber bien a bien qué es lo mejor para tu hijo!

Tu criterio es el camino

Ciertamente, los papás necesitan llevar una buena relación con sus hijos, pero no se puede llegar a ser un «amigo» de ellos. Ese no es tu rol en su vida; es el del adulto responsable, su cuidador.

En este sentido, lo mejor para tu hijo es que cumplas siempre con este papel tan importante en su desarrollo. Claro, respetándolo pero sin tener miedo a armar una bronca si hace falta, regañarlo si lo amerita, castigarlo en casos extremos… Igual que demostrarle tu amor. 

Todo esto puede parecer una tarea imposible de realizar. Pero la educación, más que una serie de acciones en donde podemos hacer el bien o el mal, es un estar con los niños en el día a día. Si estamos tranquilos y contentos, ellos también lo estarán.

Lo principal es no dramatizar las cosas ni preocuparse demasiado. Si nos equivocamos hoy, lo compensamos mañana. Si estamos de mal humor y los tratamos injustamente, con pedir perdón y explicarlo ya queda todo arreglado.

El secreto está en tener un buen contacto con los hijos, un acercamiento profundo y verdadero. No basta con estar simplemente en la misma habitación, sino hacer el esfuerzo de escucharlos, mirarlos sin prejuicios ni rencores y aceptarlos tal y como son, en lo bueno y en lo malo.

Cuando existe este contacto profundo, los padres no tienen problemas para discernir qué hacer en cada situación, pues sienten las necesidades de sus hijos como si fuesen las suyas propias. El acercamiento genera comunicación y confianza, y con eso la educación se hace sola.