Categorías
Padres e Hijos

Haz el Saludo al Sol con tu hijo y llénense de alegría

Con esta serie de asanas se divertirán y aprovecharán todos los beneficios que su cuerpo recibe gracias al yoga. Aprendan juntos a hacer el Saludo al Sol, llénense de buena vibra y de alegría. 

Enseñar yoga a los niños es una práctica que en países como Francia, Noruega o Alemania ha llegado incluso a las aulas escolares, donde se incorpora como una disciplina más.

En México aún sigue siendo una actividad extraescolar, pero empieza a ser cada vez más demandada. Entre otras cosas por los beneficios que aporta a los más pequeños.

Beneficios del yoga 

  • Aprenden a ser conscientes de su cuerpo.
  • Eliminan el cansancio y la ansiedad a través de los estiramientos y la respiración.
  • Como otras prácticas deportivas, el yoga aumenta su autoestima, disminuye el estrés y les ayuda a dormir mejor.
  • Aumentan sus defensas, al trabajar el sistema endocrino.
  • Fortalece y flexibiliza el cuerpo y la mente, además de mejorar la coordinación y el ritmo.
  • Produce bienestar. Los niños se sienten alegres y optimistas.

¿A partir de qué edad tu hijo puede hacer yoga?

Es mejor a partir de los tres años. Si tu pequeño yogui no tiene más de un par de años de edad, asimismo imite bien la postura de la tortuga o de la serpiente, no quiere decir que ya esté listo para acudir a una clase de yoga. Aunque puedan acompañar a sus madres o padres en las clases para bebés, en éstas quien realmente practica es el adulto.

No es sino a partir de los tres años cuando tu hijo ya está preparado para seguir una clase sin dispersarse. Por eso, los profesores aconsejan que no comiencen antes de esa edad. Cuando llegan a los cinco años, ya se encuentran más que listos para disfrutar plenamente de esta disciplina.

Ya sólo queda vestirlos para la ocasión. Basta con que sea ropa cómoda, así que con unas mallas y una camiseta estarán perfectos (como tienen que descalzarse, no hace falta llevar zapatos deportivos). Ahora sí, está listo para su primera sesión de yoga.

¿Cómo hacer el Saludo al Sol?

  1. Párense con los pies rectos, mirando hacia delante, las manos apuntan hacia abajo; enseguida suban las manos y junten las palmas a la altura del pecho, en posición de oración. Respiren.
  2. Inhalen y suban los brazos arriba; inclínense hacia atrás, llevando la cadera hacia delante. Exhalen y vayan hacia los pies.
  3. Coloquen las manos al lado de los pies y lleven la pierna derecha hacia atrás; levanten la cabeza y estiren la espalda, con las manos aún apoyadas. Inhalen.
  4. Con las manos apoyadas en el suelo, exhalen y lleven la pierna izquierda hacia atrás para colocarse en la postura del perro boca abajo. Levanten la cadera todo lo que sea posible y miren hacia su ombligo.
  5.  Apoyen las rodillas en el suelo y lleven hacia atrás las caderas, apoyándolas en los talones, dejando las manos colocadas hacia delante.
  6. Deslicen el cuerpo hacia delante, apoyen la barbilla, el pecho y por último el abdomen. Dejen sus manos apoyadas a la altura de los hombros y suban el tronco, arqueen la espalda hacia atrás. Tomen aire.
  7. Coloquen sus pies para levantar las caderas hacia arriba y realizar la postura del perro boca abajo, estiren la espalda.
  8. Mientras inhalan lleven la pierna derecha hacia delante, cerca de sus manos, y dejen la izquierda extendida con la rodilla apoyada hacia atrás, levanten la cabeza y estiren la espalda.
  9. Den un gran paso con la pierna izquierda para colocarla al lado de su otra pierna, y estiren las piernas. Suban con la espalda redonda, inhalen.
  10. Pongan las manos en oración hacia su pecho y expulsen todo el aire.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a conocer más de los beneficios del yoga:

Beneficios del yoga para ti y tu bebé

 

Categorías
Belleza

20 actitudes que te aseguran «la juventud eterna»

El dicho de que la juventud se lleva en el corazón es cierto y, lo mejor: ¡se refleja en el cuerpo. Cultivar el buen ánimo, seguir hábitos saludables de vida, lograr tus sueños y metas te hacen sentir satisfecha con tu vida y contigo misma; sin estrés, preocupaciones, ansiedad, angustia. Esto se refleja en tu apariencia. Así que te compartimos estas actitudes que te aseguran la juventud eterna, en mente, alma ¡y cuerpo!

La juventud eterna

  1. Abraza todos los días a las persona que quieres, familia, amigos, a tu hijo, incluso a tu animal de compañía.
  2. Sonríe todos los días a cada persona que te encuentres.
  3. mantén tu ánimo elevado; escucha música y muévete al ritmo, aunque estés sentada frente a tu computadora. ¡Sí se puede!
  4. Sé solidaria; ayuda a un animal de la calle: si lo ves lastimados, llévalo a veterinario.
  5. Visita un asilo u horfanato, te ayudará a valorar lo positivo de tu vida.
  6. No te autoexijas en extremo; sé compasiva y generosa contigo misma.
  7. Dedícale tiempo de plática a tus amigos aunque tengas mucho trabajo.
  8. Pon atención en los detalles de tu día a día; podrías perderte un cielo estrellado o una luna brillante.
  9. Date tu comida favorita o disfruta de un delicioso postre; ¿te gusta el pan? ¿por qué no uno a la semana? ¡Sí!
  10. Permítete ver películas que te inspiren, relajen, entretengan, conmuevan… no tienen que ser siempre profundas y analíticas.
  11. Juega; diviértete cada día con cada cosa que hagas en tu trabajo, tu casa, con tu pareja, con tu hijo; la madurez y la responsabilidad no desplaza el disfrute de la vida.
  12. Aprende cosas nuevas, adquiere habilidades desconocidas, conocimientos que te llamen la atención.
  13. Arriésgate; toma retos, emociónate con ellos, emprende nuevos proyectos, sal de tus propias limitaciones.
  14. Escucha a las personas; escuchar es no enjuiciar ni querer controlar o desear que los demás hagan lo que tú crees es lo correcto. Significa poner atención en sus necesidades para ayudarlos.
  15. Sé servicial, no es malo ni te denigra, es cuidar a las personas buscando serles de ayuda en algo que necesiten.
  16. Di gracias, por lo favores que te hagan, por ayudarte en algo, por invitarte, por amarte, por celebrarte…
  17. Comparte tu abundancia, sea de dinero, de amor, de tiempo; aunque no lo creas o no lo veas, tienes mucho qué compartir de ti misma a los demás.
  18. Quéjate menos y haz más; hay muchas cosas malas en el mundo, también cosas hermosas, enfócate en todo lo que sí puedes hacer para mejorar el mundo, a ti misma y a tu familia y hazlo.
  19. Apoya una causa social; comprométete con ella. Sea lo que quieras ser parte de un proyecto que ayude a la humanidad, a tu comunidad, en tu colonia te hará sentir feliz y satisfecha.
  20. Trabaja el desapego; todo cambia, va y viene; aferrarse a lo que hoy tienes causa ansiedad, angustia, estrés. Acepta que hoy es tu momento ideal tal como es, pero que mañana podría ser otro y que igual será perfecto. Aplícalo en tus relaciones personal, en tus cosas materiales, en tu trabajo, contigo misma, porque tú también cambias conforme avanza el tiempo.

Y lo más importante, permítete disfrutar lo más hermoso que tienes: el ser mamá. 

FOTO FETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

12 consejos para ser feliz todo el año