Categorías
Nutrición

Anorexia y bulimia, cómo mamá influye en el desarrollo de estas enfermedades

¿Qué relación tienes con la comida? Sueles cuidar en exceso cada caloría que consumes, sentirte obesa cuando te permites un postre, decirte «cosas feas» cuando comes «de más». O, llevar una alimentación saludable sin angustiarte por enflacar, engordar, verte bien… Descubre cómo estas ideas influyen en tus hijos y cómo la anorexia y bulimia pueden ser producto de la relación con mamá.  

¿Sabías que 90% de quienes padecen estas enfermedades son mujeres, contra un 10% de hombres? Por ello se consideran, primordialmente, un padecimiento femenino.

¿Cómo mamá influye en la relación de su hijo con la comida?

Tanto niños como niñas son alimentados fundamentalmente por la mamá, desde alimentarse por el cordón, el pecho materno y hasta la comida de todos los días. Entonces, la relación fundamental entre comida-amor se asocia a la figura materna; de cómo se vaya dando este vínculo, dependerán las posteriores relaciones con la comida.

En la adolescencia las vivencias se reeditan y surgen otros conflictos, la anorexia y la bulimia aparecen alrededor de los 14 y 17 años, la imagen corporal ha cambiado, los aspectos sociales de la “belleza occidental” se suman al conflicto y la mamá refuerza la conducta alimentaria con rechazo a las nuevas formas femeninas de la adolescente… “Estas gorda, deberías bajar de peso, yo siempre fui delgada, ya no comas, etc.

La relación madre-comida se incorpora tan a temprana edad que este trastornos, como la anorexia y la bulimia, se asocian con algunos aspectos psicóticos como la distorsión de la imagen corporal y es tan grave que en muchos de los casos lleva a la muerte.

Porque en el proceso de desarrollo las niñas tienden a identificarse con la madre y los niños con el padre, de ahí que aquellas niñas que han tenido este tipo de conflicto con la madre, se identifican con ella y con su feminidad, pero al mismo tiempo la rechazan al repudiar la comida.

Si la comida se asocia a la vida, habrá una relación sana con ella, si la comida se relaciona con ansiedad y miedo se rechazará. Es decir, la comida es introyectada
en el inconsciente como se vivió a través de la relación con la madre,
de ahí dependerá si se le acepta o se le rechaza.

Psc. Iskra Salcido Valle, psicoterapeuta, orientadora psicológica en el IPN. Presisdenta de la asociación de egresados de psicología de la Universidad Iberoamericana: iskrasalcidovalle@hotmail.com whatsapp: 5587021153

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

6 tips para prevenir la obesidad en tu hijo