Categorías
Nutrición

5 cosas que necesitas sí o sí conocer del ácido fólico antes de tomarlo

Desempeña un papel primordial en el embarazo: el ácido fólico reduce el riesgo de tener un hijo con espina bífida, graves anomalías del corazón y otros defectos. Estas alteraciones se producen en las primeras semanas de gestación, cuando la mujer aún no sabe que está esperando un hijo. Si empieza a tomar ácido fólico cuando el embarazo se ha confirmado, es tarde para prevenir esos defectos.

  1. ¿Durante cuánto tiempo antes debes tomarlo?

Como mínimo durante un mes antes. Dado que es imposible saber cuándo va a producirse la concepción, la futura madre debe tomar esta vitamina cuando la pareja todavía no ha dejado de utilizar un método anticonceptivo seguro. Solamente de esta forma la mujer podrá estar completamente segura de que está tomando ácido fólico durante las primeras etapas del desarrollo embrionario de su hijo.

2. ¿Pasa algo por tomarlo mucho tiempo debido a que el embarazo no llega?

No solamente no pasa nada, sino que es bueno para la mujer. El consumo de dosis bajas de ácido fólico en la edad adulta reduce el riesgo de padecer problemas cardiovasculares y, muy posiblemente, de cáncer de colon.

3. ¿Hasta que mes hay que tomarlo?

Para prevenir defectos congénitos sólo es necesario ingerir ácido fólico hasta el final de la semana 14 de gestación, contando desde el primer día de la última regla.

4. ¿Por qué en algunos casos hay que tomarlo a lo largo de toda la gestación?

En algunas situaciones, cuando la embarazada tiene anemia el médico le recomienda seguir tomando ácido fólico. No hay ningún problema. Ciertos estudios han demostrado que esta vitamina puede disminuir el riesgo de complicaciones durante el embarazo, como las alteraciones placentarias o la hipertensión.

5. ¿Cuál es la dosis sugerida?

Depende de las circunstancias de cada pareja. Si han tenido un hijo afectado de espina bífida u otro defecto del tubo neural (lo han perdido durante la gestación), la mujer debe tomar una pastilla de 4 miligramos. Si no tiene antecedentes familiares de esos defectos, basta con que tome 0,4 mg.

6. ¿No basta con el que se encuentra en los alimentos?

Algunas frutas y verduras contienen ácido fólico, pero esta vitamina se disuelve en el agua de la cocción y se destruye con el calor. Por tanto se tendría que consumir cinco o más raciones de verdura o fruta todos los días, para estar segura de tomar suficiente. Pero como esto es difícil, se recomienda ingerirlo en pastillas. En ciertos países se ha añadido ácido fólico a la harina para asegurarse de que esta vitamina llega a toda la población. Una medida preventiva adicional consiste en alimentarse bien antes del embarazo.

Categorías
Nutrición

Alimentos para la fertilidad, ¿cuáles ayudan y cuáles no?

Estos alimentos para la fertilidad mantienen tu salud en condiciones óptimas para lograr un embarazo; por ello son parte de la llamada dieta de la fertilidad.

Esta dieta no es exactamente un menú, sino una serie de lineamientos que te ayudarán a tomar buenas decisiones en materia de comida para que tu cuerpo esté en buenas condiciones y listo para lograr y llevar hasta el final un embarazo. Se trata de alimentos que mantienen la salud, pero tienen un acento especial en lo que se refiere a fertilidad.

Alimentos para la fertilidad

  1. Panes, galletas y cereales integrales y enteros (granos integrales)

El organismo los asimila y procesa con más lentitud, por ello, los niveles de insulina y azúcar en la sangre no se disparan. Esto permite que la producción de estrógenos se estabilice y el proceso ovulatorio tienda a ser regular. Los granos reducen la ansiedad y generan una sensación de saciedad y eso ayuda a mantener el peso.

  1. Aceite de oliva, maíz o girasol; nueces y semillas, atún de aleta amarilla (grasas no saturadas)

Regulan la temperatura corporal y el metabolismo basal, gracias a ellos asimilas vitaminas liposolubles para el acondicionamiento y revestimiento del útero.

  1. Carnes en general (elige las menos grasosas), frijoles, habas, lentejas, chícharos, garbanzos y algas marinas (proteínas)

Hay estudios que revelan el papel importante que juegan en la liberación de un óvulo maduro y la síntesis de hormonas que lo preparan para la fecundación.

  1. Espinacas, pimientos rojos y amarillos, berenjena, brócoli, zanahorias y las hojas y verduras con el color más acentuado (vegetales de hoja verde y colores intensos)

Ricos en vitaminas y minerales que preparan al cuerpo para las exigencias de un embarazo, también tienen micronutrientes en abundancia. Degradan los radicales libres que en el organismo pueden producir daños en las estructuras reproductivas.

¿Cuáles no?

  1. Harinas y cereales refinados, azúcar y jarabes, edulcorantes, frutas en conserva, bebidas azucaradas, dulces y pasteles (carbohidratos refinados y alimentos altos en azúcares)

En el proceso de refinamiento estos alimentos pierden más de 15 nutrientes, algunos muy importantes para estimular la concepción, como hierro y vitaminas del complejo B. También afectan el ritmo ovulatorio, provocan inflamación, causan sobrepeso y merman elementos esenciales.

  1. Comida chatarra, margarinas, chocolates industrializados (grasas trans)

En general son pésimas para la salud. Provocan sobrepeso y afectan la función cardiovascular. Las mujeres que las consumen en exceso, producen menos ovocitos (célula que se convertirá en óvulo) que quienes no las toman.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Lo que debes saber de la fertilidad a los 40 años