Categorías
Ser Bebé

Mi bebé está estreñido, ¿qué hago?

Lo primero es identificar si tiene un verdadero caso de estreñimiento o un pseudoestreñimiento (disquecia infantil). Te cuento lo que necesitas hacer para averiguar si tu bebé está estreñido y cómo ayudarlo.  

¿Qué hacer si tu bebé está estreñido?

La disquecia infantil es una dificultad del bebé para relajar el esfínter anal al mismo tiempo que puja, por lo que tiene 10 minutos o más de pujo con esfuerzo, llanto intenso, se pone rojo e irritable y cuando evacúa, las heces son blandas o incluso líquidas.

En el estreñimiento las heces son de consistencia sólida y seca, además la frecuencia de las evacuaciones va disminuyendo al pasar de los días y puede o no estar acompañada de rastros de sangre.

Las causas más comunes varían con la edad y son entre otras: alimentación con fórmula, deshidratación, inicio de la alimentación complementaria, exceso de productos lácteos y astringentes o bajo consumo de fibra. En todo caso, un cambio de la dieta puede ser más que suficiente para aliviar el problema de base.

Aunque, mucho ojo, no olvides que hasta los seis meses, tu bebé solo debe ser alimentado con leche materna o en su defecto fórmula infantil. No es recomendable el uso de jugos, infusiones o agua en ellos. Un bebé de lactancia materna difícilmente estará estreñido por la fácil digestión de la misma. Si usas fórmula es posible que sea necesario cambiar de línea, pide a tu pediatra te ayude a encontrar la más adecuada para tu bebé.

Si tu bebé ya inicio alimentación complementaria, disminuye los alimentos como plátano, manzana, arroz y ofrece más durazno, ciruela, verduras o avena. Y no olvides que tu bebé también necesita agua, ten un vaso a la mano para que pueda tomarlo de manera frecuente.

Pero mientras el cambio de alimentación comienza a surtir efecto o si tu bebé aún se encuentra con lactancia exclusiva, puedes realizar algunas estrategias que ayuden a tu  bebé a mejorar la función intestinal, entre ellas:

  1. Masajes: hazle masajes en el abdomen iniciando del ombligo, yendo hacia afuera y haciendo una espiral con movimientos circulares hacia la derecha.
  2. Ejercicios: con tu bebé acostado boca arriba, lleva las piernas hacia el cuerpo , de modo que las rodillas queden flexionadas en contacto con el abdomen (como si hiciera cuclillas) y posteriormente, realiza movimientos alternados de las piernas en un movimiento de pedaleo de bicicleta.
  3. Ayúdalo a relajar el esfínter: el uso de supositorios de glicerina es común, pero, es más recomendable hacer un estímulo externo; este consiste en colocar al bebé boca arriba con las piernas hacia la cabeza (como cuando cambiamos el pañal) y frotar muy suavemente la circunferencia del esfínter anal, para que este se relaje y facilite la evacuación. Puedes realizarlo con aceite vegetal para que no haya fricción. Esta medida también es útil en el caso de disquecia.

Por Geraldine Loredo Fuentes, médico General, doula, educadora perinatal y de lactancia maternal.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Papás primerizos? Estas son las molestias típicas de los recién nacidos