Categorías
Así Crece

¡Auxilio! Mi hijo no suelta el celular

¡Ya no sé qué hacer! ¡Auxilio! Mi hijo no suelta el celular en todo el día

Si tu hijo no suelta el celular en todo el día, ¡calma! Existe una diferencia entre espiar y estar informado, si le diste a tu hijo un smartphone mira las siguientes recomendaciones.

Si tu hijo ya tiene smartphone y lo usa para hablar con amigos o estar en redes sociales, recuerda que…

1) Tú se lo diste con todo y conexión a Internet.

2) Tu hijo está bajo tu tutela.

3) No puedes darle más autonomía digital de la que tiene en el mundo real.

Tips de uso sugeridos

Lo ideal es que estés pendiente de quién lo sigue en redes sociales, con quién mensajea y qué tipo de mensajes son.

Es tu responsabilidad revisar el uso que le da a su nueva vía de comunicación.

Checa sus grupos de WhatsApp.

Verifica que sus redes sociales sean “privadas”.

Platica con él sobre qué tipo de comentarios o publicaciones son adecuados.

Es básico que hables con él sobre privacidad.

Recuerda que algunas redes sociales como Facebook requieren del consentimiento de los padres.

Deja que tu hijo sepa y que asuma con naturalidad que revisas su smartphone.

No dejes que agarre el teléfono a escondidas.

Platica de forma positiva sobre la vida digital de tu hijo.

Igual que lo haces con otras actividades: primero, vigila; luego, acompaña y finalmente dale la confianza e independencia que necesita.

¿A qué edad le diste un smartphone a tu hijo? ¿Crees que es bueno que los niños tengan celulares?

Categorías
Ser Familia

¡Cuidado! Calmar a tu hijo con un celular o tablet puede ser dañino

¿Sueles calmar a tus pequeños dándoles tu celular o una tablet? Lo pensarás dos veces antes de volver a hacerlo después de que te enteres lo que un estudio reciente descubrió al respecto.

De acuerdo con la revista JAMA Pediatrics que publicó la investigación de Jenny Radesky, doctora de la Universidad de Boston, dar a tus hijos pequeños un smartphone genera obstáculos en el desarrollo del lenguaje que suelen manifestarse cuando pasan mucho tiempo jugando y la interacción con otras personas es casi nula.

La investigadora señaló que al utilizar esta herramienta tecnológica como distractor, se deja de practicar la paternidad y de estrechar lazos con los hijos: “Si estos dispositivos se convierten en un método habitual para calmar y distraer a los niños, ¿ellos serán capaces de desarrollar sus propios mecanismos de autorregulación?”.

PEXELS

El estudio destacó la importancia de los menores practiquen sus habilidades de socialización y que no se abstraigan por completo con los dispositivos electrónicos antes mencionados.

“El abuso de estos dispositivos durante la infancia podrían interferir con su desarrollo de la empatía, sus habilidades sociales y de resolver los problemas, que generalmente se obtienen de la exploración, los juegos no estructurados y la interacción con amigos”, señaló la doctora Jenny Radesky .