Categorías
Así Crece

Beneficios del plátano para tu hijo

Beneficios del plátano para tu hijo

El plátano o banana es una de las frutas consentidas de los niños, pero además tiene grandes beneficios para su salud.

A comer fruta

El látano o banana es una de las frutas preferidas de los niños, porque su sabor es rico, dulce y sobre todo una fruta con alto valor nutricional, claro, aunque ellos no lo sepan.  

De hecho, el plátano es uno de los primeros alimentos que los pediatras recomienda que se introduzcan en la dieta de los más pequeños. Además, es importante que los niños consuman todo tipo de frutas, incluyendo el plátano.

Estas colaciones son muy nutritivas…

 

Colaciones saludables para tu hijo

Tips de nutrición

Los niños de 2 a 3 años deben consumir por lo menos 1 taza de frutas todos los días. Todos los niños de 4 a 8 años, niñas de 9 a 18 años y niños de 9 a 13 años deben consumir 1 ½ taza de frutas al día.

En ese sentido, el plátano o banana tiene una gran ventaja, pues se puede encontrar todo el año para su consumo, por ello es ideal para que los niños coman en el desayuno, como lunch en la escuela, como postre o bien como merienda. Particularmente, aporta los siguientes beneficios:

  1. Contiene magnesio, que actúa sobre el sistema nervioso central.
  2. Es rico en potasio el cual ayuda a mantener en forma los músculos.
  3. Aporta vitamina A, que ayuda al desarrollo de los tejidos y proteger todas las células.
  4. Brinda importantes niveles de fósforo, hidratos y fibras el cual mejora el tránsito intestinal y previene el estreñimiento.
  5. Es ideal para el buen funcionamiento del cerebro.
  6. Su alto contenido de hierro estimula la producción de hemoglobina en la sangre, contribuyendo sensiblemente a sanar los casos de anemia.
  7. Es un complemento perfecto para personas con gran actividad física, sobre todo los niños activos.

Mándale esto de lunch a tu hijo…

 

Lunches especiales y nutritivos para el Regreso a Clases

Además, un estudio del Imperial College of London concluyó indicando que los niños que comen al menos un plátano al día reducen la probabilidad de desarrollar asma.
¿Cuál es la fruta favorita de tu hijo?
Foto: Getty Images
Esto podría ayudarte…
https://www.padresehijos.com.mx/nutricion/agua-de-sandia-receta-como-hacer/
Categorías
Especiales

Factores que afectan el rendimiento escolar de tu hijo

¿Sabías que el bajo rendimiento escolar afecta a más de un 20% de la población infantil mexicana? Descubre cuáles son los factores que pueden afectar el rendimiento escolar de tu hijo.

De acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México es uno de los países que tiene una de las tasas más altas de reprobación en educación básica, en habilidades científicas, matemáticas y de lectura, lo que  conlleva a un bajo desempeño escolar de los estudiantes.

Ante este panorama, padres de familia e instituciones han manifestado su preocupación en encontrar soluciones que permitan avanzar a sus hijos en materia de aprendizaje.

Por su parte, la Mtra. Sandra Schaffer, presidenta de la Fundación de Neurociencias para el Desarrollo Integral del Individuo A.C., indica que son múltiples los factores que inciden en el fracaso escolar. Te decimos los más comunes:

  • Problemas emocionales
  • Problemas específicos de aprendizaje
  • Problemas sensoriales
  • Problemas neurológicos
  • Déficit de atención
  • Malos hábitos de estudio y malas practicas pedagógicas

La especialista señala que los problemas emocionales que afectan el bajo rendimiento escolar pueden ser por causas en la escuela, como cambio de profesor, si el niño tiene conflictos con algunos de sus compañeros, problemas en casa, la separación de los padres, la llegada de un nuevo hermanito, entre otros, o inherentes al niño, como problemas de salud, inseguridad, causas fisiológicas etc.

Sandra Schaffer advierte que cuando se observa un cambio abrupto en el rendimiento del niño generalmente se debe a un problema emocional, mostrando los siguientes síntomas:

  • falta de atención,
  • pérdida de interés,
  • irritabilidad,
  • desmotivación,
  • baja autoestima,
  • cambios en el estado de ánimo
  • problemas conductuales

El bajo rendimiento escolar también se debe a problemas específicos del aprendizaje, los más comunes interfieren en los procesos de la lectura, escritura y las matemáticas. Cuando el bajo rendimiento escolar es generado por un problema de aprendizaje, éste va a ser más notorio al inicio del aprendizaje de la lectura y escritura, generalmente en la etapa preescolar y en el primer año de de primaria.

En relación a los problemas sensoriales, Schaffer indica que éstos se deben a problemas de audición, de visión y motores.

De igual manera, el no saber estudiar, es decir, el no tener adecuadas técnicas de estudio también afecta el rendimiento del estudiante. Todos estos factores afectan de igual manera a niños que a niñas.

Sin embargo, hay síntomas importantes antes de comenzar con el aprendizaje de la lectura y la escritura, ante los cuales es recomendable estés alerta de los siguientes focos de atención en tu hijo:

  • Tarda mucho en aprender
  • Si tiene problemas de lenguaje
  • Dificultad para aprender colores, formas y números
  • Dificultad en la coordinación visomotriz
  • Si no sigue instrucciones
  • Si tiene periodos muy cortos de atención
  • Si actúa como si tuviera un motor interno
  • Si es muy inquieto.

¿Cómo puedes ayudar a tu hijo a mejorar su rendimiento escolar?

«Las recomendaciones que podría sugerirle a los padres es estar en contacto con sus maestros y si notan que a sus hijos les está costando trabajo aprender los contenidos escolares. También, si observan cambios en su conducta, baja tolerancia a la frustración, desánimo y si no quieren asistir al colegio. Es importante buscar ayuda de un especialista», señala la Mtra. Sandra Schaffer.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Cómo lograr que tu hijo tenga mejores calificaciones

 

Categorías
Especiales

Cómo lograr que tu hijo tenga mejores calificaciones

Cómo lograr que tu hijo tenga mejores calificaciones 

Un estudio reveló que los niños que hacen ejercicio tienen mejores calificaciones.

Cómo lograr que tu hijo tenga mejores calificaciones

Investigadores de la Universidad de Granada, España realizaron un estudio a nivel mundial donde descubrieron que la condición física de los niños puede influir en la estructura cerebral.

Esto a su vez puede determinar su rendimiento académico.

Dichos científicos aseguraron que el nivel de condición física de los niños, principalmente la capacidad aeróbica y la habilidad motora, está asociado con un mayor volumen de materia gris.

Esto podría ayudarle a tu hijo…

Llena la habitación de tu hijo con los colores del arcoíris y sube su ánimo

Regiones cerebrales del aprendizaje

La capacidad aeróbica se asoció con mayor volumen de materia gris en regiones frontales (corteza premotora y corteza motora suplementaria), subcorticales (hipocampo y caudado).

También en regiones temporales (giro temporal inferior y giro parahipocampal) y la corteza calcarina; regiones cerebrales importantes para el aprendizaje, la función ejecutiva y procesos motores y visuales.

Según Irene Esteban-Cornejo, investigadora postdoctoral de la Universidad de Granada y primera autora de este artículo, «el volumen de materia gris en las regiones corticales y subcorticales influenciadas por la condición física determina a su vez un mejor rendimiento académico de los niños».

El estudio comprobó que el ejercicio físico mejora la capacidad aeróbica y la habilidad motora para estimular el desarrollo cerebral y el desempeño académico.

¿Tu hijo hace alguna actividad física?

Foto: Getty Images

Mira cómo ayudar a tu hijo este ciclo escolar…

Ayuda a tu hijo a estudiar mejor

Categorías
Padres e Hijos

7 cosas que necesitas conocer sí o sí de tu hijo zurdo

Un niño zurdo no se siente distinto, ni anormal. Sin embargo, sí necesita que sus papás lo ayuden a comprender que su cerebro funciona de modo distinto a la mayoría de las personas. Y esta percepción de sí mismo comenzará desde casa, con ustedes, sus papás. Por eso, para ayudarlo, necesitas conocer estas cosas de tu hijo zurdo.

7 cosas que necesitas conocer sí o sí de tu hijo zurdo

  1. Que tu pequeño sea zurdo es completamente normal, por tanto no tendrás que consultar a ningún especialista.
  2. El dominio de la parte izquierda no es un hábito, está muy ligado a una circunstancia cerebral y al proceso lingüístico de tu pequeño, por tal motivo no lo obligues a utilizar la mano derecha sino, dicha elección debe hacerla el niño de forma natural.
  3. Una inclinación zurda contrariada puede acarrear múltiples trastornos: dislexia, tartamudez, fatiga, problemas de aprendizaje…
  4. Tu pequeño es tan inteligente como un niño diestro, ya que el coeficiente intelectual es independiente de su elección de su mano.
  5. Por lo general, en sus primeros años escolares tu hijo será más lento al escribir que un diestro, ya que nuestro tipo de escritura occidental va de izquierda a derecha, lo que dificulta su rapidez, por tanto debes tenerle la suficiente paciencia ya que esto será pasajero. No es nada que no pueda superarse con la práctica.
  6. Es esencial que no esperes que tu pequeño tenga una bonita letra, aunque hay sus excepciones.
  7. Lo anterior no significa que tu hijo no usará su mano derecha, ya que la irá desarrollando para otro tipo de actividades.

La recomendación es que evites pedirle que haga las cosas con la mano derecha: necesita entender que su cerebro está diseñado para que él prefiera usar la izquierda.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Cómo saber que tienes un niño zurdo?

Categorías
Ser Bebé

¿Qué hacer cuando tu bebé se priva?

Algunos bebés, cuando lloran dejan de respirar durante unos segundos; incluso llegan a perder la conciencia durante unos instantes. Como es lógico, te puede llegar a asustar, pero esos espasmos de sollozo no tienen consecuencias para la salud. ¿Qué hacer?

¿Por qué tu bebé se priva?

No está de más averiguar qué situaciones provocan los espasmos de sollozo, porque tenerlas identificadas permitirá en algunas ocasiones adelantarse a ellas. Para eso conviene analizar qué las motivó: ¿el niño se ha dado un golpe? ¿Se ha asustado? ¿No le han dado un juguete o un objeto que quería? ¿Le han llevado la contraria en algo?

Este episodio ocurre generalmente cuando el bebé o niño está enojado, frustrado y, en ocasiones, como respuesta al dolor. Los médicos conocen este cuadro con el nombre de Espasmo del sollozo.

¿Qué ocurre en este espasmo del sollozo?

Inicia con un llanto, que va aumentando junto con una respiración rápida hasta que el bebé deja de respirar. Lo que suele asustar es cuando el bebé se pone morado de los labios o se desmaya. Este episodio dura menos de un minuto, por eso no hay riesgo de que en esta ausencia de respiración haya daño cerebral.

¿Cómo reaccionar si tu bebé se priva?

  • Sobre todo, con sentido común.
  • Mantén la calma e intenta calmar a tu hijo en cuanto notes que su llanto aumenta. 
  • No se trata de conceder a tu hijo todos los caprichos ni de sobreprotegerlo por temor a que se prive, sino solo mantener la calma.
  • Tampoco es necesario soplarle en la cara, echarle agua o levantarlo en alto, como se recomendaba hace unos años, lo que más le ayuda será ver que los padres se mantienen tranquilos.
  • No cedas después de cada cuadro a lo que tu hijo deseaba, porque aprenderá que esta reacción le dará lo que quiera, siempre.
  • Si notas que dura más de un minuto, llévalo a su pediatra para una revisión médica.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

4 técnicas para serenarte y poder ayudar a tu hijo en berrinche

 

Categorías
Nutrición

6 alimentos que nutren el cerebro

Los estudios lo confirman: hay una relación directa entre la buena nutrición en los primeros años de vida y la inteligencia futura. ¡Entérate y actúa! Estos son losalimentos que nutren el cerebro. 

¿Sabías que la cantidad de neuronas que produce el cerebro de un niño, así como las conexiones que se establecen entre ellas, están determinadas en gran parte por los alimentos que consume a diario?

Numerosos estudios revelan la positiva influencia que una alimentación balanceada tiene sobre el desarrollo del sistema nervioso, más aún, sobre el desarrollo de la inteligencia.

De acuerdo con los especialistas, si lo que buscas es potenciar la inteligencia de tu hijo, debes asegurarte de que, a partir de su integración a la dieta familiar (18 a 24 meses), consuma con regularidad los siguientes nutrimentos esenciales:

1. Carbohidratos complejos: hay dos tipos: simples y complejos. Ambos son importantes fuentes de energía, pero muchos carbohidratos simples (golosinas, bebidas azucaradas) aportan calorías, por lo que es preferible evitarlos y en su lugar consumir carbohidratos complejos, los cuales, además de energía, tienen sustancias muy saludables como vitaminas, minerales y fibra.

Encuéntralos en: productos de origen vegetal ricos en almidón (papa, camote, plátano), granos, arroz, panes y cereales integrales.

2. Ácidos grasos omega 3: el cerebro está formado 60% por grasas, por ello, su deficiencia de éstas puede ocasionar disminución de las habilidades motoras y alteraciones neurológicas (déficit de atención, hiperactividad, dificultad para concentrarse y memorizar). Los omega 3 favorecen el estado nutricional y potencian el funcionamiento cerebral.

Encuéntralos en: pescados de agua fría (salmón, sardina y atún), aceites de soya y canola, así como linaza, nueces y vegetales de hoja verde. Son grasas inteligentes que ayudan a fabricar la mielina que recubre los nervios, haciendo más fácil la transmisión de señales hacia el cerebro.

3. Fosfolípidos: el cerebro está formado 60% por grasas, por ello, su deficiencia de éstas puede ocasionar disminución de las habilidades motoras y alteraciones neurológicas (déficit de atención, hiperactividad, dificultad para concentrarse y memorizar). Los omega 3 favorecen el estado nutricional y potencian el funcionamiento cerebral.

Encuéntralos en: huevos (preferentemente sin freír) y vísceras como el hígado.

4. Aminoácidos: son componentes elementales de las proteínas, las cuales son necesarias para producir neurotransmisores cuya función es transmitir información entre las diferentes áreas del cerebro. La lisina es uno de los más importantes para el bienestar cerebral, cuya deficiencia, incluso, ha sido asociada a retraso mental y otras disfunciones.

Encuéntralos en: suero de leche, huevos, pescados, res, pollo, soya y arroz. Puedes hallar la lisina en granos, legumbres, lácteos, germen de trigo, nueces y papas.

5. Vitaminas: el cuerpo necesita un total de 13 vitaminas (A, C, D, E, K y todas las B ?tiamina, riboflavina, niacina, ácido pantoténico, biotina, B-6, B-12 y ácido fólico?). Son sustancias que hacen posible la transformación de muchos nutrimentos en beneficio para la salud. Permiten que la glucosa se transforme en energía, los aminoácidos en neurotransmisores y contribuyen a construir y reconstruir el cerebro y el sistema nervioso.

Encuéntralas en: la mayor variedad de alimentos, sobre todo frutas y verduras. Pregunta al pediatra si puedes dar a tu pequeño un suplemento multivitamínico.

6. Minerales: estos facilitan muchas funciones orgánicas, entre ellas, la oxigenación de las células cerebrales, la producción de hormonas y muchas otras relacionadas con el crecimiento. Uno de los más importantes durante la infancia es el hierro, ya que permite la producción de hemoglobina, que es el medio de transporte del oxígeno a las neuronas.

Encuéntralos en: carnes rojas, vísceras, pescados, mariscos, legumbres, cereales integrales, verduras de hojas verdes y frutos secos.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Tu amor potencia el desarrollo del cerebro de tu bebé

Categorías
Ser Bebé

Tu amor potencia el desarrollo del cerebro de tu bebé

Hoy sabemos que son las experiencias las que modelan la estructura única del cerebro de cada persona. Por ello, las vivencias que tu hijo tenga desde bebé (incluso desde que está en el útero) pueden potenciar el desarrollo del cerebro de tu bebé. 

En este sentido…

Tu amor puede ayudarlo a potenciar el desarrollo de su cerebro

Es uno de los últimos descubrimientos de la neurociencia: aunque la genética determina en buena parte la anatomía del cerebro, son las experiencias las que modelan . Y lo hacen durante toda la vida, para permitirle a tu hijo adaptarse a las circunstancias y al medio.

El cerebro de tu bebé contiene todas las estructuras de un cerebro adulto, pero es inmaduro. Esto quiere decir, en parte, que puede desarrollarse en muchas direcciones. Por ejemplo, esta inmadurez es la que hace posible que los bebés puedan aprender cualquier idioma con perfecto acento, en función del lugar en el que nacen.

La inmadurez de tu bebé le permite una mejor adaptación y le confiere una mayor capacidad de aprendizaje. ¡Y eso es una buena noticia! Puedes hacer mucho por él brindándole amor, cubriendo sus necesidades básicas y ofreciéndole un ambiente rico en estímulos.

Lo que se usa, se desarrolla, esta es la clave para comprender el cerebro. Pero, ¿qué pasa al principio de la vida? 

A los tres meses de gestación, el sistema nervioso está prácticamente formado y el bebé in utero tiene casi todas las neuronas del cerebro adulto. Los estudios realizados en el vientre materno han demostrado que ya le afectan los estímulos que provienen del cuerpo de la madre y algunos del exterior.

En el momento del nacimiento, se encuentran especialmente activas las áreas que rigen las funciones vitales y los reflejos que le ayudarán a sobrevivir (tiene capacidad para buscar el pecho de la madre y succionar, capacidad para respirar, para dormir). Estas son las áreas del cerebro más antiguas en términos de evolución.

¿Cómo se desarrolla el cerebro del bebé?

El cerebro cuenta con varias estructuras. En una primera aproximación, se puede distinguir dos hemisferios. Cada hemisferio percibe la realidad de una forma.Normalmente el hemisferio izquierdo está gobernado por el pensamiento lógico y analítico, alberga las matemáticas y el habla. El hemisferio derecho funciona con un pensamiento intuitivo y global, aloja la imaginación y la creatividad.

Simplificando mucho, a veces se habla de ellos como el hemisferio racional y el hemisferio emocional. Ambos están unidos mediante el llamado cuerpo calloso, lo que nos permite actuar de manera unitaria, coordinada y coherente.

El cerebro se desarrolla de derecha a izquierda. Es decir, cuando nace tiene más activo y desarrollado el hemisferio derecho (el pensamiento global e intuitivo), que regirá su vida durante varios años, mientras se desarrolla el izquierdo.

Esto permite al bebé comprender globalmente las situaciones y hace también que esté a merced de sus emociones, justo por lo cual necesitas ayudarle a manejarlas: siente, empatiza con nosotros, y todos sus procesos de aprendizaje estarán regidos por ellas. Por esto, en sus primeros años de vida tu bebé aprende mejor y potencia más su desarrollo a partir de la experiencia emocional.

¡Dale empatía, contención emocional, seguridad, confianza, todo tu amor,
para se desarrolle plenamente!

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Cómo funciona el cerebro de tu hijo?

Categorías
Así Crece

Niños amados serán adultos que sabrán dar y recibir amor

Niños amados serán adultos que sabrán dar y recibir amor

La forma con la que tu hijo recibe estímulos del mundo es la base de la formación para el futuro.

Niños amados serán adultos que sabrán dar y recibir amor

Todos los seres humanos somos emocionales y aprendemos por medio de lo que sentimos, de nuestras sensaciones. La infancia es la etapa en donde los niños desarrollan sus habilidades para sentir y amar.

El crecimiento emocional dependerá de los primeros intercambios emocionales, los cuales les enseñan qué les gusta y que no.

Aumenta su autoestima

Las muestras de cariño aumentan la autoestima en los pequeños y les ayudan a construir una personalidad emocionalmente adaptada, estable e inteligente.

Es decir, recibir amor les ayuda a manejar los miedos naturales que surgen en las diferentes edades, logrando una sensibilidad saludable y equilibrada.

Esto podría ayudarte…

Mi hijo tiene miedo de ir a dormir, ¿qué hago?

Al sentirse amados, los niños tienen una confianza natural en sí mismos, pueden superar y enfrentar fácilmente algunas desventajas y fracasos, sin rendirse.

Son más persistentes, optimistas y entusiastas. Por ello es importante educarlos desde el respeto, la empatía, la expresión y la comprensión de sentimiento, el control del enojo, la capacidad de adaptación, la amabilidad y la independencia.

Buena salud emocional

Para lograr una buena salud emocional, debemos cambiar la forma en la que se desarrolla su cerebro y esto se logra a través del amor y de la educación emocional.

Los especialistas creen que criar a los pequeños en un ambiente amoroso y donde aprendan a expresar sus sentimientos, es la mejor forma de lograr que en su edad adulta no tengan miedo a expresar su amor.

¿Cómo le demuestras tu amor a tu hijo?

Foto: Getty Images

¿Crees que estás cometiendo alguno de estos errores?

9 errores comunes de crianza

 

 

Categorías
Así Crece

¿Cómo funciona el cerebro de tu hijo?

¿Cómo funciona el cerebro de tu hijo?

Entender cómo funciona y se desarrolla su cerebro te ayudará a tomar decisiones y acciones más acertadas en la educación de tu hijo. Te invitamos a adentrarte en su ¡mundo neuronal!

¿Cómo funciona el cerebro de tu hijo?

1. Tiene mil millones de neuronas
Al nacer, cuenta con casi la totalidad de los cien mil millones de neuronas que tendrá cuando sea adulto y antes de sus seis años, esas neuronas habrán desarrollado trillones de conexiones entre sí; lo mejor: cada una de esas conexiones se traducen en un aprendizaje.

¿Para qué lo necesitas saber?

Para que decidas qué le quieres enseñar, pues cada aprendizaje que le ofrezcas se le va a quedar grabado en forma de conexión neuronal y lo acompañará a lo largo de toda su vida.

2. El cerebro opera en tres niveles.
Reptiliano, nos orilla luchar por nuestra supervivencia; emocional, nos facilita la capacidad de distinguir emociones agradables y desagradables; y racional, nos permite comunicarnos, razonar, empatizar o tomar decisiones.

¿Para qué lo necesitas saber?

Para saber qué necesidad debes satisfacer en tu hijo para darle bienestar:

• Un bebé necesita satisfacer sus necesidades básicas de alimentación, frío o sueño; si quiere comer…

• A partir del primer año, necesitas dialogar tanto con su cerebro reptiliano como con sus necesidades emocionales de amor y seguridad; cuando tenga hambre o sueño, apapáchalo también.

• Al tercer año, ya controla sus instintos básicos y se deja guiar por su razón, intuición y voluntad; ya puedes pedirle que espere un momento a que termines de preparar la cena.

3. Desarrolla sus habilidades intelectuales y emocionales a través de la observación y la imitación.
Gracias a las neuronas espejo imagina que sus reacciones toman la misma posición de quien observa en situaciones similares.

¿Para qué te sirve saberlo?

Para que le ofrezcas buenos modelos de comportamiento, según aquello que deseas reforzar en él, las conductas positivas o aquellas que te gustaría que hiciera o dejara de hacer.

4. Las recompensas positivas activan.
La región del cerebro que controla la motivación, donde se segrega dopamina, neurotransmisor que regula el placer.

¿Para qué te sirve saberlo?

Para motivar a tu hijo hacia las conductas que consideras correctas. Esto lo lograrás si consigues asociar esas acciones con la recompensa que le cause satisfacción; puede ser desde un juguete hasta una sonrisa, aunque la que más valora un niño es el reconocimiento de sus padres.

Mira cómo estimular a tu hijo…

Llena la habitación de tu hijo con los colores del arcoíris y sube su ánimo

5. La región encargada de interiorizar normas (los límites) dentro del cerebro de tu bebé es la más importante para conseguir la felicidad.

¿Para qué te sirve saberlo?

Para que no temas establecer límites a tu niño. Poner límites a las conductas poco adecuadas ayuda a evitar que tu niño establezca conexiones entre sus neuronas que no lo van a favorecer; los límites son básicos para guiarlo hacia aquellas conductas que lo pueden llevar a lograr sus metas: constancia, responsabilidad, persistencia…

6. La empatía activa
La empatía activa una de las regiones (la ínsula) que sirven de puente entre su cerebro racional y el emocional, lo cual pone en paz sus emociones.

¿Para qué te sirve saberlo?

Cuando tu niño tiene sus emociones muy intensas (como en el berrinche), literalmente está fuera de sí; para ayudarlo, lo mejor es empatizar con él para hacer que su cerebro racional apacigüe sus emociones.

7. Percibe la injusticia
La ínsula -que entiende las sensaciones desagradables- se activa frente a aquello que puede causar daño; por ello, los niños sienten desconfianza de quien perciben falsedad o injusticia.

¿Para que te sirve saberlo?

Para evitar incumplir tu palabra o utilizar la mentira para conseguir lo que quieres; faltar a la palabra acaba provocando que el niño se aleje y no cree vínculos duraderos.

8. Miedos VS. Confianza
El niño vive una constante pelea entre sus miedos y la confianza de enfrentarlos; mientras su amígdala se encarga de detectar amenazas y sentir miedo, su cerebro racional le ofrece la posibilidad de dominar sus miedos y seguir.

¿Para qué te sirve saberlo?

Para saber que la sobreprotección le resta independencia a tu hijo, porque aprende que necesita a sus padres para sentirse bien: sin miedo. Cuando le das la confianza para que él mismo los afronte, lo ayudas a sentirse capaz.

Datos del cerebro de tu hijo… En exprés

  • Sus necesidades básicas y el sentirte empático llevan la batuta de sus acciones. 
  • Las emociones son como la materia oscura del universo: con frecuencia no pueden verse, pero suponen 70% de la energía cerebral. 
  • La confianza del niño es igual a la confianza de los padres en el niño elevada al cuadrado. 
  • Su cerebro emocional es vital en los seis primeros años de vida en la relación entre padres e hijos.

Fuente: El cerebro del niño explicado a los padres. Dr. Álvaro Bilbao. Plataforma editorial.

Debes tener un equilibrio entre cubrir las necesidades básicas de tu hijo con las emocionales.

¿Qué es lo que más te sorprende de tu hijo?

Foto: Getty Images

Esta es la razón por la que tu hijo debe dormir bien…

Dormir bien hace a tu hijo un mejor estudiante

Categorías
Embarazo

Despierta su inteligencia desde tu vientre, ¡con música!

Despierta su inteligencia desde tu vientre, ¡con música!

Si tu bebé escucha música desde que está en tu vientre, poco a poco irá despertando más su inteligencia porque la música le permite crear más conexiones neuronales. Además, comerá y dormirá más, y llorará muchísimo menos. Descubre otras grandes ventajas de estimularlo con música a través de tu pancita.

Despierta su inteligencia desde tu vientre, ¡con música!

Antes que las palabras, en el mundo del recién nacido hay sonidos, asegura Janellen Huttenlocher, de la Universidad de Chicago: “Si un bebé escucha un fonema varias veces, las neuronas de su oído estimulan la formación de conexiones en la corteza auditiva del cerebro. Cuando se establecen los circuitos básicos, el bebé empieza a cambiar los sonidos por palabras”.

De esta forma, cuanto mayor sea el número de palabras que el bebé escuche, empezará a hablar con más rapidez. Durante los primeros años de vida, comenta Renée Guindi, directora del Centro de Música in Útero de la Ciudad de México, el cerebro transita y continúa formándose a través de una serie de cambios extraordinarios.

Ten en cuenta esto…

Consejos y menú antináuseas

Inmediatamente después del nacimiento, el cerebro del bebé produce trillones de conexiones entre neuronas.

Cómo estimula la música a tu bebé

  1. Ayuda al desarrollo del cerebro.
  2. Facilita el establecimiento de la red neuronal que permite mejorar la función cerebral. Platón afirmaba que «la música es el instrumento más potente que ningún otro para la educación», y hoy los científicos saben que la música entrena al cerebro para aumentar y mejorar las formas del pensamiento.
  3. La música tiene un efecto de tranquilidad y proporciona a los pequeños la oportunidad de aprender música.
  4. Ayuda a desarrollar su concentración y coordinación.
  5. Enriquece la memoria.
  6. Aumenta la coordinación, creatividad y concentración.
  7. Incrementa la habilidad matemática.
  8. Acelera el aprendizaje de idiomas.
  9. Desarrolla el razonamiento y enriquece las emociones.
  10. La música prepara al oído, la voz y el cuerpo del niño a escuchar, integrar, aprender y vocalizar; y brinda a los bebés amor y atención, con la finalidad de crear, de modo natural, un estado de relajación alerta, además de proporcionarle la oportunidad de aprender música.

Al escuchar música se estimula el sistema nervioso, pues el aprendizaje auditivo, rítmico y musical se apoya en el crecimiento, la inteligencia y auspicia la asociación de sensaciones de placer y seguridad.

¿Le pones música a tu hijo?

Foto: Getty Images

Esto podría ayudarte…

Cuida la piel de tu pancita