Categorías
Embarazo

¿Sabes qué es el vermix y para qué le sirve a tu bebé?

Esta mezcla de agua, grasa y proteínas que comienza a formarse en la piel de tu bebé alrededor de la semana 20 del embarazo, dentro de la pancita de mamá, tiene la función principal de protección, ya que el espacio reducido y el líquido amniótico puede ser irritante para su delicada piel. Conoce más de esta sustancia que envuelve a tu bebé. 

Qué es el vermix y para qué le sirve a tu bebé

Alrededor de la semana 36 empieza a disminuir la producción de esta capa grasa, pero en mayor o menor medida, prácticamente todos los bebés nacen envueltos en ella y de hecho funciona como lubricante para la salida del bebé en el parto vaginal. Una vez nacido el bebé también tiene funciones muy importantes.

La vermix caseosa hace la función de cobertor para el bebé evitando que pierda temperatura rápidamente al contacto con el medio ambiente y le ayuda a mantener la temperatura corporal durante los primeros días.

También mantiene protegida, humectada y elástica la piel del bebé, evitando incluso lesiones que pueda realizarse con la uñas en sus primeros días. Esa protección va más allá de simplemente ser lubricante y humectante, ya que dentro de las proteínas que componen al vermix caseoso se encuentran algunas con funciones antibióticas llamadas péptidos antimicrobianos que brindan una defensa en contra de virus, bacterias, parásitos y hongos.

Sabiendo esto, podemos considerar algunos puntos importantes para…

Sacar el mayor provecho a los beneficios del vermix:

  • Platica con tu equipo médico; antes de que limpien y sequen a tu bebé, tus brazos y el vermix mantendrán a tu bebé cálido y el apego inmediato impactará en el vínculo, en la lactancia y en el instinto de manera muy importante.
  • Retrasa el primer baño al menos de 48 a 72 hrs. No urge bañar al bebé, basta con limpiar y frotar suavemente para mantenerlo seco, un trapo suave y el mismo vermix suelen ser suficiente para eliminar los restos de secreciones o sangre que queden adheridos a la piel del bebé.
  • Posteriormente, durante el primer baño y los consecuentes no es necesario retirar intencionadamente el vermix, simplemente frotar y secar con suavidad permitiendo que esta capa cumpla con su función y se vaya reabsorbiendo en el transcurso de los primeros días.

Por Geraldine Loredo Fuentes, médico General, doula, educadora perinatal y de lactancia maternal.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Qué voy a vivir realmente en un parto natural?

 

Categorías
Ser Pareja

9 cosas que tocan hacer a papá si presencia el parto

La realidad es que eres indispensable durante el nacimiento de tu bebé; en el parto serás esencial para tu pareja. Al estar ahí y participar creativamente harás la gran diferencia.

De hecho, la mujeres cuyas parejas las apoyan en el parto, los tienen más cortos y experimentan menos dolor; también tienen una actitud más positiva frente a la maternidad.

Cosas que tocan hacer a papá durante el parto

  1. Recuérdale que desacelere su respiración, inhalar lenta y largamente por cinco segundos pata luego exhalar durante otros cinco; puede calmarla.
  2. Procura que gima durante las contracciones y descanse entre ellas; gritar no es efectivo para enfrentar el dolor .
  3. Ayúdala a relajarse; obsérvala: cuando sienta mucho dolor apretará la mandíbula y los puños, tensará los hombros y contendrá el aliento; eso no ayuda. Mírala a los ojos y sé directo, esto puede parecer agresivo pero funciona. Dile qué hacer: relaja la mandíbula, abre los puños, relaja los hombros, respira.
  4. Muéstrale tú mismo lo que debe hacer mientras avanza el parto; hazlo tú. Afloja tu cuerpo, gime , respira, relaja los puños…
  5. Ofrécele tragos de agua, pedazos de hielos o compresas frías.
  6. Ofrécele un masaje de espalda, manos, pies o lo que quiera. Pregúntale qué le ayuda más…
  7. Dile que está haciendo un buen trabajo: ¡buen trabajo amor, sí podemos, amor! Estas palabras viniendo de ti la ayudarán mucho más de lo que piensas.
  8. Asegúrate de que vaya al baño una vez cada hora. Si no lo hace con esta frecuencia le hace falta hidratarse.
  9. Procura que se levante y se mueva; al estar de pie la gravedad ayudará a que el niño descienda. Esto debe hacerlo durante las primeras contracciones, y en las avanzadas, entre una y otra.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Papá, ¿sientes miedo al parto?

Categorías
Ser Bebé

Los cuidados que necesita la mollera de tu bebé

La mollera es el área de la cabeza de tu bebé en la que los huesos del cráneo todavía no se han juntado y se cierra entre los siete y 19 meses de edad. Aquí te damos algunos consejos de cómo cuidarla. 

LA MOLLERA

El cráneo de tu recién nacido no está hecho de “una sola pieza”, sino de diferentes huesos que se van uniendo y fusionando con el tiempo. Tiene tres molleras o fontanelas:

PARTE POSTERIOR DEL CRÁNEO: se cierra entre el primer y el tercer mes después del nacimiento.

A LOS LADOS, A LA ALTURA DE LA SIEN: se cierra cerca de los seis meses después del parto.

DETRÁS DE LA OREJA, HACIA LA BASE DEL CRÁNEO: Se cierra entre los seis y los 18 meses de edad.

¿PARA QUÉ SIRVE?

•Para que la cabeza de tu bebé crezca; gracias a que los huesos en ella no están  fusionados aún.

•Para que la cabeza pueda pasar por el estrecho canal vaginal; el movimiento de los huesos facilta que se monten un poco uno encima del otro durante el parto.

La membrana que cubre la fontanela o mollera es dura y difícil de penetrar (no te preocupes tanto por un ligero golpe); pero mejor, evítalo.

¿QUÉ TE DICE EL ASPECTO DE LA MOLLERA?

•Se hincha cuando el bebé llora.

•Se tensa al cambiar al niño de posición.

•Palpita, representa el latido cardiaco.

•Se hunde al tocarla: alarma de deshidratación, ¡acude inmediata- mente al doctor!

• Abombada: no es de alarma), pero revisa que sí regrese a su estado normal.

Su aspecto varía a lo largo del día:

PREVENCIÓN Y CUIDADOS

•No requiere cuidados especiales y no pasa nada por tocarla.

•Mantente atenta al tamaño de la mollera, al igual que en su cierre temprano o muy tardío.

•Lo normal es que las fontanelas cierre antes en niños que en las niñas.

FOTO GETTY IMAGES

También te invitamos a leer: 

¿Se puede caer la mollera del bebé?

Categorías
Embarazo

Papá, ¿sientes miedo al parto?

Si eres papá primerizo, es normal sentir miedo al parto porque es un momento que bien a bien no sabes cómo será. Probablemente te angustia tu pareja, que tu bebé nazca sano, pero también, sin duda tu propio desempeño en el momento: el poder darle seguridad a tu pareja, controlar los nervios, incluso… ¡el que no te vayas a desmayar!

Pensando en ti, buscamos estos tips que te ayudarán para salir entero de este gran momento en tu vida.

Sobreviviendo al miedo al parto

  1. Mientras más sepas de lo que ocurrirá en este momento más confiado y seguro te sentirás; lee libros, artículo y asiste junto con tu pareja a las citas médicas para preguntar tus dudas y de ser posible, al curso psicoprofiláctico.
  2. No te sientas mal, ni avergüences ni te critiques; es normal que sientas miedo por tu bebé y por tu pareja, te sientes con una gran responsabilidad sobre tus hombros no solo personal, también social. En este momento es cuando más paciencia necesitas tener contigo.
  3. ¿Piensas que no vas a soportar ver el nacimiento de tu bebé, que te vas a desmayar? Según estudio, citado en el libro Voy a ser papá de Armin A. Brott, de 200 padres  que presenciaron el parto de sus bebés, ¡ninguno se desmayó!
  4. Expresa tus emociones, platica con tu pareja acerca de lo que te causa miedo; no está mal expresar esta parte sensible de ti, al contrario, esto los acercará más como pareja y los ayudará a vivir el embarazo y su parentalidad más conectados afectivamente.
  5. Concéntrate en lo que te tocará hacer en el momento: ser la fuerza de mamá. Tu mano debe ser firme para sostener la de ella, poder mirarla a los ojos y darle confianza; esto te ayudará a calmar tus emociones de ansiedad, preocupación y miedo para sacar toda tu fortaleza y confianza.
  6. Habla con otros padres que hayan presenciado el parto de su bebé. La mayoría te dirá que también tuvo miedo y vivió muchas otras emociones que los hicieron sentirse bastante inseguros, pero que al final la libraron bastante bien y que no cambiarían ese momento por nada del mundo.

Confía en ti mismo y sobre todo, permítete vivir y expresar tus emociones, si quieres llorar en el momento del parto, cuando tengas a tu bebé en tus brazos, ¡está bien! Aprovecha este momento para que todas tus emociones afloren y tu bebé sienta
toda la emoción que él te causa; tu bebé sale al mundo con una sensibilidad
a flor de piel y él inmediato conectará con tu energía emocional hacia él.
Al final, también eres un ser humano y un gran papá.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer esta nota acerca de cómo conectas emocionalmente con tu bebé:

¿Cómo papá crea su vínculo de amor con su hijo?

 

Categorías
Padres e Hijos

¿Por qué tu hijo mayor no debe estar el día del nacimiento de su hermano menor?

Si tu hijo mayor es menor de siete años, lo mejor es que no presencie el día en que su mamá entre en labor de parto ni que acuda al hospital cuando mamá ya esté en recuperación después del parto o cesárea. Te explicamos por qué no debe estar el día del nacimiento de su hermano menor. 

El día del nacimiento de su hermano menor

  1. Puede pensar que están lastimando a su mamá; lo cual lo haría querer consolarla, aferrarse a ella y hacer berrinche si lo apartan justo cuando mamá debe estar enfocada en su proceso de parto.
  2. Podría empezar a sentir celos de toda la atención y protagonismo que genera su futuro hermano menor; atención que un niño tan pequeño aún demanda de sus papás y que difícilmente entiende no obtener.
  3. A esta edad aún no es capaz de entender lo que está ocurriendo en realidad. Puede sentir miedo al ver a su mamá «sufriendo», quejarse, gritar o llorar por las contracciones y podría interpretar que ella está en peligro y que la puede perder; y el mayor miedo de un niño pequeño es que sus padres no estén, se vayan y no los vuelva a ver: ¿quién lo cuidará?

¿Tiene entre 8 y 14 años?

En caso de que tu hijo mayor esté en este rango de edad, si bien ya puede entender que este momento de dolor para mamá es natural y normal del proceso del nacimiento o labor de parto, conviene que te preguntes acerca de cómo reaccionará sobre todo si tienen que enfrentar un caso de emergencia. También, considera qué tan cómoda te sentirás al tener a tu hijo mayor observándote y si deseas que tenga este recuerdo de la llegada de su hermano menor.

Fuente: Voy a ser papá, de Armin A. Brott.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer estos consejos para ayudar a tu hijo mayor a entender este momento:

Cómo le digo a mi hijo mayor que tendrá un hermanito

 

Categorías
Embarazo

Tips para reducir la pancita después del embarazo

Tras el embarazo, el abdomen es una de las zonas que más preocupa a algunas mujeres; suelen preguntarse si volverá a su normalidad. He aquí algunos puntos que pueden ayudarte a cuidar y reducir la pancita después del embarazo. Algunos de estos cuidados deben empezar desde el embarazo.

Para reducir la pancita

Cuida tu piel y no te rasques.

En el embarazo y posterior utiliza cremas humectantes para permitir que la piel esté más elástica y suave. Si sientes comezón evita rascarte en exceso, al hacerlo rompes las delicadas fibras de la piel que se está estirando y harás que aparezcan estrías; si la comezón ataca, ponte más y más crema humectante, aceite de almendras o caléndula, muy útil también en el posparto.

Hidrátate desde dentro.

La hidratación de la piel no solo viene de las cremas que aplicas, lo más importante es mantener tu cuerpo hidratado. Mantente tomando sorbos durante todo el día para que no llegues a sentir sed, eso ayuda a la piel a mantenerse y recuperar su elasticidad.

Posterior al nacimiento…

El útero aún se encuentra con un tamaño aumentado, como de 5 o 6 meses de embarazo, para ayudar al útero a recuperarse hay dos puntos clave:

  1. Lactancia materna. Al amamantar se segrega oxitocina, la cual contrae el útero, además la libre demanda utiliza las reservas de grasa que acumulaste en el embarazo justo con esta finalidad, la lactancia quema mas de 400 calorías al día.
  2. Uso de faja abdominal. Los primeros días la faja ayuda a mantener la presión abdominal y que los órganos internos vuelvan a su posición. No la uses mas de 15 días, ya que los músculos abdominales necesitan ponerse en acción.

Y por último, lo básico: Alimentación adecuada y actividad física.

Aunque estés con lactancia materna no te fíes y elige una alimentación sana y completa, incluye todos los grupos de alimentos de manera balanceada.

Si antes eras una persona fitness seguramente el ejercicio volverá a ser parte de tu rutina, pero a todas las mujeres nos será de gran ayuda movernos para recuperar el tono muscular. Caminatas diarias de 30 a 40 minutos son un excelente comienzo.

Más adelante pasados los 2 o 3 meses te recomiendo muchísimo la gimnasia abdominal hipopresiva, ya que si la prácticas de manera adecuada ayuda a recuperar y aumentar el tono de la faja abdominal, disminuir la diástasis de los rectos y recupera el tono del piso pélvico.

Es importante que no pierdas de vista que tu cuerpo no es el mismo de antes,
ahora ha llevado a cabo una serie de cambios en función de dar vida, y ello nos
cambia física y emocionalmente para siempre, reencuéntrate contigo misma
en esta nueva faceta y no te presiones, evoluciona.

Por Geraldine Loredo Fuentes, médico General, doula, educadora perinatal y de lactancia maternal.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Top 10 de alimentos que necesitas para tener un embarazo sano

 

Categorías
Embarazo

17 consejos para un parto feliz

17 consejos para un parto feliz, enfócate en tu salud y en la de tu bebé

¿Tu bebé está por nacer? Seguro rondan mil preguntas por tu cabeza, ¿me dolerá? ¿Cómo será mi bebé? ¿Sabré qué hacer cuando llegue el momento? ¿Y si hay algún contratiempo? La sensación de incertidumbre, miedo y estrés te invaden porque te enfrentarás a algo desconocido aunque quizá alguna amiga o conocida te compartió su experiencia o hayas escuchado alguna vez alguna “historias de terror” sobre la cesárea, la anestesia…

17 consejos para un parto feliz

No vale la pena estresarte, cada parto es único y no sabrás qué pasará hasta que llegue ese momento. En lo que debes enfocarte es en tener pensamientos positivos y en ayudar a que tu bebé nazca bien. Con estos 17 consejos para un parto feliz, el momento del parto será memorable.

1. Cuida tu peso

No aumentes más de 10 kilos, trata de tener una alimentación equilibrada rica en frutas y vegetales para evitar padecimientos como la diabetes gestacional o presión arterial alta.

2. Haz ejercicio

Si tu médico lo indica, camina, practica natación o yoga bajo una asesoría profesional.

3. Lee mucho

Desde que sabes que serás mamá, trata de informarte de todo sobre el parto, los signos de alarma, técnicas de lactancia, así te sentirás más segura.

4. Involucra a tu pareja

Es importante contar con el apoyo de tu pareja, lean juntos, asistan a cursos, aprendan a respirar y a pujar, su cercanía te dará más seguridad.

5. Confía en ti

Tu cuerpo está capacitado para recibir a tu bebé, confía en que lo harás bien.

6. Ten todo preparado

Te aconsejamos que a partir de la semana 30, tengas a la mano una maleta con todo lo que necesitarás llevar al hospital.

7. Trata de dormir

Con el peso de tu pancita y las constantes ganas de ir al baño, seguro cada vez es más complicado conciliar el sueño pero trata de recostarte sobre tu lado izquierdo, así ayudarás a que le llegue una buena oxigenación a tu bebé.

8. Mantén la calma

Ante el primer síntoma de alarma habla con tu médico, él te indicará qué debes hacer.

9. Date un baño

Si estás programada, trata de darte un baño con agua tibia para relajarte.

10. Pide un masaje

Si lo deseas, puedes decirle a tu pareja que te dé un masaje en la espalda, hombros, manos, te ayudará a calmar los nervios.

11. No te presiones

Enfócate en ti, tu bebé y tu pareja, no sientas presión por avisarle a medio mundo que tu bebé está a punto de nacer.

12. Camina lento

Si ya estás en el hospital, sigue las indicaciones e tu médico, quizá te diga que debes caminar, porque estar acostada retrasa el proceso de dilatación y comprime los vasos sanguíneos que llevan la sangre al bebé.

13. Respira

Está comprobado que respirar reduce los nervios, la ansiedad y el dolor. Hazlo lenta y profundamente.

14. Ve a un curso psicoprofiláctico

En él te darán técnicas para respirar y prepararte mejor para recibir a tu bebé. Lo mejor es que vayas junto con tu pareja.

15. Trata de relajarte

Si estás muy nerviosa, todo tu cuerpo y músculos se tensan y la dilatación será más difícil.

16. Sé positiva en los cambios

Ten en mente que quizá algo pueda cambiar de última hora, es decir, si ibas a tener un parto natural pero por alguna circunstancia, tu médico prefiere hacerte una cesárea, fluye. No dejes que eso interfiera con tu felicidad, lo importante es que tú y tu bebé estén bien.

17. Prepara la cámara

Quizá por la prisa el pensar en llevar una cámara al hospital no se te ocurra, pero si quieres captar esos momentos especiales, no olvides que tenga pila, llevar el cargador y memoria suficiente.

¿Cómo saber que se acerca el parto?

Tu cuerpo manifiesta algunos cambios como:

  • Mayor secreción vaginal
  • Sientes contracciones
  • Se intensifican los movimientos de tu bebé

Tu actitud y la preparación que hayas tenido durante tu embarazo, ayudarán a tu bebé.

¿Cuántas semanas tienes de embarazo?

Cuando nazca tu bebé, fortalece su amor en pareja

13 consejos para reavivar el amor en pareja

Categorías
Nutrición

17 alimentos que necesitas en tu refri para sobrevivir a “la cuarentena”

Tu bebé está por nacer y lo mejor para él y tu salud es que permanezcas en reposo por unos días. Es la llamada cuarentena, un tiempo propicio para que tu cuerpo recupere la energía gastada en el parto o, en su caso, la herida de la cesárea cicatrice lo suficiente para que puedas moverte sin dolor.

Pero en este tiempo, necesitarás ayuda en casa para cuidar de ti y de tu bebé; quizá a tu pareja le den algunos días de descanso en su trabajo o tu mamá pueda apoyarte. Cual sea el caso, te recomendamos tener preparados en tu despensa y refrigerador estos productos y alimentos para que te sea menos complejo solucionar el tema de las comidas.

Así, tu pareja o tu mamá (incluso tú misma cuando te sientas más fuerte) podrán prepararte algo delicioso y nutritivo, en cuestión de minutos y en cualquier momento.

La lista

  1. Cereales: amaranto, quinoa, avena, granola o de caja, sin azúcar. Para un tazón con fruta y nueces o almendras.
  2. Pasta de trigo integral, para una ensalada fresca y dar a tu cuerpo calorías.
  3. Jugo de tomate, para cocinar un tazón de pasta con champiñones.
  4. Pan de caja integral o de centeno, ¡qué tal un sándwich de espinacas con aguacate como colación!
  5. Leche light o de soya, necesitas muchas proteínas para regenerar tu organismo.
  6. Queso cottage sin grasa, úsalo para compañar un plato de fruta picada.
  7. Yogur bajo en grasa o griego, combínalo con uvas o kiwi y semillas de girasol.
  8. Huevos fresco y hervidos, añádelos a tu ensalada como proteína, o a tu pasta.
  9. Mantequilla de cacahuate sin azúcar, harás un exquisito sándwich si además le añades fresas.
  10. Mermeladas de frutas (si son orgánicas, mejor), hazte una rebanada de pan tostado cuando sientas hambre, o antojo, o un poco de ansiedad.
  11. Galletas saladas, tostadas de maíz y pan tostado; para acompañar tus ensaladas.
  12. Vegetales variados, necesitas proteína vegetal también y mucha fibra.
  13. Hojas verdes: berros, espinacas, acelgas, lechugas… para recuperar tus niveles de hierro.
  14. Fruta fresca, prefiere sobre todo, papaya, kiwi, manzana verde, pera, uvas…para poner a tu cereal.
  15. Frutas rojas, puedes congelarlas y no pierden sus nutrientes.
  16. Pasas y otras frutas secas, úsalas en lugar de la fruta en tu cereal de la mañana o ponlas en tu pasta o ensalada.
  17. Aceite de oliva, aguacate, chía, semilla de girasol, nueces, almendras y ajonjolí; son la grasa buena que necesitas para aportar a tu organismo las caloría que demanda para recuperarse.
Categorías
Ser Mamá

Mitos de la lactancia

¿Acaba de nacer tu bebé? Seguro tienes muchas preguntas y dudas, aquí resolvemos los mitos de la lactancia más comunes.

A veces lo que te dicen amigas, familiares y conocidas te confunde y te hace dudar, estos son los mitos de la lactancia más comunes.

Amamantar es doloroso

Si tu bebé esta en una posición correcta con tu pezón y areola, no debes sentir dolor. La boca de tu bebé debe estar bien abierta y sus labios cubriendo todo el pezón, la mayor parte de la areola debe quedar dentro de su boca, si tu bebé succiona sólo del pezón, te provocará dolor.

No puedo embarazarme y amamantar

No existe explicación médica que diga lo contrario, puedes amamantar a tu bebé mientras estás embarazada, sólo debes encontrar una posición cómoda. De cualquier manera, consulta a tu ginecólogo.

Debo tener un horario para alimentar a mi bebé

Tratar de tener un horario fijo a la lactancia es uno de los errores más grandes. Tu recién nacido debe alimentarse mínimo ocho veces al día, no trates de poner horarios, tu bebé debe tomar leche a libre demanda sino, interfieres con el ritmo natural de bajada de la leche.

Puedo cambiar de seno sin que lo haya vaciado

La recomendación es que le des un solo seno hasta que lo desocupe, y luego pasarlo al otro. En promedio un recién nacido queda bien alimentado en 40 minutos.

Comer mucho mejora la calidad de la leche

No necesitas comer en exceso, tu alimentación debe ser balanceada. Lo recomendable es tomar más líquidos.

Durante la lactancia, ¿puedo tomar café?

Evita el café y las bebidas de cola pues la cafeína puede producir trastornos del sueño y nerviosismo en tu bebé.

Los cítricos cortan la producción de la leche

Esto es falso, su aporte de vitamina C y ácido fólico, son ideales durante el embarazo y la lactancia.

Dar pecho ayuda a bajar rápido de peso

Esto es real, aunque no esperes un resultado inmediato. Esto se empieza a notar en tres meses más o menos. ¿A qué se debe? A que la grasa que se acumula en el embarazo, puede servir para darte la energía que necesitas para amamantar.

Si mi bebé tiene una mala posición, ¿puedo sufrir grietas en los pezones?

Es cierto, si tu bebé está en una mala posición al comer y te agarra mal del pezón y la areola al lactar, puede lastimar tus senos.
TIP: después de cada toma, humedece tus pezones con leche o aplica una crema rica en vitaminas que sea especial para lactar.

Si tuve una cesárea debo poner rápido el bebé al pecho, de lo contrario no tendré leche

Tras una cesárea se podría retrasar la producción de la leche. ¿Por qué? Porque la oxitocina, hormona encargada de producir las contracciones en el parto, cumple con dos funciones que sirven para la lactancia:

* Indica a la prolactina que empiece a producir leche materna

* Estimula los conductos y bombea la leche

No te preocupes, si tuviste cesáarea, la bajada de la leche se retrasará, por eso, colocas el bebé al seno lo más pronto posible para estimular la producción de oxitocina y prolactina.

Si tengo pezón plano o invertido tendré problemas al lactar

Es cierto que para tu bebé es más fácil alimentarse de un seno con un pezón prominente, pero si tienes una técnica de lactancia adecuada (el bebé no sólo se prensa de tu pezón, sino de toda la areola). Date masajes para ayudarte a crear el pezón o usa pezonera de plástico en lo que se te forma el pezón para que tu bebé no te lastime.

Si tengo senos pequeños no produciré tanta leche

Esto es falso, el tamaño de los senos no indica la cantidad de leche que producen. El tamaño sólo determina la cantidad de tejido graso que tienen, no por la leche que producen. No te preocupes, el tamaño de tus senos producirá suficiente leche para tu bebé.

Lo mejor para una lactancia feliz es relajarte y disfrutar el momento con tu hijo, no te preocupes, lo estás haciendo bien, confía en ti.

¿Has escuchado algún otro mito de la lactancia materna?

4 consejos para una lactancia ideal