Categorías
Padres e Hijos

¿Tu hijo se sigue chupando el dedo? Ayúdalo a dejarlo

Si tu hijo ya tiene tres años y se sigue chupando el dedo, es momento que lo ayudes a dejarlo. Sigue estos consejos. 

Los más recomendable es que desde que es bebé le sustituyas el dedo por un chupón, pues es un hábito mucho más sencillo de acabar.

Ayúdalo a dejarlo: 

  1. Platícalo con tu hijo o hija, si lo involucras en la tarea verás que querrá participar y hasta te puede dar el mejor método a emplear.
  2. Puede darse el caso que se chupe el dedo para llamar la atención; si es así lo mejor es no prestarle atención y con eso es suficiente para conseguir que lo deje.
  3.  No lo castigues, por el contrario, anímalo a conseguirlo; dale mini recompensas que irás aumentando en la medida que tenga éxito. Tú mejor que nadie conoces a tu hijo, así que incentívalo como más le guste.
  4. Lleva un control del tiempo en que logra dejar el dedo y registra sus avances en un calendario.
  5. Observa con atención e identifica qué provoca que se lleve su mano a la boca; hay que descubrir el problema real y ayudarlo a poner en práctica estrategias fáciles y eficaces para terminar con este hábito.
  6. No critiques ni ridiculices a tu pequeño por tener este hábito. Trabaja con tu hijo para aprender señales personales que solo ustedes sepan de lo que se trata; de esta manera él o ella podrá corregir su conducta sin que otras personas se den cuenta.
  7. Identifica y limita los lugares donde suele chuparse el dedo. Si lo hace en la escuela, explicarle que otros niños podrían burlarse por eso, así que mejor lo haga únicamente en casa. Posteriormente limítale los lugares del hogar donde lo pueda hacer, así como los horarios, poco a poco y por eliminación no tendrá donde ni cuando hacerlo.

¿Sabías que es una manera con la que tu hijo se relaja?

Es una conducta propia de la edad temprana que suele dejarse de hacer naturalmente. Sin embargo si te percatas de que después de los tres años tu hijo lo sigue haciendo recurrentemente, ya no es tan normal.

Es muy importante que ayudes a tu hija o hijo a dejar este hábito, de lo contrario podría presentar problemas tales como:

  • Deformaciones de la cavidad bucal;
  • deformaciones de los dientes;
  • problemas del habla;
  • problemas en la piel;
  • deformaciones en el dedo o problemas sociales.
  • Además, el exceso de humedad en el dedo podría deformar la uña, haciéndola quebradiza o provocando que se entierre.

Sí el problema reaparece luego de que tu hijo lo haya dejado, basta con explicarle lo que está pasando y recordarle por qué lo dejó;
eso ayudará mucho a que no lo vuelva a hacer.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

5 tips para que tu hijo deje el chupón

Categorías
Ser Bebé

5 tips para que tu hijo deje el chupón

No es una ley exacta, solo se recomienda que los niños dejen el chupón a los dos años. Te damos algunos tips para lograr que tu hijo deje el chupón. 

¿Sabías que el chupón le proporciona a tu hijo a lo largo de su etapa sensorio-motriz (dura hasta los dos años) una forma física de autoconsuelo? Y el niño de esta edad cada vez tiene más capacidad de desarrollar estrategias que no son físicas, casi todas relacionadas con el juego y el apoyo emocional.

Solo necesitarás darle un empujoncito:

1. Elijan juntos un lugar físico para el chupón: estará ahí y él te lo podrá pedir cada vez que lo necesite (díselo, claramente). Ya no está completamente a la mano y es más fácil que se olvide de él o solo lo busque en los momentos clave.

2. Anímalo a sustituirlo por otro objeto de consuelo, como un muñeco. Ambos pueden convivir durante un tiempo, no pasa nada.

3. Fíjate en los momentos en los que te pide el chupón: ¿Cómo se siente? ¿Triste, aburrido, agobiado? ¿Es posible que si lo acompañas, juegas con él y lo abrazas no necesite el chupón para afrontar el momento?

4. No lo regañes por pedirte el chupón o llorar por él, eso podría causarle más tensión; ofrécele alternativas. Si aun así quiere su chupón, dáselo. La idea es sustituir una forma de encontrar consuelo por otra que consideres más apropiada o saludable.

5.  Explícale que, como ya es mayor, no lo necesita. ¿Acaso papá o mamá van por ahí con el chupón a todas partes?

6. No cedas ante el primer llanto. De lo contrario, la despedida será aún más difícil. Si ante su llanto desconsolable optas por negociar (por ejemplo, le dices que puede seguir usándolo, pero sólo un día más), cuando llegue el momento, la rabieta se multiplicará.

Espera el momento adecuado para quitarle el chupón; recuerda que a él le ayuda a tranquilizarse y lo reconforta.

¿Esperamos un poco, entonces?

No olvides el papel que desempeña el chupón en la vida de tu hijo: consuela y calma, así que no es necesario provocarle estrés o ansiedad quitándoselo antes de tiempo. Si está en una etapa de grandes cambios (la llegada de un hermano, el inicio de la escuela) o ves que sufre mucho, deja que lo use en tanto termina tal situación.

No hay que forzar

Al obligarlo a dejar el chupón corres el riesgo de que lo sustituya por el dedo. Si lo forzamos con métodos drásticos como tirarlo a la basura, ponerle algo amargo o cortarlo, pueden aparecer otros síntomas, como mojar la cama o morderse las uñas.

El objetivo no es solo que deje el chupón, también consiste en ayudarle a elaborar estrategias para enfrentarse a las dificultades de la vida.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Tips para calmar a tu hijo el día de la vacuna

 

Categorías
Ser Bebé Ser Mamá

¿Qué necesitan mamá y el bebé al llegar a casa?

¿Qué necesitan mamá y el bebé al llegar a casa?

Aquí te contamos algunos de los cuidados esenciales que tú y tu recién nacido necesitan para estar a gusto en su hogar.

¿Qué necesitan mamá y el bebé al llegar a casa?

Antes de recibir el alta, el ginecólogo comprobará el estado de la episiotomía o de la cicatriz de la cesárea, si el útero involuciona correctamente… Y el pediatra, que el peso del bebé es el adecuado, como evoluciona el cordón umbilical, y antes del alta, se le realizará al pequeño la extracción de sangre del talón que sirve para diagnosticar enfermedades metabólicas. Si todo está bien, es el momento de volver a casa.

Mamá necesita

Para la herida de la episiotomía, basta con la ducha diaria y la limpieza genital un par de veces al día, siempre de delante hacia atrás, con jabón neutro y secando muy bien toda la zona con pequeños toques con una toallas limpia o varias gasas secas.

En el informe de alta se indican los analgésicos que pueden tomarse para aliviar el dolor y las molestias típicas de los primeros días, sin que afecten a la lactancia materna.

Respecto a las tomas de leche, no hay que preocuparse por la duración o la frecuencia. Lo realmente importante es asegurarse que el bebé succiona correctamente. De esta forma, el pecho se vacía bien, el pezón no se comprime, no duele y se evita la aparición de grietas.

Esto puede interesarte…

Lactancia materna con mucho amor

Si no deseas un nuevo embarazo, cuando se reanuden las relaciones sexuales, (después de la cuarentena),  debes tener en cuenta un método anticonceptivo, ya que debes saber que no tener la regla no significa no puedes quedar embarazada, ya que se puede ovular en cualquier momento. Es cierto que, al principio, cuando el bebé solo toma lecha materna y las tomas son frecuentes, es difícil quedar embarazada porque las hormonas de la lactancia interfieren con las de la ovulación pero conviene poner medios, si no se desea otro bebé tan pronto. Lo mejor es consultar con el ginecólogo que método anticonceptivo es el más adecuado.

El bebé necesita

Cuidados del cordón umbilical: limpieza diaria con agua y jabón neutro, mantenerlo limpio y seco y si aparece secreción, sangrado o mal olor, acudir al pediatra.

Mira más consejos…

Cómo cuido el ombligo de mi recién nacido

Color de las deposiciones: el meconio, residuo espeso y pegajoso, de color negro, dura aproximadamente de dos a cuatro días, pero cualquier duda, consúltala de inmediato con el pediatra.

Sueño seguro: el bebé debe dormir boca arriba, evita colchones blandos, almohadas y juguetes en la cuna y evita abrigarlo en exceso.

No chupones: no hay que dárselos hasta que la lactancia esté bien establecida, más o menos a las 4 semanas de vida del bebé.

Prevenir infecciones respiratorias: evita que el bebé esté en ambientes con humo, que no se acerquen a él personas resfriadas, lavarse las manos antes de cargarlo o cambiarlo, tirar los pañuelos usados y limpiar sus juguetes a menudo.

Toma las precauciones que creas necesarias para cuidar de la salud de tu bebé.

¿Cuántas semanas tiene tu recién nacido?

Foto: Getty Images

Mira cómo ayudar a tu bebé…

Conoce las estados del sueño de tu bebé para ayudarlo a dormir mejor

Categorías
Ser Bebé

¿Cómo viajar en estas vacaciones con tu tesoro?

¿Cómo viajar en estas vacaciones con tu tesoro?

Conoce cuáles son los accesorios básicos que necesitas durante las vacaciones.

Llegó el momento de hacer la maleta para pasar las primeras vacaciones con el bebé. ¿Tienes que llevar su juguetes? ¿Y su bañerita?¿Extrañará su cuna?

Viajar con tu pequeño no significa llenar la cajuela, pero sí es cierto que el equipaje aumentará.

Es importante planificar el viaje con antelación y saber con qué vas a contar en el destino para no llenar el coche de objetos innecesarios.

Lo que debes saber para disfrutar de las vacaciones con tu bebé…

10 cuidados básicos del bebé en verano

¿Cómo viajar en estas vacaciones con tu tesoro?

1. La noche

Conviene llevar una cuna de viaje. Plegada no ocupa mucho espacio y se puede colocar cerca de tu cama.

2. Objeto de consuelo

Su osito, la cobija que lo calma y lo ayuda a dormir. Su olor le recordará su habitación y lo hará sentir seguro.

3. El paseo

La carriola es indispensable, si no la llevas, seguro la extrañarás, porque después de un rato de cargar al bebé, querrás tener los brazos libres.

4. La ropa

No debes llenar la maleta de prendas y prendas, pero sí es importante prevenir una ropa para cada ocasión, por si hace frío, mucho calor, llueve, se mancha…

5. El aseo

Lleva una bañera inflable igual que el cambiador plegable. Lleva una cantidad suficiente de pañales, toallas y crema y cualquier producto que tu bebé use, ya que en el destino, quizá no haya la misma marca y podría causarle alguna irritación a tu bebé.

Con estos sencillos consejos, cargarás sólo con lo necesario  para disfrutar de unas divertidas vacaciones, no olvides incluir en la maleta una gran sonrisa. ¡Buena viaje!

¿A dónde llevarás a tu hijo de vacaciones?

Foto: Getty Images

Cuida la piel de tu bebé con estos consejos

Cómo cuidar la piel de tu bebé

 

 

Categorías
Ser Bebé

¿Le doy chupón a mi bebé?

¿Le doy chupón a mi bebé?

Casi todos los papás primerizos se hacen esta pregunta. Conoce sus ventajas y sus inconvenientes para tomar una decisión.

¿Le doy chupón a mi bebé?

1. ¿Para qué sirve el chupón realmente?

La succión no nutritiva (dedos, chupón, otros objetos no relacionados con la ingesta de nutrientes) se considera una actividad normal en el desarrollo fetal y neonatal.

Se inicia en el útero y persiste hasta los 12 meses de edad, siendo la necesidad de succionar más intensa durante los primeros meses de vida. Además, la succión no nutritiva tiene efecto analgésico, relajante y reconforta al bebé. Así que si tu pequeño encuentra alivio succionando, no hay una buena razón para no darle un chupón.

2.  ¿A todos los niños les gusta?

A todos los recién nacidos sanos les gusta succionar, es un reflejo innato que garantiza la alimentación y, con ella, la supervivencia, pero no a todos les gusta la textura del chupón en la boca, especialmente en los lactantes muy pequeños alimentados al pecho, ya que el tacto del látex o el silicón es muy diferente al del pezón materno. Así que, si a tu peque no le gusta, solo se puede decir: ¡Felicidades! Es un gasto y una preocupación menos.

Cómo cuidar el ombligo de tu bebé…

Cómo cuido el ombligo de mi recién nacido

3. ¿Interfiere con la lactancia?

El uso del chupón no tiene ninguna influencia negativa en el desarrollo y progreso de la lactancia materna, en contra de los rumores. Por precaución se aconseja retrasar su uso hasta la segunda o tercera semana en los niños alimentados al pecho, cuando la lactancia esté ya bien establecida, mientras que en niños que toman leches de fórmula se aconseja ofrecer el chupón desde los primeros días de vida, particularmente porque los bebés no alimentados al pecho tienen un mayor riesgo de sufrir el denominado síndrome de muerte súbita del lactante.

4. ¿Cuál es su relación con el síndrome de muerte súbita?

La Academia Americana de Pediatría recomienda ofrecer el chupón a los lactantes menores de un año en el momento de dormir para prevenir el síndrome de muerte súbita (tanto por la noche como en las siestas), ya que se ha comprobado que la posición al dormir boca arriba, previene la aparición de este síndrome, que provoca la muerte inesperada en niños de menos de 1 año de vida.

5. ¿Si utiliza chupón, necesitará ortodoncia?

En general, se recomienda retirarlo antes de los 3 años debido a posibles problemas dentales. Si el problema es la presencia de mordida abierta anterior, que es lo más frecuente (los incisivos superiores se van hacia delante) se suele solucionar rápidamente tras abandonar el uso del chupón. No ocurre igual con la llamada mordida cruzada posterior (las muelas del maxilar superior quedan por dentro de las del inferior). En este caso se modifican las estructuras osteo-musculares de la cavidad bucal, sobre todo cuando el hábito se prolonga más allá de los 36 meses.

Muchas mamás usan el chupón como herramienta para relajar a sus pequeños.

¿Tu bebé usa chupón?

Foto: Getty Images

¿Tienes a un recién nacido en casa?

Los cuidados que necesita la mollera de tu bebé

 

Categorías
Ser Bebé

¿Qué es el cólico del lactante?

¿Qué es el cólico del lactante?

Por Berenice Villatoro y Mayra Martínez

El cólico del lactante es un problema común en los recién nacidos que le produce muchas molestias, sin embargo, desaparece cuando el peque expulsa el aire.

¿Qué es el cólico del lactante?

Cuando un bebé tiene cólicos llora desconsoladamente, siente malestar general y suele flexionar las piernas hacia la pancita. Con frecuencia, los cólicos causan preocupación a los padres, ya que no saben por qué su hijo está inquieto, hasta que comprueban que el llanto aumenta después de la toma y desaparece cuando el bebé consigue expulsar el aire.

¿Cómo lo evito?

  1. A la hora de la toma el bebé debe introducir toda la areola en su boquita y su nariz quedar despejada para que pueda respirar.
  2. Al terminar, es muy importante incorporarlo durante unos instantes hasta que eructe.
  3. Si expulsa el aire después de cada toma, se sentirá mucho más tranquilo.
  4. Si le das biberón, debes comprobar que succiones bien y de esta manera evitar los cólicos.Desde el inicio de la vida de tu hijo, domina el arte de la paciencia…

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

¿Cómo lo alivio?

  1. Si tu pequeño tiene cólicos nunca lo obligues a comer, sobretodo si crees que la causa de su llanto es la falta de alimento.  El exceso de comida haría trabajar más al intestino y acabaría provocando un dolor aún más fuerte.
  2. Lo que hay que hacer es mantener la calma para poder transmitir a nuestro hijo toda la tranquilidad y el bienestar que en estos momentos necesita.
  3. El chupón puede ayudar a tranquilizarlo. Además, es normal que con el llanto prolongado ingiera incluso más aire que con la comida.
  4. No conviene hacer cambios de dietas ni de horarios sin consultar con el pediatra.
  5. Tampoco es recomendable recurrir a los remedios naturales (como infusiones) sin el consejo médico.
  6. Lo mejor es calmar su llanto con apapachos y cariño. ¡No te desesperes!
  7. Luz tenue, silencio o música suave lo ayudarán a relajarse. Cuando esté tranquilo, resulta beneficiosa una sesión de masajes en la pancita, con movimientos suaves y en el sentido de las agujas del reloj.

Los cólicos son muy molestos para tu bebé, ayúdalo a aliviarlos y prevenirlos.

¿Tu bebé sufre de cólicos?

Foto: Getty Images

¿Acaba de nacer tu bebé? Esto es lo que debes saber…

¿Papás primerizos? Estas son las molestias típicas de los recién nacidos