Categorías
Salud

Reduce el estrés con manzanilla

¿Te preocupa el trabajo? ¿Te abruma tu situación financiera? ¿Tu hijo te desespera a veces? ¿El quehacer de la casa nunca se acaba? Calma, tómate un respiro y reduce el estrés con manzanilla.

¿Qué es la manzanilla?

La manzanilla es una hierba medicinal conocida también como camomila, es originaria de Europa y es una flor que posee propiedades medicinales increíbles.

¿Cómo hacer un té de manzanilla?

Pon agua en una tetera y deja que hierva. Agrega dos cucharadas de flores enteras o finamente molidas al agua hirviendo. Deja que la manzanilla se infusione por 15 minutos, al final, cuélala y bebe en sorbitos lo más caliente que puedas.

La manzanilla puede ayudarte a aliviar 8 malestares

Adiós estrés

Si tú, tu hijo o algún miembro de tu familia es muy nervioso, dale una tacita de té por la mañana, ayudará a relajarse y a reducir los niveles de ansiedad. Tomen otra taza de té antes de acostarse.

Dolor de estómago

Sirve para calmar los dolores estomacales ya que relaja el músculo intestinal y desinflama.

Reduce el colesterol

Tomar una taza de té de manzanilla al día ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre.

Duerme mejor

Cuando des vueltas y vueltas en la cama y te ataque el insomnio, prepárate una taza de té de manzanilla, te ayudará a conciliar el sueño.

Cólicos

Si cada mes te sientes mal por los cólicos menstruales, la manzanilla te ayudará a desinflamar ya que también tiene propiedades analgésicas.

Cura la infección de ojos

Si tu hijo tiene los ojos rojos, irritados o con conjuntivitis, usa un paño remojado con té de manzanilla tibio y pónselo un rato sobre los ojos cerrados, le limpiará y ayudará a reducir el malestar y refrescará los ojos.

Alivia el ardor de garganta

También sirve para calmar el ardor de garganta irritada ya que tiene propiedades antiinflamatorias. Con el té frío, se pueden hacer gárgaras que ayudan a aliviar el dolor.

Ayuda contra la gripa

Una taza de té de manzanilla caliente alivia los síntomas de la gripa y ayuda a reducir la inflamación de la nariz.

OJO EVÍTALA EN EL EMBARAZO

No se recomienda tomar manzanilla durante el embarazo ya que podría ocasionar contracciones o hasta un parto prematuro, mejor prefiere tés hechos de frutas.

Este té es útil si usas las flores secas de la planta o también funciona si preparas
el té con los sobres de la marca de tu preferencia.

¿Qué otros remedios naturales conoces para aliviar el estrés?

Te interesa: Todo sobre hierbas y especias antiestrés

Categorías
Salud Ser Bebé

¿Tu bebé tiene gases? Mira estos consejos

¿Tu bebé tiene gases? Mira estos consejos

Por Rodrigo González y Mayra Martínez

¿Existen remedios caseros para los gases? ¿Cuáles son las causas y cómo aliviar este trastorno?

¿Tu bebé tiene gases? Mira estos consejos

Es muy común para las nuevas mamás y para las que ya lo han sido en más de una ocasión, notar que sus bebitos tengan flatulencias, aire en la panza, o presencia excesiva de gases.

Para describir los trastornos causados por los que, generalmente, se denomina «aire en la panza», los médicos utilizan diferentes términos como: aerofagia, meteorismo y flatulencia.

¿Qué es la aerofagia?

Tiene lugar cuando el niño come o bebe muy deprisa, o bien cuando está muy angustiado y no puede eliminar el aire que aspiró.

¿Qué es el meteorismo?

El término meteorismo se utiliza para indicar la presencia excesiva de gas en el intestino que causa dolor. Puede deberse al aire tragado, es decir, a la aerofagia, o bien a la fermentación de los alimentos que se ingirieron.

¿Qué es la flatulencia?

Se produce cuando el organismo intenta liberarse del aire acumulado, debido a la aerofagia o al meteorismo. Se produce de dos modos: el aire se puede eliminar a través de la boca, con el eructo, o bien a través del ano, con la expulsión, a veces ruidosa, de gases malolientes.

Dale estas papillas a tu bebé…

4 ricas papillas de zanahoria para tu bebé

Los síntomas

El síntoma principal de estos trastornos es el abdomen hinchado y el dolor que, en algunos casos, puede resultar muy intenso. Contrariamente a lo que se suele pensar, no es la cantidad de aire lo que causa dolor, sino más bien la sensibilidad del intestino que, en algunos bebés, es más acentuada que en otros.

En la mayor parte de los casos, el gas se forma en la zona del intestino grueso, después de la acción de las bacterias que normalmente están ahí presentes. Cuando se ingiere el alimento, además, durante la digestión, los aminoácidos y las proteínas, al dividirse forman hidrógeno, anhídrido carbónico y metano.

Algunas veces, además, la flatulencia deriva de la intolerancia a ciertos alimentos, como la leche. Reduciendo la cantidad de leche, o eliminándola de la alimentación del niño, siempre bajo las indicaciones del pediatra, la situación mejorará.

¿Ya le van a salir los dientes? Mira…

Papillas para calmar el dolor de los dientes

¿Qué puedes hacer?

La emisión de gas suele ser una situación embarazosa pero, desde el punto de vista médico, no es preocupante.Una vez que se sabe la causa, se debe actuar en función de cada caso:

  • Enseñar al niño a comer lentamente
  • Eliminar los alimentos que producen gases
  • Beber agua después de las comidas
  • Darle el biberón especial anticólicos.

Sin embargo, es conveniente dirigirse al pediatra cuando el pequeño tiene gases a menudo y no se identifica la causa y/o cuando pierde peso.

¿Tu bebé tiene muchos gases?

Foto: Getty Images

Te interesa leer…

¿Le doy chupón a mi bebé?

Categorías
Padres e Hijos

Siestas, ¿qué hacer cuando tu hijo no quiere dormirlas?

Tu bebé está irritable durante el día, se talla los ojos, bosteza, llora, pero ¡no se duerme, o si se duerme es solo por unos pocos minutos, ¿Te ha pasado? Te decimos qué hacer cuando tu hijo no quiere dormir las siestas.

¿POR QUÉ OCURRE?

Generalmente la razón es porque tu bebé está demasiado cansado y le cuesta trabajo relajarse. Una vez que aparecen todos esos signos de sueño es porque ya vas tarde para acostarlo a dormir.

¿QUÉ PUEDES HACER?

Registra durante 1 semana las horas a las que prefiere dormir tu bebé. Una vez que hayas detectado un patrón de sueño, acuéstalo 30 minutos ANTES de esa hora para que en cuanto le dé sueño, tu bebé ya esté listo para dormir, o también puedes seguir esta recomendación de horarios.

Edad Número de siestas Horarios recomendados
0 – 4 meses 4 – 5 siestas Varía
4 – 6 meses 3 siestas 9:00, 12:00 y 15:00 h
6 – 12 meses 2 siestas 10:00 y 14:00 h
12 meses – 3 años 1 siesta Entre las 12:00 y las 14:00 h
3 – 5 años 1 – 0 siestas Entre las 12:00 y las 14:00 h

Si sus patrones de sueño son muy irregulares, sigue la regla del reloj de acuerdo a su edad:

  •          2-4 meses: Acuéstalo a dormir cada 2 horas
  •          4-6 meses: Acuéstalo a dormir cada 3 horas
  •          6-12 meses: Acuéstalo a dormir cada 4 horas

Por ejemplo: Si tu hijo se despertó a las 06:30 h, acuéstalo a dormir a las 08:30 h; si durmió durante 1 hora, su siguiente siesta sería a las 11:30 h y así sucesivamente.

¡MUY IMPORTANTE!

Procura evitar que las siestas pasen de las 16:00 h, de lo contrario, tu bebé no estará lo suficientemente cansado para dormirse a una hora adecuada (entre 19:00 y 20:00 h, lo que podría interferir con el sueño nocturno.

Si sigues estas sencillas recomendaciones, lo más probable es que el sueño de tu bebé mejore mucho durante el día y durante la noche también.

Por Romelia Rubio, psicóloga clínica especialista en sueño infantil y fundadora de Happy Nights.

Te invitamos a leer también:

3 errores comunes de los papás a la hora de dormir a los niños

Categorías
Especiales

¿Por qué a tu hijo le divierten tanto las cosquillas?

«¡Otra vez, mami!»… las cosquillas son una sensación muy placentera, tanto que aunque puedan llegar a causar «angustia» ¡deseamos más y más! ¿Pero por qué y por qué les gustan tanto a los niños? 

Básicamente hay dos explicaciones:

Le dan placer

La sensación placentera de las cosquillas libera dopamina, que obliga al cerebro a desear más; ocurre que el cerebro siempre buscará aquellas experiencias gratificantes ¡y las cosquillas lo son!

La dopamina es el centro del placer de nuestro cuerpo, ya que regula la motivación y el deseo, esto hace que tu hijo quiera repetir la conducta que le está proporcionando beneficios o placer (justo como las cosquillas).

Lo curioso es que la dopamina se libera tanto con estímulos agradables como con desagradables, por lo que si bien las cosquillas llegan a generar ambas sensaciones, tu hijo siempre querrá conseguir más.

 Lo hacen sentir vinculado a mamá y papá

Las investigaciones en el tema han revelado que la respuesta de las cosquillas sirve para crear vínculos sociales. Por esta razón, el cerebro no reacciona cuando uno mismo trata de hacerse cosquillas: las autoinfligidas no tienen mucho sentido ni finalidad en la sociabilización y menos en la necesidad biológica de sobrevivencia, en el sentido de que necesitamos vincularnos con los otros para satisfacer nuestras necesidades básicas.

En este sentido, los bebés y los niños, que instintivamente se saben vulnerables y con la necesidad de la protección de los adultos que los cuidan, usan las cosquillas como un medio para conectar con ellos, socializar y crear lazos afectivos que les garanticen la sobrevivencia.

Por esto mismo, desde esta teoría darwinesca, se cree que la función primera de  las cosquillas es el vínculo afectivo con la madre, y, posteriormente, esa misma felicidad se extiende a otras relaciones sociales.

Son un tipo de juego

Los niños son los maestros del juego porque les crea mucho placer y las cosquillas tienen relación con las conductas de juego: el cerebro es  capaz de rastrear el propio movimiento y por eso sabe dónde está la propia mano, por ejemplo. Pero desconoce y no puede saber dónde estará la del otro. En tal sentido, es un juego en elq ue la diversión radica en el facto sorpresa: no saber por dónde va a venir la sensación placentera.

Con información de Psyciencia

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

La risa de un bebé nos muestra su salud

 

Categorías
Ser Bebé

Hasta el año de edad, esto vivirás al dormir a tu bebé

Esto es a lo que te enfrentarás al dormir a tu bebé, los primeros meses. Aunque, conforme más lo conozcas y aprendas a identificar sus necesidades, sabrás qué hacer para dormirlo y ayudarlo a conciliar el sueño. 

Es bien cierto que a muchos padres les preocupa el sueño del bebé antes de que incluso nazca: «¡Ojalá duerma bien!» o «a ver si hay suerte y nos da mejores noches que su hermana». Los quebraderos de cabeza provocados por las profecías del entorno («aprovechen ahora, que luego no van a pegar el ojo») junto con consejos diversos (y a veces contradictorios entre sí), convierten el sueño en uno de los temas más controvertidos de la crianza en los primeros meses.

Sin embargo…

Cuando conoces a tu bebé es más fácil saber cómo solucionar este tema en cada etapa:

Los primeros tres meses 

Los bebés ya duermen en el útero materno y cuando nacen, su sueño es casi igual al que tenían dentro de la pancita de mamá. Por ese motivo, nuestros esfuerzos en esta etapa deben centrarse en conseguir recrear un entorno con condiciones parecidas a las de su vida dentro del útero materno, para que tu bebé duerma tranquilo y en la cantidad que necesite.

¿Qué puedes hacer? Al igual que en la pancita de mamá, necesita que se le ofrezca comida cuando tiene hambre (la lactancia materna a demanda es lo ideal), mucho contacto físico y balanceo (mecerlo es una excelente idea para calmarlo cuando está inquieto), una temperatura agradable y sonidos monótonos (nanas, cantos, susurros..).

De 4 A 7 meses

El bebé va creciendo y madurando, por lo que su sueño también. En esta etapa, en la que ya diferencia el día de la noche, tu bebé hará un par de siestas diurnas y por la noche dormirá un periodo de tiempo más largo. El número total de horas de sueño se reduce (entre diez y quince horas diarias), pero se van concentrando en la noche, lo que te permitirá disfrutar de sus lindezas durante el día y, por la noche, descansar un poco más. Aun así se trata de una fase bastante inestable y con frecuentes despertares.

¿El motivo? En primer lugar, se incrementan las fases del sueño (de dos a cuatro), por lo que hay una maduración neurológica que conlleva cierta adaptación. Y en segundo lugar, las experiencias diurnas van adquiriendo unos tintes mucho más movidos: tu bebé ya puede sentarse (por lo que su campo visual cambia por completo, ¡ahora puede ver algo más que el techo!) o agarrar cosas con las manos, y sus relaciones con los demás son más intensas y recíprocas (ya sonríe cuando se le saluda, hace ruiditos cuando mamá le susurra tiernas palabras, etc.).

El resultado de todo ello es que los niveles de atención y excitación alcanzados durante el día (además del tono muscular, que se incrementa por el desarrollo postural), son más complicados de regular que durante la noche.

De 8 A 12 meses

Alrededor de los ocho meses aparece en los bebés la angustia de la separación (algunos pequeños la manifestarán con más intensidad que otros), por lo que aquellos que hasta ahora habían dormido más o menos bien, puede que ahora empiecen a tener más despertares. Y es que la necesidad de comprobar que tiene cerca a mamá es suficiente para que todo su cuerpo se ponga en alerta solo con dejar de «olerla» en la misma habitación pueden inquietarse.

Si a esto le sumamos que comienzan a asomar los primeros dientecitos y que el gateo (o el comienzo de la locomoción) le da acceso a todos los rincones del mundo (y no quiere dejar de explorar ni de día ni de noche), tienes como resultado un sueño que no termina de ser tranquilo ni estable, aunque hay bebés que precisamente por el desgaste diario, comienzan a dormir ahora mejor –y, a veces, por un mayor periodo de tiempo–.

Uno de los cambios más significativos asociados a sus nuevas habilidades motoras es precisamente que se mueven mucho más por la noche: dan patadas, reptan por la cama (amaneciendo, casi siempre, justo al revés de como se acostaron), se giran sobre sí mismos e incluso se ponen de pie, cosa que altera el sueño… ¡pero de los padres! Por eso en esa etapa la opción de cuna pegada a la cama de los mayores suele ser la preferida.

FOTO GETTY IMAGES

Conocer los estados del sueño de tu bebé también te permitirá ayudarlo a dormir mejor. 

Conoce las estados del sueño de tu bebé para ayudarlo a dormir mejor

Crear un ambiente y hábitos adecuados le permitirán conciliar el sueño profundo, ¡más pronto! Te invitamos a ver este video con tips para lograrlo. 

 

Categorías
Ser Bebé

¿Qué es el cólico del lactante?

¿Qué es el cólico del lactante?

Por Berenice Villatoro y Mayra Martínez

El cólico del lactante es un problema común en los recién nacidos que le produce muchas molestias, sin embargo, desaparece cuando el peque expulsa el aire.

¿Qué es el cólico del lactante?

Cuando un bebé tiene cólicos llora desconsoladamente, siente malestar general y suele flexionar las piernas hacia la pancita. Con frecuencia, los cólicos causan preocupación a los padres, ya que no saben por qué su hijo está inquieto, hasta que comprueban que el llanto aumenta después de la toma y desaparece cuando el bebé consigue expulsar el aire.

¿Cómo lo evito?

  1. A la hora de la toma el bebé debe introducir toda la areola en su boquita y su nariz quedar despejada para que pueda respirar.
  2. Al terminar, es muy importante incorporarlo durante unos instantes hasta que eructe.
  3. Si expulsa el aire después de cada toma, se sentirá mucho más tranquilo.
  4. Si le das biberón, debes comprobar que succiones bien y de esta manera evitar los cólicos.Desde el inicio de la vida de tu hijo, domina el arte de la paciencia…

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

¿Cómo lo alivio?

  1. Si tu pequeño tiene cólicos nunca lo obligues a comer, sobretodo si crees que la causa de su llanto es la falta de alimento.  El exceso de comida haría trabajar más al intestino y acabaría provocando un dolor aún más fuerte.
  2. Lo que hay que hacer es mantener la calma para poder transmitir a nuestro hijo toda la tranquilidad y el bienestar que en estos momentos necesita.
  3. El chupón puede ayudar a tranquilizarlo. Además, es normal que con el llanto prolongado ingiera incluso más aire que con la comida.
  4. No conviene hacer cambios de dietas ni de horarios sin consultar con el pediatra.
  5. Tampoco es recomendable recurrir a los remedios naturales (como infusiones) sin el consejo médico.
  6. Lo mejor es calmar su llanto con apapachos y cariño. ¡No te desesperes!
  7. Luz tenue, silencio o música suave lo ayudarán a relajarse. Cuando esté tranquilo, resulta beneficiosa una sesión de masajes en la pancita, con movimientos suaves y en el sentido de las agujas del reloj.

Los cólicos son muy molestos para tu bebé, ayúdalo a aliviarlos y prevenirlos.

¿Tu bebé sufre de cólicos?

Foto: Getty Images

¿Acaba de nacer tu bebé? Esto es lo que debes saber…

¿Papás primerizos? Estas son las molestias típicas de los recién nacidos

Categorías
Embarazo

Alarmante, embarazadas fuman más mariguana

Alarmante, embarazadas fuman más mariguana

Un estudio publicado en el periódico médico en Estados Unidos mostró que cada vez son más mujeres embarazadas que fuman mariguana en dicho país; en especial en el primer trimestre de embarazo.

Alarmante, embarazadas fuman más mariguana

La mariguana se utiliza en ciertos tratamientos médicos, pero su uso no es recomendable durante el embarazo porque afecta al sistema nervioso central y aumenta la presión arterial, el ritmo respiratorio y la frecuencia cardíaca. Además, como sustancia adictiva aumenta los niveles de  dopamina, el cual afecta las áreas del cerebro que controlan la recompensa, es decir, el placer. Por lo que es más difícil abandonar el hábito adictivo, además, puede traer problemas de salud para ti y tu bebé, como…

  • Problemas en pulmones
  • Parto prematuro
  • Problemas de desarrollo
  • Bajo peso al nacer
  • Defectos de nacimiento
  • Malformidad de órganos

Fumar en el embarazo

Fumar durante el embarazo puede traer graves consecuencias a tu salud y a la de tu bebé, aún si eres fumadora pasiva.

  1. Puede afectar el desarrollo físico y cerebral del bebé.
  2. Los hijos de mamás fumadoras padecen más enfermedades pulmonares (desde infecciones respiratorias hasta asma), otitis, cólicos del lactante y alergias, que los hijos de las no fumadoras.
  3. Los bebés expuestos al humo tienen más riesgo de sufrir muerte súbita. 
  4. Aumenta el riesgo de sufrir embarazos extrauterinos, desprendimiento de placenta,sangrado vaginal y abortos espontáneos.
  5. Disminuye la cantidad y calidad de la leche materna.
  6. Fumar durante la etapa de gestación ocasiona cuatro veces más riesgo de que el bebé:
    • Sufra asma bronquial
    • Tenga un parto prematuro
    • Esté bajo de peso al nacer

Lo ideal es que dejes de fumar al menos un año antes de concebir. Una buena condición física lleva a tener una vida más larga,. Si estás embarazada, consulta a tu doctor si puedes realizar alguna actividad física. 

¿Fumas o has fumado mariguana?

Mira lo que ha sucedido con cigarros electrónicos…

Cigarros electrónicos explosivos, cuidado

Categorías
Ser Bebé

Mi bebé está estreñido, ¿qué hago?

Lo primero es identificar si tiene un verdadero caso de estreñimiento o un pseudoestreñimiento (disquecia infantil). Te cuento lo que necesitas hacer para averiguar si tu bebé está estreñido y cómo ayudarlo.  

¿Qué hacer si tu bebé está estreñido?

La disquecia infantil es una dificultad del bebé para relajar el esfínter anal al mismo tiempo que puja, por lo que tiene 10 minutos o más de pujo con esfuerzo, llanto intenso, se pone rojo e irritable y cuando evacúa, las heces son blandas o incluso líquidas.

En el estreñimiento las heces son de consistencia sólida y seca, además la frecuencia de las evacuaciones va disminuyendo al pasar de los días y puede o no estar acompañada de rastros de sangre.

Las causas más comunes varían con la edad y son entre otras: alimentación con fórmula, deshidratación, inicio de la alimentación complementaria, exceso de productos lácteos y astringentes o bajo consumo de fibra. En todo caso, un cambio de la dieta puede ser más que suficiente para aliviar el problema de base.

Aunque, mucho ojo, no olvides que hasta los seis meses, tu bebé solo debe ser alimentado con leche materna o en su defecto fórmula infantil. No es recomendable el uso de jugos, infusiones o agua en ellos. Un bebé de lactancia materna difícilmente estará estreñido por la fácil digestión de la misma. Si usas fórmula es posible que sea necesario cambiar de línea, pide a tu pediatra te ayude a encontrar la más adecuada para tu bebé.

Si tu bebé ya inicio alimentación complementaria, disminuye los alimentos como plátano, manzana, arroz y ofrece más durazno, ciruela, verduras o avena. Y no olvides que tu bebé también necesita agua, ten un vaso a la mano para que pueda tomarlo de manera frecuente.

Pero mientras el cambio de alimentación comienza a surtir efecto o si tu bebé aún se encuentra con lactancia exclusiva, puedes realizar algunas estrategias que ayuden a tu  bebé a mejorar la función intestinal, entre ellas:

  1. Masajes: hazle masajes en el abdomen iniciando del ombligo, yendo hacia afuera y haciendo una espiral con movimientos circulares hacia la derecha.
  2. Ejercicios: con tu bebé acostado boca arriba, lleva las piernas hacia el cuerpo , de modo que las rodillas queden flexionadas en contacto con el abdomen (como si hiciera cuclillas) y posteriormente, realiza movimientos alternados de las piernas en un movimiento de pedaleo de bicicleta.
  3. Ayúdalo a relajar el esfínter: el uso de supositorios de glicerina es común, pero, es más recomendable hacer un estímulo externo; este consiste en colocar al bebé boca arriba con las piernas hacia la cabeza (como cuando cambiamos el pañal) y frotar muy suavemente la circunferencia del esfínter anal, para que este se relaje y facilite la evacuación. Puedes realizarlo con aceite vegetal para que no haya fricción. Esta medida también es útil en el caso de disquecia.

Por Geraldine Loredo Fuentes, médico General, doula, educadora perinatal y de lactancia maternal.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Papás primerizos? Estas son las molestias típicas de los recién nacidos

 

Categorías
Ser Mamá

¿Tu bebé sufre de cólicos? ¡Alívialos con el biberón correcto!

Los gases son una de las principales causas de que tu bebé sufra de cólicos. ¡Descubre lo que hace este biberón para evitarlo!

Como mamás, sabemos que los gases pueden ser una de las causas por las que nuestro bebé esté molesto o irritado sin ningún motivo aparente. Incluso, puedes detectarlos si notas que encoge y estira sus piernas arqueando un poco su espaldita.

Las causas pueden ser muchas, pero la principal tiene que ver con el biberón que utiliza. Te damos algunos consejos que puedes poner en práctica para aliviar este malestar:

1. En vez de alimentarlo acostadito en tus brazos, intenta darle biberón en una posición más erguida o vertical, así el aire que entra cuando succiona no quedará atrapado en su estómago.

cólicos

2. Procura alimentarlo cuando te lo pida, si lo haces esperar demasiado se pondrá irritable, comenzará a llorar y esto hará que trague aire con cada bocado.

cólicos

3.Mientras le das su biberón sácale el aire cada pocos minutos, de esta manera no acumulará las burbujas de aire que se forman en su estómago.

cólicos

4. Cuando se termine el biberón, dale un suave masaje en la pancita o acuéstalo boca abajo sobre tus rodillas y frótale la espalda, ésto lo ayudará a liberar los gases.

bebé

Cambia su mamila tradicional por el biberón Playtex VentAire, que cuenta con un chupón sin orificios y una válvula que evita que las burbujas de aire se mezclen con el líquido, lo cual ayuda a que tu bebé no trague demasiado aire al comer. Se abre de ambos lados para que puedas limpiarla con comodidad y su diseño angular facilita la alimentación en una posición semi-vertical. Encuéntralo disponible en dos tamaños, de 6 oz y 9 oz.

bebé

Anímate a comprobar por ti misma que sí funciona. Comparte el tip con tus amigas y recuerda: pancita contenta, bebé contento…. (¡y mamá feliz!).

 

Categorías
Ser Bebé

¿Por qué mi bebé sufre de cólicos?

De acuerdo con un especialista, todos los bebés en algún momento sufren cólicos, pero no tienen de qué preocuparse ya que son pasajeros

Seguramente más de una mamá y papá han sufrido junto con sus hijos en algún momento cuando se presenta un llanto aparentemente inexplicable, pero terminan por descubrir que son los temidos cólicos.

Esta molestia generalmente afecta a 4 de cada 10 bebés y aparecen entre las dos y las cuatro semanas de vida con una constante por las tardes.

Pero ¿hay algo de qué preocuparse? De acuerdo con algunos especialistas no, ya que entre los 4 y 5 meses de edad estos dolores desaparecerán.

¿QUÉ LOS CUASA?

Existen muchas teorías, una de ellas es que los peques tienen mal carácter, y aunque hasta ahora no está comprobado, lo cierto es que sí pueden alargar la molestia.

Por otro lado, están causas gastrointestinales y pueden ser consecuencia de la inmadurez del estómago e intestinos del bebé.

 

 

PUEDES VER: GÚIA PARA PREVENIR CÓLICOS EN LOS BEBÉS

 

También se podría deber a:

Intolerancia a la lactosa: la lactosa se fermenta, produce gases e hinchazón en el vientre ocasionando fuertes dolores.

Alteración de la flora intestinal

Meteorismo: generación de gases por mala absorción de carbohidratos.

Reflujo gastroesofágico

Alteración de la mucosa intestinal

Estreñimiento

Otra de las causas es la inmadurez neurológica, debido a que los cólicos de los lactantes son una manifestación del rápido crecimiento y diferenciación del Sistema Nervioso Central en la vida del recién nacido.

 

 

¿CÓMO SE DISMINUYEN?

Existen algunas alternativas para aliviar los cólicos en los bebés y a continuación las enlistamos:

Lactancia materna. La leche de mamá contiene la hormona melatonina, que tiene un efecto relajante sobre el músculo liso del tubo digestivo de los bebés, por lo que puede ser favorable.

Uso de fármacos. La simeticona reduce la tensión superficial del gas intestinal, lo cual facilita la expulsión de los gases. Aunque cabe destacar que un medicamento siempre debe estar prescrita por un médico.

Uso de probióticos.