Categorías
Padres e Hijos

5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia

Antes de que pierdas el control con tu hijo, cierra los ojos y respira. Te damos 5 tips para tener paciencia, paciencia y más paciencia.

Hay veces en que tu hijo saca las peores emociones que hay dentro de ti, calma, recita en tu cabeza una y otra vez: paciencia, paciencia y más paciencia.

Gritar o dejar que tu enojo se desborde en tu hijo sólo te traerá tres problemas más:

* Te sentirás agotada

* Tu mente estará aturdida

* Tendrás la culpa de tratar mal a tu hijo

¿Cómo no gritar?

Sobre todo, no pierdas la paciencia y no olvides que tu actitud y las relaciones familiares dentro de tu hogar son un ejemplo para tu hijo.

Si sientes que vas a perder la cordura cuando tu hijo hace alguna travesura…

Sigue estas recomendaciones

1) Actúa, sin gritar. Si tu hijo hace algo que te molesta mucho, detén la acción despacio y sin arrebatos.

2) Cálmate. Si estás muy alterada, lo mejor es que dejes a tu hijo en un lugar seguro hasta que te tranquilices.

3) Desahógate. Respira hondo y suelta el aire con suavidad (exhala e inhala tanto como lo necesites).

4) Toma el control. Una vez que tú estés tranquila, podrás arreglar la situación.

5) Habla con tu hijo. Está bien dejarle ver a tu hijo que su acción te molestó, te hizo enojar, te hizo sentir triste o incluso llorar, él aprenderá a que mamá puede enojarse, y mucho, pero no muestres  descontrol frente a él.

Ten en mente que por más mal que haya hecho tu hijo no puedes darte el lujo de estallar. Los arrebatos no educan, al contrario, te alejan de tu hijo. No es bueno que te dejes llevar por el enojo, pero sí debes mostrar tu desagrado y poner límites claros.

¿Tu hijo ha agotado tu paciencia? ¿Qué haces para calmarte? ¿Le has dado un golpe?

Categorías
Ser Mamá

Cómo decirle a tu hijo «me importas» todos los días

Con pequeñas acciones dile a tu hijo “me importas”

Por Josselin Melara

Foto: Freepik.com

Con pequeñas acciones, puedes transmitirle a tu hijo seguridad y demostrarle lo especial que es para ti, lo mucho que lo quieres y cuánto te importa.

Los niños comprenden el mundo de manera muy distinta a los adultos, y no siempre ven en los gestos habituales lo mucho que nos importan.

Para un adulto, el que su pareja lo invite a comer o le prepare algo en casa podría significar un gesto emotivo lleno de significados especiales. Sin embargo, para un niño, comer es una rutina cuyo significado se reduce al hecho de alimentarse.

Por eso es importante establecer vínculos con tu hijo, para que se sienta seguro y sepa lo mucho que te importa. Aquí te dejamos unos tips para lograrlo:

  1. Llámalo por su nombre: aunque pensemos que les gusta que los llamen más con palabras de cariño, el que pronuncies su nombre, marca una diferencia que le da a su identidad personal un aspecto positivo.

  2. Hazle preguntas todos los días: sentir curiosidad por sus amigos, actividades o vida escolar es una forma de que se sienta muy querido y acompañado.

  3. Se empática: si tu hijo se siente cansado, triste o enojado, o por el contrario, está feliz, hazle ver que tú también compartes esas emociones, e incluso contarle alguna anécdota parecida a lo que está viviendo.

  4. Escucha sus necesidades y responde a ellas: se consciente de lo que realmente necesita su hijo y no evadas sus problemas con algún distractor. Lo mejor es resolver situaciones.