Categorías
Lactancia

¿Cómo tu cuerpo produce la leche materna?

¿Te preguntas si tu cuerpo producirá la suficiente leche para tu bebé, o ¡si la producirás!? No te angusties tanto con este tema, tu cuerpo es sabio y por supuesto que estará listo para alimentar a tu bebé. Mira cómo tu cuerpo produce la leche materna.

Cómo tu cuerpo produce la leche materna

Pronto serás mamá y tu cuerpo ya se está preparando para producir leche materna desde el embarazo; para que puedas alimentar a tu bebé y darle los nutrimentos que necesitará para sobrevivir fuera del entorno amniótico de tu útero y pancita.

A partir del  nacimiento de tu bebé, la producción de leche materna comenzará con la primera leche llamada calostro, de consistencia espesa y densa.

Esta primera leche contiene los nutrientes y energía que tu bebé necesita durante los primeros tres a siete días. Se produce en pequeñas cantidades, pues el estómago de tu bebé es muy pequeño, aproximadamente del tamaño de una cereza y le caben unos cinco a siete mililitros a la vez.

La leche comienza a cambiar a partir del tercer día hasta convertirse en la leche que se denomina «madura», es la que se ve más líquida y blanca. Para entonces el estómago de tu bebé es del tamaño de un durazno y le cabrán unos 47 a 60 mililitros a la vez.

En tan solo una semana, el estómago de tu bebé se hará muy grande pero sigue siendo chiquitito. De la misma manera con la rapidez con la que se llena, se vacía, y por eso estará alimentándose constantemente ¡día y noche! De tal forma que entre más succione, tú tenderás a producir más leche.

Nunca le hará falta leche materna ni tú dejarás de producirla

Ocurre que durante el embarazo, los alvéolos (las células que producen la leche materna), se están preparando para trabajar. Pero es hasta que el bebé succiona que la hormona prolactina aumenta, junto con la oxitocina, para que los músculos pequeños del seno se contraigan y trasladen la leche por los conductos. Este movimiento de la leche se denomina «reflejo de bajada de la leche».

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Mitos de la lactancia