Categorías
Así Crece

La relación de tu hijo con su mejor amigo

Conoce por qué es tan especial la relación de tu hijo con su mejor amigo y cómo puedes apoyar su amistad.

La relación de tu hijo con su mejor amigo

La amistad es un gran regalo que nos da la vida. Cuando fuimos niños, todos tuvimos  a un compañerito con el que compartimos grandes aventuras, travesuras inconfesables, increíbles superpoderes o el sándwich que nos preparó mamá.

Seguramente ya habrás notado que tu pequeño tiene a ese amigo especial y único, del cual te habla y conoce como si fuera la palma de su mano, con el que quiere estar en todo momento y con el que comparte sus juguetes.

Para un niño, tener un mejor amigo es de vital importancia para su desarrollo social, pues es su primer lazo social confiable fuera del círculo familiar. Que tu hijo tenga a su mejor amigo es un gran comienzo para aprender a confiar, trabajar en equipo y ser comprensivo.

Además, un mejor amigo trae grandes beneficios en la autoestima de los niños: les ayuda a expresar mejor sus sentimientos, se sienten más apoyados, son más extrovertidos y más felices.

Si sientes que a tu pequeño le cuesta tener amigos, platica con él y hazle saber lo valiosa y divertida que puede ser la amistad con alguien de su edad. Anímalo, sin forzarlo, a iniciar una pequeña charla o un juego. Poco a poco sentirá confianza ante otros niños y sabrá en quién confiar.

Recuerda que los amigos son la familia que elegimos y vale mucho la pena conservarlos toda la vida.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Mi hijo no tiene amigos, ¿tiene algún problema?

 

Categorías
Padres e Hijos Ser Familia

Fotografías que no debes publicar de tu hijo en redes sociales

Fotografías que no debes publicar de tu hijo en redes sociales

Por Fernando Martínez y Mayra Martínez

Hoy en días los papás quieren compartir en redes sociales, lo maravillosa que es su casa, su hijo, su pareja, su perro… Sin embargo, algunas fotografías podrían poner en riesgo su bienestar e integridad.

Fotografías que no debes publicar de tu hijo en redes sociales

Te decimos que fotografías debes analizar antes de publicar, para evitar cualquier situación de riesgo.

Con otros menores

Si tienes fotografías de tus hijos con amigos, compañeros de la escuela o vecinos y tienes la idea de publicarlas en redes sociales, primero debes consultarlo con sus padres, ya que es muy probable que ellos no estén de acuerdo con que las imágenes de sus hijos se suban a la web.

Con uniforme, logo o nombre de la escuela

La entrada y salida de la escuela es un momento de alto riesgo para los niños, es por eso que la mayoría de los padres acuden a llevarlos o recogerlos, por lo que te recomendamos no compartir fotografías en las que aparezca el nombre, uniforme o logo de la escuela, ya que es un arma elemental de información para las personas que tienen malas intenciones para con los menores.

Mira cómo educar a tu hijo con amor…

Para disciplinar a tu hijo, suelta el poder y dale más amor

Desnudos o con poca ropa

Nosotros vemos a nuestros niños con mucho cariño y amor, pero subir fotografías en la bañera, en un parque acuático o en momentos donde lleven poca ropa, pueden caer en manos equivocadas, aunque se trate de una imagen inocente.

Con su nombre completo

No compartas imágenes en donde se pueda apreciar su nombre completo, por ejemplo: utilizando gafetes de la escuela, reconocimientos, cuadernos o cualquier elemento que lo contenga, es una cuestión de seguridad.

Antes de publicar cualquier fotografía de tu hijo, pregúntale si está de acuerdo, probablemente sea algo que no le guste y le incomode (sobre todo si es adolescente) y tú estás a punto de hacerlo público.

¿Te gusta compartir fotos de tu hijo en redes sociales?

Foto: Getty Images

Mira cómo tener entretenido a tu hijo en vacaciones…

Actividades divertidas para las vacaciones

Categorías
Ser Bebé

7 tips para el primer chapuzón de tu bebé

7 tips para el primer chapuzón de tu bebé

El bebé disfruta mucho de su bañerita, pero la alberca es una experiencia nueva, hay más agua y está más fría. Aquí conviene actuar con cautela. Sigue estos consejos para que su primer chapuzón se una gran experiencia.

7 tips para el primer chapuzón de tu bebé

  1. ¿Es el momento?
    ¿Tu pediatra te recomendó que es sano meterlo a una alberca? Sigue sus recomendaciones, cada pequeño es diferente y quizá tu hijo requiera de otros cuidados.
  2. Protégelo del sol
    Aunque el día esté nublado, lo primero que debes hacer es ponerlo protector solar a tu bebé al menos de un FPS 70, cuida todas las partes de su cuerpo, en especial cara, orejas, cuello, pies.
  3. El agua adecuada
    Antes de sumergirlo a la alberca, asegúrate de que el agua esté a una temperatura adecuada. Nunca lo metas a agua fría o demasiado caliente como la de un jacuzzi.
     
  4. Ayúdalo a perder el miedo
    Por ningún motivo (aunque tu hijo tenga más de 12 años) lo dejes solo en la alberca y abrázalo. No lo sueltes ya que tu seguridad le dará confianza.
     
  5. Hazlo sentir seguro
    De ti depende que tu hijo le tenga fobia o gusto al agua. Dale seguridad con tus brazos, háblale tierno, explícale lo que está pasando y si es posible, juega con él.
  6. ¡Juega y aprovecha el momento!
    Pídele a tu pareja o a una persona de confianza que les tome fotos ya que estos recuerdos serán memorables y querrás imprimirlos para decorar tu sala con ellos.
  7. Evita que pase frío
    Inmediatamente después de sacar a tu bebé del agua, ten preparada una toalla y una manta, cámbialo lo más rápido posible y quítale la ropa mojada. Antes de que se duerma, báñalo con agua tibia y dale un medicamento contra la fiebre.
     

Cuida tu salud en vacaciones…

6 tips para no subir de peso estas vacaciones

Si es la primera vez que se mete a una alberca, podría darle fiebre, tómalo en cuenta.

¿Es la primera vez que llevas a tu hijo a una alberca?

Foto: Getty Images

Mira estos consejos para unas vacaciones inolvidables…

¿Cómo viajar en estas vacaciones con tu tesoro?

.

 

Categorías
Ser Familia

Pros y contras de ser hijo único

Pros y contras de ser hijo único

Por Mayra Martínez y Berenice Villatoro

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de tener un hijo único? Descúbrelas.

Cuando nos convertimos en papás, nuestro bebé llena nos llena el corazón por completo; tanto, que llegamos a tomar la decisión de no tener más hijos. Además, existen otro tipo de factores (como el económico) en los que apoyamos esta alternativa.

Pros y contras de ser hijo único

Sin embargo, también nos ponemos a pensar si la falta de hermanos afectará el desarrollo psicológico y emocional de nuestro hijo.  Te contamos los pros y los contras de ser hijo único:

Los pros de ser hijo único

Tu pequeño podrá gozar de una privacidad privilegiada, pues no tendrá que compartir su espacio personal con nadie más, ni tendrá que ocultar información confidencial (como cartitas o su diario).

Por otro lado, no tendrá el conflicto de compartir sus cosas, las cuales podrá cuidar con total libertad (muchas veces, son los hermanitos menores los que descomponen los objetos de los hermanos mayores). También evitará pelear por los horarios para ver la televisión o tomar la computadora.

En la escuela, un hijo único tiene la posibilidad de tener mejores notas, ya que prestamos mayor atención a su desempeño escolar y tendrá la oportunidad de participar en más actividades.

Mira cómo elevar el buen humor de tu hijo

Llena la habitación de tu hijo con los colores del arcoíris y sube su ánimo

Los contras

Gracias a los hermanos se crean valores difíciles de fomentar en otros círculos sociales: los niños aprenden a compartir y a ser más tolerantes. Un hijo único se acostumbrará a que se le dé todo a él y pueden convertirse en más demandantes y caprichosos de los normal. Le costará más de lo normal llegar a acuerdos y desarrollar empatía.

Los padres son más exigentes con un hijo único, ya que enfocan todas sus expectativas en él, como metras y triunfos. Esto puede provocar ansiedad en el pequeño por el miedo de defraudar a su familia.

Además, los papás tienden a ser más sobreprotectores: es más difícil que le permitan vivir experiencias a él solo que si tuviera hermanos.

Si has decidido tener sólo un pequeño, procura que socialice con otros niños de su edad y que aprenda a compartir; descubre una actividad que le guste y procura hacerla junto a él, y después deja que lo experimente él solo. Verás cómo crece sano y feliz.

¿Qué tan grande es tu familia?

Foto: Getty Images

Mira cómo apoyar a tu hijo

Cómo estimular la creatividad de mi hijo

 

Categorías
Salud

Meditar ayuda a tu hijo a concentrarse más

Meditar ayuda a tu hijo a concentrarse más, mira los beneficios

¿Cuántas veces al día le pides a tu hijo que se concentre y siga las instrucciones de lo que le acabas de pedir? ¿Quieres que tu hijo en alguna situación esté quieto y que te haga caso? A veces pensamos que poner atención y seguir instrucciones es algo natural, como comer y que tu hijo debería hacerlo solito, pero, a comer con cubiertos fue aprendiendo poco a poco, ¿verdad? Entonces, ¿le has enseñado a tu hijo a concentrarse?

¿Qué es el Mindfulness?

A diferencia de las meditaciones tradicionales, en el Mindfulness no se tiene que estar completamente quieto, sino que se puede realizar mientras se juega, habla o camina. Es una forma distinta de aprender a prestar atención mediante los cinco sentidos para hacer que una persona sea consciente de sí misma y de su entorno.

Meditar ayuda a tu hijo a concentrarse más

Practicar mindfulness ayuda a tu hijo a…

  • Trabajar la empatía, gratitud y paciencia
  • Escuchar
  • Apreciar el «aquí y ahora»
  • Saber qué espacio que ocupa en el planeta
  • Aprender a ver con atención
  • Comprender su entorno
  • A respirar
  • Mantener su atención
  • Tener más empatía por otros
  • Aumentar su autoestima
  • Vivir con más felicidad
  • Mejorar la memoria
  • Estar más relajado
  • Solucionar tareas
  • Tener más seguridad

Hacer las cosas con conciencia y atención motiva a ser generosos y a compartir lo bueno con los demás. Además, aprender a sentir y controlar la respiración ayuda a concentrar la atención por más tiempo.

¿Practicas yoga?

Mira los beneficios de la meditación para ti…

Cómo aprender a meditar y sus beneficios

 

Categorías
Así Crece

Enseñarlo a compartir: ¿sí o no?

A LOS DOS AÑOS TU HIJO TIENE UN SENTIDO MUY PERSONAL DE LA PROPIEDAD Y ESTÁ MÁS DISPUESTO A RECIBIR QUE A DAR. SI LE QUITAN ALGO, MOSTRARÁ INCONFORMIDAD CON UN ESCANDALOSO BERRINCHE. SIGUE ESTOS TIPS PARA SABER QUÉ HACER

Por Armando Ayala

Quizá te suena conocida la frase “es mío, mío y mío”. Desde que un niño distingue cuáles cosas componen el mundo que le rodea, se da cuenta de que su territorio no es muy amplio: su cuerpo, ropa y juguetes es todo lo que tiene y por eso los defiende a capa y espada. Un niño atesora sus pertenencias para afirmar que son suyas y sólo suyas.Tu hijo juega tranquilo con una pelota y ni se acuerda de que dejó a un lado un camión, pero cuando descubre que otro niño pretende usarlo, ¡se le hace imprescindible! A esta edad, los amigos de juego son relaciones fugaces (en el parque, por lo general), no puedes pretender que muestre ninguna empatía por otros o que desee hacerle un regalo o préstamo a un niño que sólo ha visto un par de minutos o a un primo que ve nada más los fines de semana. En muchas ocasiones ese afán de poseer algo se debe a un auténtico ataque de celos. Compartir o prestar son nociones que todavía no entiende y confunde fácilmente con la pérdida. Las cosas que posee son su identidad.

Enseñarlo a compartir: ¿sí o no?
iStock

¿QUÉ HACER?

Enséñale a cuidar sus pertenencias: es importante porque el apego que siente por determina- dos objetos refleja su desarrollo. Gracias a sus tesoros, el pequeño siente que tiene algo que le ayuda a ser alguien. A medida que pase el tiempo, aprenderá el placer de compartir.

 

AYUDA A TU HIJO A:

•Entender que algunas cosas no son de nadie o son de todos (como los juegos del parque) y que debemos respetarlos y cuidarlos por un bien común.

•Que las pertenencias de los demás se pueden prestar si las pide adecuadamente, pero también tiene que aprender a aceptar un “no” por respuesta.

•Ver que lo que es sólo suyo y de nadie más (un juguete favorito o un libro especial) lo puede prestar cuando quiera y a quien quiera o tiene el derecho de no prestar.

•Compartir, pero respetando sus pertenencias y su deseo de reservarse en exclusiva algunas cosas.

 

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE DICIEMBRE