Categorías
Así Crece

¿Me debo preocupar por el comportamiento de mi hijo?

¿Me debo preocupar por el comportamiento de mi hijo?

El despertar sexual de un hijo puede parecernos, en ocasiones, inquietante. Aquí te decimos qué comportamientos son naturales en los niños de 5 a 9 años.

¿Me debo preocupar por el comportamiento de mi hijo?

La sexualidad es parte fundamental en la vida del hombre, se desarrolla durante toda la vida y se expresa a través de una variedad de formas incluyendo el lenguaje, el tacto, la exploración, la actividad sexual, los juegos, entre muchas otras.

¿Cómo saber si estas expresiones son naturales para la edad de tu hijo? A continuación presentamos un listado de algunas de las manifestaciones sexuales naturales en un niño entre 5 y 9 años así como de aquéllas que expresan algún trastorno o problemática mayor.

¿Qué es natural?

Se entiende por naturales aquellas conductas sexuales espontáneas, curiosas, de fácil distracción, que simplemente reflejan la necesidad de conocimiento no sólo sobre éste tema sino sobre otros de la vida. La manifestación de dichas conductas es una excelente oportunidad para brindarle al niño no sólo información pertinente sino para establecer espacios de diálogo y confianza.

¿Podría tratarse de tu hija?

Conoce todos los síntomas sobre el síndrome de Rett

Conductas preocupantes

A diferencia de éstas, las manifestaciones sexuales que requieren de nuestra atención e intervención son aquéllas que se presentan de forma excesiva, secreta, compulsiva, coercitiva, degradante o amenazante.

  • Simulación de actos sexuales sofisticados para su edad; por ejemplo, sexo oral. 
  • Conversaciones y juegos con temática sexual persistente. 
  • Preguntas repetitivas sobre temas sexuales, a pesar de que ya hayan sido contestadas. 
  • Escritura de notas sexuales amenazantes. 
  • Utilización de lenguaje adulto para referirse a cuestiones sexuales, por ejemplo: ¿Crees que soy sexy? o Mira mis muñecos están teniendo relaciones. 
  • Buscar a niños menores para comenzar juegos sexuales

Conductas Naturales

  • Aumento de la curiosidad en temas relacionados con la sexualidad por ejemplo preguntas sobre bebés o diferencias de género.
  • Aumenta la curiosidad por conocer los genitales de hombres y mujeres.
  • Aumenta el sentido de privacidad sobre el cuerpo.

¿Aún te ve desnudo tu hijo?

Cómo manejar la desnudez frente a tu hijo

Es importante recordar que éstos son sólo algunos ejemplos de las conductas que pueden presentar los niños entre 5 y 9 años pero cada caso se ve influenciado por las experiencias y factores sociales, emocionales, físicos, culturales del niño por lo que recomendamos recurrir a un experto para mayor asesoría.

El poder identificar y dar respuesta a las conductas sexuales en niños permite a los adultos apoyar el desarrollo de una adecuada sexualidad y protegerlos del abuso o de ser lastimados.

¿Tu hijo presenta alguna de estas conductas?

Foto: Getty Images

¿Es el caso de tu hijo?

A mi hijo le da miedo ir al doctor

 

 

Categorías
Así Crece

La importancia de la vitamina D durante el embarazo

Diversos estudios han demostrado que la carencia de vitamina D en el embarazo puede afectar el desarrollo de los niños.

La deficiencia de esta sustancia podría tener como consecuencia problemas de lenguaje en los niños, de acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Australia Occidental.

En el estudio, los expertos le dieron seguimiento a más de 700 mujeres embarazadas, hasta que sus hijos cumplieron los 17 años. En él, hallaron que los niños nacidos de madres con bajos niveles de vitamina D tienen un riesgo dos veces mayor de padecer trastornos del lenguaje durante toda su etapa escolar.

PEXELS

 

Desde hace varios años, diversos expertos habían advertido de que la insuficiencia de esta sustancia en mujeres embarazadas podría causar daños en la salud de sus hijos, tales como deficiente crecimiento o asma.

A diferencia de los problemas de lenguaje, los investigadores encontraron que la probabilidad de tener un hijo con retraso en temas emocionales o de comportamiento es prácticamente el mismo, independientemente de la cantidad de vitamina D que se tenga durante el embarazo.