Categorías
Padres e Hijos

5 emociones que papá tiene después del nacimiento de su bebé

Papá también está pasando por un cambio en su vida personal que lo lleva a vivir emociones profundas; tener un hijo es toda una experiencia de vida, por esto, suele experimentar muchas emociones, bonitas y encontradas, tras el nacimiento de su bebé.

Ahora, papá no solo se sabe responsable de un ser pequeño y vulnerable, también, el amor que le tiene a su pareja le hace sentir preocupación por el bienestar de ella y la necesidad de proteger a su familia y descendencia. Por esto…

Tras el nacimiento de su bebé, suele sentirse…

Paternal

Quizá ahora solo quiera quedarse con su familia, es normal. Los hombres disminuyen sus niveles de testosterona en esta etapa, por lo que son menos agresivos y más sensibles. Quieres estar seguro de que ellos están bien y quieres protegerlos. Sí, tienes mucho trabajo, pero sin duda tu cabeza puede estar sólo en que tu bebé esté sano y bien. Si te es posible, no dudes en pedir la licencia paternal en tu trabajo.

Admiración

No deja de sorprenderte lo que el cuerpo femenino es capaz de hacer. Si presenciaste el parto de tu bebé, con mayor razón sentirás una gran admiración hacia tu pareja, lo cual es maravilloso porque eso profundiza su vínculo emocional y los fortalece como pareja frente a su nuevo papel como papás.

Celos

Llegará un momento es que extrañes a tu  pareja y ella sienta que en este momento sólo tiene tiempo para atender al bebé; o puede ser incluso que sientas celos de la cercanía emocional que ella tiene con su bebé. Como sea, debes comprenderte y ser paciente contigo mismo; no eres malo por ello.

Sin embargo, es necesario que te acerques a tu pareja y le cuentes tu sentir, que no lo guardes porque se podría convertir en resentimiento. Si en este momento no quieres molestar a tu pareja,  hazlo con algún amigo que haya pasado ya por el nacimiento de su bebé.

Excluido

La mayoría de los padres se sienten fuera del vínculo mamá-hijo; esta relación es muy natural, recuerda que ella lo llevó dentro de su pancita nueve meses y el bebé prácticamente ya la conoce. Además, para el bebé ella es su mayor fuente de sobrevivencia pues ella es quien lo alimenta.

A ti te está reconociendo. Y justo por esto ahora más que siempre necesitas vincularte con tu bebé y lejos de tomar una actitud indiferente a causa de este sentimiento de exclusión, acércate  tanto a tu pareja como a tu bebé. Involúcrate. Si tu pareja no te involucra, pídeselo. Explícale tus razones y lo importante que es para el bebé que los tenga a ambos.

Azoro

Muchos aspectos cambian en tu vida al convertirte en papá. Empezando porque desde ahora serás responsable del bienestar de una personita completamente desvalida; tendrás noches de desvelo y tu dinero ya no será solo para tus gustos. Pero será en los pequeños y asombroso detalles de la vida cotidiana los que te dejarán con el ojo cuadrado frente a tu paternidad: como cuando tu bebé salpique pipí en tu playera, o vomite sobre tu hombro o te ofrezca el bocado de comida que no le gustó y sacó directo de su boca. Sin duda tu vida de ahora en adelante estará llena de sorpresa. ¡Y maravillosas¡

Fuente: Voy a ser papá. Armin A. Brott

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Por qué todo niño necesita pasar tiempo a solas con papá «sin mamá»?

Categorías
Padres e Hijos

¿Estás enseñando a tu hijo a conectar con sus emociones (o a ignorarlas)?

El mensaje acerca de las emociones que tu hijo está recibiendo de ti importa mucho para que él sepa construir (o no) una buena relación consigo mismo. Descubre la forma como estás enseñando a tu hijo a conectar con su emociones.

La experta en inteligencia emocional, Eli Martinez explica en su libro Crea una vida a tu medida, que los padres tienen los siguientes estilos a la hora de educar las emociones de sus hijos.

Estilos de enseñar a tu hijo a conectar con sus emociones

¿Cuál es el tuyo?

Despreciativo. Los niños aprenden que no está bien sentir, que las emociones son inválidas o inapropiadas: ¡no seas un chillón! ¡eres un berrinchudo feo!

Condenatorio. Lo mismo que el anterior, pero el niño asimila también la idea de que él está mal, que hay algo malo en él por sentir, por lo que empieza a experimentar culpa y vergüenza frente a sus emociones, tanto positivas como negativas. ¡Y las esconde!

No intervencionista. Los padres aceptan a sus hijos de modo incondicional pero no ponen límites a su emociones destructivas; el niño se vuelve ingobernable. Por ello es importante que los padres sepan contener las emociones de sus hijos; siempre busca ayudarlo a reconocer sus emociones hablándole de las tuyas y a expresarlas de manera positiva: si estás enojada diciendo por qué, por ejemplo, sin agresión o violentarte.

Competente. Se genera un clima de comunicación, asertividad y empatía, hay una clara expresión emocional, contención, seguridad y confianza entre papás e hijos. Se crea una intimidad emocional, por lo tanto, el niño aprende que está bien expresar sus emociones, siempre con ecuanimidad y cuidando su propio bienestar emocional.

¡Cuál es tu estilo? Asegúrate de que tu hijo esté aprendiendo una sana expresión de sus emociones, así como a reconocerlas y a aceptarlas aunque sean negativas,
por que son parte de su humanidad.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Alegre, triste, enojado…¡Enséñale a reconocer sus emociones!

Categorías
Ser Familia

¿Tu suegra tiene «hijitis»?

Cuando alguien o algo rompe la intimidad de la pareja o la dinámica de la familia, significa un problema al cual hay que ponerle un alto inmediato. Si tu suegra suele llamar por teléfono a cada hora, no sale de tu casa, los acompaña a todos lados y por lo general, se queja de alguna enfermedad para «garantizar» su compañía, mira estos consejos de la experta.

Lorena Mendoza Sosa, terapeuta infantil y juvenil en NeuroIngenia explica que si tu suegra habla varias veces al día para saber cómo está su hijo o hija pero a ninguno de los dos les ocasiona molestia no hay mayor problema; para ustedes es una dinámica familiar normal.

Pero si sientes que sus llamadas diarias te sacan de tus casillas porque son una constante interrupción (tu pareja no pone atención en las charlas contigo por estar en el chat con su mamá, no pueden terminar de ver una película juntos porque debe constestar las llamadas…), sí necesitas arreglarlo. Porque la intimidad de la pareja es importante para afianzar sus lazos emocionales y crecerlos.

Mira lo que una pareja necesita para tener una familia estable y feliz

TU TAREA: nunca pongas a tu pareja a elegir un bando: o tu familia o nosotros. Aunque no te guste, ellos siempre van a ser su familia, sean como sean, con ellos creció.
Pedirle lealtades lo pone entre la espada y la pared; esto no es sano ni para él ni para la relación. Evita darle esta mala experiencia. Prefiere acordar, hablar, empatizar y
aceptar; es mejor siempre arreglar cualquier situación juntos que separados.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos también a leer: 

3 preguntas para saber si tu relación de pareja sigue fuerte

 

Categorías
Ser Mamá

5 cosas que te están impidiendo disfrutar el ser mamá

Estás cada día de tu vida con culpa por dejar a tu hijo con sus abuelos o por llegar tarde a casa; estás en tu oficina y en la mente tienes todos los pendientes de la escuela de tu niño o las recomendaciones que su maestra te dijo para que avance en su desempeño; quizá piensas que nadie te puede ayudar porque “si no lo haces tú no saldrá bien”… Lo mejor en este caso es que te preguntes si realmente disfrutas el ser mamá.

Revisa estos nueve puntos que tal vez te están impidiendo gozar de tu maternidad, de tu hijo y de tu familia al máximo. Ponlos en análisis, ve si te checan y pon manos a la obra: ¡hay que cambiarlos!

¿Disfrutas el ser mamá?

Eres muy autocrítica.

Sueles fijarte en todos tus defectos como mamá. Te exiges y te esfuerzas tanto que cuando no cumples lo que te propusiste o esperabas te deprimes. Lo mismo ocurre cuando tu hijo no cumple con las expectativas escolares, pues eso te hace sentir que es por tu culpa. Nada es perfecto, justo esta es la idea que debes comenzar a trabajar.

Sueles autoabandonarte.

¿Cuándo fue la última vez que dijiste “amorcito, aquí está tu hijo, me voy a pasear”. Estás tan al pendiente todo el tiempo de tu hijo que te olvidas de tus necesidades. Las necesidades de tu niño son primordiales, pero nada pasa si al menos una vez al mes te permites olvidarte que eres mamá. Di “no puedo”. Para lograrlo necesitas trabajar mucho tu angustia por la opinión ajena, la crítica de los demás, o de si te dan o no su reconocimiento.

Te autosaboteas.

Tiendes a mirar lo que tienen los demás y perder de vista todo con lo que tú cuentas. De hecho, piensas que los otros son mejores que tú: tu amiga es mejor mamá, tu vecina es mejor mamá, ellas tienen hijos bien portados… En tu cabeza tal parece que solo habita la carencia. Necesitas empezar a llenarte de lo bello que ya tienes en la vida: tu hijo, único e irrepetible.

Te aíslas.

En tu afán de ser la mamá perfecta y que todo lo puede, puedes estar alejando a los demás de tu mundo, pues además te sientes poco valorado y ayudada. Pero si no les dices cómo te sientes y, sobre todo, que necesitas de su ayuda, ellos nunca sabrán que te hacen falta. Expresa lo que necesitas.

Autodevaluación.

Al final, tanto cansancio te lleva a cometer errores en todos tus entornos y a no rendir lo necesario. Tu gran temor se hace realidad. Y entonces, te descalificas más y eso te deprime más. No te permitas llegar a este punto. Aprende a conocerte y date el respiro que necesites cuando te haga falta, para parar y descansar.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Mamá burnout, ¿quién es ella y por qué ha llegado a tal condición?