Categorías
Padres e Hijos

Cómo enseñar a tu hijo a relacionarse sanamente consigo mismo

La primera relación que debe funcionar sanamente en la vida tuya y de tu hijo es la de ustedes con ustedes mismos. esto significa ser capaces de reconocer sus necesidades físicas y emocionales, para satisfacerlas. ¿Cómo enseñar a tu hijo a lograr esto, a relacionarse sanamente consigo mismo?

La palabra empoderamiento se ha puesto muy de moda, sin embargo, en la gran mayoría de los casos está mal aplicada, ya que se utiliza como sinónimo de fuerza, liderazgo, exceso de seguridad y hasta podría decirse como un exceso de orgullo y autoridad.

Sin embargo…

el real significado del empoderamiento representa recuperar tu poder, es decir, reconectarte en tus cuatro niveles: físico, mental, emocional y del espíritu.

Significa reconocer que tienes una parte divina, Ser Superior, Supraconciencia, doble cuántico, intuición o Espíritu Santo (como quieras llamarlo) que te une con el Todo y con todos, que es esa parte sabia que sabe perfectamente lo que tú necesitas y te guía cuando se lo permites por estar conectada con la Fuente.

¿Cómo enseñar esta forma de relacionarse consigo mismo a tu hijo? Suena tan metafísico y místico que… quizá te preguntas si es posible que tu hijo lo entienda. Quizá de inicio no. De inicio, tendrás que desarrollarla tú primero para que él lo comprenda a través de tus acciones diarias, porque al final, tú eres su modelo.

De tal manera que es fundamental que desarrolles este trabajo espiritual que muchas veces se deja de lado, hasta el último lugar de la fila de actividades. Este trabajo espiritual es muy sencillo, pero como todo, requiere entrenamiento y disciplina, donde la meditación, la atención plena o Mindfulnes, la respiración, la introspección y la reflexión son necesarias.

Cómo relacionarte sanamente contigo misma y enseñarle a tu hijo a hacerlo

  • Permítete y permítele a tu hijo los ratos de ocio, contemplación, exploración y descubrimiento que hoy en día son tan poco valorados; es decir, evita saturarlo con tanta información y déjalo seer más niño.
  • La alimentación también es importante, ya que lo que consumimos también tiene un nivel vibratorio. Si permites que tus hijos se alimenten de comida chatarra, esas bajas resonancias impactarán su cuerpo de manera negativa, además de no nutrirlo de manera adecuada.
  • Ayúdalo a gestionar sus emociones; también es otra gran herramienta para que tome su poder. Permítele la expresión de las mismas, tomando conciencia que detrás de cada emoción hay una necesidad que debe ser expresada.

Cada emoción tiene una parte química y una parte energética. La parte química impacta directamente a cada una de las células del organismo y son las emociones negativas las causantes de muchas enfermedades y problemas en la vida. La parte energética se radia a través del campo electromagnético del corazón, el cual, es el gran transmisor del cuerpo, impactando directamente a la materia. Si estás vibrando en emociones negativas, esa será tu realidad y el Universo te dará exactamente las emociones que estés vibrando.

Por último, enseña a tu hijo a cuestionar las creencias, la información que recibe del medio ambiente, es decir, desarrollar el juicio crítico. También a asumir la responsabilidad de sus acciones, evitando los juicios condenatorios y la crítica constante hacia los demás. Esto le permitirá comprender que a cada acción le corresponde una reacción, pero aprendiendo a reconocer, responder y reparar sus errores.

Espero que esta información haya sido de utilidad para ti
y te ayude a que tus pequeños tomen su poder.

Por Eli Martínez, especialista en Empoderamiento

www.elimartinezseruno.com Facebook: Eli Martínez Especialista en Empoderamiento maema27@hotmail.com

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

3 conductas que sobreprotegen a tu hijo y disminuyen su autoestima

 

Categorías
Padres e Hijos

3 conductas que sobreprotegen a tu hijo y disminuyen su autoestima

Las mamás o papás que sobreprotegen a su hijo recurren típicamentre a estas conductas. Y cada una de ellas le crea una emoción a tu hijo, que puede generarle baja autoestima. 

Conductas que sobreprotegen a tu hijo

Vives preocupándote por tu hijo

Estás obsesivamente atenta de los pasos que da, dónde está y con quién está. Eres reiterativa, le preguntas varias veces lo mismo: ¿estás seguro de que comiste bien? Esta acción le manda el mensaje de que no estás segura de lo que él dice. No confías en su sentir ni pensar, por lo que ni siquiera el mismo debería estarlo; es alguien en quien no se puede confiar.

Contestas por tu hijo

Le preguntan algo a él e inmediatamente respondes tú, como si él no tuviera voz y voto, o peor, pensamientos propios. Tal situación lo anula, por lo que crece sintiendo que él es invisible, no es nadie, no merece que sus necesidades, sentimientos, emociones sean escuchadas.

Crees que todo es peligroso para tu hijo

Esta conducta que sobreptrotege a tu hijo esconde la necesidad de controlarlo todo. Si es el caso, necesitas revisar por qué necesitas tener en tus manos el control, es una inseguridad de ti misma, la cual proyectas en el exterior y por supuesto en tu hijo. El está asimilando que por sí mismo es incapaz de hacer o lograr algo, por lo que crece sintiendo incapaz.

Es normal sentir preocupación por tu hijo porque eres su mamá y él tu responsabilidad, solo asegúrate de no anular su individual, al contrario, respetarlo y tratarlo
como una persona distinta de ti, con sus propios intereses, decisiones,
pensamientos y sentimientos. 

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

5 cosas que pasan cuando tienes un hijo único

 

 

Categorías
Padres e Hijos

10 derechos que necesitas dar a tu hijo para hacerlo sentir valorado

Así es como tu hijo se sabrá merecedor de bienestar, abundancia y amor, también, capaz de dar esto mismo a los demás y de sentirse seguro y empoderado para lograr sus metas y sueños. Estos son los derechos que necesitas darle para hacerlo sentir valorado.  

10 derechos que necesitas dar a tu hijo

  1. Ser tratado con respeto y dignidad; no dejes que nadie le falte al respeto a tu hijo , ni tú lo hagas
  2. Tener y expresar sus sentimientos y opiniones, o a no hacerlo, o hacerlo hasta que se sienta listo.
  3. Tener sus propias necesidades, establecer sus prioridades y tomar sus propias decisiones.
  4. Poder decir No sin sentir culpa o lo hagan sentir obligado o culpable.
  5. Pedir lo que quiere, entendiendo que tú o cualquier otra persona es libre de acceder o no a sus deseos.
  6. Derecho a cambiar de opinión, gustos, intereses o aficiones; respeta si tu hijo  eligen algo distinto de los había dicho.
  7. Decidir qué hacer con sus propiedades y su cuerpo mientras que no viole los derechos de los demás, o esté en contra de su seguridad y bienestar.
  8. Derecho a equivocarse y cometer errores.
  9. Derecho a ser él mismo, crecer a su propio ritmo, tener un carácter y una personalidad; no tiene que ser como nadie más, procura no compararlo.
  10. Derecho a descansar y aislarse, permite que tenga su espacio de tranquilidad; si quiere estar en su cuarto dibujando está bien, no lo quieras tener a la fuerza a dos metros de ti.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

¿Qué hago con mi adolescente rebelde?