Categorías
Así Crece

10 datos curiosos sobre la infancia de tu hijo

Descubre algunos de los datos curiosos sobre la infancia de tu hijo o hija que te ayudarán a conocerlo más a fondo y entenderlo. 

La infancia es probablemente la etapa más feliz de la vida, ya que la fortuna de tener una niñez plena y tranquila es lo que todo niño y niña merece. Durante este periodo, los niños aprenden cientos de cosas del mundo que los rodea y, aunque parezca extraño, lo cierto es que casi siempre tienen prisa en crecer y no disfrutan cada uno de los detalles de la misma.

Por ello, para que siempre valores la infancia de tu hijo, te dejamos algunos datos curiosos que quizá no te has detenido a pensar, pero que forman parte de esa bella época de su vida.

10 datos curiosos sobre la infancia

1. El día que los niños nacen es muy especial, aunque lo comparen con alrededor de 9 a 10 millones de pequeños en todo el mundo.

2. Los bebés no pueden reconocer la cara de sus papás durante los primeros 2 a 3 meses, pero saben que son ellos por su voz y olor corporal.

3. Durante los primeros 2 años de vida, los niños y las niñas aumentan su peso casi un 200%.

4. El cerebro tiene poco más del 50% del tamaño de un adulto cuando los niños y niñas cumplen 2 años.

5. Además de comer, dormir y hacer del baño, una de las cosas que más hacen los recién nacidos es estornudar, lo cual les sirve para limpiar sus vías respiratorias.

6. Las primeras palabras casi bien dichas las repiten casi hasta el año de vida, así como pararse por su propia cuenta, dar los primeros pasos, sentarse con buen apoyo y guardar silencio.

7. Los niños y niñas no comprenden los conceptos de tuyo o mío hasta luego de los 3 años.

8. Entre los 3 y 4 años ya son capaces de comprender que su fuerza hace se muevan las cosas, tal como pedalear en un triciclo, empujar los objetos y arrojar algunos cuantos más.

9. Cuando tienen casi 6 años, ya casi han desarrollado el tamaño total del cerebro. Al menos 90% del de un adulto.

10. Desde que nacen desarrollan un enorme gusto por los alimentos azucarados y dulces de forma instintiva, gracias a su genética, lo cual perdura casi hasta los 15 años de edad.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

10 cosas extraordinarias de tu bebé que no sabías

Categorías
Padres e Hijos

¿Cómo saber que tienes un niño zurdo?

Ser zurdo es una característica que tiene el 10% de la población. Si tu hijo forma parte de ese porcentaje, necesita que desde casa lo ayudes a que no se sienta raro por ello. Y el primer paso es saber si tienes un niño zurdo. 

Algunas teorías dicen que la predilección por una mano u otra comienza desde el vientre; de hecho, seguro la mano que el bebé tenga siempre más cerca de la boca es la que más utilizará. Sin embargo, otros estudios, apuntan a que los niños son ambidiestros más o menos hasta los tres años, cuando empiezan a decantarse por una mano u otra al tomar el lápiz, lanzar una pelota, jugar con algún muñeco, utilizar los cubiertos para comer…

En lo que hay coincidencia científica es en que alrededor de los cinco años ya se puede afirmar con seguridad si un niño es diestro o zurdo. Antes de esta edad pueden modificar sus preferencias de vez en cuando y, mientras se definen por una extremidad u otra, lo mejor es dejarlos experimentar. Al final, su cerebro será quien les diga con qué lado del cuerpo tendrán más destreza.

Zurdo de pies a manos

Es fundamental que sepas que la preferencia de tu pequeño no solo implica la mano, sino también oídos, ojos y pies, por tanto puede ser diestro de mano y zurdo de pie u ojo, por ejemplo (lo que se llama lateralidad cruzada), sin que esto tenga ningún tipo de consecuencia negativa o genere algún problema. También existen casos de menores ambidiestros en los que pueden realizar funciones con ambas partes del cuerpo.

¿Cómo saber si tu hijo es zurdo?

Observa qué mano, pie u ojo usa al realizar algunas actividades de forma espontánea, tales como:

  • Atrapar una pelota.
  • Mirar por un caleidoscopio u otro objeto que solo requiera la vision de un ojo.
  • Limpiar una superficie con un trapo.
  • Cepillarse los dientes.
  • Transportar un vaso lleno de agua.
  • Tapar o destapar un frasco.
  • Patear un balón.
  • Tomar una fotografía.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

7 cosas que necesitas conocer sí o sí de tu hijo zurdo

Categorías
Así Crece

7 comentarios que eliminan la creatividad de tu hijo

Hay comentarios que eliminan la creatividad tan natural de los niños y otros que puedes usar para alentar la de tu hijo. Estas son algunas de ellas; revisa si las has dicho a tu hijo y te proponemos cambiarlas por las sugeridas.

Evita decir:

  • “Así no se hace”
  • “Eso no está bien”
  • “Te has equivocado”
  • “Vuelve a hacerlo, ahora bien”.
  • “Yo voy a enseñarte”
  • “Lo has hecho al revés”
  • “ Esta mál”

Es mejor decir:

  • “Qué divertido”.
  • “Muy buena idea
  • Me enseñas?
  • Estás muy bonito
  • Me ha encantado
  • Me gusta mucho como lo has hecho
  • ¿Se te ha ocurrido a ti solo?
  • ¡Qué bien has pensado!

Tu hijo es maestros de la creatividad; ayúdalo a potenciarla dándole espacios, tiempos y recursos para mantenerla y crecerla. Sobre todo, respeta sus ideas por más raras que te parezcan, muchas veces los adultos queremos que los niños encajen en el mundo tal cual nosotros lo conocemos cuando, son ellos los que pueden crear un mundo mejor.

FOTO GETTY IMAGES

Te ayudará también leer:

Estimula su creatividad

Si estimular su creatividad quieres, llévalo a conocer estos bosques

Categorías
Así Crece

10 fortalezas de tu hijo introvertido

Tu niño suele jugar solo, es muy tranquilo, no es platicador, es observador, le encanta estar en su espacio (su cuarto o su tipi, por ejemplo), tiene pocos amigos… ¡Es un niño introvertido! ¡Y no es malo ni raro! Es su temperamento y parte de su personalidad; además, tiene estas grandes fortalezas por potenciar.

Identifica y valora estas fortalezas de tu hijo introvertido

Prudencia

Actúa con cuidado, evita riesgos y aventuras, observa con atención, se muestra respetuoso, piensa antes de hablar, es discreto, no habla con cualquiera , menos con extraños. Es una virtud porque cuando adulto sabrá tomar buenas decisiones, no será impulsivo.

Sustancia

Tu hijo no es superficial, le gustan los temas científicos, se conecta con la naturaleza, le encantan los animales, hace preguntas clave y hasta trascedentes; te ha llegado a sorprender su habilidad para entender temas «supuestamente de adultos» y las emociones. Su fortaleza radica en que es capaz de conectar consigo mismo y mirar lo importante de la vida.

Concentración

Es capaz de dirigir su energía a una actividad interna o externa, es perseverante, constante, disciplinado. No te cuesta trabajo que tu hijo ponga atención en su tarea, cuando le explicas un tema, o inicia una actividad nueva. Poderse concentrar le permite una buena memoria y aprender rápido.

Saber escuchar

Justamente su habilidad de concentración le permite estar en el aquí y ahora, por eso puede realmente escuchar y conocer a las personas con quienes convive, saber lo que necesitan. Por eso, a veces te ha sorprendido cuando te dice «mami, te regalo esta florecita para que ya no estés triste» y justamente es así como te sientes. Tal habilidad le permite hacer amigos genuinos e identificar a aquellas personas que no son «positivas a él mismo».

Calma

Es la base de la concentración, la relajación, la claridad y la sustancia. Su tranquilidad es una virtud, porque le permite observar muchas cosas de las personas y de las situaciones que lo rodean, incluso d él mismo. esto le facilitará conocerse a sí mismo, no ser impulsivo ni reactivo; saber actuar ecuánime y buscando su bienestar.

Pensamiento analítico

¿Tu hijo es muy lógico, analiza todo? Le encanta planificar y formar estructuras (como los juguetes de block), sus preguntas son muy enfocadas a entender cómo y por qué ocurren las cosas, es muy curioso para saber cómo funcionan las cosas… Sin duda, es un talento que lo hará generar innovación.

Independencia

Es capaz de estar solo, de ser autosuficiente, desapegado; es un niño que no está tras de ti todo el tiempo, puede resolver sus cosas por sí mismo. Por supuesto, será un adulto capaz de generase bienestar a sí mismo porque velará por su amor propio, por darse felicidad y hacer lo que a él le importa sin espérar el reconocimiento o la aprobación de los demás.

Perseverancia

Es un niño terco, constante, disciplinado; persigue sus metas, si está en clases de natación no para hasta aprender, no deja el videojuego que empezó hasta pasar todos los niveles, intenta e intenta la patineta hasta dominarla… y así es en todo. Por lo que cuando adulto, podrá lograra muy bien sus objetivos.

Escribir (en vez de hablar)

Los niños introvertidos suelen comunicarse y expresar muy bien sus ideas a través de la escritura. Quizá tu hijo ya tenga su diario o estaría encantado de tener uno; quizá ya cuando adolescente cree cuentos, poemas, pensamientos. Una red social le puede venir bien, pero vigila el uso que le dé.

Empatía

Es capaz de ponerse en la situación de la persona con quien habla, no le gusta el conflicto, identifica bien las cualidades y los intereses de los otros y sabe compartirlos,  reconoce las necesidades de los demás… De ahí que pueda decirte «mami, a pedro le gustan los wafles con mucho chocolate, ¿le hacemos unos? Esto lo hace un ser muy genuino y desplegar una energía muy humana, que genera que la gente con quien convive lo aprecie y quiera por su generoso corazón.

Conoce las diferencia entre un niño introvertido y uno extrovertido

FOTOS GETTY IMAGES