Categorías
Ser Bebé

¿Es normal el corazón de mi bebé?

¿Es normal el corazón de mi bebé?

El corazón tarda tres semanas en adaptarse a la vida fuera del útero.

El corazón es el primer órgano que empieza a funcionar dentro del útero y el último en detenerse al final de nuestro días; el que hace posible que la sangre llegue al resto de los órganos y al que atribuimos las emociones. ¿Cómo es y cómo funciona el corazón del bebé? ¿Qué es normal y qué no lo es en las primeras semanas? ¿Estará todo bien?

Este cereal ayuda al buen funcionamiento del corazón

Comer avena fortalece tu corazón

¿Es normal el corazón de mi bebé?

El corazón del recién nacido late entre 110 y 150 pulsaciones por minuto, frente a las de 70-80 de un adulto. Es más reducido que el corazón adulto (para hacernos una idea más clara: es del tamaño de un puño), esto no le impide realizar las mismas funciones con fuerza y eficacia. Ya late a las seis semanas de gestación, y desde el principio envía la sangre hasta el último rincón del cuerpo. Bueno, hasta el último rincón no: los pulmones se reservan para la vida después del útero. Dormirán, plegados, hasta que la primera respiración los ponga en marcha.

Corazón en marcha

El corazón domina dos <<circuitos>>, uno largo por el cual envía la sangre a todo el cuerpo, y otro corto por el que envía y recibe la sangre de los pulmones. Este segundo circuito es el que se ha de poner en marcha en el momento del nacimiento, y lo permiten una serie de cambios en su estructura.  La primera respiración provoca el cierre del foramen oval, un agujero que permitía que la sangre pasara del lado derecho al izquierdo del corazón. A partir de este momento, en el corazón estarán diferenciadas la sangre «limpia» y recién oxigenada proveniente de los pulmones de la «sucia», que acaba de llegar al resto del cuerpo y necesita oxigenación.

Quizá escuches un tipo de soplido…

Otro agujero que cierra en este proceso es el llamado ductus arterioso, el que permitía que la sangre pasara directamente del corazón a la aorta descendente para alcanzar la placenta y no pasar por el pulmón, que no funciona porque no hay aire que respirar. Al cerrarse, la sangre pasa a los pulmones por primera vez. Estos dos agujeros no se cierran de golpe, tardan unas semanas en hacerlo, lo que puede dar lugar a que se escuchen soplos o sonidos no habituales.

Como no han funcionado antes, los pulmones nacen con resistencias elevadas al paso de la sangre; es decir: a la sangre le cuesta pasar por ellos. Esta resistencia también afecta al trabajo del corazón durante las primeras semanas, al cabo de las cuales este esfuerzo se reduce.

Este alimento puede salvar a tu corazón

Comer soya previene enfermedades del corazón

¿Tendrá una cardiopatía?

La gran mayoría de las cardiopatías que se detectan en los primeros meses no son graves, necesitan una medicación sencilla o una pequeña cirugía, y muchas se corrigen solas. La mayoría de estas cardiopatías tienen que ver con problemas en el cierre de estos agujeros, o con el estrechamiento de arterias, como la aorta, que impone más trabajo al corazón.

El corazón del recién nacido tarda unas tres semanas en adaptarse por completo a la vida extrauterina.

¿Tu bebé tuvo algún padecimiento del corazón al nacer?

Foto: Getty Images

Mira cómo mantener a tu familia saludable

9 tips para cuidar la salud de tu corazón

Categorías
Así Crece

Divertidos juegos para que tu hijo aprenda vocabulario

Divertidos juegos para que tu hijo aprenda vocabulario

Los niños aprenden mejor jugando. Con estos didácticos juegos enriquece su vocabulario.

Divertidos juegos para que tu hijo aprenda vocabulario

Lotería

Ya existen muchos tipos de lotería, desde la clásica hasta de números, frutas, partes del cuerpo humano, animales… Con este juego, tu hijo asociará la imagen con el sonido y nombre del objeto que esté en la carta.

A tocar

Ten una charola con arena, imprime o dibuja algunas letras en una hoja y pídele a tu hijo que las trace sobre la arena. Este juego es sensorial y el trazar las letras en la arena le ayudará a recordar mejor su escritura.

Trazos brillantes

Con pegamento líquido de colores y brillantina, pídele a tu hijo que trace las letras sobre una hoja de papel, la textura y color llamaran la atención.

Juego apilable

Si tienes un juego en donde deba apilar fichas para formar una torre, puedes pegarle algunas etiquetas a cada ficha con los nombres de los animales y en otras su representación gráfica, pídele que saque las dos fichas que corresponda, por ejemplo, donde dice “perro” y la  imagen de un perrito.

Cubos

Usa cubos de madera o plástico como si fueran un rompecabezas de palabras, escribe en cada cara una palabra y en otro cubo, pon la imagen correspondiente a esa palabra, tu hijo tendrá que buscar los pares.

Rompecabezas hecho en casa

Puedes hacer rompecabezas sencillos de dos piezas, en donde en una esté una palabra y en la otra pieza la imagen que representa a esa palabra, así tu hijo tendrá que hacer todos los pares.

Memorama de letras

Crea un juego de memoria pero con letras, números, o el vocabulario que tu hijo esté viendo en la escuela y se le dificulte, el ir juntando pares lo ayudará a repasar cada palabra.

Búsqueda del tesoro

En varias hojas de colores pon palabras del vocabulario que quieras que tu hijo refuerce, escóndelas por toda la sala y tu hijo al descubrirlas, tendrá que irlas leyendo.

Abecedario portátil

Crea un abecedario personalizado para tu hijo (asegúrate de tener tres veces la misma letra para las palabras que lo requieran), jueguen a formar palabras con esas letras. Lo puedes llevar en tu bolsa y jugar mientras esperan a que les traigan alimentos en un restaurante o cuando esperan la cita con el doctor.

Lean cuentos juntos

Las historias siempre ayudan a los niños a enriquecer su vocabulario, lean al menos un cuento al día, del tema favorito de tu hijo.

Títeres de dedos

Crea o compra títeres para los dedos y junto con tu hijo vayan creando una historia, el hablar e imaginar, le ayudará a tu hijo a ampliar su vocabulario y aprender a usar mejor las palabras.

Sopa de letras

Usa un abecedario de plástico o madera, pon las letras sobre una mesa y revuélvelas. Di una letra, por ejemplo, M, tu hijo deberá buscar la letra M.

Los juegos didácticos ayudan a tu hijo a enriquecer su vocabulario.

¿Cómo apoyas a tu hijo a aprender las letras?

Mira qué colores usar en la habitación de tu hijo…

Llena la habitación de tu hijo con los colores del arcoíris y sube su ánimo

 

Categorías
Ser Bebé

¿Cómo le quito el hipo al bebé?

Todos sufrimos de hipo alguna vez, pero cuando le ocurre a nuestro bebé nos asustamos. No te preocupes, si lleva varios minutos y te preguntas: ¿cómo le quito el hipo al bebé? Sigue estos consejos para aliviarlo.

¿Qué es el hipo?

El hipo es una respuesta natural del sistema nervioso que incluso puede ocurrir cuando el bebé está en el útero. ¿Te pasó? Es una contracción involuntaria del diafragma debido al reflejo del nervio frénico cuando el bebé, por ejemplo, traga mucho aire al comer. El diafragma se contrae para forzar a los pulmones a expulsar el aire. Es algo normal y se debe a la inmadurez del sistema nervioso y del sistema digestivo. No es doloroso, pero sí puede sorprender al bebé, que puede acabar riéndose o llorando del susto. Normalmente somos los papás los que nos agobiamos más que ellos. Aunque hay muchas maneras de quitar el hipo en los adultos, en caso de un bebé conviene no hacer nada y dejarlo pasar ya que suele durar solo unos minutos.

¿Cómo aliviarlo?

Si es lactante

Ofrécele pecho o biberón. También puede funcionar ponerlo verticalmente o balancearlo con suavidad.

Si es mayor

Podemos darle un poco de agua o darle un masajito en la pancita, en el sentido de las
manecillas del reloj.

Totalmente prohibido

No lo asustes, ni le des golpes en la espalda ni le tapes la nariz para que contenga la respiración. Puede causarle problemas graves.

¿Cuáles son las causas?

No se sabe con exactitud cuál es la causa exacta pero se sospecha que el modo en el que come puede influir. Cuando está tomando pecho, puede no estar bien colocado y hacer que trague aire. Si está tomando el biberón, puede ser que el chupón sea demasiado grande y no se ajuste bien a su boca con lo que también tragará aire y eso puede desencadenar el hipo. También puede ocurrir que tenga mucha hambre y coma demasiado. En ese caso su estómago se hincha y esta distensión estira el diafragma, que se contrae causando un espasmo y por consiguiente el hipo. Incluso el pañal mojado o si tiene frío puede provocarlo ya que los músculos se contraen y, a su vez, el diafragma

¿Es normal que tenga siempre hipo o puede ser síntoma de que algo va mal?

Es normal que los bebés tengan hipo frecuentemente debido a su inmadurez, por lo que no debes asustarte. Sin embargo, hay ocasiones en las que es conveniente prestar más atención y acudir al centro médico si lo consideramos oportuno. Por ejemplo, cuando el bebé está muy nervioso, si tiene fiebre o el hipo no se le va en unas tres horas tras la digestión, sí es conveniente consultarlo. Podría sufrir reflujo gastroesofágico o tener alergia a la proteína de la leche.

Para evitar que ocurra, puedes darle de comer antes de que tenga hambre y hacerlo poco a poco para que no coma demasiado y muy rápido. Si le da hipo cuando está comiendo, lo mejor es ponerlo en vertical y esperar a que le pase.

¿Le ha dado hipo a tu hijo por un periodo largo? ¿Qué te funcionó a ti?