Categorías
Padres e Hijos

Cómo educar en equidad a tu niño y a tu niña

La formación que le darás a tu hijo depende de los principios de vida que quieras inculcarle; ¡sí es posible educar en equidad a niños y niñas!

Llegó la hora de empezar a definir la manera en que quieres educar a tu hijo y no hay duda de que, sin considerar si es niño o niña, deseas brindarle lo mejor para que se convierta en una persona plena, con pensamiento libre y practicante de los valores humanos.

La intervención tuya y de tu pareja son fundamentales en esta tarea; los expertos aseguran que tanto mamá como papá son vitales para educar en equidad a niños y niñas.

“Debido a que culturalmente hemos establecido que hombres y mujeres tienen distintos roles sociales, tendemos a educar de manera distinta: ellas tienen que aprender a ser buenas madres y esposas y, aun en nuestros tiempos, se les limita el acceso al estudio o al desarrollo laboral. Cuando la mujer quiere romper este patrón, es estigmatizada y si el hombre la apoya, entonces se pone en duda la masculinidad de este”, explica la psicóloga Lilia Joya, de la Facultad de Psicología de la UNAM.

Hemos determinado que niños y niñas se educan de manera diferente. Pero hoy es distinto; estamos comprendiendo que no debe existir ninguna diferencia y que a partir del ejemplo, ellos aprenden normas sociales. Es decir, no hace falta que en sus primeros años le des amplias explicaciones sobre equidad; encontrará la definición dentro del núcleo familiar.

Recuerda, tus actitudes, conducta y palabras diseñan su modo de ser, sentir y pensar; igual que lo que vive a su alrededor de la gente con quien convive:

8 cosas que NO debes permitir le digan a tu hijo varón

Y lo mismo ocurre sea niña o niño, por ello, importa mucho que tú reflexiones acerca de lo que estás enseñando a uno y otro: los mensajes estereotipados que les estás transmitiendo; mira:

¿Quieres que tu hija sea “una mujer perfecta” o una mujer feliz?

Cómo educar en equidad a tu niño y a tu niña

“Si los papás se tratan con respeto, reparten las actividades, se involucran en la crianza, se expresan afecto, acuerdan, el niño lo aprenderá y lo reproducirá. Los valores son la expresión de como entendemos la vida y nos desenvolvemos en ella”, afirma la especialista.

La especialista sostiene que lo que debemos enseñar es “a respetar a los demás, independientemente de su sexo, siendo justos con nosotros y los otros, a dar preferencia al diálogo sobre la imposición, ello desarrolla convivencias sociales más sanas y equitativas”, dice Lilia Joya.

En su primer año de vida, los niños empiezan a formarse una apreciación de como se manejan los adultos a su alrededor y experimentan la congruencia del manejo de las emociones.

Lo más trascendente que posee un ser humano son sus emociones y lo que siente, las emociones y los sentimientos no son exclusivos de uno o de otro género, niños y niñas los perciben igual. Lo esencial del tema es que se debe enseñar a los niños a vivir, reconocer y canalizar sus emociones, ya que esto les brindará seguridad y estructura a sus vidas.

Es cierto que a nivel cerebral y físico hay diferencias, pero ambos se pueden complementar para crecer en un ambiente en el que cada uno aporte sus riquezas, replicando el ejemplo vivido en casa.

La forma de educarlos se determina desde como vives tu relación de pareja y familiar, porque tu hijo absorberá el ejemplo y lo seguirá para involucrarse socialmente. Recuerda en todo momento que eres el modelo a seguir.

Te invitamos a leer también:

7 formas para criar niños y niñas independientes y seguros

Categorías
Así Crece

¿Tu hijo es demasiado extrovertido? Puede tener Síndrome de Williams

Este trastorno es conocido por ser el opuesto al autismo. Aunque creas que tu hijo es demasiado extrovertido y este trastorno no es en sí un problema, no es así, ya que quienes tienen Síndrome de Williams son muy confiados con los desconocidos.

El ser humano nace con un número de cromosomas definidos y sólo hace falta que unos 25 desaparezcan del medio del cromosoma 7 para que una persona tenga este trastorno, que es imperceptible en las pruebas prenatales. Se considera una enfermedad rara porque afecta a menos de 5 personas por cada 10.000.

Los niños con el síndrome de Williams no suelen entender cuándo están en peligro ni cuándo son víctimas de engaños, lo que los hace muy vulnerables. Los niños confían, no conocen la maldad, son inocentes y eso es lo que lo hace peligroso.

Además, aunque pueden entablar una conversación sin problema con cualquier persona, carecen de buenas habilidades sociales para mantener una relación con sus iguales a largo plazo, así que, a pesar de su sociabilidad, se van quedando muy aislados, lo que les provoca sentirse mal por las reacciones de las personas.

¿Cómo saber que lo tienen?

Los bebés suelen mostrar irritabilidad, problemas digestivos como cólicos, bajo peso y crecimiento, cardiopatías, como un soplo en el corazón, hernias, hiperacusia y en el desarrollo presentan retrasos, por ejemplo para empezar caminar, dificultades de aprendizaje, problemas en las articulaciones, en el rango de movimiento y bajo tono muscular.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Niños introvertidos vs. extrovertidos

 

 

Categorías
Salud

¿Qué es el reflejo del Moro? Descubre si tu bebé lo tiene

El reflejo del Moro hace que los bebés se sobresalten a la hora de dormir. ¿Quieres saber más? 

Para evitar que el bebé se sobresalte cuando duerme es necesario acunarlo y darle todo tu amor.

¿Qué es el reflejo del Moro?

Cuando el bebé nace, deja de sentir los límites del vientre materno y esto le produce una desagradable sensación de inseguridad, de «caída», por ello cuando duerme se sobresalta y brinca.

Además, le molestan la luz y los sonidos a los que todavía no está acostumbrado y el cambio de temperatura entre el organismo materno (36 ºC) y el exterior (unos 24 ºC) lo hace sentirse muy vulnerable y desprotegido.

Poco a poco se sentirá mejor

A todo ello hay que sumarle las maniobras del médico, el contacto de su piel con la ropa, el traslado de una sala a otra, la sensación de hambre, que no conoce… Con este cúmulo de sensaciones nuevas es normal que el bebé se sobresalte con frecuencia.

Por ello, los primeros meses de vida del bebé, necesitas cuidarlo con especial delicadeza. Esto no significa sobreprotegerlo, solo tomar ciertas precauciones:

1. Cuando lo dejes en su cuna o sillita hazlo con movimientos suaves. Si lo haces muy deprisa, tendrá sensación de vacío y se asustará mucho.

2. Dale de comer cuando lo pida, para que no se ponga ansioso. A partir de los 3 o 4 meses poco a poco establece un horario de tomas, pero de momento es él quien manda.

3. No lo pases rápidamente de un cuarto oscuro a otro que tenga mucha luz.

4. Evita los cambios bruscos de temperatura y las corrientes de aire.

5. No pongas la tele con volumen muy alto cuando él esté cerca.

6. Vístelo con ropa de tejidos naturales, como el algodón, que lo protegen de rozaduras y le permiten sentirse cómodo.

7. Acuéstalo en un moisés o en una cuna pequeña, en lugar de hacerlo en un espacio muy grande. Al ser un espacio más reducido, se sentirá más seguro.

8. Evita que las personas que lo visitan lo despierte para ver el color de sus ojos ni permitas que se lo pasen de unos a otros.

El reflejo del Moro

El sobresalto que lo bebés tienen a la hora de dormir, se denomina reflejo del Moro, que es cuando los bebés tienen la sensación de «caer» y abren los brazos y piernas para no caerse. Es un acto reflejo para «agarrarse» de ti.

Por ello, es necesario que hasta que tu hijo controle su cuerpo le des las seguridad que necesita en tus brazos, tu calor y refugio le brindarán la seguridad que necesita.

También le gusta mucho que lo arrulles suavemente, porque el vaivén le recuerda su vida intrauterina, cuando era acunado constantemente por tus movimientos, y además le ayuda a desarrollar el sentido del equilibrio, que aún está muy inmaduro. Si le acurrucas contra tu hombro izquierdo, mejor, porque sentir los latidos de tu corazón, que le resultan familiares, le brindan calma y seguridad.

Por todo ello, carga a tu hijo todo el tiempo que desees. La piel es el órgano más importante en la transmisión y en la recepción de las emociones y si el pequeño nota que tú estás a gusto, feliz y tranquila, no tardará en sentirse como tú: relajado, feliz y ajeno a los sustos.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Beneficios de arrullar a tu bebé

 

Categorías
Así Crece

El lenguaje secreto de los gemelos

Descubre qué hace única la forma en que los gemelos se expresan entre ellos, un lenguaje sólo de dos.

La llegada de gemelos es un gran acontecimiento y, desde el inicio, a todo mundo le sorprende sus características y facultades; son siempre un motivo de alegría y admiración, pues comparten aspectos que pocos hermanos tienen oportunidad.

Una de las cosas más admiradas en ellos es que parecen tener un lenguaje secreto, una forma muy intuitiva, innata y creativa para comunicarse aun sin palabras. Y en muchos casos es cierto, lo cual sucede en su mayoría durante los primeros tres años en el periodo en que van adquiriendo el lenguaje.

ista para recibir a los gemelos
¿Lista para recibir a los gemelos?
¿Lista para recibir a los gemelos?
¿Lista para recibir a los gemelos?

Pareciera algo místico y único su lenguaje, lo cierto es que se desarrolla sólo por gemelos en la primera infancia y es hablado solo por ellos. Se denomina idioglosia o criptofasia gemelar y se produce en un 40% de los casos, así que no todos los gemelos lo emplean.

Si bien es una manifestación del vínculo y la complicidad entre los hermanos, desde el punto de vista lingüístico, este lenguaje puede explicarse debido a una falta de adquisición de la lengua, pues no reciben los mismos estímulos del ambiente como lo haría un niño que no es gemelo.

En realidad no es algo para preocuparse, pues con el paso de los años adquieren el mismo nivel de lenguaje que el resto, pero en caso de ser necesario, también pueden acudir juntos a alguna terapia para desarrollarlo.

Lo cierto es que la complicidad, el lenguaje no verbal y verbal, hacen únicos a los gemelos, pues lo que sí desarrollan es un vínculo único que perdura toda su vida.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Límites para dos, ponle fin a la rivalidad entre hermanos

Categorías
Salud

Deportes que pueden afectar el oído de tu hijo

¿Cuáles son los deportes de mayor riesgo en cuanto a lesiones de oído se refiere, es decir, deportes que pueden afectar el oído de tu hijo? El doctor Gonzálo Corvera Behar responde esta pregunta.

¿Por qué es importante cuidar el oído de tus hijos?

La razón principal radica en que cualquier afección en la audición repercute en los estudios y en la capacidad de comunicación. Una pérdida de audición no tratada en un niño puede afectar su capacidad de aprendizaje, ya que si no alcanza a entender lo que el maestro le dice, difícilmente podrá hacer frente a todos los retos que la escuela representa.

Asimismo, la cuestión social es muy dependiente de la audición. El hecho de poder convivir en familia o con amigos, participando en conversaciones, engloba el aspecto social que nos hace humanos, lo cual gira alrededor de la audición.

Deportes que pueden afectar el oído

Box, judo e, inclusive, fútbol

Los deportes de más riesgo son los deportes de más contacto. Hay deportes que son de contacto directo como el box, el judo e, inclusive, el fútbol. Llamamos deportes de contacto directo a aquellos en los que dentro de las reglas del juego está permitido el contacto físico entre los jugadores, lo que provoca mayor riesgo. En el box se pueden producir golpes directos a la oreja, así como en el judo y en el fútbol.

Ciclismo, Esquí acuático, Clavados

Hay deportes que no son de contacto directo pero que también ponen en riesgo el oído, ya que existe riesgo de caídas o traumatismos craneoencefálicos; me refiero a deportes como el ciclismo, bien sea de ruta o de montaña; el esquí acuático que puede poner en riesgo una perforación del tímpano o los clavados, aunque no son tan frecuentes.

Buceo

Existen otros deportes riesgosos respecto a lo que llamamos “Barotrauma”, que se produce a causa de un cambio de presión. En este sentido, hablamos de deportes como el buceo. Este deporte es aún de mayor riesgo cuando se trata de buceo libre o buceo de apnea, que implica que los buceadores deben descender lo más rápido posible, y, generalmente, al hacerlo, no se compensa la presión, por lo que la persona se pone en riesgo de perforarse el tímpano o de romper las membranas internas del oído.

Llamamos barotrauma al daño que se genera en el oído por cambios bruscos de presión. Si, en cambio, buceamos con tanque, tenemos tiempo suficiente para compensar el cambio de presión y lo podemos hacer con toda tranquilidad, por lo que el riesgo se reduce.

Para prevenir que tu hijo sufra alguna lesión de oído

  • Es importante que tu hijo use equipo de protección, o sea, cascos para el ciclismo, por ejemplo.
  • Usar siempre el equipo de protección, acorde a cada deporte. Cuando el deporte permite o requiere uso de protección, nunca se lo brinquen.

Es importante que cualquier lesión de oído sea tratada por un especialista en oído, ya que horas de retraso en el diagnóstico y tratamiento pueden hacer que algo que es tratable se haga permanente.

¿Pediatra o especialista?

Existen lesiones en las que el médico de primer contacto es el pediatra cuando se trata, por ejemplo, de una otitis media, después de una gripa. En esos casos está perfecto que sea el pediatra quien lo trate inicialmente pero cuando se trata de un accidente sí es muy importante acudir directamente con un especialista.

Por Dr. Gonzalo Corvera Behar, Director del Instituto Mexicano de Otología y Neurotología S.C., y Presidente y Fundador de la Asociación Mexicana para la Audición “Ayúdanos a Oír”, A.C. (Amaoír)

Tel: 55-5081-8249 / Twitter: IMON_salud / Facebook: oires.amaoir / www.imon.com.mx

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Es gripa o infección de oído?

 

Categorías
Padres e Hijos

Tips para ayudar a tu hijo a reducir el estrés escolar

¿Has notado a tu hijo desanimado con sus actividades diarias, o incluso, irritable? Quizá está atravesando un periodo de estrés escolar. Ocurre por la saturación de tareas y actividades, o quizá, por que tenga algún problema con sus compañeros. Te compartimos estos tips para ayudar a tu hijo. 

Tips para ayudar a tu hijo a reducir el estrés escolar

1.- Hazle sentir tu apoyo y amor mediante tus cuidados.

2.- Dile que siempre puede confiar en papá y mamá.

3.- Si tiene algún problema con un compañero, habla con él de lo sucedido y dale alternativas de solución.

4.- Evita la violencia en el entorno familiar, videojuegos y programas, para que no sean un ejemplo para solucionar conflictos.

5.- Asegúrate de que las actividades que haga lo estimulen y que no se sienta agobiado.

6.- Dale momentos de tranquilidad, como un baño relajante o cuéntale una historia antes de dormir.

7.- Establece rutinas y horarios: le dan seguridad y control sobre su entorno.

8.- No crees un ambiente de competencia entre hermanos.

9.- Nunca le exijas más de lo que puede dar: aún es un niño pequeño.

10.- No le pidas un perfeccionismo absoluto en algo que apenas está aprendiendo.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Tips para enseñar a tu hijo a afrontar el estrés

Categorías
Padres e Hijos

10 datos curiosos de los gemelos

Estos datos curiosos de los gemelos seguro te van a sorprender. ¡No te los pierdas!

Tener gemelos es una de las cosas más lindas y una doble fortuna para los padres. Es algo mágico y único, tanto como sus características, de las que tanto se ha hablado y estudiado. Si bien pueden existir muchos mitos acerca de los gemelos, existen algunos datos curiosos que a cualquiera sorprenden. Aquí te dejamos algunos de ellos.

10 datos curiosos de los gemelos

1. Los gemelos tienen el mismo ADN, sin embargo, no siempre tienen las mismas características físicas. Muestra de ello es que tienen distintas huellas dactilares.

2. Alrededor del 10% de la población mundial es zurda, de las cuales, 22% son gemelos.

3. Estudios indican que las mamás que tienen gemelos viven más años, son más altas y suelen tener mejor estado de salud que el resto de las mamás.

4. La cuarta parte de los gemelos idénticos presentan «apariencia espejo»; es decir, idénticos en su apariencia, además de que tienen patrones cerebrales muy similares. Lo mismo sucede con sus personalidades.

5. Uno de los signos más frecuentes para diferenciar a dos bebés gemelos cuando nacen es el ombligo, el cual suele ser distinto en ambos.

6. Es mentira que exista el llamado «gemelo malvado». Pero lo que sí pueden compartir es la empatía ante las mismas cosas o personas.

7. Criptofasia es el nombre usado para designar el lenguaje secreto que pueden llegar a desarrollar dos gemelos.

Conoce más de este lenguaje especial de tu gemelos:

El lenguaje secreto de los gemelos

8. La comunicación y entendimiento entre gemelos es algo único, ya que es un vínculo que se desarrolla desde que están en el vientre materno.

9. Cuando los padres son gemelos (especialmente las mamás) tienen casi un 90% de probabilidad de tener hijos gemelos.

10. Si los gemelos reciben los mismos estímulos desde que son pequeños, cuando crezcan es muy común que tengan gustos y estilo de vida similares.

Y tú, ¿conoces algún mito o dato curioso de los gemelos? ¡Cuéntanos!

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

10 nombres para gemelos que amarás

Categorías
Padres e Hijos

Hijos, videojuegos y cómo sobrellevarlos

Los videojuegos pueden ser un dolor de cabeza para las mamás y papás porque los hijos quieren pasar muchas horas frente a la pantalla jugándolos; mejor sigue estos tips para saber cómo permitir a tu hijo usar los videojuegos, con límites sanos. 

Los videojuegos pueden tener ciertas ventajas como el incremento mental y la coordinación motriz, la ubicación espacial y la buena memoria de nuestros hijos.

También desarrollan la imaginación e incluso muchos son educativos. Sin embargo, es necesario establecer reglas para que las cosas no se salgan de control. La aplicación de control parental que ahora incluyen varias consolas pueden ser de gran ayuda.

Claudia Ortega, pedagoga de la Universidad Panamericana de México, aborda el rol de los padres de familia al elegir el título indicado para los menores:

«Es importante identificar qué tipo de videojuegos están jugando y no satanizarlos, porque habrá los que desarrollen las habilidades de pensamiento, pero otros dan un mensaje de violencia o tienen lenguaje explícito» indicó la especialista.

«Los niños y adolescentes no se detienen en eso, pero es papel del adulto revisar y permitir que los hijos lo utilicen y después, poner el tiempo que lo van a ocupar».

Otra especialista, Erika Acosta, que también es pedagoga, confirma que hay que cuidar no sólo que los menores no elijan los títulos nocivos, sino que también no vean a los adultos usándolos.

«Cuando son más grandes, de 8 a 10 años, poner un acuerdo de 45 minutos, una hora o media, lo que los papás autoricen, y que en más pequeños no se debe negociar cuánto tiempo se usará» sugirió la pedagoga.

Por otro lado, la psicoterapeuta Laura Gil, dice que se debe evitar el uso de videojuegos como entretenimiento para los niños en edad preescolar, pues pueden retrasar su desarrollo madurativo.

«El niño menor de 6 años debe jugar con otras cosas, deben hacer uso de sus sistema motriz, necesitan correr, aprender a brincar, coordinar sus movimientos, todo eso lo hace naturalmente cuando se está jugando. Para que su cerebro madure, los niños necesitan jugar con su cuerpo, jugar activamente», sentenció.

Por Rodrigo González

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Beneficios de los videojuegos para niños

Categorías
Así Crece

¿Cómo ayudar a tu hijo a desarrollar la resiliencia desde sus primeros años de edad?

Se estima que la resiliencia será la habilidad humana del futuro; es una capacidad que valorarán las empresas del mañana. Y los primeros años de vida son clave para aprender a ser resilientes. Te invitamos a saber más de esta importante habilidad y de cómo ayudar a tu hijo a desarrollar la resiliencia desde sus primeros años de vida.

El mundo cambia de manera acelerada, la diferencia entre lo que vivió una generación y otra se acentúa más cada vez. Los avances en la tecnología, el cambio climático, la evolución en el pensamiento y las exigencias dentro del mundo laboral nos lleva a reflexionar…

¿Cómo preparar a los niños hoy para un panorama que
no sabemos cómo se verá cuando sean adultos? 

Habilidades como la memorización o seguir instrucciones prevalecían en generaciones anteriores porque el mundo laboral lo requería. Hoy el éxito profesional y personal depende de otro tipo de factores. Las capacidades socioemocionales han tomado un mayor peso en los perfiles que demandan las empresas en crecimiento.

En específico, la RAE la define como “la capacidad que tiene una persona o un grupo de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando al futuro”. Para entenderlo mejor, pensemos en las palmeras. Frente a una tormenta fuerte, suelen no romperse, se flexionan. Al pasar las fuertes lluvias, pudieron haber modificado su forma, pero siguen de pie.

Las habilidades sociales comienzan a desarrollarse desde muy temprana edad en momentos cotidianos. Es en ese día a día y en esa rutina donde los niños descubren cómo relacionarse consigo mismos y con lo que los rodea.

Estas recomendaciones te ayudarán en casa para desarrollar la resiliencia de tus hijos, desde que son muy pequeños:

  1. Busquen retos para resolver. Encuentra algo que sea desafiante pero posible de lograr. Dependiendo de la edad puede ser subir una rampa, jugar escondidillas, aventarse de una resbaladilla un poco más alta o hacer un rompecabezas. Cuando tu hijo se esfuerza para lograr algo y descubre que lo superó se sentirá capaz de enfrentar un reto mayor.
  2. Atrasa la recompensa. Los niños no son pacientes, está comprobado que si les das a elegir entre tener un bombón en este momento o dos si esperan más tiempo, preferirán comérselo sin importarles que pudieron haber tenido un beneficio mayor (experimento del bombón de Stanford). Ayudar a los niños a generar esa disciplina para mantener el enfoque hacia un fin, les permitirá enfrentar momentos difíciles en la vida. Intenta poner metas concretas a corto plazo que puedas ir extendiendo poco a poco, valora el esfuerzo que requiere hacer para lograrlo. Un ejemplo es juntar monedas para después ir a comprar un juguete.
  3. Mantén límites claros y constantes. Es esencial que tu hijo sepa lo que está permitido y lo que no, eso ayuda a controlar su frustración. Probablemente habrá momentos en que rete ese límite y es normal, pero descubrir que sea cual sea su reacción, el límite no se modifica, le ayudará a generar estrategias internas para entender y superar sus sentimientos.
  4. Busca momentos para educar. Cuando tu hijo hace una pregunta del tipo “¿pero por qué..?”, cuando está jugando a la mamá o representa una pelea entre muñecos; tienes una puerta al diálogo que puedes guiar para entender cómo funcionan los sentimientos y qué podemos hacer, por ejemplo, cuando estamos tristes. Pero cuando está viviendo la frustración o el berrinche, no es un momento para educar, su sistema tiene niveles de estrés que le impiden razonar o entender, mejor espera a que pase acompañándolo y validando la emoción, en otro momento hablen sobre sus sentimientos y estrategias como respirar o expresar lo que le angustia.
  5. Sé paciente. Las habilidades socioemocionales se practican como cualquier otra. Un niño necesita intentar muchas veces antes de poder caminar, comer solo o cualquier otro logro en su desarrollo. Es igual con las habilidades sociales, nadie lo domina en el primer intento. Los niños necesitan practicar y que los apoyes recordándoles las estrategias que puede utilizar antes de contar con esa herramienta en la vida.

Si bien no sabemos cómo será el mundo cuando los niños de hoy crezcan, si podemos prepararlos para adaptarse, mantener la calma frente a la adversidad y superar las crisis e incluso aprender de ella.

Por Lic. María Cristina Fernández Arellano, Gerente Pedagógica de Advenio

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Tips para enseñar a tu hijo a afrontar el estrés