Categorías
Salud

Beneficios de ir a la playa con tu hijo

Beneficios de ir a la playa con tu hijo

Por Berenice Villatoro y Mayra Martínez

Descubre por qué la playa es la mejor opción para las vacaciones de tus hijos.

Cuando nos mencionan la palabra vacaciones, nuestra mente nos transporta a un lugar en especial: la playa. ¿Pues a quién no le gusta relajarse unas buenas horas bajo el delicioso sol mientras se encuentra tendido en la arena y de fondo escuchar el armonioso sonido de las olas del mar?

Beneficios de ir a la playa con tu hijo

Ir a la playa es una experiencia increíble, además de divertirles jugar en el mar y construir castillos de arena, la playa tiene otros grandes beneficios para la salud y bienestar.

Propiedades curativas

El clima de la playa contiene propiedades curativas para tratar cierto tipo de enfermedades, por ejemplo el asma. La brisa del mar ayuda a limpiar los pulmones y a contrarrestar los síntomas de esta enfermedad, además de combatir cuadros de gripa y aumentar las defensas.

Mira cómo impulsar a tu hijo a nadar

10 tips para ayudar a tu hijo a iniciar clases de natación

Buena para la piel

Otra de las propiedades curativas de la playa son las sales marinas que ayudan a tratar diferentes tipos de dermatitis. Y si tienen alguna herida o raspón, estas sales también les ayuda para una mejor y más pronta cicatrización.

Regula la presión arterial

Nadar en el mar también ayuda a regular la tensión arterial, flotar en sus aguas es muy relajante y libera el estrés.

Relajante natural

¿A tu niño les gusta enterrarse en la arena? Esto es muy bueno tanto para su piel como para su circulación y la relajación muscular.

Mejora el apetito

Y por si fuera poco, la playa aumenta el apetito de los pequeños, les da vitalidad y energía.

Si estás planeando las próximas vacaciones con tu familia y quieres consentir a tu hijo, la playa es tu mejor opción.

¿Has llevado a la playa a tu hijo?

Foto: Getty Images

Mira cómo cuidar la piel de tu bebé en las vacaciones

Cómo cuidar la piel de tu bebé

 

 

Categorías
Ser Mamá

Cómo ser más libre

Cómo ser más libre ante un mundo que te exige tanto

A veces, como mamá te preocupas de más y cargas con el peso de todo y de todos. Mira cómo sentirte más libre, relajada y feliz.

Cómo ser más libre

No te castigues

No te digas frases negativas como “soy tonta”, no te insultes ni lastimes ni preocupes de más por ese problema que tuviste.  Aprende del error, dale la vuelta y sigue.

Sonríe todos los días

Si haces las cosas con alegría, tendrás más energía. Si generas buena vibra, obtendrás lo mismo de regreso.

No critiques

Mejor acepta a las personas como son, hablar mal de otros habla de una debilidad.

Consiente a tu interior

Puedes practicar respiración o mindfulness, para recolectar tu vida y ponerla en equilibrio.

Cree en ti

Tú tienes la clave para lograr todo lo que quieres hacer, es cosa de que te pongas en acción y pienses en cómo sí.

Valora lo que tienes

Cada que te acuestes por la noche, da gracias por todo lo bueno que te pasó en el día.

Quiérete

Consiéntete, date un masaje, ponte una mascarilla, date tiempo para ti.

Sé flexible

Quizá no todo se dé como lo esperabas, pero ir aceptando los cambios de la vida es lo que te hará fluir.

Piensa positivo

Es fácil ahogarse en un vaso con agua, lo mejor es que tomes con cierta perspectiva cada situación y trates de sacarle el mejor jugo.

¿Qué situación te estresa?

Esto puede interesarte…

Ayuda a tu hijo a estudiar mejor

Categorías
Ser Bebé

Estimular la vista de tu hijo desde recién nacido, ¡le crea grandes beneficios!

Los bebés vienen al mundo muy preparados para aprender: tienen una enorme capacidad innata de percepción y están ansiosos por recibir estímulos. No hay más que ofrecérselos. Al estimular la vista de tu hijo desde esta edad, despiertas su atención, lo haces feliz y potencias su inteligencia.

Mirar los hace más despiertos

Aprender significa establecer conexiones entre las células nerviosas en el cerebro, que se van haciendo más complejas con el tiempo. Cuanto más variadas sean las impresiones sensoriales que el ser humano recibe, más complejas serán las estructuras que se forman entre las células nerviosas. Por el contrario, las conexiones poco utilizadas se atrofian y se produce un déficit cognitivo permanente.

Michael Kavek, un psicólogo evolutivo de la universidad de Bonn, Alemania, quien investiga la capacidad de percepción de imágenes en profundidad que tienen los niños, explica que a los recién nacidos les gusta ya mirar algo.

“Desde el principio son capaces de distinguir caras y colores”; con lo que ven, ellos se hacen una especie de archivo de imágenes en la memoria. “Si se les muestra la misma imagen una y otra vez, desvían la mirada: no la miran porque ya la reconocen. Pero una nueva imagen o un nuevo color, sin embargo, supone un nuevo estímulo”, explica el Dr. Michael Kavek.

Este especialista recomienda mostrar a los bebés cuentos con sencillas estampas a partir de las seis semanas de vida; lógico, las mismas deben ser grandes y tener contornos bien definidos, si no es así, podrían confundir a los bebés que aún no tienen la visión completamente desarrollada.

También advierte que las representaciones de la televisión no sirven, ya que reproducen imágenes tridimensionales en dos dimensiones y los bebés no son capaces de descodificarlas.

Y añade que la percepción visual del niño también se estimula desde el principio mediante objetos que se mueven, por ejemplo, los móviles que se colocan sobre la cuna o las cajas de música.

Te dejamos estos juegos divertidos para estimular su vista y pases un buen rato con tu bebé; aprovecha después de alimentarlo (si no se queda profundamente dormido), o en esos momentos en que le cueste trabajo dormir para ayudarlo a relajarse.