Categorías
Padres e Hijos

Sin golpes ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar

Sin golpes, ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar, es posible, porque cuando un niño recibe nalgadas como método “correctivo” es más agresivo.

¿Escuchaste el caso de Aideé, de 18 años, estudiante de la CDMX quien murió por un recibir un disparo dentro de su plantel estudiantil? Ante situaciones tan alarmantes y graves como ésta, la misión como papás es eliminar la violencia de raíz desde casa.

¿Qué es la violencia?

Es golpear, gritar, burlarse, hacer menos, agredir sexualmente, obligar a alguien a hacer algo que no desea.

La violencia intrafamiliar es cuando se sufre algún tipo de maltrato en casa a mano de los mismos familiares. Un niño que crece en medio de una familia violenta, desarrolla poca capacidad para vivir en armonía porque no es consciente del daño que causa a otros.

90% de los casos de maltrato infantil se producen a manos de mamá o papá.

¿Qué propicia la violencia en casa?

No ser empáticos ante la infancia, la adolescencia y la vejez.

Actuar mal ante dificultades económicas, enfermedades, ser papás primerizos, un divorcio, infidelidades, perder un trabajo…

Estar siempre bajo los efectos de drogas o alcohol.

No tener tiempo y espacio para que la familia conviva bien.

No disfrutar la relación de  pareja.

Casi siempre cuando un papá o mamá golpea a su hijo es porque también sufrieron maltrato durante la infancia.

Ten en cuenta que los golpes…

  • No ayudan a disciplinar 
  • No le enseñan a tu hijo sobre responsabilidad ni autocontrol 
  • Incrementan la agresividad de tu hijo 
  • Elevan el estrés y ansiedad 
  • Generan sentimientos de soledad, depresión e impotencia 
  • Retrasan el crecimiento 
  • Dejan lesiones
  • Podrían provocarle alguna discapacidad 
  • Generan tristeza, agresividad y rebeldía 
  • Provocan bajo rendimiento en actividades escolares 
  • Generan pérdida de confianza en las demás personas
  • Propician una baja autoestima, aislamiento, ansiedad y angustia 
  • Causan una incapacidad para resolver problemas de otra forma 
  • Orillan a que tu hijo se junte con malas compañías 
  • Provocan que tu hijo caiga en las drogas y alcohol 
  • Llevan a que tu hijo pueda cometer un delito

EL MALTRATO FÍSICO O EMOCIONAL JAMÁS SERÁ BUENO PARA EDUCAR A UN NIÑO.

Sin golpes ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar

Escucha más a tu pareja e hijos
Tene una equidad en las responsabilidades del hogar
Convivan en familia por lo menos una hora al día
Tengan más paciencia con su hijo
Lleven al niño a un lugar seguro para que pueda correr, jugar y liberar energía
Asistan en familia a actividades culturales y deportivas
Busquen orientación profesional cuando sientan que algún problema se les sale de las manos
Eviten a toda costa los golpes y gritos para «solucionar» problemas
Eviten el uso de lenguaje ofensivo con su hijo y pareja

La violencia intrafamiliar es la causa de familias desintegradas, mayor incidencia de enfermedades mentales como depresión, que llevan a suicidios, homicidios o a cometer delitos.

¿Le has dado una nalgada a tu hijo?

Mira estas 5 razones por las que nunca debes pegarle a tu hijo

Categorías
Ser Bebé

Acciones diarias para estimular la Inteligencia Emocional de tu bebé

Desde que tu bebé pisa este mundo debes enseñarle progresivamente, primero a nombrar las emociones básicas, luego a interpretarlas correctamente y a controlar aquellas que conlleven consecuencias negativas; así estimulas su inteligencia emocional

Por ejemplo, cuando tu hijo se sienta contento, triste o enojado, díselo y anímalo a que preste atención a los gestos de cada emoción, a lo que produce cada una de ellas, no importa que aún no sepa hablar. En seguida, un paso más adelante será que se fije en las emociones de los demás, en cómo se sienten, para que pueda llegar a compartir emociones y entienda su importancia dentro de las relaciones sociales.

La psicóloga Fátima Ortiz recomienda algunos de los ejercicios que puedes realizar con tu bebé en casa, pero hace hincapié en el hecho de que debes estar tranquila y serena antes de llevarlo a la práctica.

Directo a  sus emociones

Pon música relajante

Si tienes una que le ponías a tu hijo cuando aún no nacía, mejor. Recuéstate boca arriba, coloca a tu bebé sobre tu pecho para que escuche tu corazón y se remonte a la etapa prenatal, cuando se sentía seguro y confiado. Este actividad se hace normalmente dentro de una alberca, si tú tienes acceso a una, podrás hacerlo.

Arrúllalo y cántale

De esta forma fortaleces los vínculos afectivos. Hay infinidad de canciones de cuna, rondas y rimas infantiles que puedes encontrar en libros, internet o CD. Si es posible, mueve tus brazos y piernas al son de la canción.

Coloca a tu bebé sobre una sabanita o cobija

Toma dos extremos y pídele a tu esposo o alguien más que agarre los otros dos extremos, mézanlo como si se tratara de una hamaca.

Habla con tu bebé siempre que puedas

Describe en voz alta todos los pasos que realizas mientras te lavas las manos, te vistes, recoges la recámara o aseas la casa. Al recitar rimas populares o poemas infantiles, exagera la entonación.

Todas las emociones pueden combinarse dando lugar a infinidad de sentimientos,
y todos son útiles. Por ejemplo, los tres últimos, nos ayudan a cambiar o intentar modificar las situaciones que nos perjudican.
Por eso, por más negativo que parezca un sentimiento, es importante que
tu hijo lo experimente y aprenda a manejarlo en forma adecuada.

Por Felipe Salinas