Categorías
Corazón

Preeclampsia aumenta riesgo de defectos cardiacos en el bebé

La preeclampsia está directamente asociada a defectos cardiacos en el bebé recién nacidos, revela un estudio.

Un análisis a más de 1.9 millones de mamás y bebés sugiere que la preeclampsia se asocia significativamente con defectos cardiacos críticos cuando la presión arterial alta se presenta antes de la semana 34 de gestación. Sin embargo, el riesgo absoluto de los defectos congénitos del corazón fue bajo, según el estudio que publica la revista JAMA.

Las cardiopatías congénitas son las anomalías más comunes en los bebés, afectan a 8 nacimientos por cada 1000 y son una de las principales causas de enfermedad y muerte infantil, a pesar de los avances de la ciencia. En la mayoría de los casos, se desconocen las causas y los factores de riesgo de los defectos congénitos del corazón.

Algunas investigaciones han demostrado que la preeclampsia (presión arterial alta durante el embarazo) comienza al mismo tiempo que la morfogénesis del corazón del bebé. Sin embargo, a pesar de esta estrecha relación, no existe una prueba consistente de que la preeclampsia se vincula con defectos congénitos del corazón, de acuerdo con el artículo ante mencionado.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Montreal, la prevalencia global de defectos cardiacos fue de 8.9 por cada 1000 recién nacidos. La prevalencia fue mayor para los bebés de las mujeres con preeclampsia que sin este padecimiento. El riesgo se elevó para los defectos que afectan a todas las estructuras generales del corazón, incluyendo aorta, arteria pulmonar, válvulas, ventrículos y tabiques.

Los bebés de las mujeres con preeclampsia presentaban mayor prevalencia de defectos cardiacos críticos, pero no más prevalencia de defectos cardiacos no críticos en comparación con los bebés de las mujeres sin preeclampsia.

Aunque existen diversos factores que pueden detonar una cardiopatía en los bebés, está claro que la prevención de la preeclampsia durante el embarazo reduce el riesgo de sufrir este padecimiento.

Reduce los riesgos de padecer preeclampsia con estos tips:

Tips para reducir el riesgo de preeclampsia

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Corazón

¿Por qué han aumentado los problemas cardíacos en niños?

Según las últimas estadísticas, niños desde los 5 años presentan problemas cardíacos graves. ¿Por qué han aumentado los problemas cardíacos en niños? 

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 17 años casi se duplicaron las muertes por enfermedades cardiovasculares en niños y  jóvenes de entre 5 a 24 años. En 1998 se registraron 680 fallecimientos, mientras que en 2015 se registraron 1089 casos.

En el marco del Día Mundial del Corazón, que se celebra el 29 de septiembre, el pediatra David Barreto egresado del HR Licenciado Adolfo López Mateos, señala que «un niño obeso tiene un 80% de posibilidades de ser un adulto obeso y aunque las muertes por enfermedades cardiovasculares son raras en niños, en adultos constituyen la primera causa de muerte y están fuertemente vinculadas a la obesidad».

El especialista precisa que los factores que pueden aumentar la posibilidad de enfermedad cardiovascular en la etapa adulta son los siguientes: presión arterial alta, tabaquismo, obesidad, sedentarismo, colesterol elevado. En niños, uno de los problemas es el síndrome metabólico que está involucrado directamente con el desarrollo de patología cardiovascular en la edad adulta de presentación cada vez más temprana.

Para cuidar la salud cardiovascular de tu familia, sigue estos consejos:

9 tips para cuidar la salud de tu corazón

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Corazón

¿A tu hijo le desagrada dar abrazos y que lo abracen?

¿Es normal, debes pedirle que lo haga, obligarlo, alentarlo? Descubre por qué sucede y qué puedes hacer cuando a tu hijo le desagrada dar abrazos y que lo abracen.

Todos los padres tenemos la certeza de que educar con amor a los pequeños es la fórmula ideal para que crezcan y se desarrollen plenamente. Deseamos inculcarles formas para que expresen sus sentimientos, cariño y emociones; sin embargo, no es sencillo para todos los pequeños ni todos son capaces de hacerlo de igual manera.

De hecho, algo típico es que no les gustan los abrazos, ni darlos ni recibirlos; pero no se trata de algo malo, sino de una etapa por la que todos pasamos cuando crecemos. Así que no te alarmes ni lo tomes a mal cuando tu pequeño haga caras porque lo abrazas o le pides que lo haga. Aquí te lo explicamos.

Para comenzar, es importante que no fuerces ni reprendas al pequeño porque no le gusta dar abrazos. Recuerda que es su cuerpo y tiene todo el derecho a decidir el tipo de contacto que le gusta o no recibir.

Abrazar no sólo es una muestra de afecto, sino también una convención que sirve para saludar. Tu peque no lo sabe, lo aprenderá con el tiempo, y no es que no sienta cariño, sino que no tiene la misma necesidad emocional que un adulto para hacerlo.

Negarse a abrazar también es una forma de protección frente a extraños. A determinada edad ellos comienzan a distinguir quiénes son parte de su núcleo familiar o no. Si a un pequeño le genera conflicto hacerlo, es una posible señal de que fue herido de alguna manera, así que debemos averiguar qué sucedió.

Su formación y desarrollo físico y emocional aún dependen de ti, pero su zona de confort es muy diferente a la tuya. Los abrazos pueden no significar lo mismo para él, por lo que tienes que respetar eso.

Dar un abrazo no es la única manera de expresar afecto, por lo que tu pequeño puede encontrar otras maneras de hacerlo. Forzarlo es interferir en su desarrollo y acotar su creatividad para expresarse, así que mejor ayúdalo a descubrir cómo puede hacerlo y sentirse cómodo con ello. ¡Buena suerte!

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Tipos de abrazos para hacer sentir a tu hijo tu amor

Categorías
Corazón

3 sanas formas de expresar amor que tu hijo debe aprender

Está en ti, como mamá o papá, enseñar a tu hijo a expresar amor de modo positivo; si aprende a vincularse de esta forma, llenará su vida de momentos y personas de gran valía y plenitud.

Sigmund Freud decía que “infancia es destino” y, si esto es cierto, significa que la calidad de amor a la que se acostumbre tu hijo de pequeño será la calidad de amor que busque y provea cuando sea adulto. Y eso sí que es destino.

Sanas formas de expresar amor

BESOS

  • Implican emociones, sensaciones, mensajes químicos, intercambios de información olfativa, táctil y psíquica que permiten detectar la compatibilidad con otras personas.
  • Activan el centro cerebral del placer, lo que nos hace sentirnos más cercanos a las personas.
  • Implican una vulnerabilidad del espacio vital que no debe llevarse a cabo con cualquiera: deben ser personas apreciadas, cercanas, confiables y genuinas.
  • Respeta y avala la decisión de tu hijo sobre a quién besar y a quién no para que cuando no estés cerca, él pueda cuidarse a sí mismo.
  • Enseña a tu hijo que los besos en la boca están destinados nada más para la pareja.
  • Cuando los niños son pequeños demuestran su cariño a través de los besos, son uno de sus regalos más valiosos; reconócelos, agradécelos y nunca, aunque estés enojada, los rechaces.

ABRAZOS

  • Los humanos nacemos sin la noción de nuestros límites corporales; a través del contacto logramos establecer un concepto mental con nuestro cuerpo y sus necesidades de afecto.
  • Cuando abrazas a tu pequeño le transmites varios mensajes: desde comprensión y cariño hasta contención e inclusión.
  • Los niños que son abrazados constantemente por sus padres aprenden a sentirse amados y seguros, lo que se traduce en autonomía, amor propio y preocupación por las demás personas en su adultez.
  • Facilitan la recuperación de su equilibrio en un berrinche; alguien fuerte, capaz e interesado en su bienestar le ayuda a contener su agresión, cordura e identidad.
  • Los abrazos cariñosos provocan una mayor secreción de serotonina, y reducen los sentimientos de enfado y apatía.
  • Los abrazos nos permiten expresar todo tipo de sentimientos sin tener que hablar. Es una forma instintiva e inconsciente por la cual dos personas se comunican de manera profunda. Cuando no sepas qué decirle a tu hijo, dale un abrazo.

“TE QUIERO”

  • Escucharlo le ayudará a saberse valioso, que merece ser amado. Así se relacionará con los demás.
  • Estas palabras aumentan la conexión emocional, formando un canal de confianza y diálogo entre quienes se las dicen.
  • Cuando le dices “te quiero” generas un ambiente de tranquilidad, seguridad y felicidad. Esa es la base de la salud mental.
  • No hay mejor manera de reconocer sus aciertos y alentar las conductas que le sean beneficiosas que a través del “te quiero”.
  • Permite construir una relación positiva donde las personas se sienten con toda certidumbre admiradas, respetadas y aceptadas.
  • Tu hijo reproducirá tu forma de expresar emociones y afectos: sé un modelo asertivo, amoroso y sin miedo a exteriorizar emociones.

Por Judith Celis, psicoterapeuta y bloguera en padresestrella.com

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Niños amados serán adultos que sabrán dar y recibir amor