Categorías
Así Crece

¿Tu hijo no habla tan bien como otros niños? Ayúdale a desarrollar el lenguaje

Si a tu niño le cuesta trabajo hablar o expresarse, o has notado que no habla tan bien como otros niños de su misma edad, quizá necesita ayuda para desarrollar el lenguaje. El desarrollo del lenguaje a los 5 años se espera que esté al 100%, un tratamiento oportuno ayuda a evitar complicaciones a largo plazo.

Si después de los 18 meses el niño no habla, a los dos años tiene un vocabulario de menos de 20 palabras, a los 3 años no hace oraciones o a los 4 años su lenguaje no es 90% exacto y completo, busquen ayuda profesional.

Los primeros años de vida, son los más importantes en el desarrollo y la mayor parte de este tiempo se pasa en casa, por lo que mencionaré algunas cosas que no favorecen al lenguaje de tu hijo:

  • Dejar pasar el tiempo ante una duda, sospecha o posible dificultad en el desarrollo.
  • Hablarle o esperar que hable, en un nivel no adecuado a su desarrollo o edad.
  • Hacer comparaciones.
  • Favorecer la intención comunicativa a base de señas, lenguaje en diminutivo, combinando palabras y no dar tiempo de respuesta ante una petición.

Habiendo mencionado lo que no favorece el lenguaje y si te sientes identificado, te daré recomendaciones que sí favorecen el lenguaje y el desarrollo para que puedas poner en práctica en casa:

  • Buscar información confiable sobre las etapas y el nivel de desarrollo de acuerdo a la edad.
  • Buscar ayuda de un especialista.
  • Aprovechar toda actividad y momento para utilizar lenguaje.

Los niños todo el tiempo nos están escuchando, por lo que al hablar todo el tiempo estaremos ayudándoles a construir significado y ampliar su vocabulario.

  • Tener rutinas y horarios constantes, son muy importantes para el desarrollo ya que brindan estructura y organización, por ejemplo: la hora de dormir, comer y del baño, hay que acompañarlas de un monologo describiendo todo momento dentro de la rutina.
  • Acompañar la acción con palabras, para cada acción una reacción y con reacción nos referimos a sonidos, palabras o oraciones de acuerdo al nivel de desarrollo.
  • Ser constantes, para que un niño empiece a hablar o expanda su vocabulario, se debe de considerar que la palabra que queremos que diga primero la tiene que aprender y ya la conoce la va a ir produciendo.
  • Regla de + 1, para expandir el lenguaje del niño siempre se debe de aplicar la regla del +1 que significa que vamos a ir dando uno más de lo que ellos dicen.

Conforme los niños empiezan a juntar palabras y realizan oraciones, el modelar la misma estructura les ayuda a que aprendan que esa es la manera en como crear oraciones cada vez más complejas y correctamente organizadas, les recomiendo cada vez que ellos quieran comunicar algo con nosotros o nosotros algo con ellos utilizar primero el Sujeto: MAMÁ, luego el Verbo: QUIERO y al final el Predicado: JUGO.

  • Evita hacer preguntas cerradas, por ejemplo ¿es de color azul? Y cámbialo por descripciones, por ejemplo: este cubo es de color azul. Todo el tiempo nos están escuchando y vamos a estar modelando tanto la estructura y organización del lenguaje, como expandiendo su vocabulario, a demás de esta manera los niños van a participar y completar la oración.
  • Evita decir la palabra NO mientras el niño intente construir o entablar una comunicación ya que, si está realizando un intento por comunicar y recibe un NO, se va a crear una barrera y lo que buscamos es que tenga motivación e interés por comunicarse, por ejemplo: no te entiendo, no lo dijiste bien, mientras que no me lo digas bien, no te lo doy.
  • Llama casa objeto por nombre y evita decir diminutivos, a la mamila decirle mamila y no tete o bibi.
  • La tecnología no es mala, lo malo es el uso que se le da ya que llega a sustituir el tiempo de juego, de lectura, de convivir, comunicar y poner el lenguaje en práctica, por lo que el tiempo de su uso debe de ser el menor posible y siempre con supervisión de un adulto.
  • Como hablamos de utilizar lenguaje en todo momento, se recomienda todos los días leer y crear el hábito de la lectura, así como jugar con ellos por lo menos 30 minutos al día poniéndoles toda nuestra atención y brindando tiempo de calidad.

Por Lic. Gala María Gómez Miranda, terapeuta de lenguaje, aprendizaje, psicomotricidad y voz (niños, adolescentes y adultos). Tel.55 2898-0558 / email: gala.gomez.terapeuta@gmail.com / www.galagomezterapeuta.com.mx/ FB: Terapia de Lenguaje, aprendizaje y voz

Categorías
Así Crece

El mal humor en los niños ¿es signo de inteligencia?

Es común que nuestros hijos hagan berrinches y se enojen cuando las cosas no salen como ellos esperan o no se hacen como ellos quieren, sin embargo hay menores que se molestan más que el promedio.

Expertos de la Universidad de Nueva Gales del Sur, Australia, encontraron que los niños con mal humor tienen con cociente intelectual más alto que el promedio.

Además se dieron cuenta que, a pesar de su edad, piensan con mayor claridad, son menos crédulos, saben expresar mejor sus ideas y sentimientos, son capaces de juzgar mejor a las personas, prestan más atención al mundo que les rodea, cuestionan más y toman mejores decisiones.

PEXELS

6 TIPS PARA MEJORAR EL ESTADO DE ÁNIMO

Así que si tu hijo es una personita con muy mal humor, posiblemente sea más inteligente que el resto de sus compañeros.

De ser así, toma nota y ayúdalo a que conozca mejor qué pasa por su mente, y sea capaz de explotar todas sus habilidades.

Categorías
Ser Bebé

Mimos positivos para el desarrollo

Por Mayra Martínez

El único sentido que el bebé tiene desarrollado al 100 % al nacer es el tacto. Por eso, a través del contacto físico, papá y mamá le transmiten lo importante que es para ellos, sus deseos de que crezca y se desarrolle sano. Para él es vital: mima a tu bebé desde el primer día.

DULCE BALANCEO

Desde que tu hijo llega al mundo necesita sentir tu calor de madre y establecer al instante un vínculo emocional. Por medio de la lactancia se produce un estrecho contacto físico. El pequeño tiene la oportunidad de oler a mamá, de tocarla y sentir el contacto con su piel. Además, oirá los latidos de su corazón, a los que está tan acostumbrado. Es una buena forma de disfrutar del bebé, quien recibe placer y confianza. El balanceo encanta a todos los bebés. Sienta al niño sobre tu regazo y muévete con suavidad y armonía, con un ritmo regular, mientras le sonríes, lo acaricias, le cantas…

 

TERNURA Y CARICIAS

La mirada, el contacto, el olor, la voz, los gestos cariñosos… son vitales para su desarrollo. Cuanto mayor sea la dosis de amor maternal (y paternal) que reciba el bebé a través de caricias y sonrisas, mejor se sentirá. La clave está en dedicarle tiempo. Tu cara y voz deben reflejar seguridad, confianza y alegría: de esta manera comienza a relacionarse con el mundo exterior. Para acariciarlo no uses plumas o telas, lo mejor son las manos.

PEXELS

 

Te recomendamos: LA TIERNA FORMA EN QUE ANAHÍ DUERME A SU HIJO

ABRAZARLO

Tomar en brazos a tu bebé le ayuda a relajarse y sentirse tranquilo, verás que si lo tienes así un buen tiempo comerá y dormirá mejor, lo cual es muy bueno para su desarrollo. Investigaciones pediátricas indican que sentir los brazos de mamá le facilita a tu hijo una mejor oxigenación, algo que favorece el óptimo funcionamiento de su organismo al tiempo que le produce una sensación positiva de seguridad y bienestar.

 

TÉCNICA CANGURO

Los investigadores de la Universidad de BarIlán, Israel, concluyeron que utilizar la técnica canguro (usar el calor del cuerpo de la mamá para mantener caliente al bebé) aumenta la capacidad de aprendizaje en los niños, tienen un mejor funcionamiento del sistema nervioso y mejor respuesta ante el estrés; además de ayudarles a regular el ritmo cardiaco, la respiración y la temperatura. Entonces, ¡abraza a tu bebé todo lo que puedas!

 

No reprimas tus ganas de abrazar a tu bebé: contrario a las creencias de antes, a los niños les hace mucho bien.

4 BENEFICIOS DEL CONTACTO FÍSICO:

•Disminuye el estrés
•Fortalece el sistema inmunológico

•Aumenta el vínculo afectivo

•Incrementa la sensación de bienestar

Categorías
Salud

Aditivos alimentarios que ponen en riesgo la salud de los niños

La más reciente edición de la revista Pediatrics, organismo oficial de la Academia Norteamericana de Pediatría, publicó el informe titulado Aditivos alimentarios y salud infantil, en los que puntualiza las seis sustancias químicas que pueden poner en riesgo a salud de los niños, principalmente los de menor edad.

El escrito hace hincapié en que se ha hablado, los últimos 20 años, de que las sustancias químicas usadas en alimentos procesados, embutidos, así comenzases y envolturas, están asociados a problemas de maduración sexual, alteraciones endocrinas y otros padecimientos.

La Academia se centra en seis sustancias químicas a las que los niños pueden resultar más susceptibles. Las indicaciones se dan debido a que están presentes en mayor medida en productos infantiles y su sistema metabólico de desintoxicación está en desarrollo y su proceso de maduración lo hace más vulnerable.

 

BISFENOLES

Están presentes en envases de plásticos de policarbonato de bebidas y alimentos procesados, así como en el revestimientos plastificados de latas.

Esta sustancia está relacionada con obesidad infantil, interrupción del desarrollo hormonal sexual y del sistema nervioso central.

 

FTALATOS

Se usan en los plásticos para darles mayor flexibilidad, con frecuencia en envolturas de alimentos, tuberías y depósitos de plásticos usados en la producción de alimentos.

Los problemas a los que están relacionados son a la infertilidad en un futuro, así como a problemas de obesidad y daños al corazón.

PEXELS

 

Te recomendamos: FÁRMACOS QUE NO DEBES USAR EN EL EMBARAZO

PERFLUORADOS

Su uso, amplio, es en protección de envases de alimentos y productos de papel, así como envases del mismo o cartón que cuentan con una especie de forro plastificado.

Están asociados a la obesidad, bajo peso al nacer y disminución del sistema inmunológico.

 

PERCLORATOS

Estos compuestos se rocían en los almacenes de alimentos con estática.

Tras comprobarse que casi todos los habitantes de Estados Unidos cuentan con alguna de estas sustancias en la sangre, se determinó que resultan tóxicos para la glándula tiroides, particularmente en niños y adolescentes.

 

COLORANTES ARTIFICIALES

Usados para dar color a varios alimentos, están relacionados al empeoramiento del déficit de atención e hiperactivdad en niños.

 

NITRATOS

Agregados a los embutidos para realzar su color rojizo y dar impresión de frescura, se han relacionado a problemas con la producción de hormonas de la tiroides y, en algunos casos, predisponer al cáncer.

 

No olvides que algunas empresas usan nuevas tecnologías, por lo que se recomienda leer las etiquetas antes de su compra.

Entre otras recomendaciones están preparar alimentos frescos; evitar los embutidos, especialmente en el embarazo; evita el uso de plásticos en el microondas (incluido calentar el biberón); usar, de preferencia, envases de vidrio y acero inoxidable, evitar comida enlatada y reducir las envolturas de plástico.

Categorías
Así Crece

«Crecer duele» es real, no ignores a tus hijos

Si te ha pasado que tu hijo o hija se despierta por las noches quejándose de malestar sin razón aparente, no creas que solo quiere atención.

De acuerdo a la Sociedad Brasileña de Pediatría, alrededor del 15 por ciento de los niños sufre dolores “inexplicables” en las piernas, los cuales se deben a que ¡está creciendo!

Cuando nuestros padres decían que “crecer duele”, tal vez no sabían que era literal, pero lo es. Los llamados “dolores de crecimiento”, puede comenzar alrededor de los tres años y se pueden presentar hasta los 10.

En ocasiones son esporádicos, pero hay algunos menores cuya presencia es constante. Generalmente, los presentan por las noches en muslos y pantorrillas.

Hasta el momento, sus causas son desconocidas, pero se cree que puede tratarse de un desequilibrio en el ritmo de crecimiento de huesos, tendones y músculos, provocando dolor.

Los pediatras afirman que no hay de qué preocuparse si a la par de la molestia no aparecen manchas, hinchazón o limitación de las actividades.

Para calmarlos, recomiendan dar masajes y colocar compresas calientes, así como la realización de actividad física y evitar a toda costa el sedentarismo.

Categorías
Así Crece

¿Sabes cuánto debe de crecer tu hijo cada año?

El crecimiento de los niños depende de muchos factores, sin embargo existe una media que como mamás y papás podemos tomar de referencia.

Es importante que recuerdes que será el pediatra quien tiene la última palabra al respecto, pues él o ella te indicarán si tu peque está ganando centímetros correctamente de acuerdo a la genética, su estado de salud y sus características propias.

Según los expertos, los primogénitos tendrán menor estatura, pues el útero de la madre es más estrecho y pequeño, pero también la estatura de los padres, la alimentación y su peso son factores que pueden determinar qué altura tendrán.

DE 0 A 12 MESES

Durante el primer año los niños crecen en promedio de 24 a 25 centímetros. Cabe resaltar que esta es la etapa de mayor crecimiento y no volverá a ser así en toda su vida.

 

DE 12 A 24 MESES

En esta etapa se espera que los crezcan alrededor de 12.5 cm.

 

DE 2 A 3 AÑOS

Durante estos años el crecimiento es más lento, por lo que su estatura aumentará, en promedio, ocho centímetros; sin embargo, es uno de los momentos en que se comienzan a ver “disparejos” entre niños de su edad, por lo que no hay que alarmarse y asesorarse con el pediatra.

 

DE 4 A 10 AÑOS

Previo al inicio de la pubertad, los niños crecen alrededor de 6,2 cm anualmente. Los médicos destacan que en esta etapa la alimentación, actividad físicas y su estado de salud serán factores determinantes.

 

PUBERTAD

De acuerdo a la carga hereditaria las niñas pueden crecer unos 9 centímetros al año, mientras que los varones unos 12. Esta etapa puede abarcar de los 12 a los 18 años, pero es normal que en algunos niños concluya antes.