Categorías
Belleza

¿Cómo cuidar la piel de mis axilas?

Con estos 7 pasos tendrás la piel de tus axilas bellas y saludables. Normalmente nos enfocamos en el cuidado de la piel de la cara y otras partes del cuerpo que comúnmente se exponen al sol. Sin embargo, es importante poner atención en aquellas zonas que no exponemos tanto, tal y como las axilas.

La piel de las axilas requiere de un cuidado muy especial, debido a que es un área muy sensible que suele irritarse fácilmente y que también puede mancharse. Para ello, te damos 7 pasos con los cuales la piel de tus axilas lucirá bella y saludable:

  1. Exfolia: utiliza un exfoliante corporal, el cual eliminará las células muertas de la piel. Este puede ser comercial o uno casero, hecho con un poco de azúcar, miel y limón mezclados. Aplícalo haciendo círculos suaves y enjuaga bien. Haz esto 1 vez por semana.
  2. Crema corporal: al igual que el resto de tu piel, tus axilas también necesitan de humectación. Procura utilizar una crema libre de lociones y/o alcohol, pues pueden mancharse. Lo ideal es una crema neutra.
  3. Protector solar: sí, aunque no estén expuestas directamente al sol, las axilas también necesitan protegerse. No olvides aplicar un poco después de la crema neutra.
  4. Bebe agua: la humectación por dentro es tan importante como la de afuera. El agua elimina toxinas que manchan la piel, incluyendo la de las axilas.
  5. Quita el vello: sabemos que los rastrillos son los que suelen irritar la piel de la zona axilar. Sin embargo, dejar el vello puede ser perjudicial, debido a que evitan la evaporación del sudor y, por tanto, es más fácil que huelan mal. Lo mejor es los afeitemos o depilemos regularmente.
  6. Desodorante: la mejor opción es utilizar uno que contenga omega 6, el cual previene que las axilas se oscurezcan.
  7. Playeras sin mangas: no mantengas ocultas tus axilas, también es una zona que necesita respirar. Utiliza de vez en cuando playeras sin mangas.

Josselin Melara

Categorías
Belleza

8 hábitos que hacen un cambio radical en tu cutis

La piel está expuesta a diferentes factores que la deterioran, como los rayos ultravioleta (UV), las toxinas del ambiente o una mala alimentación. Ante ello, especialistas de la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD) recomiendan adoptar estos hábitos que te ayudarán en la salud y apariencia de tu cutis, sobre todo. 

Un cambio radical en tu cutis

La doctora Rossana Janina Llergo Valdez, Vicepresidenta de la FMD, refiere que los excesos de ciertas épocas del año, propician la formación de radicales libres, que afectan la salud de la piel.

“Modificamos nuestra alimentación y consumimos porciones grandes de platillos altos en calorías y olvidamos la ingesta de antioxidantes (frutas, verduras y granos, entre otros)”.

Estos factores propician la formación de radicales libres: “estos son moléculas que producen daño celular (oxidativo) al interactuar con las principales biomoléculas del organismo”.

Los radicales libres dañan paulatinamente el DNA a nivel celular, lo que genera mutaciones y favorece el desarrollo de cáncer a largo plazo. También ocasionan envejecimiento celular prematuro, por lo que la piel de personas jóvenes comienza a lucir opaca y arrugada.

“Afortunadamente existen medidas para contrarrestar estos efectos negativos. En primer lugar, debemos integrar sencillas acciones a nuestra rutina diaria de cuidado de la piel, que ayudarán a desintoxicarla y a mantenerla hidratada y saludable”, recomienda la doctora Llergo, especialista en cirugía dermatológica y dermato-oncología.

Para contrarrestar el efecto de los radicales libres en tu cutis, la Fundación Mexicana para la Dermatología hace las siguientes recomendaciones:

  1. Limpia diariamente la piel con un dermolimpiador que mantenga el pH ácido y favorezca a la humectación.
  2. Usa todos los días una crema humectante después del baño.
  3. Aplica cosméticos que ayuden a mantener la piel hidratada, y que disminuyan las líneas de expresión, mejoren la textura de la piel y disminuyan las manchas.
  4. Aplica un fotoprotector todos los días y reaplícalo cada 3 o 4 horas.
  5. Practica ejercicio de manera regular.
  6. Evita el cigarro.
  7. En la medida de lo posible, no consumas alimentos altos en proteínas y calorías.
  8. Aumenta el consumo de vegetales frescos.

Para mantener una piel sana es importante evitar remedios caseros y la automedicación. De acuerdo con la doctora Janina Llergo “se deben evitar procedimientos cosméticos, con la finalidad de lucir una piel radiante, en establecimientos no certificados”.

La FMD recomienda acudir con el dermatólogo, al menos, dos veces al año. Un especialista, además de atender las enfermedades de la piel, también nos asesorará para tener una rutina personalizada de cuidado diario.

Por Josselin Melara

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Síntomas de que el estrés está dañando tu piel

 

 

 

Categorías
Salud

¿Cómo limpiar a tu bebé para prevenir la dermatitis de pañal?

Para prevenir este malestar a tu bebé, lo primero es saber qué pasa debajo del pañal que causa la llamada dermatitis del pañal, es decir, la irritación en sus pompitas. 

El solo contacto con el agua tiene un efecto de hiperhidratación que trastorna la barrera de protección de la piel y altera su función. Además, la orina tiene amoniaco, que es muy irritante y se forma por la acción de enzimas presentes en las heces. Estas enzimas se activan en un medio ácido, como es la orina. O sea, heces y orina se ayudan mutuamente.

Además, si cubres la zona con un pañal que, por muy suave y absorbente que sea, debilita la piel por el roce…, ¡pobres nalguitas! Con un pañal hermético no es tu bebé el que permanece seco, es el colchón.

¿Cuáles son las dermatitis más comunes?

Son dos. Una es el llamado eritema del pañal: la piel se irrita por la acción de la orina, poniéndose roja y arrugada en todas las zonas que están en contacto con el pañal, mientras que los pliegues quedan normales (si se miran las nalgas de frente, se ve una uve doble roja). Desaparece en cuatro o cinco días con los cuidados apropiados.

Entonces, ¿qué puedes hacer para prevenir la dermatitis de pañal?

Antes de empezar, hay que lavarse las manos . Si no estamos en casa, al menos debemos frotárnoslas bien con una toallita húmeda. En cada cambio de pañal debes que proceder así:

  • Retirar las heces, si las hay, con una toallita o con el propio pañal.
  • Pasar la esponja o la toallita por el abdomen y los muslos, prestando especial atención a los pliegues.
  • A continuación, limpiar los genitales, siempre de delante hacia atrás.
  • Secar la zona con una toalla suave; no hay que restregar, sino dar leves toquecitos. Para secar las nalgas no es necesario dar la vuelta al bebé, podemos levantarlas sujetándolo por los tobillos.
  • Dejarlo retozar unos minutos con las nalguitas al aire.
  • Aplicar una crema hidratante en toda la zona, sin olvidar los pliegues.
  • Colocar el nuevo pañal.

¿Puedes utilizar toallitas o esponja, indistintamente?

Sí, ambas opciones valen. La segunda es más económica, aunque también más incómoda porque requiere preparar y tener a la mano un recipiente con agua y jabón. Además, la esponja se debe mantener muy limpia y cambiarla al menos una vez al mes. En cuanto a las toallitas jabonosas, son higiénicas y muy prácticas, especialmente útiles para limpiar al bebé fuera de casa. El único inconveniente es que, pese a que cada vez son mejor toleradas (son hipoalergénicas), si el niño tiene una piel sensible o atópica, los excipientes de algunas marcas pueden irritar su piel.

¿Qué hay que cuidar en los niños varones?

No se sabe bien por qué, pero los bebés varones acostumbran lanzar su chorrito de pipí al quitarles el pañal, con lo cual la orina se esparce por todas partes. Por eso, hay que limpiar bien la pancita y después continuar hacia las nalgas. Salvo que el pediatra indique lo contrario, los padres no deben intentar retraerle el prepucio durante el aseo.

¿Y en las niñas?

En ellas se debe procurar que los gérmenes que las heces dejan en el ano no tengan contacto con la vulva y la vagina. Por eso, hay que empezar el aseo por el pubis, sin frotar, y seguir hasta las nalgas y los muslos (y nunca al revés). Al ponerle la crema, es más importante cubrir bien toda la zona que preocuparse por si entra un poquito en la vagina.

¿Cada cuánto debemos cambiarlo?

No hay una regla fija. En las primeras semanas el bebé puede utilizar hasta diez o doce pañales por día. Por supuesto, cada vez que esté mojado o haya defecado, hay que lavarle y ponerle un pañal limpio. Como norma general, conviene hacerlo antes de acostarlo por la noche y cuando se despierte por la mañana.

En lo demás hay que tener en cuenta las costumbres del bebé: es mejor cambiarlo después de comer, porque suelen orinar o defecar tras la toma; pero si nuestro pequeño es de los que se queda dormido tomando el pecho o el biberón, entonces será mejor cambiarlo antes. Durante la noche es importante no perturbar su sueño; lo cambiarás sólo si es preciso: si ha hecho popó o está muy mojado.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Alivia la dermatitis del pañal