Categorías
Salud

Los 7 mejores alimentos para tu próstata

Los 7 mejores alimentos para tu próstata, consumirlos ayudará a tu salud.

Con estos consejos prevén el cáncer, mantén saludable tu vida sexual y mejora tu calidad de vida.

Los 7 mejores alimentos para tu próstata

Sandía

La sandía ayuda a reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata. .

Come una porción de sandía al día.

Sardinas

Tienen ácidos grasos omega 3, que mejoran la salud de las células de la próstata.

Come sardinas con un toque de limón, galletas saladas o apio.

Alcachofa

Sus vitaminas y minerales reducen el crecimiento de las células cancerígenas en la próstata.

Asa las alcachofas con un poco de aceite de oliva y limón.

Cúrcuma E

Esta especia altera el proceso de las células de cáncer en la próstata.

Consume cúrcuma molida a la mayoría de los guisados, desde huevo, papas, palomitas, sopas, arroz…

Arándanos

Ayudan a prevenir la aparición de cáncer en las células del cuerpo.

Come un puño de arándanos como colación entre comidas.

Zanahorias

La zanahoria posee vitaminas y minerales que aparte de mejorar la visión, protegen la próstata.

Te interesa: 9 Beneficios de la zanahoria increíbles

Consume zanahoria rallada con limón como bocadillo entre comidas.

Betabel

Contiene betacianina, una sustancia que ayuda a prevenir el cáncer.

¿Por qué da cáncer de próstata?

Es cuando algunas células prostáticas mutan y comienzan a multiplicarse sin control.

Ayuda a tu cuerpo a combatir el cáncer con una buena alimentación, ejercicio y haciéndote estudios al menos dos veces al año.

¿Te has realizado chequeos de la próstata?

Mira los beneficios del betabel

El betabel previene el cáncer y aporta otros 15 beneficios

Categorías
Ser Familia

8 beneficios de usar un humidificador en casa

8 beneficios de usar un humidificador en casa

Un humidificador como su nombre lo dice, es un aparato que humedece el ambiente y ayuda a despejar las vías respiratorias. Mira lo que le ofrece a tu salud y a la de tu familia.

8 beneficios de usar un humidificador en casa

  1. Ayuda a tener el ambiente limpio y fresco.

  2. Alivia el dolor de garganta y la irritación de mucosas (fortaleciendo la resistencia a las infecciones).
  3. Mide y mantiene niveles óptimos de humedad y temperatura en las habitaciones.
  4. Contribuye a eliminar la presencia de microorganismos causantes de infecciones.
  5. Auxiliar en el cuidado de las enfermedades respiratorias.
  6. Útil para tratar la tos seca, las fosas nasales irritadas.
  7. Este aparato ayuda a aliviar los síntomas asociados con aire seco, como resequedad en la piel y la nariz, comezón en los ojos y dolores de garganta.
  8. Alivian la sensación de resequedad en la garganta.

Refresca tu casa

Libérate de la contaminación también dentro de casa. En el hogar, hay bacterias, ácaros, sustancias químicas, que están en el aire, un purificador de aire filtra en un 99.97% las partículas que respiramos.

Por la mañana abre tantas ventanas como puedas para que el dióxido de carbono salga y el oxígeno entre, así tendrás un ambiente más fresco.

Cuidados del humidificador

El humidificador debe mantenerse en buenas condiciones para que resulte seguro e higiénico.

1. Debe limpiarse siguiendo las indicaciones del fabricante. Si se emplea a diario, se hará dos veces por semana con un cepillo para eliminar los restos sólidos del depósito.

2. Enjuaga bien cada pieza del humidificador por separado.

3. Es recomendable cambiar el agua todos los días.

4. No debe ponerse junto a la cuna del bebé ni dirigir el vapor hacia el bebé. Colócalo en un rincón fuera de su alcance.

5. No tiene que estar conectado todo el tiempo, ya que el exceso de humedad hace proliferar los hongos y puede provocar alergias. La humedad recomendable en un hogar es de un 35%.

Los humidificadores y purificadores de aire ayudan a fortalecer la buena salud, sobre todo, la de tu hijo pequeño.

¿Tienes un humidificador en casa?

Este tema puede interesarte…

Cómo evitar los gases o flatulencias

Categorías
Ser Bebé

4 problemas genitales que padecen los niños varones

Muchos niños varones nacen con alguna alteración en los genitales, que debe corregirse antes del inicio de la pubertad. Te presentamos cuatro problemas genitales; conoce de qué tratan y cuál es su tratamiento. 

El pediatra explora en cada revisión los testículos, el escroto y el pene, y en caso de problemas, recomienda consultar con el urólogo. Muchos de los trastornos se tratan con cirugía.

Malformaciones del pene

Fimosos: Es el estrechamiento de la piel del prepucio (extremo del pene), que impide su bajada. Dificulta la higiene del pene y favorece las infecciones (balanitis). Tratamiento: se opera hacia los cuatro años o antes si es causa frecuente de balanitis. La intervención, llamada circuncisión, consiste en cortar la piel estrechada, y apenas causa molestias.

Hipospadias: La uretra, conducto por donde sale la orina, es más corta que el pene, que está incurvado. El orificio de la uretra se abre en algún punto de la cara inferior del pene. Cuanto más cerca de la base esté, más severa es la malformación. Tratamiento: se reconstruye la uretra, se sitúa su orificio en el extremo del glande y se endereza el pene, todo ello en una o dos intervenciones, que se practican entre los dos y los cuatro años.

Malformaciones de los testículos

Criptorquidia: Uno de los testículos o los dos no están en la bolsa escrotal, sino en el abdomen o en el conducto inguinal (más frecuente). Tratamiento: si los testículos no descienden solos, se opera al niño hacia los tres o cuatro años para fijarlos en sus bolsas.

Hidrocele: Se acumula un líquido seroso en la bolsa escrotal, rodeando el testículo. No duele ni molesta. Tratamiento: puede reabsorberse. Si en unos años el hidrocele sigue ahí, se hace un pequeño corte (con anestesia general) en la bolsa, se extrae el líquido y se pegan las paredes de la bolsa, para que no se vuelva a llenar.

«No existe el sexo débil», lo que debes enseñar a tu hijo varón

Criar hijas resulta 30% mas caro que a varones

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Salud

Sarampión, conoce a fondo esta enfermedad

El sarampión es una enfermedad grave y tan contagiosa que suele producir epidemias (como la que recientemente se está viviendo en Estados Unidos); aunque, gracias a la vacuna, es prevenible.

Te invitamos a conocer en qué consiste esta enfermedad, sus modos de contagio, el tratamiento y síntomas. Si notas alguno en tu hijo, no dudes en acudir a su pediatra.

Lo que necesitas saber del sarampión

¿Causa?

Virus del sarampión.

¿Cómo son las lesiones?

Manchitas rojas al principio, después se descaman.

¿Dónde están? 

Salen en el tronco y, poco a poco, se van extendiendo a la cara (que tiene el aspecto de estar hinchada) y a las extremidades. En la cara las manchas se acumulan en los mofletes, alrededor de los ojos y detrás de las orejas. En el interior de la boca, en la cara interna de los labios y las mejillas pueden aparecer unos puntitos blancos, del tamaño de la cabeza de un alfiler, que se conocen como manchas de Koplik.

¿Cuánto duran?

Las lesiones se mantienen entre tres y cinco días. Después desaparecen en orden inverso al de su aparición. La recuperación completa se produce entre siete y diez días después del inicio del exantema.

Otros síntomas

Tres o cuatro días antes de la aparición del salpullido, el niño suele tener malestar general, fiebre, tos y dolor de garganta. Otros síntomas típicos del sarampión son molestias en los ojos, hinchazón en los párpados, fotofobia (le molesta mucho la luz) y enrojecimiento de la mucosa de la boca.

Periodo de incubación

El tiempo que transcurre desde que el virus entra en el cuerpo y el niño desarrolla la enfermedad es de entre una y dos semanas.

Periodo de contagio

Comienza unos días antes de aflorar las manchitas y se extiende hasta tres o cuatro días después de su aparición. La fase más contagiosa es antes del salpullido.

Modo de contagio

El sarampión es muy contagioso, se trasmite por vía aérea, a través de los estornudos, las toses y al hablar. Aunque afecta principalmente a niños, también pueden contraerlo adultos que no han sido vacunados ni se han enfermado anteriormente.

Tratamiento

No existe, hay que tratar los síntomas: la fiebre con antipiréticos y compresas frías (el paciente debe tomar muchos líquidos); el picor con crema hidratante; la fotofobia reduciendo la luz ambiental; la tos con antitusígenos.

Complicaciones

Puede llegar a producir conjuntivitis, otitis media (infección de oídos), neumonía y, en raros casos, encefalitis. Estas complicaciones son raras hoy en día. En los adultos el sarampión puede ser muy grave.

Vacuna

Es la llamada SRP o triple viral previene sarampión, rubéola y parotiditis. Es inyectable y se aplican dos dosis, una a los doce meses y la otra a los seis años de edad.

Por Felipe Salinas