Categorías
Ser Bebé

La verdad sobre las canciones de cuna

Las canciones de cuna no son algo nuevo: existen desde hace milenios y provienen de diferentes culturas. Son muy populares porque no hay nada mejor para dormir y tranquilizar a los bebés, incluso en el vientre materno.

¿Por qué a los bebés les gustan tanto las canciones de cuna?

Los bebés comienzan a desarrollar sus sentidos desde el útero, tanto los fìsicos como los del sistema límbico (es decir, el que controla las emociones). Un bebé es capaz de escuchar y reconocer las voces de sus padres desde la semana 20 de embarazo, y también puede identificar sonidos musicales o ambientales, los cuales lo relajan.

Ahora, imagina si combinas ambas cosas: una melodiosa canción de cuna cantada por la voz de sus padres, no sólo significa relajación, además reflejan amor y protección para el pequeño.

Las canciones de cuna no sólo sirven para tranquilizar a los bebés, también son un reconocimiento y fortalecimiento del vínculo entre él y sus padres. Si un pequeño de pronto siente miedo, les duele algo o se sienten extraños en un entorno, una canción de cuna cantada por sus padres los hace recuperar la calma y sentirse seguros.

Los efectos de las canciones de cuna, también llamadas nanas, se deben a su ritmo tranquilo, suave y monótono, muy parecido al sonido del flujo sanguíneo y los latidos del corazón de mamá. Según estudios, la frecuencia cardiaca y la respiración de los bebés disminuyen mientras escuchan canciones de cuna, lo que les ayuda a conciliar el sueño.

Una canción de cuna debe ser casi un susurro si los bebés tienen menos de 6 meses, debido a que sus tímpanos son muy sensibles. Si necesitas que duerma, ve bajando poco a poco la voz hasta que sólo haya silencio. Así lo acostumbrarás poco a poco a dormir sin la necesidad de un arrullo.

También para ti será un placer ver cómo duerme después de cantarle muy bajito. Disfruta mucho este momento.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Beneficios de arrullar suavemente al bebé

Categorías
Ser Bebé

«Mi hijo siempre llora cuando me voy», ¿qué hacer?

Aunque a unos les afecta más que a otros, todos los bebés atraviesan esta etapa de miedo a lo desconocido o a alejarse de mamá y lloran en cuanto ella se va. ¿Qué puedes hacer para ayudarlos a transitar esta etapa?

Es lo que se conoce como la fase de la angustia de la separación. Hacia los 8 meses, muchos bebés sociables y abiertos se vuelven más apegados a sus padres (en particular a mamá) y lloran cuando no la ven.

¿Cómo ayudarlo?

1. No lo regañes. Es normal que no quiera que lo cargue otra persona, ni quedarse con ella aunque la conozca.  Incluso las personas conocidas pero que no ha visto últimamente puede incomodarlo en esta etapa de inseguridad.

2. Cuando estés con él en casa, evita dejarlo solo en una habitación, mejor háblale desde donde estés para que sepa que sigues ahí y que enseguida vuelves.

3. Dale libertad para que pueda recorrer la casa solo y que así vaya adquiriendo confianza de explorar otros lugares por sí mismo.

4. Platica con la persona que lo cuida acerca de esta etapa en tu hijo. Es especialmente difícil dejar a tu bebé a cargo de otra persona. Es importante que la persona que lo cuida sea comprensiva, tenga paciencia, sea alegre e imaginativa (sepa cómo distraerlo) y sobre todo, que disfrute de la relación con tu bebé.

5. Antes de irte, es buena idea que te des un rato para estar en el mismo especio con quien cuidará de tu bebé y él, para que él sienta que es alguien de tu confianza. Luego despídete con calma, dale un beso, un abrazo y márchate con tranquilidad.

6.Transmítele serenidad al niño, si le muestras que estás tranquila se sentirá más cómodo, si te ve inquieta,  ansiosa, llorando, preocupada… él llorará más.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Por qué mi bebé llora cuando está con otras personas?