Categorías
Ser Familia

Lo que debes saber de la custodia compartida

Los niños tienen el derecho de convivir con ambos padres, ello beneficia en gran parte a su desarrollo. Por eso, la custodia compartida adquiere cada vez más relevancia ante casos de divorcio o separación. Esto es lo que debes saber de ella. 

En México, entre los años 2000 y 2015, el número de divorcios aumentó 136.4 %. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) ha precisado que en el país hay 1,381,509 personas que viven solas y, de estas, 94.4 % son exunidas o solteras, mientras que solo 5 % declararon estar casadas o en unión libre.

Además, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), 9.6 % de las mujeres de 15 y más años con hijos nacidos vivos son solteras. En las adolescentes de 15 a 19 años este porcentaje es de 22.8 %.

Estos datos hablan sin duda de la realidad que vive la infancia en nuestro país: el divorcio, o separación de las parejas, es una de las principales causas de trastornos en menores.

Un estudio publicado por la UNICEF señala que “las consecuencias pueden ir de moderadas a graves, de transitorias a permanentes y que dependen de los siguientes aspectos:

1. Grado del conflicto previo, especialmente que se involucre o no a los hijos.

2. Ejercicio o no de la crianza conjunta de los hijos.

3. Los efectos del deterioro económico y del estilo de vida.

En este sentido, César Martín, abogado, afirma que “la custodia compartida es la situación ideal para los hijos en el caso de divorcio de los papás”. Sin embargo, agrega: “Cuando no hay una ley que regule algo tiene que ser la jurisprudencia la que lo haga; es decir, sentencias reiteradas del Tribunal Superior que complementan esas lagunas y en las que se basan los juzgados”.

En México, por ejemplo, la custodia compartida no figura como tal en el Código Civil Federal, pero deja abierta su posibilidad:

Artículo 416. En caso de separación de quienes ejercen la patria potestad, ambos deberán continuar con el cumplimiento de sus deberes y podrán convenir los términos de su ejercicio, particularmente en lo relativo a la guarda y custodia de los menores.

Artículo 417. Los que ejercen la patria potestad, aun cuando no tengan la custodia, tienen el derecho de convivencia con sus descendientes, salvo que exista peligro para estos. No podrán impedirse, sin justa causa, las relaciones personales entre el menor y sus parientes.

Lo más importante en la custodia compartida: Que tu hijo se sienta amado y seguro

Procura por igual el fomento de la seguridad y cuida los factores emocionales, para que el cambio de papá-casa no sea causa de preocupación. Así, las idas y venidas pasarán a un segundo plano si como padres dan prioridad a la estabilidad de su hijo, que depende más de las relaciones significativas que de la comodidad a nivel físico o ambiental.

Este sistema puede ser el ideal si en cada domicilio las normas y los hábitos son similares.

7 puntos que debes saber de la custodia compartida

1. Tiene como finalidad que ambos papás continúen con la crianza de sus hijos, pues “la ruptura conyugal no significa el fin de la relación paterno-filial; esto es, el hijo no se divorcia de uno de los progenitores”, afirma Pérez Gándara.

2. Mediante ella ambos papás tienen la custodia legal y física de sus hijos; esto significa que comparten los derechos y responsabilidades en la educación, formación, manutención y toda actividad relacionada con la crianza de los niños, de tal manera que gozan, por resolución judicial, de igualdad en todas las decisiones y acciones relativas a los menores, en igualdad de condiciones.

3.  Para que haya custodia compartida debe existir patria potestad, la cual tienen los papás por ley; es decir, ellos son los responsables de cuidar, proteger, alimentar, educar, procurar, representar legalmente y administrar los bienes de sus hijos menores de 18 años. Y solo la pierden cuando no cumplen con sus deberes o cuando su conducta pone en peligro el bienestar del hijo, pero únicamente por sentencia judicial, lo cual también terminaría con la custodia compartida.

4.  Los hermanos no pueden separarse y quedar en casas distintas; además, se busca evitar, en lo posible, sustraer a los hijos de su entorno social (amistades, escuela, nivel económico…), por lo que conviene que no haya cambio de domicilio de los papás.

5.  Los hijos con más de 12 años o que ya tienen la capacidad y madurez para expresar su decisión, pueden elegir con cuál de los padres vivir. El juez es quien determina, recurriendo a expertos de la conducta, si el niño está en condiciones de tomar la elección o incluso, si esta pudiera ser producto de la manipulación de alguno de los progenitores para destruir su vínculo con el otro (la llamada alienación parental).

6.  Los papás son quienes deben proponer la custodia compartida de sus hijos ante el juez de lo familiar, quien podrá hacer las consultas que considere pertinentes a los familiares cercanos de ambos padres, solicitar la opinión de los profesionales o expertos necesarios y hasta entrevistar a los hijos para determinar qué sería lo más benéfico para ellos.

7.  El juez es quien determina a cada uno de los papás la contribución para los alimentos de los hijos, considerando su particular capacidad económica. Este plan estaría sometido a evaluaciones periódicas.

¿Qué hace que realmente funcione la custodia compartida?  

  1. Ambos papás deben involucrarse por igual en las actividades y la crianza de sus hijos, compartiendo en igualdad de condiciones las responsabilidades y los derechos.
  2. Ambos padres deben tener claro que el divorcio no quita a ninguno su derecho de convivencia con los hijos.
  3.  Los progenitores deben mantener siempre el respeto entre ellos y hacia cada uno de los hijos.
  4. Los papás necesitan tener la suficiente inteligencia emocional para llegar a acuerdos y arreglar conflictos con el fin de facilitar la estructura de horarios, condiciones, frecuencia y todos aquellos detalles que permitan construir un buen convenio de custodia compartida.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Así debes de explicarle a tu hijo tu separación de pareja

Categorías
Así Crece

Beneficios emocionales de que tu hijo juegue con papá

Estudio revela todo lo que la interacción con  papá brinda a los niños, resaltando que es diferente a la de mamá. Conoce los beneficios emocionales de que tu hijo juegue con papá.

Un reciente estudio publicado en Pediatrics descubrió que el juego de los papás tiende a ser más intenso, más vigoroso, y promueve que los niños se arriesguen más y sean más atrevidos y exploradores.

El de las mamás, en cambio, ofrece más estabilidad y seguridad. Y esto no quiere decir que uno sea mejor que el otro, sino que juntos se hacen complementarios y beneficiosos al mismo tiempo.

Según se explica, a nivel de lenguaje las mamás suelen utilizar palabras que el bebé o niño utiliza más a menudo, las que mejor comprende, mientras que los padres no tienen tanto en cuenta si el bebé o niño le entiende o no, y añaden nuevas palabras al lenguaje de sus pequeños.

Además, la presencia del papá y sus feromonas, mientras las hijas crecen parece retrasar la pubertad y retrasar la edad de inicio de las relaciones sexuales, disminuyendo, como hemos dicho, los embarazos adolescentes.

Esto no quiere decir que a los hijos de madres solteras o de madres cuyas parejas apenas se comprometen con la crianza les vaya a ir mal. Simplemente explica que la presencia de una figura masculina puede ser útil como estímulo diferente al que puede ofrecer la madre (de igual modo que se diría que es positiva la figura femenina si habláramos de un hombre cuidando él solo de su bebé).

Además, se demostró que cuando los padres se involucran más en la vida de los hijos repercute en el lenguaje de los niños, que es mejor, y en una mejor salud mental (los niños tienen mejor comportamiento general cuando los padres se implican más).

Y en la adolescencia, la presencia de los padres en la crianza disminuye los síntomas de depresión, hace que haya menos problemas conductuales y se ve reflejado también en unas tasas de embarazo adolescente más bajas.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Por qué todo niño necesita pasar tiempo a solas con papá «sin mamá»?

 

Categorías
Ser Pareja

«No me divorcio por mi hijo»

«No me divorcio por mi hijo», ¿te suena conocida esta frase? Sigue leyendo.

“No me divorcio por mi hijo”, ¿es una frase que has pensado más de una vez? ¿Ya no eres feliz con tu pareja pero sigues ahí por tu hijo? Mira estos consejos.

Relación amarga

Una relación en donde los miembros ya no se llevan bien o no son felices, solo amarga, entristece, enoja, preocupa, impide crecer personalmente y es un mal ejemplo para tu hijo.

Le haces más daño a tu hijo si él:

  • Presencia peleas violentas entre mamá y papá
  • Ve que tú y tu pareja nunca se ponen de acuerdo
  • Escucha que se insultan
  • Observa que ya no se tocan o besan
  • No tiene el ejemplo de una relación sana

¿En qué le afecta a un niño ver que sus papás pelean?

Cuando crezca, no creerá en el amor verdadero

Tendrá desconfianza en una pareja

Le costará trabajo encontrar una pareja estable

No sabrá cómo mantener una relación sana

Podría caer en adicciones o con malas compañías

Se alejará de ti y de tu pareja lo más rápido que pueda

Idealizará a una pareja armoniosa

«No me divorcio por mi hijo»… La realidad

Lo que debes saber del divorcio

Sí, en efecto es un fracaso y duele, duele mucho afrontar la realidad. Nadie nos preparada para vivir una situación así de dolorosa, en donde las ilusiones y sueños se esfuman, pero debes seguir adelante, buscar una nueva y mejor forma de vida, primero por ti, luego por tu hijo.

Para no dañar más a tu hijo, debes separarte de tu pareja cuando…

  1. Se han perdido el amor y el respeto
  2. Cuando sufres
  3. Hay más reproches y tristezas que  momentos felices
  4. No hay posibilidad de solución a los problemas
  5. Están estancados en una situación problemática
  6. Aumenta la tensión, preocupación, tristeza, enojo ansiedad e inseguridad en tu hijo

Lo que hacen las parejas exitosas…

Transmiten felicidad, seguridad y estabilidad a su hijo.
Vencen los obstáculos cotidianos
Trabajan diariamente por ser mejores
Refuerzan sus vínculos
Crecen y maduran juntos
Crean niños independientes y seguros

Tomar una decisión de esta índole es difícil, pero pon tu mente y corazón en claro y decídete a ser feliz, por ti y tu hijo.

¿Estás pasando por un divorcio?

Todo lo que debes saber de custodia compartida

Categorías
Padres e Hijos

¿Puede mi ex pareja, salir a donde sea, de vacaciones con mis hijos?

A menudo, cuando existen hijos de una relación ya terminada y se deben repartir las vacaciones, surgen dudas respecto de lo que legalmente puede hacer la ex pareja. 

Por lo general, cuando una pareja con hijos se separa, un juez suele determinar la custodia y el régimen de visitas de los progenitores. Uno de los puntos que más controversia suscita es el del destino de las vacaciones.

Cada padre decide donde ir y qué hacer con sus hijos, y se encarga de todos los gastos derivados de estas actividades. Eso sí, la otra parte siempre tendrá que estar informada de los destinos y día a día de los pequeños.

Si se trata, por ejemplo, de un campamento de verano u otra actividad consensuada, puede acordarse la repartición de gastos, según el despacho ABA Abogadas.

No suele haber problema, si uno de los padres decide hacer un viaje al extranjero siempre y cuando se informe a la otra parte del destino e itinerario de la salida.

Sin embargo, existen dos excepciones muy importantes: si el viaje es a un país considerado de riesgo por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

En el caso de que la sentencia de divorcio hubiera fijado un cierre de fronteras por riesgo de que uno de los padres se lo lleve a su país y no lo traiga de vuelta.

La otra parte debe expresar por escrito su consentimiento para que los niños puedan viajar, en estos dos últimos casos. Si el madre o el padre se niega a que se realice este viaje, un juez deberá intervenir para dar la razón a uno u otro. Y es que, solo durante el año pasado, se registraron más de 200 casos de niños que habían viajado con uno de sus padres al extranjero y no volvieron.

Hay que aplicar el sentido común a la hora de planificar las vacaciones con los hijos. Si la comunicación entre los padres no es posible, es recomendable tener un intermediario para tratar estas cuestiones siempre teniendo en cuenta la opinión de los niños.

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Ser Familia

¿Divorcio? Qué tan buena es la custodia compartida

Aunque el divorcio, en la mayoría de los casos, tiene un efecto tranquilizador en los adultos, el proceso no es de lo mejor para los niños, pues puede haber peleas y tensión desde varios meses antes que los padres tomen la decisión.

Sin embargo, ante esta nueva etapa familiar, lo mejor para los niños es la custodia compartida, pese a que no todas las exparejas pueden tenerla; los expertos señalan que ambas partes deben tener “personalidades civilizadas” para llevarse a cabo en la práctica.

Ambos, tanto padre como madre, deben estar comprometidos con la idea de permitirse sacrificios por el bien de sus hijos, de lo contrario esta fracasará rotundamente.

PEXELS

En cuanto a sacrificios, apuntan a la idea de que sus pequeños pasen días festivos con el otro, cumpleaños y otras fechas importantes; y, definitivamente, evitar la competencia por ganar el cariño de nuestro nuestros hijos.

Se requiere de temple, negociación y anteponer el amor por los pequeños, así ellos crecerán sin ver peleas ni gritos como parte de la dinámica familiar.

Negarse a la idea de la custodia compartida requiere de un motivo claro y no de la simple idea de dañar a la ahora expareja, de lo contrario no se cierren la puerta a que sus hijos crezcan con el cariño y atención de ambos, recuerda que lo más importante en este momento, es la salud emocional de los menores.