Categorías
Corazón

3 sanas formas de expresar amor que tu hijo debe aprender

Está en ti, como mamá o papá, enseñar a tu hijo a expresar amor de modo positivo; si aprende a vincularse de esta forma, llenará su vida de momentos y personas de gran valía y plenitud.

Sigmund Freud decía que “infancia es destino” y, si esto es cierto, significa que la calidad de amor a la que se acostumbre tu hijo de pequeño será la calidad de amor que busque y provea cuando sea adulto. Y eso sí que es destino.

Sanas formas de expresar amor

BESOS

  • Implican emociones, sensaciones, mensajes químicos, intercambios de información olfativa, táctil y psíquica que permiten detectar la compatibilidad con otras personas.
  • Activan el centro cerebral del placer, lo que nos hace sentirnos más cercanos a las personas.
  • Implican una vulnerabilidad del espacio vital que no debe llevarse a cabo con cualquiera: deben ser personas apreciadas, cercanas, confiables y genuinas.
  • Respeta y avala la decisión de tu hijo sobre a quién besar y a quién no para que cuando no estés cerca, él pueda cuidarse a sí mismo.
  • Enseña a tu hijo que los besos en la boca están destinados nada más para la pareja.
  • Cuando los niños son pequeños demuestran su cariño a través de los besos, son uno de sus regalos más valiosos; reconócelos, agradécelos y nunca, aunque estés enojada, los rechaces.

ABRAZOS

  • Los humanos nacemos sin la noción de nuestros límites corporales; a través del contacto logramos establecer un concepto mental con nuestro cuerpo y sus necesidades de afecto.
  • Cuando abrazas a tu pequeño le transmites varios mensajes: desde comprensión y cariño hasta contención e inclusión.
  • Los niños que son abrazados constantemente por sus padres aprenden a sentirse amados y seguros, lo que se traduce en autonomía, amor propio y preocupación por las demás personas en su adultez.
  • Facilitan la recuperación de su equilibrio en un berrinche; alguien fuerte, capaz e interesado en su bienestar le ayuda a contener su agresión, cordura e identidad.
  • Los abrazos cariñosos provocan una mayor secreción de serotonina, y reducen los sentimientos de enfado y apatía.
  • Los abrazos nos permiten expresar todo tipo de sentimientos sin tener que hablar. Es una forma instintiva e inconsciente por la cual dos personas se comunican de manera profunda. Cuando no sepas qué decirle a tu hijo, dale un abrazo.

“TE QUIERO”

  • Escucharlo le ayudará a saberse valioso, que merece ser amado. Así se relacionará con los demás.
  • Estas palabras aumentan la conexión emocional, formando un canal de confianza y diálogo entre quienes se las dicen.
  • Cuando le dices “te quiero” generas un ambiente de tranquilidad, seguridad y felicidad. Esa es la base de la salud mental.
  • No hay mejor manera de reconocer sus aciertos y alentar las conductas que le sean beneficiosas que a través del “te quiero”.
  • Permite construir una relación positiva donde las personas se sienten con toda certidumbre admiradas, respetadas y aceptadas.
  • Tu hijo reproducirá tu forma de expresar emociones y afectos: sé un modelo asertivo, amoroso y sin miedo a exteriorizar emociones.

Por Judith Celis, psicoterapeuta y bloguera en padresestrella.com

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Niños amados serán adultos que sabrán dar y recibir amor

Categorías
Ser Familia

Abuelos y nietos, ideas para estrechar más su vínculo de amor

La relación entre los abuelos y nietos es muy especial: según estudios en psicología, ambos tienen la capacidad de aprender y descubrir a un ritmo muy similar, por lo cual su relación está llena de respeto y confianza.

Pero hay algo de lo que los abuelos tienen noción y los niños no: es sobre el paso del tiempo. Para un niño, puede ser lo mismo 10 minutos que una hora; es decir, no les preocupa el tiempo. Tal vez sea por eso que los adultos nos desesperemos más fácilmente.

Y también es por eso que para los abuelos el tiempo que tienen para disfrutar a sus nietos parezca tan breve. Hay abuelos que no pueden esperar para el siguiente fin de semana para que sus nietos los visiten, o las vacaciones, para poder cuidar de ellos un poco más.

Por eso, si eres abuelito, es muy importante que sepas cómo aprovechar al máximo el tiempo que tengas con tus nietos. Te decimos cómo:

Ideas para estrechar más su vínculo de amor

Inclúyelos en tu rutina: ¿vas a prepararles un rico postre? Antes de hacerlo, piensa en cómo podrían ayudarte sin que sientas que pueda ser peligroso para ellos. Pueden intentar unas galletas, o hacer bocadillos sencillos.

Muéstrales tus recuerdos y juega al mismo tiempo: consigue un álbum e imprime algunas fotos con recuerdos importantes para ti, y cuéntales anécdotas con relación a esas fotografías. Pídele a tus nietos que te ayuden a pegarlas, ¡y también incluye dibujos de ellos!

Hagan un árbol genealógico con recortes: ¡qué importante en que los niños conozcan su historia familiar! Por eso, consigue una hoja bond grande, plumones, colores o pinturas, y juega con tus nietos a hacer el árbol genealógico de su familia. ¡A ellos les encantará!

Vean una película juntos: ¿tienes una película favorita de cuando eras niño? Vela con tus nietos y, después, diles que te compartan cuál es la favorita.

Tomen la siesta juntos: descansar en armonía les servirá y aumentará su confianza. Indícale a tus nietos que te avisen a la hora en que ellos despierten para que no se queden solos.

Por Josselin Melara

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

El respeto a los abuelos, ¡un valor que no se debe perder!

 

Categorías
Ser Familia

10 cosas que puedes hacer estas vacaciones para darle amor a tu hijo

Aprovecha este tiempo libre en casa, con tu hijo y familia para llenarlos con tu amor, hacerles saber que son lo más importante que tienes en tu vida. Te compartimos estas 10 ideas para darle amor a tu hijo.

¡Es el momento! Ahora que estás tranquila, sin la prisa de la escuela, los deberes en el trabajo, la presión de tu jefe, el tránsito vehicular y todo lo demás de tu cotidianidad, te será más natural transmitirles tu afecto, porque no estas pensando en los miles de pendientes; te sientes más en calma. Así que… respira, trae a tu cabeza los sentimientos bonitos que tu hijo, tu pareja, tu familia te inspira y recuérdales que estás ahí para ellos. ¿Cómo? Es muy fácil…

  1. Deja que duerma contigo en tu cama y abrázalo ahí acostados.
  2. Juega con ellos almohadazos y llénalos de mordizcos, cosquillas y besos.
  3. Salgan a pasear al perro, a llevarlo al veterinario a una revisión, a correr junto con él; báñenlo y revuélquense con él.
  4. Cocinen postres; deja que tu hijo experimente con ingredientes, pregúntale qué le gustaría ponerle a la receta.
  5. Juega con tu hijo a lo que a él le gusta; aprovecha para conocerlo más, pregúntale de sus amigos, pídele que te cuente qué hace en su día a día, qué siente, qué piensa…
  6. Vean películas en casa acurrucados en un sofá, preparen palomitas, mini hamburguesas, papitas, platanitos o camote frito.
  7. Hagan un picnic en casa o campamento con su tipi, cuenten historias chistosas o de miedo, platícale de tu infancia, de tus travesuras, de tus papás, tus amigos…
  8. Invita a los abuelos a desayunar a tu casa o vayan todos a un restaurante; hagan una tarde de cine o una mañana de caminata por un parque; piensa en eso que no has hecho aún con ellos y hazlo junto con tu hijo.
  9. Lleva a tu hijo a la colonia donde vivías de pequeña, muéstrale tu escuela, el parque donde jugabas, tu calle…
  10. Desayunen, coman o cenen en casa, prepara la mesa, ponla bonita, cocina algo especial; se trata de que tu hijo recuerde sus vacaciones como un tiempo en que él, mamá, papá y sus abuelos están unidos, en familia. Y si son solo tú y él, es lo mismo; el caso es que tu niño sienta que las vacaciones son para estar en familia, demostrarse su amor y llenarse de memorias repletas de felicidad.

Y asegúrate de decirle… ¿Sabes que te amo? Pues sí, eres el regalo más sorprendente y maravilloso que la vida me pudo dar. Gracias por ser parte de mi vida. Te amo.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Tips para que sigas cuidando tu salud en vacaciones