Categorías
Ser Mamá

Tips para aliviar el dolor por cesárea

En el caso de que el nacimiento de tu bebé sea vía cesárea necesitarás tener en cuenta ciertos cuidados que te ayudarán a prevenir y disminuir el dolor por cesárea, muy propios de tal cirugía. He aquí algunos de ellos:

Tips para aliviar el dolor

Usa una faja adecuada.

La faja posparto ayuda a mantener la presión abdominal, evita que la herida sangre y se formen hematomas y te hará sentirte más cómoda para realizar las actividades que requiere el cuidado del bebé. Pero atención… disminuye la tensión de la faja cada semana hasta que al termino de los 40 días la retires por completo, no olvides que el uso prolongado de la faja con tensión excesiva provoca que los músculos del torso no trabajen y por tanto se relajen y pierdan tono.

Mantente en movimiento.

El reposo es una indicación muy importante para cualquier cirugía, sin embargo, es importante no pensar que no podemos movernos en absoluto ya que el hacer caminatas cortas durante el día nos ayudará muchísimo a la recuperación y a mantener el dolor a raya. Camina en superficies planas de 10 a 15 minutos 3 o 4 veces al día y te sentirás mucho más ligera.

Mantén la herida limpia y seca.

El cuidado de la herida es simple, lavar todos los días con agua y jabón, pero a veces olvidamos la parte más importante que es mantenerla seca. Es importante permitir que está aireada por lo menos de 10 a 15 minutos antes de cubrirla.

Está bien tomar analgésicos.

Muchas veces pensamos que si administramos medicamentos podemos dañar al bebé por medio de la leche, sin embargo, los analgésicos de uso común no llegan a la leche materna, por ello no temas en pedirle a tu médico un medicamento para aminorar el dolor.

Usa hielo.

Si hay dolor o inflamación leve puede ayudarte mucho el uso de hielo en el sitio de la herida, utiliza un paño para envolver el hielo, así el frío te brindará confort.

Utiliza diferentes posiciones para amamantar.

Para evitar generar presión en el abdomen y fricción en el sitio de la herida puede ser muy útil aprender la posición de balón de futbol americano o acostada, pide a una asesora de lactancia que te enseñe, verás que valdrá la pena.

Fibra y agua.

Come alimentos altos en fibra y laxantes naturales, esto junto con una buena ingesta de al menos dos litros de agua al día, permitirán que tu intestino funcione mejor y no necesites hacer esfuerzos para evacuar, eso evitará mucho dolor durante o posterior a ello.

Pide ayuda

No solo estás saliendo de una cirugía sino que además tienes un bebé que demanda cuidados en todo momento, no es necesario hacerlo sola, busca quien pueda ayudarte a tener comida disponible, quien te ayude a darte apoyo para moverte, a las tareas del hogar, etc. No olvides que tu salud y la de tu bebé están en primer lugar.

Ya sea que el nacimiento de tu bebé sea vía Parto o Cesárea es muy importante seguir las recomendaciones médicas que se te den al momento del alta, eso te ayudará a que la recuperación vaya llevándose a cabo de manera óptima.

Por Geraldine Loredo Fuentes, médico General, doula, educadora perinatal y de lactancia maternal.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Cesárea, el after

Categorías
Embarazo

¿Qué es la depresión prenatal?

¿Qué es la depresión prenatal?

Por Odeth Figueroa y Mayra Martínez

Es común escuchar sobre la depresión posparto, lo que ha hecho que su detección y tratamiento te ayuden; sin embargo, poco se habla de la depresión prenatal, ya que se supone una alegría para las mujeres esta etapa de su vida.

Que no te falte esta vitamina…

Que durante tu embarazo no te falte vitamina D

¿Qué es la depresión prenatal?

De acuerdo a diversos estudios, cada día aumentan más los casos de este padecimiento, ¿la razón? Las futuras mamás creen que no pueden afrontar el día a día, sufren ansiedad, falta de fuerza, tristeza por su aspecto físico, cansancio y ganas de llorar.

Un estudio realizado en la Universidad de Bristol, Reino Unido, apunta a que las mujeres jóvenes tienen alrededor del 51 por ciento más de probabilidad de experimentar depresión prenatal.

Sigue estas recomendaciones…

Beneficios del reposo durante el embarazo

Hoy se sabe que la depresión en el embarazo causa que el ritmo de crecimiento del bebé sea más lento de lo habitual. Aunado a ello, puedes vivir una incapacidad que no te ayuda a su vida cotidiana, ni su trabajo, mismos que podría descuidar.

De acuerdo a los investigadores, las principales razones por las que las mujeres padecen este tipo de depresión son: las crisis financieras, estrés, altas expectativas laborales, así como el el tabú que representa aceptar que padecen depresión, cuando deberían estar felices.

¿Qué puedes hacer?

  • Hidrátate mejor. Tomar al menos dos litros de agua al día, mejorará la salud de tu cuerpo.
  • Come bien. Los nutrientes de los alimentos te ayudan a recuperarte de la fatiga.
  • Medita. Practicar mindfulness puede ayudarte a reponer tu equilibrio.
  • En contacto con la naturaleza. Ya sea que des una caminata por el parque o que riegues una planta o camines con tu perro, el contacto con lo natural, te devolverá la paz y alegría.
  • Haz yoga. Practicar yoga te ayuda a reducir el estrés, la ansiedad y la depresión.
  • Escucha música. Cuando te sientas más tensa, escucha tu música favorita, te llenará de energía.
  • Camina. Al menos 20 minutos de caminata te ayudarán a mejorar tu actitud y evitarán la fatiga.
  • Haz ejercicio. Aunque sea una vez al día, haz un par de sentadillas o algo de cardio, para mantenerte sana, siempre y cuando tu doctor lo indique.
  • Habla con alguien. Ya sea un especialista, tu pareja, una amiga y habla de lo que sientes…

Si estás embarazada y te sientes triste, ¡no dudes en pedir ayuda!

¿Te has sentido mal en el embarazo?

Foto: Getty Images

Mira este tipo de parto…

Conoce cómo es un parto humanizado

Categorías
Ser Mamá

Cómo disfrutar más a tu recién nacido

Cómo disfrutar más a tu recién nacido

Durante las primeras semanas puedes vivir momentos que quizás opacan la felicidad de tener un recién nacido; no te agobies, poco a poco te adaptarás al nuevo ritmo de vida.

Cómo disfrutar más a tu recién nacido

Sientes que le faltan horas al día para atender al bebé recién llegado a casa; es una sensación que la mayoría de las mamás tienen. A veces el esfuerzo físico, la tensión nerviosa, los cambios hormonales, la fatiga, nuevas responsabilidades y la depresión posparto podrían agravarse al llegar a casa. El apoyo de tu pareja y la paciencia y tolerancia contigo misma te permitirán enfrentar los retos diarios. No te sientas mal: es un periodo de aprendizaje positivo, puedes seguir estos consejos para organizarte y disfrutar tu nueva etapa como mamá.

Recuerda que la maternidad no implica renunciar a cosas divertidas, como ir al cine o al teatro con tu pareja, al concierto de tu grupo favorito, al café con tus amigas, establece rutinas y mantén un equilibrio en tu vida.

 

Establece horarios

Son clave para el bienestar del bebé, en especial durante el primer año de vida. Respeta sus horarios (las tomas de leche, el paseo diario, el baño, los ratos de juego, la siesta, el descanso nocturno…); repítelos cada día más o menos a la misma hora.

Conoce a tu hijo

Conforme pase el tiempo conseguirás distinguir el llanto de tu hijo y reconocer mejor sus necesidades. En tanto, consuélalo en cuanto llore; mientras más tardes en acudir a su lado, más nervioso se pondrá porque ahora él demanda mucha cercanía.

Deja la casa en segundo plano

Después de nueve meses de embarazo y el parto, tu cuerpo merece un descanso. Tu pareja, papás, suegros, tíos o amistades pueden ayudarte a recobrar el aliento. Podrías convocar a una reunión familiar y distribuir las tareas del hogar o contratar a una persona para que realice el aseo. Ahora el bebé ocupa toda tu atención. Tú y tu bebé son lo primero.

Recuperación posparto

Cuídate igual que en el embarazo. Por mucho que hayas subido de peso, no te sometas a ningún régimen alimentario de inmediato. Tu nutrición es muy importante porque te ayuda a reponer fuerzas para hacerte cargo de tu bebé; además, debes ingerir buenos nutrientes para que tu hijo se nutra durante la lactancia. No uses ropa ajustada ni te estreses con tu peso.

Consiéntete

Aparta un día exclusivo para ti, date un baño relajante, duerme unas horas seguidas o sal con amigas. Apapáchate, date un masaje con esencia de aroma rico, ponte una mascarilla… estos mimos tienen efectos milagrosos, ¡y aumentan tu buen humor!

Trata de descansar

Tu sueño nocturno se verá interrumpido durante varias semanas, aprovecha para hacerlo cuando el bebé duerma. Siempre que sea posible, aunque te encuentres bien, evita esfuerzos en las primeras semanas.

Esto podría ayudarte…

13 formas de consentirte antes de dormir

Organiza las visitas

Aunque se escuche un poco feo, dale citas a las visitas: tener todo el día la casa llena de gente podría estresarte. El bebé y tú necesitan tranquilidad; además, tanto tú como tu pareja deben disfrutar a su hijo a solas. Se trata de uno de esos momentos en la vida en los que debes aprender a decir NO. Te agobiarán los invitados inoportunos porque tendrás que atenderlos y tal vez no tengas nada preparado. Tus amigos y familiares sabrán entender que tanto tú como el pequeño necesitan descansar.

Haz ejercicio poco a poco

Si puedes, camina un rato todos los días, da paseos cortos y no hagas mucho esfuerzo para no cansarte. Estas salidas estimulan el desarrollo del niño y te ayudan a recuperarte más rápido, y tu bienestar influye en el bebé. Sigue las recomendaciones de tu médico para retomar tu actividad física habitual.

Mira cómo estimular a tu bebé…

Ejercicios para ayudar a tu bebé a ver mejor

Escucha y toma lo mejor

Cuando hay un recién nacido en casa, todo el mundo es “experto”. Algunas personas te alabarán o criticarán por todo: las horas de sueño del bebé, la lactancia, si debes taparlo, cargarlo, apapacharlo… trata de ser firme. Consulta al pediatra si necesitas ayuda con algún tema o entra a nuestras redes sociales, nuestros expertos pueden darte consejos, estamos contigo 24/7.

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube
  • Twitter
  • Pinterest

Papá en acción

So tienes pareja, el papá de tu bebé debe tomarse sus días de descanso obligatorios en el trabajo tras el nacimiento del bebé y, si puede pedir algunos días de vacaciones, ¡mejor! Así los dos tomarán la llegada del niño con más tranquilidad, pueden aplicarse las 24 horas del día, tomar turnos para descansar y atender al bebé, así como ver entre los dos la mejor forma de atender al pequeño.

No pienses en el trabajo

Algunas mujeres tienen problemas para olvidarse de su trabajo durante la incapacidad por maternidad: no sientas culpa. La incapacidad es un derecho necesario y reconocido legalmente. Ten en mente que tu equipo puede arreglárselas sin ti.

Sobrevive a un mal día

No es raro perder los nervios un día que el pequeño no ha parado de llorar… A veces las responsabilidades y la falta de sueño te sobrepasan y podrías sufrir episodios de rabia. Esto NO quiere decir que seas una mala mamá o que no quieras a tu bebé. Eres un ser humano. Si te sientes así, pide ayuda y desconéctate un rato.

Retoma el sexo con calma

Además de ocuparte del bebé, reserva un tiempo especial para la vida en pareja, a pesar de las tensiones y el cansancio. La maternidad puede producir fatiga física, molestias en la zona genital, disminución del deseo y un aumento de la sequedad vaginal; volver a establecer la vida sexual lleva su tiempo, puede causarte ansiedad o los primeros contactos después del parto pueden resultar dolorosos. Es importante aguardar al momento oportuno, no te sientas presionada ni obligada; sigue las instrucciones de tu doctor, él te indicará si pasando la cuarentena estás lista para reactivar tu vida sexual o si debes esperar y qué tratamiento anticonceptivo será mejor para ti. Recuerda que aparte del coito, existen muchas formas de mostrar cariño y amor.

Si deseas esperar para tener otro bebé, mira esto…

¿Qué anticonceptivo te conviene para después del parto?

 

Algunas mamás te comparten su experiencia…

«Mis papás y suegros llamaban antes de ir a visitarnos y si yo tenía otros planes, como pasear o dormir un poco, les proponía que vinieran a otra hora. Algunos amigos conocieron al niño cuando tenía más de un mes. Terminé dando citas, con día y hora, para que no se juntaran las visitas. Al principio algunas personas me lo tomaban a mal, pero luego lo comprendieron». -Lulú

«En cuanto nació el bebé, las abuelas se presentaron en casa listas para ayudar. Entonces, distribuimos las tareas: mi suegra iba al súper y hacía la comida y mi mamá lavaba ropa y trastes. Así pude dedicarme a mi hijo». -Isa.

«No podía dormir durante el día, pero me relajaba mucho acostarme en el sillón y escuchar música mientras mi hija hacía sus siestas. También me tomaba con mucha tranquilidad la lactancia. Siempre que podía, amamantaba a mi bebé en la cama y luego me quedaba un rato allí descansando. -Brenda. Mi hijo se calmaba fácilmente cuando lo cargaba y lo tenía pegado a mi cuerpo. Por eso, en casa yo hacía muchas de las tareas con él; lo mecía y cuando salía a la calle siempre lo llevaba en el canguro». -María.

Atender a un recién nacido puede ser agotador, date tiempo para ti.

¿Qué medidas has tomado tú con tu recién nacido?

Foto: Getty Images

Mira cómo recibir más nutrientes…

Alimentos posparto que debes consumir

Categorías
Especiales

¿Ser mamá te estresa? 6 claves para que tu maternidad no te supere

Muchas mujeres sufren una ruptura con su propia identidad, proyectos, trabajo, ambiciones, tiempo libre y cuerpo cuando comienzan la maternidad; sienten que ya no son ellas mismas y poco a poco el ser mamá las supera. ¿Te está pasando? ¿Sientes que ser mamá te estresa?

La maternidad es una tarea que implica amor infinito acompañado de muchos esfuerzos y malabares, pero saber darle a cada cosa su sitio y encontrar el equilibrio es la clave.

Que tu maternidad no te supere

Para lograr el equilibrio que necesitas en tu nueva faceta hay algunas actividades que puedes poner en práctica:

Ponte guapa

Además de una amorosa mamá, eres esposa, pero ante todo mujer y por eso debes de gustarte y sentirte bien con lo que tienes frente al espejo. Para lograrlo, las pequeñas complacencias que antes te permitías para cuidar tu físico debes tenerlas presentes. Cada una tiene esos pequeños detalles y caprichos que le hacen sentir bien; piensa en algo de tu vida de antes de ser madre que te hacía sentir bien y prométete traerlo de vuelta. Es probable que no ocurra con la frecuencia de antes, pero al menos una vez al mes haz algo que te haga sentir guapa.

Promueve tu actitud zen

Un bebé trae muchas alegrías pero también es desconcertante. No sólo ocurre un gran cambio de vida, sino que también tu pequeño cambia con rapidez por lo que constantemente tienes que crear nuevas formas de hacer las cosas; eso agobia con facilidad. Ser consiente de que es normal sentirse de esa manera es fundamental, por lo que crear espacios para tomar perspectiva y tratar de desconectarte de los momentos de estrés es tu nuevo reto: una idea es que cuando pongas a dormir a tu bebé tienes la opción de cerrar los ojos, hacer ejercicios de respiración y meditar concentrándote en como entra y sale el aire de tu cuerpo, intentando evitar cualquier pensamiento al menos durante 15 minutos.

En pareja

Inevitablemente cuando nace el bebé se descuida un poco a la pareja y si antes había que cuidar la relación, ahora hay que hacer un esfuerzo extra. Conforme tu chiquitín crezca será cada vez más sencillo, pero mientras eso ocurre hay que buscar espacio para los dos. Sigan haciendo cosas que hacían antes de que llegara tu hijo y procura conservar la ternura entre ustedes: darle un beso y abrazo cuando llegue y se vaya, comprarle su comida favorita y, por supuesto, procurar el romance.

Diviértete con tu bebé

Es normal que al estar ocupada entre atender sus necesidades básicas, cuidar tu casa, la familia o el trabajo acabes exhausta al final del día y con la sensación de no haber hecho nada. Para contrarrestarlo, no hay nada mejor que hacer una actividad con tu pequeño; nada de celular, televisión y conversaciones de adultos, sólo tu hijo y tú. Las opciones son infinitas: una clase de música o estimulación oportuna para él, yoga mamá y bebé, masaje y reflexología, etc.

Busca tu tiempo

Aprende a pedir ayuda a tu pareja y familia no sólo para no llevar toda la carga del bebé y descansar, sino para hacer algo que te guste. Está comprobado que las mamás que desean hacer algo fuera del universo del bebé y no lo hacen, empiezan a sentirse insatisfechas, enojadas con el mundo y frustradas. Reconecta contigo misma y respeta tu tiempo para hacer o aprender algo que no tenga que ver con cambiar pañales.

Reactiva la agenda telefónica y sal con tus amigas.

Nadie cuidará mejor a tu pequeño que su padre, así que ir a cenar o a comer con ellas al menos una vez al mes sin el bebé, te dará un respiro. Aprovecha para desahogarte y ponerte al día de lo que ocurre en sus vidas, eso te ayudará a ver que eres la misma mujer de siempre. También es sano socializar con otras mamás y crear nuevas amistades; primero tendrán sólo el factor común de los hijos, pero con el tiempo verás que hay gente muy interesante a tu alrededor que tal vez no hubieras conocido de no haber sido por el hecho de tener un bebé.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Cómo disfrutar más a tu recién nacido

 

 

Categorías
Ser Mamá

Llorar ayuda a bajar de peso, dice estudio

¿Eres de las que cuando se siente estresada, enojada, frustrada… llora? Felicidades, tienes una gran probabilidad de bajar de peso fácilmente por llorar.

Un estudio científico realizado por el Centro médico St. Paul Ramsay, publicado en American Journal of Ophtalmology reveló que las lágrimas liberan un trío de hormonas que contrarrestan el aumento de peso.

Te interesa: Dieta de la bella durmiente, ¿buena o mala para la salud?

Estas hormonas son prolactina, adrenocorticotrópica y leucina encefálica y entre sus funciones está la de contrarrestar los efectos del cortisol, sustancia que segrega el cuerpo por estrés y que causa el aumento de grasa corporal.

¡Exacto! Solo cuando lloras a causa de una situación estresante es que tus lágrimas actúan en contra de la grasa que has acumulado y por ende, a favor de la pérdida de peso.

En otras palabras, cuando lloras porque tu hijo o tu esposo te hicieron enojar mucho (o tienes alguna emoción «negativa» como tristeza, angustia, soledad), por ejemplo, tu cuerpo quema calorías y de este modo, bajas de peso.

Ahora sabemos por qué cuando estamos tristes o con mucha pena, solemos bajar de peso. Y en tal caso… aplica el dicho de «gordita, pero feliz». ¿O no?

Te invitamos a leer:

Estudios demuestran que la voz de mamá genera felicidad en sus hijos

FOTO GETTY IMAGES