Categorías
Así Crece

9 necesidades emocionales de tu hijo que debes satisfacer para que sea feliz

Para que desarrolle una autoestima sana, tu hijo necesita que lo ayudes a satisfacer estas necesidades emocionales porque así se sentirá valorado, reconocido y amado; sabrá que sus papás lo aceptan tal cual es, que debe aceptarse a sí mismo y asegurarse de que los demás lo respeten.

De acuerdo con la experta en inteligencia emocional Eli Martinez, autora del libro Crea una vida a tu manera, los niños necesitan  tener satisfechas las siguientes necesidades emocionales vitales par desarrollarse de forma sana.

Necesidades emocionales de tu hijo

Necesidad de amor. Le proporciona la seguridad y confianza básica en él mismo y en la vida, así como la conciencia de ser digno de amor por ser lo que es.

Necesidad de presencia. Cuando sus papá lo ignoran, no pasan tiempo con él, no buscan conocerlo como personita con todos sus talentos, virtudes y defectos, es como si no lo vieran y él lo percibe. Esto le crea la idea de que no es digno de que la gente lo tome en cuenta. Por eso es importante que pases tiempo con tu hijo y, sobre todo, aproveches para conectar emocionalmente con él y te sienta presente.

Necesidad de apoyo. El saber que hay alguien allí para él, que le brinda su apoyo y ayuda cuando lo necesita, lo llena de seguridad y confianza para actuar. Muéstrale y déjale saber que te tiene incondicionalmente.

Necesidad de seguridad. No se trata sólo de satisfacer las necesidades fisiológicas como comer o dormir, se refiere a garantizarle el hogar, una familia estable, salud, un ambiente seguro y armónico durante su crecimiento.

Necesidad de validación. Que sienta que está bien ser, sentir y pensar como lo hace; sin experimentar críticas destructivas, maltrato, enjuiciamiento o falta de reconocimiento por sus logros y esfuerzos.

Necesidad de límites. Cuando los niños no tienen límites pueden tener conflictos de impulsividad, o incluso narcisismos cuando adultos. De hecho, el mensaje que recibe el niño ante padres que no saben poner límites es «no me importa lo que hagas”. El mensaje debe ser: «porque me importas yo deseo tu estabilidad y esta es una lección que necesitas aprender».

Necesidad de respeto. Respeto por sus gustos, disgustos, talentos, habilidades, emociones, pensamientos… aunque sea un niño, necesita que le des cabida a su individualidad.

Contacto físico positivo. El contacto humano es indispensable para transmitir el amor; abrazos, caricias, besos, miradas… es parte de la comunicación no verbal y por tanto, una manera decir te amo.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Desarrollar un apego seguro desde bebé crea adultos con vínculos afectivos sanos

Categorías
Padres e Hijos

¿Estás enseñando a tu hijo a conectar con sus emociones (o a ignorarlas)?

El mensaje acerca de las emociones que tu hijo está recibiendo de ti importa mucho para que él sepa construir (o no) una buena relación consigo mismo. Descubre la forma como estás enseñando a tu hijo a conectar con su emociones.

La experta en inteligencia emocional, Eli Martinez explica en su libro Crea una vida a tu medida, que los padres tienen los siguientes estilos a la hora de educar las emociones de sus hijos.

Estilos de enseñar a tu hijo a conectar con sus emociones

¿Cuál es el tuyo?

Despreciativo. Los niños aprenden que no está bien sentir, que las emociones son inválidas o inapropiadas: ¡no seas un chillón! ¡eres un berrinchudo feo!

Condenatorio. Lo mismo que el anterior, pero el niño asimila también la idea de que él está mal, que hay algo malo en él por sentir, por lo que empieza a experimentar culpa y vergüenza frente a sus emociones, tanto positivas como negativas. ¡Y las esconde!

No intervencionista. Los padres aceptan a sus hijos de modo incondicional pero no ponen límites a su emociones destructivas; el niño se vuelve ingobernable. Por ello es importante que los padres sepan contener las emociones de sus hijos; siempre busca ayudarlo a reconocer sus emociones hablándole de las tuyas y a expresarlas de manera positiva: si estás enojada diciendo por qué, por ejemplo, sin agresión o violentarte.

Competente. Se genera un clima de comunicación, asertividad y empatía, hay una clara expresión emocional, contención, seguridad y confianza entre papás e hijos. Se crea una intimidad emocional, por lo tanto, el niño aprende que está bien expresar sus emociones, siempre con ecuanimidad y cuidando su propio bienestar emocional.

¡Cuál es tu estilo? Asegúrate de que tu hijo esté aprendiendo una sana expresión de sus emociones, así como a reconocerlas y a aceptarlas aunque sean negativas,
por que son parte de su humanidad.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Alegre, triste, enojado…¡Enséñale a reconocer sus emociones!