Categorías
Embarazo

¿Estás embarazada y sueles tener antojo de helado de chocolate?

Dicen los expertos que los antojos durante el embarazo son la manifestación de que tu organismo necesita compensar los cambios metabólicos y hormonales de la etapa. Así que… si estás embarazada y sueles tener antojo de helado de chocolate… ¿qué te querrá decir tu cuerpo?

Antojo de helado de chocolate, ¡yummy, yummy!

¿Sabías que es el antojo que la mayoría de las embarazadas tiene? También antes y después del embarazo. Es una señal de que existe una carencia de magnesio.

De hecho, desde el momento en que te quedas embarazada debes asegurar una cantidad mínima de muchos minerales y vitaminas para asegurar el correcto desarrollo del feto y del embarazo, como el ácido fólico, el yodo, el hierro y, justamente, el magnesio.

Te interesa: 12 sabores de helado para este verano

¿En qué te ayuda el magnesio?

  • Te evita los calambres en las piernas, te da energía y mejora tu motilidad intestinal.
  • Ayuda a  la formación de los tejidos del bebé in utero, de sus huesos, dientes y uñas; previene el bajo peso.
  • Mantiene la concentración de glucosa en sangre, contribuyendo a controlar la glucemia.
  • Contribuye a la formación de elastina y colágeno, lo que evita la formación de estrías tras el parto.

Para disminuir este antojo insaciable de chocolate, puedes sustituir el chocolate por semillas de girasol.

Aquí te compartimos más beneficios del chocolate

¿Y, porqué en helado? 

Ocurre que el frío del helado podría calmar algunos síntomas de tu embarazo, como las náuseas. Quizá sea esta la razón de que tu cuerpo te pida un delicioso helado de chocolate.

Los expertos sugieren satisfacer los antojos durante el embarazo, pero sin descuidar la alimentación sana necesaria para este periodo de gestación.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer: 

Tengo muchos antojos, ¿y ahora qué?

Categorías
Ser Mamá

A mayor coeficiente intelectual, menor deseo de tener hijos

De acuerdo con el psicólogo Satoshi Kanazawa entre más coeficiente intelectual tiene una mujer, menor es su deseo por procrear hijos.

Así lo afirma en su libro ‘The Intelligence Paradox’, en el que precisa que por cada 15 puntos de IQ, las ganas de convertirse en madre se reduce en 25%.

PEXELS

El presente involucra más factores que influyen en la decisión de hombres y mujeres para convertirse en padres: el nivel de ingresos, la vivienda e incluso el cuidado al medio ambiente del lugar donde viven.

En el estudio National Child Development, Kanazawa tomó en cuenta todos esos factores y concluyó que aún controlando variables como la economía y la educación, si la mujer es más inteligente, menos probable es que quiera ser mamá.