Categorías
Ser Bebé

Cuida la dieta de tu bebé prematuro y evita complicaciones

Si tu bebé nace prematuro requerirá atención, cuidados y una alimentación adecuada a sus necesidades. Ocurre que puede presentar problemas de salud, porque deja el vientre cuando aún sus órganos no han madurado.

Un bebé prematuro podría sufrir complicaciones como:

  • síndrome de dificultad respiratoria,
  • hipertensión pulmonar,
  • anemia,
  • problemas de nutrición (ya que tiene un sistema digestivo inmaduro),
  • inflamación intestinal severa,
  • sangrado cerebral, hipoglucemia y retinopatía, que provoca alteraciones en la vista y lesiones graves en los ojos.

Por estas razones es necesario que su alimentación tenga unos cuidados y precauciones especiales.

EL MEJOR ALIMENTO PARA TU BEBÉ PREMATURO

Para un bebé prematuro es la leche materna. Pero, a diferencia de la que produce una mujer que tiene un bebé de término, la de un bebé pretérmino no tiene los nutrientes necesarios, podría decirse que también es prematura.

Por eso, a estos bebés se les debe dar una nutrición especial compuesta por la leche de mamá junto con un fortificador que contiene los aditamentos nutricionales que el bebé necesita, pues requiere más energía, así como una mayor cantidad de proteínas, vitaminas, minerales y otros nutrientes para protegerlo de enfermedades.

ASPECTOS QUE TE RECOMENDAMOS CUIDAR EN LA ALIMENTACIÓN DE TU PREMATURO

• Debes darle fórmula especial para prematuros hasta que llegue a un peso próximo al normal al nacimiento (3 kg), pero toma en cuenta su desarrollo neurológico, generalmente el cambio de leche se sugiere a los ocho o nueve meses.
• Procura que la hora de comer sea un tiempo tranquilo y relajado para ti y para él. Los bebés prematuros deben ser alimentados con más frecuencia que un niño nacido a término, de ocho a diez veces al día. Elabora un esquema con el médico y trata de seguirlo al pie de la letra.

Te invitamos a leer también:

Lactancia y bebé prematuro, todo lo que necesitas saber

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Ser Bebé

De vuelta a casa con tu prematuro, tenle estos cuidados especiales

Si tu bebé nace prematuro, necesitará las mismas atenciones que otro recién nacido, solo que hay que ajustar sus cuidados a su edad.

Cuando un bebé prematuro sale del hospital es porque se encuentra ya recuperado, es decir, mantiene su temperatura estable, es capaz de succionar y deglutir bien, aumenta de peso, no necesita oxígeno y no tiene dificultades para respirar o, si las tiene, son muy breves y no requiere tratamiento.

En cuanto lo den de alta, serán los padres los encargados de proporcionar el cariño y los cuidados necesarios a su hijo. Estos son los mismos que los de cualquier recién nacido, sólo que ajustados a su edad corregida.

Esta se calcula sumando las semanas con las que nació y las que pasa fuera del útero. Por ejemplo, un niño nacido a las 34 semanas de gestación tendrá 37 semanas de edad corregida cuando cumpla 3 semanas después del parto (34 + 3 = 37). El bebé deja de ser prematuro a las 37 semanas de edad corregida.

CUIDADOS Y PRECAUCIONES

Durante las primeras semanas en las que el bebé llega a casa, esta debe mantenerse ligeramente más caliente de los habituales 22 °C. Su mecanismo regulador de la temperatura corporal suele funcionar adecuadamente cuando lo dan de alta. Pero, debido a su poco peso y a que tiene más superficie corporal con relación a su grasa que un bebé a término, puede necesitar ayuda para mantener el calor.

Si no, consumirá calorías para conseguirlo y no ganará tanto peso. Si está inquieto, revisa su temperatura y tócale las manos, piernas y nuca para confirmar que no estén frías. También le perjudica el calor excesivo. Sobre todo en su primer año de vida, estos pequeños necesitan vigilancia especial en la alimentación, el desarrollo y crecimiento y la prevención de enfermedades.

Debes ser especialmente estricta con la aplicación de sus vacunas. El riesgo de infecciones aumenta en los nacidos antes de las 35 semanas de gestación, ya que hasta entonces el paso de anticuerpos de la madre al feto por la placenta es bastante escaso. Los prematuros no sólo necesitan más tiempo para madurar su sistema inmunológico que los nacidos a término, sino que poseen menos anticuerpos de origen materno.

Las infecciones más comunes en estos bebés son las respiratorias y las digestivas. Respecto al desarrollo, siempre debes tener en cuenta la edad corregida. Un bebé nacido cuatro semanas antes, cuando cumpla dos meses tendrá la madurez y crecimiento de un niño de un mes (8-4 = 4 semanas).

DE SU LACTANCIA
Lo ideal es que le des el pecho el máximo tiempo posible. El bebé puede necesitar tomas más frecuentes que un nacido a término, ya que su estomaguito es muy pequeño. O tener menos fuerza de succión y necesitar más tiempo en cada toma, o cansarse y no  vaciar los pechos. Por eso, en las primeras semanas a veces debes usar un tiraleche después de alimentar a tu pequeño y sobre todo, tenerle mucha paciencia.