Categorías
Salud

4 tips de alimentación para la diabetes infantil

4 tips de alimentación para la diabetes infantil

¿Tu hijo padece diabetes? Te decimos qué tipo de alimentos se recomiendan y con cuáles se debe tener cuidado.

Toma en cuenta esto…

Alimentos que ayudan a mantener tu hígado sano

4 tips de alimentación para la diabetes infantil

Todos los niños necesitan alimentos que les ayuden a tener buena salud, crecimiento normal y un peso saludable, especialmente aquellos pequeños que padecen diabetes, ya que deben balancear su consumo de carbohidratos con su insulina, además de cuidar sus niveles de actividad para mantener sus niveles de azúcar en la sangre bajo control.

Una de las claves para una vida de calidad para los pequeños que padecen diabetes infantil radica en la alimentación, ya que si bien no son niños especiales o diferentes, sí requieren ciertos cuidados con su dieta.

Por ello, te damos las siguientes recomendaciones sobre lo que deben consumir o cuidar:

1. Lácteos

La leche y el yogur deben ser descremados o semi, porque así tienen menos grasa, pero proporcionan igualmente energía, proteínas, calcio vitamina A y en menor cantidad otras vitaminas y minerales.

2. Carbohidratos

En realidad no existe una cantidad exacta que un pequeño debe comer. La cantidad que un niño necesita por día depende de la edad, el tamaño, la meta de peso, el nivel de ejercicio, los medicamentos y otros asuntos médicos que deben consultarse con un especialista.

Cuida también el corazón de tu hijo…

Los mejores alimentos para cuidar el corazón de tu hijo

3. Proteínas

Alrededor del 10% al 20% de las calorías que consume un pequeño deben venir de la proteína. Trata de que su consumo sea en su mayoría carnes magras como pollo o pavo.

4. Muy pocos antojos dulces

Existen alimentos que los niños con diabetes deben comer de forma moderada, en porciones controladas, tales como el pan, pastas, postres, dulces, helados y algunas verduras como la zanahoria.

Si tu pequeño padece diabetes tipo 1, es importante que tenga los controles médicos necesarios, así como la asesoría de un especialista en nutrición para que le pueda brindar una dieta según sus características y necesidades. 

¿Tu hijo padece diabetes?

Foto: Getty Images

Este postre es fácil de hacer y nutritivo…

Cómo hacer una pizza de sandía

Categorías
Nutrición

Hacer que tu hijo prefiera la comida saludable, ¡es posible!

No hay poder humano que impida que los niños quieran más; más postres, hamburguesas o papas a la francesa. ¿Cómo hacer que tengan la misma reacción frente a la comida saludable? 

La verdad, tiene mucho que ver con la forma como aprenden a comer. Sigue estos consejos para que tu pequeño aprenda a elegir y disfrutar una alimentación saludable, hoy y siempre.

1. Ofrécele recetas creativas y sabrosas.

Ocurre muchas veces que los papás nos preocupamos tanto por darles una alimentación saludable que solo les queremos dar verduras, sin embargo, lo saludable no es sinónimo de insípido, tampoco de sin grasa. De hecho, las grasas ayudan a dar sabor a los alimentos; una pequeña cantidad de grasa vegetal da otro sabor al platillo que, por supuesto, les puede agradar más.

2. Dale variedad nutritiva.

Necesita más energía debido a que está en desarrollo y tiene mayor actividad física; esta demanda lo orilla a buscar más comida porque suele sentirse con hambre. Incluye en su alimentación distintos nutrimentos, sobre todo proteínas, también grasas buenas (como los omegas), para darle saciedad.

3. Evita darle una dieta baja en grasas.

Si bien es cierto que las grasas saturadas causan enfermedades cardiovasculares, hay estudios que avalan que las grasas vegetales en la alimentación mantienen la saciedad entre seis y ocho horas, por lo que si las incluyes en la comida de tu niño, es poco probable que piense en las papitas, galletas o cualquier antojo.

4. Prefiere los alimentos preparados en casa.

Cuando tú cocinas puedes enseñarle a preparar sus alimentos sanamente, sobre todo transmitirle la idea de que puede comer de todo siempre y cuando no caiga en los excesos; porque así como una verdura le aporta vitaminas y fibra, un pan con margarina, un taco de aguacate o una agua con chía le aporta la energía que necesita.

5. Enséñale a disfrutar la alimentación.

Invítalo a hacer la lista del súper contigo, llévalo al mercado, muéstrale los alimentos naturales, ponlo a hacer tareas sencillas en la preparación de su comida; todo esto lo ayudará a desarrollar el gusto por comer sanamente porque lo asociará con el calor materno y el valor de cuidar de sí mismo.

Fuente: Esther Schiffman, nutrióloga especialista en obesidad

Te interesa: 5 tips para cocinar más saludable

Categorías
Embarazo

¿Conoces cuál es tu peso límite en el embarazo? Saberlo te ayuda a evitar la diabetes gestacional

Se cree que la diabetes gestacional sucede por la cantidad que se consume de azúcar, pero esto no es así: “Se presenta básicamente por los cambios hormonales tan fuertes en el embarazo; además se conjugan otros factores de intolerancia a los azúcares y el aumento de peso”, afirma Vanessa Ubaldo, nutrióloga y educadora en diabetes.

Estos cambios provocan que las células del cuerpo usen la insulina (hormona que ayuda a que las células utilicen la glucosa como energía) de forma menos efectiva, lo cual hace que los niveles de azúcar en sangre se eleven. A esta afección se le conoce como resistencia a la insulina.

Por ello, es muy importante que lleves un control adecuado de tu peso, de tu condición antes y durante el embarazo. Los expertos afirman que el peso por sí solo dice muy poco sobre la salud de la mamá. Según la doctora María Goya, lo ideal sería que te realizaras una consulta preconcepcional antes de buscar el embarazo; el ginecólogo evaluará si necesitas perder peso antes de la gestación y, si no es posible, al menos te enseñará cómo debes comer antes y durante el primer trimestre, siguiendo una dieta sana, no restrictiva; también te recomendará acompañarla con ejercicio.

En sí, tu médico te aconsejará cuántos kilos más o menos puedes aumentar en la gestación, pero hay algunas consideraciones que pueden servirte.

Tu límite en peso

La ingesta calórica media para las mujeres se sitúa en torno a las dos mil calorías. Según los expertos, durante el embarazo la necesidad de calorías diarias aumenta aproximadamente hasta las 2,200 en los seis primeros meses y se incrementa a 2,300 durante el tercer trimestre.

Estas calorías de más son el “combustible” que el cuerpo gestante necesita para realizar todos los procesos que se están llevando a cabo en su interior. Del número total de calorías (2,200—2,300), casi la mitad te servirán de depósito de grasas y proteínas, en especial durante la primera etapa de la gestación. Sin embargo, en el último trimestre es tu futuro bebé quien requiere más energía: nada más para su propio desarrollo, reclama durante este periodo de 100 a 150 calorías para cada día.

El peso ideal de la futura mamá

Los especialistas lo tienen claro: éste es el cálculo de acuerdo con el índice de masa corporal, el estilo de vida antes de embarazarte y los antecedentes familiares. El índice de masa corporal (IMC) en mayores de 20 años se calcula dividiendo el peso entre la altura en metros al cuadrado. Así, por ejemplo, el IMC de una mujer que pesa 70 kilos y mide 1.73 metros de altura, es de 23.7 (70 dividido por 2.99). Se considera que una persona tiene un peso adecuado cuando su IMC está entre 18.5 y 25.

Partiendo de este dato, el ginecólogo calculará cuántos kilos puede engordar la futura mamá a lo largo de toda la gestación:

• Con un peso normal puedes engordar entre 12 y 16 kilos. Si sigues una dieta sana y realizas ejercicio físico puedes continuar con tu mismo estilo de vida.

• Si estás extremadamente delgada (con un IMC por debajo de 18) puedes aumentar entre 12 y 18 kilogramos.

• Si tienes sobrepeso (IMC entre 25 y 29.9) sólo deberías subir entre 7 y 12 kilos.

• Si tu IMC es superior a 30, la ganancia de peso se restringe a 7 kilos, pues se considera que ya tienes suficientes reservas de tejido adiposo.

 

Categorías
Salud

¡Quiere dulces! 6 formas de darle azúcar a tu hijo sin poner en riesgo su salud

Todos los niños adoran las golosinas, lo dulce, todo lo que lleve azúcar, pero con estas recomendaciones de los expertos, elige tener hábitos alimenticios saludables para prevenir enfermedades como el sobrepeso y la diabetes a tu hijo.

Vanessa Ubaldo, nutrióloga y educadora en diabetes, vocera de la Federación Mexicana de Diabetes A.C. asegura que los hábitos higiénicos dietéticos se forman en los niños hasta los siete años, por lo que es sumamente importante que los niños aprendan a cuidar su propia alimentación.

No podemos olvidar que ellos están en pleno crecimiento y desarrollo. Por eso necesitan una alimentación balanceada y variada que les aporte la suficiente cantidad de proteínas, carbohidratos, grasas… Además de que esto los habituará a cuidar su salud y prevenir enfermedades, como la diabetes, que hace mucho dejó de ser exclusiva de los adultos. Vanessa Ubaldo, recomienda que los niños:

• Obtengan el azúcar de fuentes como frutas y cereales: arroz, tortilla, pasta o pan integral, y leguminosas (frijoles, habas, chícharos…) porque tienen fibra, vitaminas y minerales.

• Eviten cereales que contienen azúcar; es mejor que consuman avena o amaranto natural.

• Limiten el consumo de dulces a uno de vez en cuando; por ejemplo: una paleta, un caramelo macizo, un chocolate pequeño, un yogur, un lactobacilo con azúcar o un jugo pequeño; solo una de esas opciones. De preferencia, que los consuman en el transcurso del día y no en ayunas ni antes de dormir o después de cenar, ya que el azúcar es comida para el cerebro, por lo que no van a poder dormir porque su cerebro se va a activar de nuevo.

• Consuman nada más porciones pequeñas y de manera ocasional de postres como gelatinas, helados, natillas y arroz con leche. Es mejor sustituirlos con una fruta que les guste.

• Tomen bebidas elaboradas en casa de fruta natural y sin azúcar añadida: es mejor que un jugo industrializado o refresco, pero lo ideal es que se acostumbren a tomar agua natural.

• En lugar de beber leche con chocolate en polvo o de barra, sobre todo si son altas en azúcar, es mejor que le añadan cocoa en polvo y la endulcen con un sustituto de azúcar. Los niños, sobre todo los que tienen sobrepeso u obesidad, pueden consumir sustitutos de azúcar pero de la mano de hábitos de alimentación saludables y actividades físicas.