Categorías
Así Crece

5 dudas sobre los primeros dientes de tu hijo

Su aparición no provoca fiebre ni diarrea, pero sí cierto malestar, normal y pasajero. Aquí te compartimos algunas de las dudas sobre los primeros dientes, que hemos solucionado para ti.  

Dudas sobre los primeros dientes

1. ¿Se pueden usar pomadas antiinflamatorias?

Sí, pero estas cremas no siempre son eficaces por el exceso de saliva que hay en la boca del bebé. Además, muchas contienen azúcares en sus excipientes. Unas gotas de paracetamol sobre la encía, o un antiinflamatorio, como el ibuprofeno, para bajar la hinchazón, pueden aliviarlo. En cualquier caso, antes de dar al bebé un medicamento hay que preguntar al pediatra.

2. ¿Cuándo hay que consultar al dentista si no han salido los dientes?

Aunque la causa puede ser hereditaria, si en el primer cumpleaños todavía no le ha salido ningún diente, puede existir un retraso que debe evaluar el pediatra. Si el pequeño tuviera una talla o peso por debajo de lo normal o la cabeza demasiado grande, el especialista evaluará si la ausencia de dentición se debe a la existencia de algún síndrome más complejo, como el hipotiroidismo.

3. ¿Es normal que los tenga separados?

Sí, esta separación es más llamativa sobre los 4 años, pero no es definitiva. Los dientes permanentes que saldrán después son más grandes y harán desaparecer estos espacios interdentales.

4. ¿Hay que llevarlo al dentista si se rompe un diente?

Aunque no hay que alarmarse, lo mejor es hacer una visita al dentista para descartar problemas mayores en la boquita del bebé. A veces, si el borde roto ha quedado afilado, el odontólogo optará por suavizarlo o rellenarlo con un empaste. Si el diente se ha movido de su sitio, tiene una manchita rosa o le duele pasados unos días, puede que la fractura haya alcanzado el nervio. En ese caso, el dentista decidirá si conviene extraer el diente al completo o tratar el nervio (pulpotomía).

5. ¿Por qué son importantes los dientes de leche si acabarán cayéndose?

Aunque están destinados a caerse y ser sustituidos por los definitivos, de ellos depende la correcta coordinación de las arcadas superior e inferior en el futuro. Mientras permanecen en la boca, les están guardando el sitio a los permanentes. Por eso, cuando una pieza se cae prematuramente, se pone un aparato que ocupa su espacio. La falta de cuidados puede repercutir negativamente en los que vendrán después.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Papillas para calmar el dolor de los dientes

 

Categorías
Nutrición

4 ricas papillas de zanahoria para tu bebé

4 ricas papillas de zanahoria para tu bebé

¿Tu bebé ya empieza a comer? Dale una alimentación rica en vitaminas y minerales para mantenerlo fuerte y sano con estas deliciosas papillas de zanahoria.

Te interesa: 8 papillas para bebé de 6 meses en adelante

La zanahoria

Los betacarotenos de la zanahoria ayudan a tu bebé a desarrollar su visión de manera óptima, y en conjunto con el calcio fortalecerán sus huesos y dientes.

4 ricas papillas de zanahoria para tu bebé

Papilla de zanahoria

Ingredientes

  • 1 zanahoria mediana
  • ½ taza de agua

Cómo se prepara

  1. Pela la zanahoria, córtala en rodajas.
  2. Calienta el agua. Al hervir, incorpora las zanahorias hasta que estén cocidas.
  3. Licúa o muele las zanahorias con muy poca agua hasta lograr un puré espeso.
  4. Papilla de pavo con zanahoria

Zanahoria + espinacas

Ingredientes

  • 1 manojo de espinacas lavadas y desinfectadas
  • 2 zanahorias
  • Caldo de pollo

Cómo se prepara

  1. Pela las zanahorias, córtalas en trozos y cocínalas hasta que estén cocidas.
  2. Calienta agua, añade las espinacas y cuando se ablanden, retíralas y licúalas con la zanahoria y un poco de caldo de pollo o del agua de cocción.

Ingredientes

  • ½ zanahoria, pelada y cocida
  • 50 g de jamón de pechuga de pavo 
  • 1 taza del líquido de cocción de la zanahoria

Cómo se prepara

  1. En un procesador o en la licuadora muele la zanahoria, el jamón y el líquido hasta tener una papilla espesa.

Prepara estas ricas sopas para tu familia

5 sopas que le encantarán a tu familia

Papilla de naranja + zanahoria

Ingredientes

Cómo se prepara

  1. Cuece las zanahorias y muélela en el procesador de alimentos, agrega el jugo de naranja y mezcla bien.

Papilla de zanahoria + calabaza

Ingredientes

  • 2 zanahorias peladas
  • 1 calabacita
  • Caldo de pollo

Cómo se prepara

  1. Cocina las verduras hasta que estén cocidas.
  2. Ponlas en la licuadora o en el procesador de alimentos.

Las papillas de verduras ayudarán a tu hijo a fortalecer su sistema inmunológico.

¿Qué papillas ha probado tu bebé?

Foto: Getty Images

Estas papillas ayudarán a calmar el dolor de las encías…

Papillas para calmar el dolor de los dientes

Categorías
Así Crece Nutrición Salud

Alimentos que ayudan a prevenir las caries

Alimentos que ayudan a prevenir las caries

Además de una buena higiene dental, estos alimentos son recomendadas por especialistas.

¿Le van a salir los dientes a tu bebé?

Papillas para calmar el dolor de los dientes

Alimentos que ayudan a prevenir las caries

Es bien sabido por todos que los alimentos con altos contenidos de azúcares son los que provocan más caries en los niños. Por lo que, se deben evitar dulces, repostería, refrescos y papas fritas. Además, los alimentos con azúcar que se pegan a los dientes, como los chiclosos, chicles, caramelos, malvaviscos y bombones, son más dañinos por tener mayor tiempo de contacto con el azúcar en los dientes. Como éstos, también hay algunos alimentos que pueden ayudar a evitar la aparición de caries:

La fruta

Los productos endulzados naturalmente como las frutas son menos cariogénicos. De hecho, diversos estudios han demostrado que la fruta no causa caries, e incluso en algunos pacientes ayuda a disminuir su incidencia.

Inclúyelos en tu dieta diaria…

Comer arándanos previene el cáncer

Arroz, papas y pan

Algunos alimentos con alto contenido de almidón tienen poco efecto cariogénico, como por el arroz, las papas cocidas o el pan. Pero hay alimentos con almidón como las papas fritas y las galletas que son casi tan cariogénicas como alimentos con azúcar refinada.

La leche

Si se le da la leche a los niños en la noche con el biberón para que se duerman, pueden llegar a generarse caries en muchos de los dientes, por la alta cantidad de tiempo que está la lactosa de la leche disponible para las bacterias, y por la disminución de la salivación durante la noche que es importantemente protectora contra la caries.

Agentes anti-caries

Se ha comprobado el efecto del calcio, los fosfatos, la vitamina D y las proteínas como agentes anti-caries ya sea antes o después de la salida de los dientes.

En el caso del calcio, si un niño tiene una deficiencia nutricional importante de este mineral, también tendrá problemas en la calcificación de sus dientes que todavía no han salido.

¿Tu hijo tiene caries?

Foto: Getty Images

¿Habías oído de esta enfermedad?

¿Qué es el lupus?

 

 

Categorías
Ser Bebé

¿Qué hacer cuando aparecen los primeros dientes del bebé?

Llegó el séptimo mes y ya le están saliendo los primeros dientes a tu bebé. Te dejamos algunos consejos para disminuir sus molestias.

Los primeros dientes del bebé

La salida del primer diente es todo un acontecimiento en la vida del bebé y de su entorno familiar: «¡Mira,mira!, ya se le ve», exclama emocionada mamá. Ha terminado la prolongada y a veces molesta espera hasta que la primera piececita erupciona.

¿Cómo le irán saliendo sus primeros dientes?

En la mayoría de los niños, los primeros dientes en salir son los incisivos centrales inferiores (entre los seis y los diez meses) y superiores (entre los siete y los 12 meses). Los colmillos superiores suelen aparecer bastante más tarde (entre los 16 y los 24 meses) y los inferiores un poco antes que éstos (entre los 15 y los 21 meses).

Pero cada nene tiene su propio patrón de desarrollo. En muchos bebés la salida de los dientes se retrasa o adelanta a esas fechas sin que ello resulte un problema.

¿Le dolerá?

En realidad, mucho se dice sobre la dentición de los bebés, pero lo cierto es que cada pequeño es un mundo. Algunos están más molestos y otros ni se enteran. En todo caso, lo que sí provoca es: aumento de la saliva, necesidad de morder, encías inflamadas y, en ocasiones, irritabilidad, problemas de sueño y rechazo al alimento.

Y lo que no produce son enfermedades, fiebre o dolor (aunque es una creencia muy extendida durante generaciones). Sí está más irritable y llora más, lo que le puede estar ocurriendo al bebé de siete meses es que esté atravesando un proceso infeccioso (catarro, faringitis) que sí puede provocar fiebre alta.

Y, al subir la temperatura corporal, el metabolismo se acelera causando que el diente que estaba a punto de aparecer salga más deprisa.

¿Cómo aliviar sus molestias?

Los trozos de fruta y las mordederas alivian las encías inflamadas. Dan la posibilidad al niño de llevarse a la boca algo duro para frotar sus doloridas encías. Además, cumplen la función de limar «poco a poco» la piel, dejando salir antes el diente. Y si el mordedor está fresco, mejor: así se insensibilizan sus encías y se reducen las molestias.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

5 dudas sobre los primeros dientes de tu hijo

Categorías
Ser Bebé

5 tips para que tu hijo deje el chupón

No es una ley exacta, solo se recomienda que los niños dejen el chupón a los dos años. Te damos algunos tips para lograr que tu hijo deje el chupón. 

¿Sabías que el chupón le proporciona a tu hijo a lo largo de su etapa sensorio-motriz (dura hasta los dos años) una forma física de autoconsuelo? Y el niño de esta edad cada vez tiene más capacidad de desarrollar estrategias que no son físicas, casi todas relacionadas con el juego y el apoyo emocional.

Solo necesitarás darle un empujoncito:

1. Elijan juntos un lugar físico para el chupón: estará ahí y él te lo podrá pedir cada vez que lo necesite (díselo, claramente). Ya no está completamente a la mano y es más fácil que se olvide de él o solo lo busque en los momentos clave.

2. Anímalo a sustituirlo por otro objeto de consuelo, como un muñeco. Ambos pueden convivir durante un tiempo, no pasa nada.

3. Fíjate en los momentos en los que te pide el chupón: ¿Cómo se siente? ¿Triste, aburrido, agobiado? ¿Es posible que si lo acompañas, juegas con él y lo abrazas no necesite el chupón para afrontar el momento?

4. No lo regañes por pedirte el chupón o llorar por él, eso podría causarle más tensión; ofrécele alternativas. Si aun así quiere su chupón, dáselo. La idea es sustituir una forma de encontrar consuelo por otra que consideres más apropiada o saludable.

5.  Explícale que, como ya es mayor, no lo necesita. ¿Acaso papá o mamá van por ahí con el chupón a todas partes?

6. No cedas ante el primer llanto. De lo contrario, la despedida será aún más difícil. Si ante su llanto desconsolable optas por negociar (por ejemplo, le dices que puede seguir usándolo, pero sólo un día más), cuando llegue el momento, la rabieta se multiplicará.

Espera el momento adecuado para quitarle el chupón; recuerda que a él le ayuda a tranquilizarse y lo reconforta.

¿Esperamos un poco, entonces?

No olvides el papel que desempeña el chupón en la vida de tu hijo: consuela y calma, así que no es necesario provocarle estrés o ansiedad quitándoselo antes de tiempo. Si está en una etapa de grandes cambios (la llegada de un hermano, el inicio de la escuela) o ves que sufre mucho, deja que lo use en tanto termina tal situación.

No hay que forzar

Al obligarlo a dejar el chupón corres el riesgo de que lo sustituya por el dedo. Si lo forzamos con métodos drásticos como tirarlo a la basura, ponerle algo amargo o cortarlo, pueden aparecer otros síntomas, como mojar la cama o morderse las uñas.

El objetivo no es solo que deje el chupón, también consiste en ayudarle a elaborar estrategias para enfrentarse a las dificultades de la vida.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Tips para calmar a tu hijo el día de la vacuna

 

Categorías
Ser Bebé

¿Por qué mi bebé saliva mucho?

¿Por qué mi bebé saliva mucho?

Es normal que los bebés saliven en exceso a partir de que comiencen a salirle los dientes. ¡No te alarmes! Aquí te decimos qué hacer.

¿Por qué mi bebé saliva mucho?

No hay una fecha concreta en la que los pequeños dejan de salivar. En general, suelen hacerlo cuando aprenden a tragar saliva, alrededor del año de edad, y cuando termina la etapa de la dentición, entre los 18 meses y  los dos años. Así que no te preocupes si tu hijo de un año sigue salivando como cuando era un bebé.

¿Qué puedo hacer?

  1. Lo que sí puedes hacer, si el niño babea mucho y moja su ropita, es colocarle un babero. Es importante que su ropa no esté húmeda para que no se resfríe.
  2. También puedes darle algunas mordederas frías (sacadas del refrigerador) para calmar el dolor de la dentición.
  3. Trata de limpiar el exceso de saliva para que no se rocen sus mejillas o le salga alguna alergia.

¿Tu bebé podría tener alergia a algún alimento?

5 claves sobre las alergias alimentarias

Heridas o ampollas

A veces la cantidad de saliva es mínima y un mes más tarde vuelve a aumentar, y eso puede deberse a que al niño le está saliendo un nuevo diente o tiene alguna herida en la boca.

Si notas que tu bebé tiene un incremento en la producción de saliva puede haber algún tipo de infección (de encías, de boca o de garganta). En este caso, llévalo al pediatra.

¿Tu bebé saliva mucho?

Foto: Getty Images

¿Le pasa a tu hijo?

A mi hijo le da miedo ir al doctor

Categorías
Salud

Tips de alimentación para niños con aparatos dentales

Si tu hijo está bajo tratamiento de ortodoncia, al menos durante dos años, puede tener dificultades a la hora de comer, sobre todo después de sus citas de ajuste de los brackets. Te compartimos estos tips que ayudan a los niños con aparatos dentales a comer sin dolor o tantas molestias.

Niños con aparatos dentales

Dolor, sensibilidad en los dientes, irritación en la parte interna de la boca y encías o molestias al masticar son algunos de los problemas que puede tener tu niño si usa  algún aparato dental a causa de un proceso de ortodoncia.

En este caso es necesario controlar que tu hijo consuma la cantidad de calorías que necesita. A pesar de las incomodidades y molestias que pueda generar el aparato, es recomendable seguir una dieta equilibrada y saludable.

Los expertos recomiendan:

  • Evitar los huesos y los cartílagos de la carne y preferir las partes más blandas. Se recomienda cortar todas las carnes en trozos pequeños y cocinarlas bien.
  • Darles frutas suaves como las uvas, sandía o el melón. Y en el caso de las frutas duras como  peras o manzanas deben ser cocidas, al horno o en puré.
  • En el caso de los vegetales, los más duros como la zanahoria, el betabel o el brócoli deben comerse preferiblemente al vapor.
  • Los postres deben preferir los flanes, pudines, gelatinas y yogures que son suaves y no causan molestias. Aunque debemos controlar los azúcares de estos porque pueden causar caries.
  • Algunos alimentos crocantes como los frutos secos, palomitas de maíz, vegetales crudos duros, chicles o ciertas frituras están completamente contraindicados.

FOTO DE GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Papillas para calmar el dolor de los dientes

Categorías
Embarazo

Beneficios de la leche durante el embarazo

Es una de las principales fuentes de calcio, que junto con la vitamina D y la lactosa, favorece una absorción más completa. Y el calcio es clave durante el embarazo y el periodo de lactancia porque el bebé en desarrollo necesita de él para formar huesos y dientes, así como también para el desarrollo de su corazón, nervios y músculos. Te platicamos de todos los beneficios de la leche para ti y tu bebé. 

La leche durante el embarazo

El consumo adecuado de calcio por parte de la mujer embarazada puede reducir el riesgo de hipertensión arterial e incluso de preeclampsia, complicación médica del embarazo que se asocia a la hipertensión inducida durante la gestación y está vinculada a elevados niveles de proteína en la orina.

Para obtener todo el calcio que se necesita durante el embarazo, se debe beber tres vasos de leche descremada de 8 onzas (24 onzas, o casi 3/4 de litro) todos los días, o comer una buena variedad de otros alimentos ricos en calcio, como yogur, queso, verduras de hojas verde oscuro (col, espinacas), almendras y jugo de naranja enriquecido con calcio.

Se puede beber leche descremada o semidescremada durante el embarazo. No es necesario que se beba leche entera porque contiene grandes porciones de grasa saturada, la cual no es buena ni para el corazón ni para la salud en general de las embarazadas. Para reducir las grasas saturadas en la alimentación de las futuras mamás, lo mejor es que se opte por la leche semidescremada (con 1 por ciento de grasa) o totalmente descremada.

Lo más recomendable es que las grasas que coman las mamás sean grasas saludables, como las que contienen los pescados (los que sean seguros de comer durante el embarazo) y algunos vegetales como el aguacate. Otras fuentes de grasas sanas son los aceites de oliva, linaza, nueces, frutos secos, las mantequillas de frutos secos como el cacahuate, almendra y avellana.

La leche de soya también es una buena alternativa con bajo contenido de grasa, y se puede usar en lugar de la leche de vaca. Sólo hay que percatarse de elegir marcas que la fortifiquen agregándole calcio.

Revisa qué son las leches vegetales y cuál es la mejor para una adecuada nutrición.

Lo que aporta la leche a tu nutrición:

  • Es una de las principales fuentes de calcio, que junto con la vitamina D y la lactosa, favorece una absorción más completa. Solamente es deficitaria en hierro.
  • La grasa de la leche tiene importantes proporciones de ácidos grasos de cadena corta y media que facilitan su digestibilidad.
  • La composición grasa de la leche está representada sobre todo por triglicéridos, fosfolípidos y lípidos insaponificables, entre los que destacan el colesterol, pigmentos (sobre todo carotenoides), antioxidantes (tocoferoles) y vitaminas A, D y E.
  • Las proteínas lácteas son de alto valor biológico, ya que presentan todos los aminoácidos esenciales para cubrir las necesidades de una persona.
  • El principal hidrato de carbono en su composición es la lactosa (formada por glucosa y galactosa), lo que la convierte en un alimento a evitar en caso de intolerancia a la lactosa.

Por Rodrigo González

FOTO FETTY IMAGES

Te invitamos a preparar esta receta rica en calcio:

Smoothie de fresa para huesos fuertes

 

Categorías
Ser Bebé

Papillas para calmar el dolor de los dientes

Papillas para calmar el dolor de los dientes

Estas recetas fáciles de hacer en casa, le ayudarán a tu hijo a calmar el dolor de la dentición.

Te interesa: 8 papillas para bebé de 6 meses en adelante

Papillas para calmar el dolor de los dientes

Camote + manzanilla

Haz la papilla de camote y agrega un poco de té de manzanilla, esto le ayudará a reducir el dolor de las encías.

Manzana + plátano

Estos alimentos contienen vitaminas y minerales que refuerzan el sistema nervioso de tu hijo, aminorando la sensación de dolor.

Avena + plátano

El dulce sabor del plátano y el potasio de esta fruta, ayuda a tu hijo y le brinda energía.

Si tu hijo tiene dolor por las encías, corta rebanadas muy delgadas de fruta como manzana, kiwi o pera, primero ponlas en el refrigerador unos minutos, ya que estén frías, dáselas a tu hijo, la sensación fría, aliviará el dolor de tu hijo.

Pera + avena

Esta combinación suave, le ayudará a tu hijo a obtener buenos nutrientes para la formación de dientes fuertes.

Zanahoria + clavo

Prepara una papilla suave de zanahoria, pero agrégale un toque de la especia clavo, el clavo ayuda a calmar el dolor de las encías.

Naranja + canela

Hazle un jueguito de naranja colado y agree un toque de canela, esta especie, ayuda a aliviar el dolor.

Arroz + plátano

Puedes hacer una papilla de harina de arroz y agregarle un plátano machado, o dale arrocito también con un plátano machado. El plátano ayuda a desinflamar.

Durazno + clavo

Los minerales que tiene esta fruta son ideales para ayudar al buen desarrollo de los dientes.

Las papillas suaves ayudan al buen desarrollo de tu hijo.

¿Cuál es la papilla favorita de tu hijo?

Categorías
Nutrición

10 buenas razones para que tú y tu familia coman fresas

Las fresas son una de nuestras frutas favoritas, pues son uno de los ingredientes más comunes en los postres, ¡y solitas también son deliciosas!

Además de su delicioso sabor, las fresas también tienen grandes beneficios para la salud de toda tu familia. Aquí te damos 10 buenas razones para que incluyas esta fruta en tu dieta:

Para cuidar la línea: las fresas son bajas en calorías, por lo que pueden ser una excelente colaciòn cuando tienes apetito.

1. Es hidratante: la fresa se compone de 85% agua, por lo que es perfecta para comer en épocas de calor.

2. Ayuda a depurar el organismo: gracias a su alto porcentaje de agua, las fresas depuran tu organismo y lo limpia de toxinas.

3. Tiene antioxidantes: ¿quieres que tu piel se vea joven y saludable? Las fresas poseen un alto contenido de vitamina C, las cuales retrasan el envejecimiento.

4. Regulan el colesterol: una dieta que incluya fresas puede ayudar a disminuir el colesterol malo.

5. Combaten el estreñimiento: gracias a su alto contenido en fibra, las fresas ayudan a regular la función intestinal y a evitar problemas de estreñimiento.

6. Desinflamantes: al ser una fuente natural de ácido salicílico, las fresas son consideradas como un desinflamatorio natural.

7. Combate problemas de gota: las propiedades de la fresa evitan los altos niveles de ácido úrico, causantes de los problemas de gota.

8. Dentrífico natural: aunque no lo creas, las fresas ayudan a limpiar la dentadura, además de que previenen la aparición de caries y la formación de sarro, gracias a sus propiedades bactericidas.

9. Son ricas en vitaminas del complejo B, necesarias para las funciones vitales del organismo.

10: Versátiles para preparar: además de que las puedes disfrutar en postres, también puedes preparar con ellas smoothies, licuados, crepas y mucho más.

¿Los niños son alérgicos a las fresas?

Muchos papás evitan darles fresas a los niños porque este fruta tiene fama de provocar alergias.

Lo cierto es que no todos los niños son alérgicos a las fresas. La alergia debe ser diagnosticada por un especialista. Si éste no encuentra ningún inconveniente, los niños pueden comer fresas en su dieta habitual.

Lo mismo ocurre durante la lactancia: si te encuentras en esta etapa, consulta a tu médico sobre la posibilidad de que tu bebé padezca una alergia si consumes fresas.

Por Josselin Melara