Categorías
Especiales

Obligaciones y responsabilidades que tienen las escuelas

Obligaciones y responsabilidades que tienen las escuelas

Conoce cuáles obligaciones y responsabilidades de las escuelas y que forman parte de los derechos de los niños a la educación.

Es importante que tu hijo desayune…

5 desayunos divertidos para tu hijo

Obligaciones y responsabilidades que tienen las escuelas?

El éxito en la escuela comienza involucrando a los papás en el proceso de aprendizaje.Y la meta de la familia y la escuela es trabajar juntos para desarrollar las habilidades del todo niño para obtener un aprendizaje que durará por toda su vida. En ese sentido, las instituciones educativas deben ofrecerles los siguientes derechos y responsabilidades.

  1. Para ofrecer un servicio con validez oficial, es importante que la escuela o colegio cuente con autorización de la instancia pertinente, por ejemplo de la Secretaría de Educación Pública. Además de contar dicho registro, debe hacerlo público.
  2. Debe informar oportunamente respecto las cuotas de inscripción (si es el caso), cualquier cambio que se realice en ellas, colegiaturas, cobros por cualquier tipo de exámenes, descuentos, planes de becas o financiamiento, así como los respectivos recargos extemporáneos.
  3.  Toda institución educativa debe contener un plan de estudios avalado, programas oficiales y personal capacitado (docente, administrativo y operativo) para brindar un servicio de calidad, eficiencia y equidad.
  4. Todo niño y/o joven tiene derecho a recibir una educación de calidad y libre de discriminación sin importar su género, raza o etnia, discapacidad o nacionalidad , por lo cual es vital que la institución cuente con un lineamiento basado en los derechos humanos y de los niños, además de que lo haga valer para promover la equidad y respeto.
  5. Para la inscripción o matriculación, las instituciones deben solicitar los documentos de identificación y de salud de los pequeños para abrir el expediente correspondiente, que será confidencial.
  6. Los padres y las madres tienen derecho a recibir información sobre su hijo y su rendimiento académico, así como las respectivas calificaciones en periodos establecidos.
  7. Los padres tienen derecho a examinar las acciones disciplinarias que se tomen contra sus hijos. Y en caso de cualquier inconformidad, a expresarla según el canal designado para ello.
  8. La institución debe garantizar el derecho a servicios especiales en la escuela a niños con alguna discapacidad física o del aprendizaje.
  9. Los alumnos tienen el derecho a equivocarse y así aprender de los errores para ir progresando. Además de ser apoyados académica y personalmente, especialmente por sus tutores.

Recuerda, una institución educativa tiene responsabilidades y obligaciones para con los padres y niños, pero la educación es una labor en conjunto en la que se requiere de la participación activa de todos. ¡Haz valer tus derechos y los de tus hijos!

¿A qué grado escolar irá tu hijo?

Foto: Getty Images

Mira estos tips…

Ayuda a tu hijo a estudiar mejor

 

 

 

Categorías
Padres e Hijos

Sin golpes ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar

Sin golpes, ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar, es posible, porque cuando un niño recibe nalgadas como método “correctivo” es más agresivo.

¿Escuchaste el caso de Aideé, de 18 años, estudiante de la CDMX quien murió por un recibir un disparo dentro de su plantel estudiantil? Ante situaciones tan alarmantes y graves como ésta, la misión como papás es eliminar la violencia de raíz desde casa.

¿Qué es la violencia?

Es golpear, gritar, burlarse, hacer menos, agredir sexualmente, obligar a alguien a hacer algo que no desea.

La violencia intrafamiliar es cuando se sufre algún tipo de maltrato en casa a mano de los mismos familiares. Un niño que crece en medio de una familia violenta, desarrolla poca capacidad para vivir en armonía porque no es consciente del daño que causa a otros.

90% de los casos de maltrato infantil se producen a manos de mamá o papá.

¿Qué propicia la violencia en casa?

No ser empáticos ante la infancia, la adolescencia y la vejez.

Actuar mal ante dificultades económicas, enfermedades, ser papás primerizos, un divorcio, infidelidades, perder un trabajo…

Estar siempre bajo los efectos de drogas o alcohol.

No tener tiempo y espacio para que la familia conviva bien.

No disfrutar la relación de  pareja.

Casi siempre cuando un papá o mamá golpea a su hijo es porque también sufrieron maltrato durante la infancia.

Ten en cuenta que los golpes…

  • No ayudan a disciplinar 
  • No le enseñan a tu hijo sobre responsabilidad ni autocontrol 
  • Incrementan la agresividad de tu hijo 
  • Elevan el estrés y ansiedad 
  • Generan sentimientos de soledad, depresión e impotencia 
  • Retrasan el crecimiento 
  • Dejan lesiones
  • Podrían provocarle alguna discapacidad 
  • Generan tristeza, agresividad y rebeldía 
  • Provocan bajo rendimiento en actividades escolares 
  • Generan pérdida de confianza en las demás personas
  • Propician una baja autoestima, aislamiento, ansiedad y angustia 
  • Causan una incapacidad para resolver problemas de otra forma 
  • Orillan a que tu hijo se junte con malas compañías 
  • Provocan que tu hijo caiga en las drogas y alcohol 
  • Llevan a que tu hijo pueda cometer un delito

EL MALTRATO FÍSICO O EMOCIONAL JAMÁS SERÁ BUENO PARA EDUCAR A UN NIÑO.

Sin golpes ni gritos, elimina la violencia intrafamiliar

Escucha más a tu pareja e hijos
Tene una equidad en las responsabilidades del hogar
Convivan en familia por lo menos una hora al día
Tengan más paciencia con su hijo
Lleven al niño a un lugar seguro para que pueda correr, jugar y liberar energía
Asistan en familia a actividades culturales y deportivas
Busquen orientación profesional cuando sientan que algún problema se les sale de las manos
Eviten a toda costa los golpes y gritos para «solucionar» problemas
Eviten el uso de lenguaje ofensivo con su hijo y pareja

La violencia intrafamiliar es la causa de familias desintegradas, mayor incidencia de enfermedades mentales como depresión, que llevan a suicidios, homicidios o a cometer delitos.

¿Le has dado una nalgada a tu hijo?

Mira estas 5 razones por las que nunca debes pegarle a tu hijo

Categorías
Embarazo

DGP, el estudio que detecta el síndrome de Down antes del embarazo

Las leyes que rigen la transmisión de los caracteres hereditarios son y serán siempre las mismas, aunque nuevos mecanismos se desarrollan día a día para hacer de la reproducción humana un proceso más seguro. Entre estas novedosas posibilidades destaca la que permite saber si un bebé en formación nacerá con síndrome de Down, hemofilia u otras alteraciones cromosómicas.

No nos referimos a la que desde hace varios años viene operando bajo el nombre de amniocentesis, que consiste en estudiar una muestra de líquido amniótico de la mujer embarazada, sino a la que se conoce como diagnóstico genético preimplantatorio,  con el cual es posible detectar enfermedades genéticas antes de que un nuevo ser comience su desarrollo dentro del útero materno.

¿En qué consiste el DGP?

El diagnóstico genético preimplantatorio o DGP permite diferenciar un embrión sano de uno alterado desde el punto de vista genético. Tiene como base la técnica de reproducción asistida que se conoce como fertilización in vitro, la cual, a su vez, consiste en la fecundación de un óvulo por un espermatozoide en el laboratorio.

Cuando el óvulo es fecundado, se produce un embrión, mismo que después, al ser transferido al útero materno, continúa su desarrollo hasta convertirse en un bebé. Sólo mediante la fertilización in vitro el especialista en reproducción puede tener acceso a una célula que refleja la salud del embrión del que ha sido extraída.

Ahora bien, a todas las pacientes que recurren a la fertilización en laboratorio se les somete a un tratamiento farmacológico para que maduren varios óvulos, luego éstos les son aspirados –por medio de un procedimiento llamado punción transvaginal– y son puestos en contacto con espermatozoides del papá, de tal forma que no sólo uno, sino varios óvulos pueden ser fertilizados.

Ya producidos varios embriones, es posible analizar cada uno para distinguir cuál, por su integridad genética, es idóneo, o no, para el embarazo. La extracción de células de los embriones se hace al tercer día de desarrollo de éstos en el laboratorio, sin que se les cause daño alguno para que puedan continuar su proceso de división celular.

¿En qué casos está indicado?

  1. Parejas cuyos miembros padecen alguna enfermedad ligada al sexo, como, en el caso de los hombres, la hemofilia –trastorno hereditario que afecta la coagulación.
  2. Mujeres de 38 años o mayores.
  3. Casos de antecedentes familiares de síndrome de Down u otras alteraciones genéticas.
  4. Mujeres que han tenido dos o más intentos fallidos de embarazo por fertilización in vitro. Cuando esto pasa, hay un error en la implantación del embrión que se puede detectar antes de la transferencia de éste al útero.
  5. Situaciones en que el varón tiene un semen alterado, ya sea en cuanto a forma, número o movilidad de los espermatozoides.
  6. Casos en que la mujer, independientemente de su edad, ha abortado más de dos veces.

De estas circunstancias, la edad de la mujer es uno de los factores que más peso deben tener para optar por el DGP, ya que, como explica el doctor Camargo, después de los 37 años aumenta de manera considerable el riesgo de aborto por problemas de tipo genético en el embrión. En una gestante cuya edad se encuentra entre los 37 y 40 años, este riesgo es de 17%, y entre los 41 y 43 años se eleva a 38%.

Es necesario recordar que la edad de la madre también es un factor muy importante en la incidencia de bebés con síndrome de Down; después de los 37 años el riesgo de que los óvulos presenten anomalías genéticas es de 65 por ciento. A los 40 años de edad, el 70 por ciento de los óvulos que produce una mujer de 40, son anormales genéticamente hablando, en tanto apenas entre 3 y 5 por ciento de los que genera a los 43 se consideran idóneos para un embarazo.

Por lo tanto, la probabilidad de que se presente el síndrome de Down en hijos de mujeres mayores de 40 años es de uno por cada 40 embarazos. Es justo por ello que entre mayor es la mujer, lo idóneo es recurrir a pruebas genéticas que le posibiliten saber si su bebé pudiese nacer con alguna alteración genética.

Por Felipe Salinas