Categorías
Ser Familia

Lo que debes saber de la custodia compartida

Los niños tienen el derecho de convivir con ambos padres, ello beneficia en gran parte a su desarrollo. Por eso, la custodia compartida adquiere cada vez más relevancia ante casos de divorcio o separación. Esto es lo que debes saber de ella. 

En México, entre los años 2000 y 2015, el número de divorcios aumentó 136.4 %. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) ha precisado que en el país hay 1,381,509 personas que viven solas y, de estas, 94.4 % son exunidas o solteras, mientras que solo 5 % declararon estar casadas o en unión libre.

Además, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), 9.6 % de las mujeres de 15 y más años con hijos nacidos vivos son solteras. En las adolescentes de 15 a 19 años este porcentaje es de 22.8 %.

Estos datos hablan sin duda de la realidad que vive la infancia en nuestro país: el divorcio, o separación de las parejas, es una de las principales causas de trastornos en menores.

Un estudio publicado por la UNICEF señala que “las consecuencias pueden ir de moderadas a graves, de transitorias a permanentes y que dependen de los siguientes aspectos:

1. Grado del conflicto previo, especialmente que se involucre o no a los hijos.

2. Ejercicio o no de la crianza conjunta de los hijos.

3. Los efectos del deterioro económico y del estilo de vida.

En este sentido, César Martín, abogado, afirma que “la custodia compartida es la situación ideal para los hijos en el caso de divorcio de los papás”. Sin embargo, agrega: “Cuando no hay una ley que regule algo tiene que ser la jurisprudencia la que lo haga; es decir, sentencias reiteradas del Tribunal Superior que complementan esas lagunas y en las que se basan los juzgados”.

En México, por ejemplo, la custodia compartida no figura como tal en el Código Civil Federal, pero deja abierta su posibilidad:

Artículo 416. En caso de separación de quienes ejercen la patria potestad, ambos deberán continuar con el cumplimiento de sus deberes y podrán convenir los términos de su ejercicio, particularmente en lo relativo a la guarda y custodia de los menores.

Artículo 417. Los que ejercen la patria potestad, aun cuando no tengan la custodia, tienen el derecho de convivencia con sus descendientes, salvo que exista peligro para estos. No podrán impedirse, sin justa causa, las relaciones personales entre el menor y sus parientes.

Lo más importante en la custodia compartida: Que tu hijo se sienta amado y seguro

Procura por igual el fomento de la seguridad y cuida los factores emocionales, para que el cambio de papá-casa no sea causa de preocupación. Así, las idas y venidas pasarán a un segundo plano si como padres dan prioridad a la estabilidad de su hijo, que depende más de las relaciones significativas que de la comodidad a nivel físico o ambiental.

Este sistema puede ser el ideal si en cada domicilio las normas y los hábitos son similares.

7 puntos que debes saber de la custodia compartida

1. Tiene como finalidad que ambos papás continúen con la crianza de sus hijos, pues “la ruptura conyugal no significa el fin de la relación paterno-filial; esto es, el hijo no se divorcia de uno de los progenitores”, afirma Pérez Gándara.

2. Mediante ella ambos papás tienen la custodia legal y física de sus hijos; esto significa que comparten los derechos y responsabilidades en la educación, formación, manutención y toda actividad relacionada con la crianza de los niños, de tal manera que gozan, por resolución judicial, de igualdad en todas las decisiones y acciones relativas a los menores, en igualdad de condiciones.

3.  Para que haya custodia compartida debe existir patria potestad, la cual tienen los papás por ley; es decir, ellos son los responsables de cuidar, proteger, alimentar, educar, procurar, representar legalmente y administrar los bienes de sus hijos menores de 18 años. Y solo la pierden cuando no cumplen con sus deberes o cuando su conducta pone en peligro el bienestar del hijo, pero únicamente por sentencia judicial, lo cual también terminaría con la custodia compartida.

4.  Los hermanos no pueden separarse y quedar en casas distintas; además, se busca evitar, en lo posible, sustraer a los hijos de su entorno social (amistades, escuela, nivel económico…), por lo que conviene que no haya cambio de domicilio de los papás.

5.  Los hijos con más de 12 años o que ya tienen la capacidad y madurez para expresar su decisión, pueden elegir con cuál de los padres vivir. El juez es quien determina, recurriendo a expertos de la conducta, si el niño está en condiciones de tomar la elección o incluso, si esta pudiera ser producto de la manipulación de alguno de los progenitores para destruir su vínculo con el otro (la llamada alienación parental).

6.  Los papás son quienes deben proponer la custodia compartida de sus hijos ante el juez de lo familiar, quien podrá hacer las consultas que considere pertinentes a los familiares cercanos de ambos padres, solicitar la opinión de los profesionales o expertos necesarios y hasta entrevistar a los hijos para determinar qué sería lo más benéfico para ellos.

7.  El juez es quien determina a cada uno de los papás la contribución para los alimentos de los hijos, considerando su particular capacidad económica. Este plan estaría sometido a evaluaciones periódicas.

¿Qué hace que realmente funcione la custodia compartida?  

  1. Ambos papás deben involucrarse por igual en las actividades y la crianza de sus hijos, compartiendo en igualdad de condiciones las responsabilidades y los derechos.
  2. Ambos padres deben tener claro que el divorcio no quita a ninguno su derecho de convivencia con los hijos.
  3.  Los progenitores deben mantener siempre el respeto entre ellos y hacia cada uno de los hijos.
  4. Los papás necesitan tener la suficiente inteligencia emocional para llegar a acuerdos y arreglar conflictos con el fin de facilitar la estructura de horarios, condiciones, frecuencia y todos aquellos detalles que permitan construir un buen convenio de custodia compartida.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Así debes de explicarle a tu hijo tu separación de pareja

Categorías
Ser Pareja

Nunca compartas esto con tu pareja, ¡ni por error!

La confianza entre las parejas es un elemento que no puede faltar para que todo resulte bien hasta que dure la relación, sin embargo, hay algunos detalles que es mejor no compartas con tu pareja, ya que la mayoría de los hombres suele sentirse atormentados con cierto tipo de información.

¿Qué es mejor no compartir con tu pareja?

Detalles sobre tus relaciones pasadas

El peor error que las mujeres cometen es hablar a detalle sobre sus relaciones pasadas. Y es que todos tenemos pasados, tenemos personas que quisimos y que nos quisieron, pero la realidad es que es tema del pasado y recordarlos podría provocar celos y un sentimiento de competencia de tu actual pareja por ser mejor que tu ex ante tus ojos.

Lo que todavía sientes por tu ex

Si consideras que todavía tienes sentimientos importantes hacia tu ex, compártelo con tu pareja, no se merece estar en segundo plano, de hecho, convendría en tal caso que primero superaras esa relación para poder estar emocionalmente disponible para un nuevo amor.

Pero, si de repente extrañas a tu ex, no compartas tal información. Los sentimientos complicados hacia las exparejas son completamente normales, pero muy personales.

Tu atracción hacia otros hombres

Es normal que de repente sientas atracción por algún hombre que te resulte interesante, al final del día eres humana, pero a menos de que sientas algo más allá y seas correspondida, háblalo con tu pareja, si no podrías incomodarlo al decirle cada cinco minutos que te gustó otro caballero.

Defectos mínimos de tu pareja

Todas las personas en el mundo tenemos defectos, es por eso que no tenemos derecho a juzgar a nuestra pareja y menos porque se trata de alguien con quien compartimos todo en la vida; el hacérselos notar a cada momento podría generar falta de seguridad y baja autoestima.

Historial de tu vida sexual

Algunas personas no tienen ningún problema en compartir este tipo de cosas. Pero otros no quieren conocer el historial sexual del otro. Aunque sí deberías compartirle los detalles de tu salud sexual, los pequeños momentos sexys podrían causar problemas. Tu pareja no quiere escuchar sobre todas tus aventuras sexuales, especialmente si fueron muy buenas.

¿Qué le puedo confiar a mi pareja? 

Pasatiempos favoritos, quienes son tus mejores amigos, deseos sexuales, miedos, gustos personales e información con la que te puede complementar y ayudar.

Por Fernando Martínez

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Cómo dañan las mentiras a una relación de pareja?