Categorías
Ser Mamá

Tips para aliviar el dolor por cesárea

En el caso de que el nacimiento de tu bebé sea vía cesárea necesitarás tener en cuenta ciertos cuidados que te ayudarán a prevenir y disminuir el dolor por cesárea, muy propios de tal cirugía. He aquí algunos de ellos:

Tips para aliviar el dolor

Usa una faja adecuada.

La faja posparto ayuda a mantener la presión abdominal, evita que la herida sangre y se formen hematomas y te hará sentirte más cómoda para realizar las actividades que requiere el cuidado del bebé. Pero atención… disminuye la tensión de la faja cada semana hasta que al termino de los 40 días la retires por completo, no olvides que el uso prolongado de la faja con tensión excesiva provoca que los músculos del torso no trabajen y por tanto se relajen y pierdan tono.

Mantente en movimiento.

El reposo es una indicación muy importante para cualquier cirugía, sin embargo, es importante no pensar que no podemos movernos en absoluto ya que el hacer caminatas cortas durante el día nos ayudará muchísimo a la recuperación y a mantener el dolor a raya. Camina en superficies planas de 10 a 15 minutos 3 o 4 veces al día y te sentirás mucho más ligera.

Mantén la herida limpia y seca.

El cuidado de la herida es simple, lavar todos los días con agua y jabón, pero a veces olvidamos la parte más importante que es mantenerla seca. Es importante permitir que está aireada por lo menos de 10 a 15 minutos antes de cubrirla.

Está bien tomar analgésicos.

Muchas veces pensamos que si administramos medicamentos podemos dañar al bebé por medio de la leche, sin embargo, los analgésicos de uso común no llegan a la leche materna, por ello no temas en pedirle a tu médico un medicamento para aminorar el dolor.

Usa hielo.

Si hay dolor o inflamación leve puede ayudarte mucho el uso de hielo en el sitio de la herida, utiliza un paño para envolver el hielo, así el frío te brindará confort.

Utiliza diferentes posiciones para amamantar.

Para evitar generar presión en el abdomen y fricción en el sitio de la herida puede ser muy útil aprender la posición de balón de futbol americano o acostada, pide a una asesora de lactancia que te enseñe, verás que valdrá la pena.

Fibra y agua.

Come alimentos altos en fibra y laxantes naturales, esto junto con una buena ingesta de al menos dos litros de agua al día, permitirán que tu intestino funcione mejor y no necesites hacer esfuerzos para evacuar, eso evitará mucho dolor durante o posterior a ello.

Pide ayuda

No solo estás saliendo de una cirugía sino que además tienes un bebé que demanda cuidados en todo momento, no es necesario hacerlo sola, busca quien pueda ayudarte a tener comida disponible, quien te ayude a darte apoyo para moverte, a las tareas del hogar, etc. No olvides que tu salud y la de tu bebé están en primer lugar.

Ya sea que el nacimiento de tu bebé sea vía Parto o Cesárea es muy importante seguir las recomendaciones médicas que se te den al momento del alta, eso te ayudará a que la recuperación vaya llevándose a cabo de manera óptima.

Por Geraldine Loredo Fuentes, médico General, doula, educadora perinatal y de lactancia maternal.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Cesárea, el after

Categorías
Salud

Esto le sucede a tu vagina después de nacer tu bebé

Saber qué le sucederá a tu cuerpo te ayudará a sentirte confiada de que pronto todo volverá a lucir bien. En este caso, te platicamos qué le sucede a tu vagina después de nacer tu bebé.

Luego de nueve meses de compartir el mismo cuerpo con tu bebé es inevitable que algunas cosas cambien y otras tantas tarden en volver a la normalidad.

Daño en el suelo pélvico

Se trata de un puente colgante de músculos y ligamentos que cierran la cavidad pélvica; esta parte del cuerpo femenino carece de un ‘músculo fuerte’, sólo está formado por la vagina, el recto y la uretra.

Cuando las mujeres dan a luz es ‘normal’ que esta zona quede lastimada, no únicamente por el esfuerzo que representa sostener al bebé y después expulsarlo, también por los daños que pueden suceder durante la labor de parto. Además, esta área podría quedar sensible sin sanar de forma apropiada.

Hay testimonios de mujeres que aseguran sentir dolor cuando tienen relaciones sexuales por las cicatrices perineales, vagina muy dilatada o hasta filtración de orina durante el sexo.

Es muy común que las mamás no busquen ayuda ante estos síntomas por vergüenza. Lo mejor es acercarse a expertos en la materia, pues incluso con ejercicios y una rutina cuidadosa se puede sanar

Vagina reseca

Tras el embarazo se produce una importante disminución de los estrógenos, las hormonas sexuales, lo que inhibe la lubricación en esta zona y podría causar dolor durante el sexo. Esta condición puede durar algunas semanas y extenderse a la lactancia. Es muy recomendable el uso de lubricante, no sólo durante las relaciones sexuales, sino en cualquier caso de incomodidad.

Estiramiento vaginal

Es normal que la vagina se estire en el embarazo y el parto, pero no debes preocuparte, regresará a su forma normal, o lo más parecido a ella.

Puede ser que puedas sentirla más amplia que antes, pero puedes tratarla con distintos ejercicios físicos. Entre más hijos tenga una mujer, menos es la probabilidad de que la vagina regrese a la normalidad.

Los orgasmos podrían disminuir de intensidad

Está en función del daño que haya sufrido el suelo pélvico y los músculos de la vagina, sin embargo, no es un caso común. Si la lesión es fuerte y no hubo una buena recuperación, las contracciones que produce el orgasmo no serán tan intensas y el placer no será el de antes. Con ejercicios tipo Kegel es posible recuperar la fuerza anterior y continuar con tus orgasmos como si nada hubiese ocurrido.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Recupera tu cuerpo después del embarazo