Categorías
Ser Mamá

20 mensajes que decirle a tu niño interior para que sea feliz

¿Has escuchado que para ser feliz necesitas reconciliarte con tu niño interior?Usa estos mensajes para hablar con él y hacerlo sentir el amor que necesita.

Ocurre que todos tenemos historias de la infancia que nos hicieron sentir mal, nos causaron sentimientos profundos que marcaron nuestro carácter y personalidad; incluso, que determinan qué tanto disfrutamos de la vida y nos permitimos ser felices.

Justo por ello, necesitas hablar con tu niño interior y sanarlo; eso te dejará ser feliz y dar bienestar a tu hijo, a tu familia, a ti misma. Tómate 5 minutos cada día y dile, frente al espejo alguno de estos mensajes u otro que salga desde tu corazón para él.

1 por día

  1. Yo te cuido, te protejo, te doy lo que sea que necesites. Estoy para ti.
  2. Siéntete libre de ser tú, diviértete, ríe, juega, bromea; disfruta la vida.
  3. No tengas miedo, yo estoy aquí para defenderte. Yo soy el adulto.
  4. ¿Quién te dijo que eres un tonto? ¡Mira todo lo que hemos logrado!
  5. Mi hijo es tu amigo, mi hijo está viviendo lo que tú y yo alguna vez pasamos; seamos empáticos con él.
  6. Nuestra vida es hermosa, ¿te imaginaste ser tan afortunado cuando adulto?
  7. Tú y yo somos un equipo ganador.
  8. Tú solo goza la vida, yo me encargo de ser el responsable.
  9. Si quieres llorar o enojarte hazlo, ¡hazlo al 100! Luego, yo te levanto.
  10. Vamos por más, amiguito.
  11. Oye, tú tienes mucha imaginación, ¿me la compartes para mi trabajo?
  12. ¡Eres un valiente! Y justo hoy necesito tu valentía para afrontar mi día.
  13. Niño hermoso, talentoso, inteligente… «te amo».
  14. Tú y yo nos merecemos un postre.
  15. Berrinches, ¡aquí no! Mejor dime qué necesitas.
  16. Oye… ¿extrañas a mamá y a papá? Vamos a visitarlos.
  17. Ayer mi hijo me hizo enfadar mucho, ¡estoy harta! Yo sé que tú sabes qué hacer. ¿Me ayudas!
  18. Hoy me sentí tan vulnerable como cuando yo era tú, solo que hoy veo mi fortaleza. ¡La tenemos y mucha!
  19. Hagamos todo para hacer que mi hijo, tu amigo, sea más feliz que tú y yo.
  20. ¿Qué nos falta por hacer en esta vida? Dime todas tus grandes ideas.

También procura que tu hijo se sienta feliz con esta ideas.

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Ser Pareja

6 cosas que puede hacer papá para ayudar contra la depresión posparto

Muchas mamás con depresión posparto no tienen la ayuda que necesitan, muchas veces porque sienten vergüenza de admitir tal condición. ¡Ponte atento, tú la conoces mejor y puedes identificar los síntomas! Ayúdala a superar la depresión posparto con estas ideas.

Ideas para ayudar contra la depresión posparto

  1. Recuérdale que la depresión no es culpa suya, que la amas y el bebé la ama, que hace un gran trabajo y los dos saldrán de esto juntos.
  2. Ocúpate del trabajo de la casa y del cuidado del niño para que ella no se preocupe por no hacer todo ella sola.
  3. Procura que descanse regular y frecuentemente.
  4. ocúpate de buena parte de las obligaciones nocturnas con el bebé para que ella tenga al menos cinco horas seguidas de sueño ininterrumpido.
  5. Descansa con regularidad para liberar tu propio estrés. Sí ella depende de tu ayuda, pero si te derrumbas no serás un cuidador muy efectivo.
  6. Lleva una dieta saludable y que te aporte la energía que necesitas para salir adelante en esta etapa.

Fuente: Armin A. Brot. Voy a ser papá. Ed, Aguilar.

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Ser Mamá

¿Cómo aliviar el dolor de la cesárea?

Si tu bebé nació por cesárea, te damos estos consejos para aliviar el dolor de la cesárea.

Cuidados básicos

Evita los esfuerzos abdominales al menos la primera semana de que haya nacido tu bebé.

Si tienes necesidad de toser, ponte una almohada sobre el vientre, abrázalo e inclínate hacia adelante, así aliviarás la fea sensación.

Durante la lactancia materna, usa una almohada especial para lactancia o coloca una almohada debajo del bebé no lastimar tu herida.

Cuando cargues al bebé, hazlo desde la cintura usando los brazos y no lo recargues en el abdomen.

Si se te cayó algo, levántalo flexionando las rodillas, no la cintura.

Tu doctor te quitará los puntos después de diez días, no te preocupes, no duele.

La recuperación de la cesárea requiere ciertos cuidados

La buena noticia, cuando pase la cuarentena, te sentirás como nueva.

Tu cicatriz estará sensible durante los primeros días, quizá luego sientas como que la piel se te estira, incluso dolor leve.

¿Cómo aliviar el dolor  de la cesárea?

Ponte una bolsa de agua caliente en el abdomen y reposa unos minutos.

Toma un baño relajarte con agua caliente.

 

Corre al doctor

  1. Si sientes un dolor persistente.
  2. Si la zona de la herida tiene un color rojo intenso.
  3. Si tu herida tiene algún líquido gris, amarillo o verde y huele mal.

¿Se me notará?

La cicatriz de la cesárea es casi imperceptible, no te preocupes, ¡podrás seguir usando bikini!

¿Puedo tener relaciones sexuales?

Lo mejor es esperar la cuarentena para reanudar la actividad sexual, debes darle tiempo a tu cuerpo de que se recuperen los tejidos internos y que tu piel cicatrice bien. Busquen posturas laterales, así evitarás que tu pareja se apoye en tu vientre y pueda darte dolor.

Un nuevo bebé

Si deseas tener otro bebé, necesitas esperar al menos un año para que la cicatriz soporte. Aunque toma en cuenta que haber tenido un primer parto con cesárea, no significa que el siguiente sea así, podrías tener un parto natural.

¿Te hicieron cesárea?

Tips para cuidar tu herida de la cesárea

Categorías
Salud

Combate la alergia estacional

Con estos tips, combate la alergia estacional. Si presentas durante el día estornudos, lagrimeo, congestión nasal… Pueden que presentes alguna alergia, ¡toma tus precauciones!

¿Qué es la alergia estacional?

Con los cambios de estación, es común la rinitis alérgica, que también es causada por alergenos como el polvo, el moho y el pelo de tu mascota. Cuando respiras alguno de estos alergenos, tu sistema inmunológico libera histamina que viaja en la sangre, causando molestias (mocos, ojos rojos y llorosos, picazón en nariz, boca y garganta, dolor de cabeza, tos, fatiga, urticaria…).

¿Qué hacer para evitar la alergia estacional?

Lava con frecuencia sábanas, almohadas y alfombras.

Toma líquidos abundantes.

Aumenta tu consumo de alimentos cítricos y ricos en vitamina C.

Limpia el moho que se genera en zonas húmedas como el baño, cocina y refrigerador.

Mantén limpia de saliva y orina el espacio en el que vivan tus mascotas.

Evita tener alfombra o tapetes en tu recámara.

Lávate las manos después de acariciar a tu mascota.

Baña seguido a tu mascota.

Si tienes aire acondicionado, cambia con frecuencia los filtros.

Si no se te quitan las molestias en dos días, ve al doctor para que te dé un tratamiento.

¿Has presentado alguno de estos síntomas?

Te interesa: 8 alimentos que refuerzan tu sistema inmunológico

Categorías
Ser Mamá

4 tips para relajarte en cuarentena

 

Acaba de nacer tu bebé y estás agobiada por la cuarentena, ser mamá… Te damos 4 tips para relajarte en cuarentena.

¿Por qué se le llama cuarentena?

Así se conoce al periodo posterior al parto, en el que se “aisla” a la mujer que acaba de dar a luz del hombre para protegerla de tener relaciones sexuales. En esta acepción se contemplan exclusivamente los aspectos físicos de la mujer que la colocan de nuevo como posible gestante. El puerperio (cuarentena) sin embargo es un periodo psicológicamente muy complejo para la reciente mamá.

Síntomas psicológicos

Es una etapa emocionalmente muy turbulenta. Hay que asimilar el parto que viviste frente al que hubieras querido, adáptate a la nueva situación, compartir el espacio emocional con el bebé, lidiar con inseguridades a la hora de responder a sus necesidades, los juicios a los que te ves expuesta, los comentarios contradictorios respecto a los cuidados… Todo ello hace que pasemos de la alegría a la tristeza y del miedo a la confianza varias veces a lo largo de un mismo día.

¿Hormonas u otros factores?

Efectivamente las hormonas tienen un papel muy importante en esta relación tan especial que surge entre la mamá y el bebé. Sin embargo, para que estas hormonas puedan segregarse de la manera óptima necesitan condiciones externas adecuadas. Se debe considerar:

* El parto que tuviste

* Si tu bebé estuvo cerca de ti al nacer

* Si tu bebé requiere de incubadora

* El entorno de intimidad mamá-hijo para conocerse

Cuatro tips para relajarte en la cuarentena

* Ten mucho contacto piel con piel con tu bebé, así segregarás hormonas del vínculo para entender y responder mejor a sus necesidades.

* Sentir el apoyo incondicional de tu pareja.

* Vivir en un entorno familiar que sepa respetar la intimidad y colaborar con la nueva familia.

* Apoyo de una mano extra que te ayude con los deberes cotidianos.

¿Puede ser depresión postparto?

No, el puerperio es el periodo natural desde que das a luz y con una duración muy variable para cada mujer. Se puede vivir esta etapa de manera saludable, para vincularte mejor con el bebé. Sin embargo, si sufres durante ese periodo un estado depresivo no tendrás fuerza para atenderlo y necesitarás la ayuda de un profesional, no tengas miedo, no eres la única que atraviesa por esta etapa. Cuídate mucho.

Tu bebé viene con todo lo necesario para programarte hormonalmente para que el instinto maternal aflore, no te preocupes.

¿Estás en cuarentena? ¿Cómo te sientes?

Categorías
Embarazo

Sin estrés en el hospital

Siempre es atemorizante ingresar a un hospital, aunque sea por una razón feliz: ¡EL NACIMIENTO DE TU HIJO!

 

Por Mayra Martínez Asesoría Dr. Ernesto Crespo, ginecólogo

 

Es normal que tengas un montón de dudas: no temas preguntarle al médico o enfermeras, pues recuerda que tus días en el hospital son para que descanses y te acostumbres a tu hijo. Aquí unos tips para relajarte ante las situaciones de conflicto más comunes.

 

MIEDO AL DOLOR: es normal que sientas angustia ante el dolor del parto, pero la mayoría de las mamás relatan que olvidaron todos los dolores en cuanto tuvieron a su hijo en brazos. Si tienes miedo al dolor, tanto en el parto como en los días posteriores, conviene que se lo comentes a los profesionales en el hospital y que resuelvas con los anestesiólogos cualquier duda que te surja.

 

LACTANCIA: al principio no resulta fácil darle el pecho al recién nacido. Es probable que no sepas en qué posición colocarte (la enfermera te indicará cómo hacerlo), a lo mejor se te hincha el pecho y tienes dolor o el bebé se queda dormido en cuanto empieza a comer, o pide de nuevo a los 15 minutos… Tip de los expertos: procura estar tranquila, relajada y en una postura cómoda, de preferencia con la espalda apoyada.

 

SOBREDOSIS DE INFORMACIÓN: Tu mamá, suegra o tías, todas te darán consejos sobre cómo dar el pecho, cómo cambiarle el pañal, bañarlo… esta cantidad de información, en especial en las mamás primerizas, podría confundirte e incrementar tu ansiedad. Ante cualquier inquietud, no dudes en recurrir al pediatra.

 

 

DEMASIADAS VISITAS: procura alternar las visitas para que tu recién nacido y tú puedan descansar. Ten una actitud positiva e intenta sacar el mayor partido a esos días en el hospital en los que tu única obligación es recuperarte y disfrutar del bebé.

 

NECESIDAD DE DESCANSO: será mayor si te hacen cesárea. Tendrás un estrés añadido, derivado de tu paso por el quirófano, sobre todo si la intervención quirúrgica no estaba programada y te la realizaron de urgencia. Por fortuna, el tiempo que permaneces internada en el hospital es cada vez menor. Lo habitual en un parto natural son 48 horas y, en caso de cesárea, no suelen superarse los cuatro días.

 

SEPARACIÓN DEL BEBÉ

Aunque todo haya salido de maravilla, en la mayoría de los hospitales separan a tu bebé de ti para realizarle un reconocimiento pediátrico. Que tarden en traerte al pequeño no significa que exista algún problema. También es habitual que, durante la estancia en el hospital, la enfermera se lleve a tu hijo al cunero para limpiarle el cordón o bañarlo. Si tú lo deseas, el bebé puede pasar contigo la noche en la habitación. Tal vez así te sentirás mucho más tranquila, teniéndolo cerca y, además, de esa forma podrás alimentarlo cada vez que el niño lo demande, desde el principio.

 

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN DE OCTUBRE DE LA REVISTA PADRES E HIJOS

Categorías
Embarazo

¿Miedo al dolor durante el parto?

PENSAR QUE UN PARTO PUEDA SER PLACENTERO SIN USAR ANESTESIA PARECE UNA LOCURA, PERO DIVERSOS ESTUDIOS DEMUESTRAN QUE ES POSIBLE

Edición Jessica López Cervantes Asesoría Laura G. Carrascosa, doctora en Bioquímica

Según los expertos, sólo el hecho de asumir que el par- to es doloroso es suficiente para que discurra con dolor. La explicación es sencilla: cuando comienza un parto, las primeras con- tracciones se sienten como pellizcos casi indoloros. Es entonces cuando debes desconectarte del mundo e iniciar el viaje interior al “planeta parto”. Si te dejas llevar por los temores y te encoges, las siguientes con- tracciones serán más dolo- rosas. Cuanto más dolor, mayor retraimiento, y a más encogimiento, más dolor.

¿POR QUÉ DUELE?

Los músculos del útero no trabajan bien.
• El miedo provoca que los músculos del cuello del útero se mantengan con- traídos y ofrezcan resistencia al movimiento de los músculos que hacen descender al bebé. Como estos tienen que tirar con más fuerza para dilatar, entonces la sensación es aún más dolorosa.

La sangre llega mal útero.
• El miedo activa tu mecanismo de alerta; cuando ello sucede el útero no se considera un órgano esencial, por lo que recibe menos sangre y, con ello, menos oxígeno. Entonces debe trabajar en condiciones más difíciles, bajo estrés y tensión, lo que te genera mucho dolor y otros problemas en el cuerpo.

Las contracciones son menos eficaces.
• Para que las contracciones se den espontáneamente es necesario que el tejido del útero tenga un pH no ácido, pero la falta de oxígeno aumenta la producción de ácido láctico en los músculos y la acidificación del útero produce dolor y contracciones menos eficaces que hacen que los partos se alarguen.

La adrenalina frena el efecto de la oxitocina.
• La oxitocina es una hormona en el parto que facilita el nacimiento y la expulsión de la placenta, pero con el miedo segregas adrenalina, que frena su acción.

¿Miedo al dolor durante el parto?
PIXABAY

CÓMO VENCER LOS TEMORES

ANTES DEL PARTO

• INFÓRMATE. Es una de las mejores armas contra el miedo. Debes conocer a fondo el proceso de parto y saber qué va a suceder, pero no sólo desde el punto de vista fisiológico: también conocer físicamente el sitio donde darás a luz, la manera de proceder de los profesionales, sus protocolos… El diálogo con otras mujeres, una doula o tu pareja también ayuda a ahuyentar los miedos.

• PREPÁRATE. La mujer que no sabe a qué se enfrenta se asusta y el miedo crea un desequilibrio que provoca dolor. Por el contrario, prepararse para el parto y saber qué hay que hacer en cada etapa tranquiliza, ayuda a tener fe en el proceso y colabora con el organismo para dar a luz. Por eso los partos posteriores suelen verse con menos temor, salvo que la primera experiencia haya sido traumática.

DURANTE EL PARTO

• RELÁJATE. Conviene cualquier técnica que te ayude a desconectarte: bailar suavemente, escuchar música, pensamientos positivos (“soy capaz”, “voy a tener un parto fácil”). Date un baño caliente, haz ejercicios relajan- tes, cambia de posición y muévete con libertad, piensa en otra cosa para desfocalizarte de las contracciones… Esto ayuda a alejar el dolor de la mente.

• ESCUCHA TU CUERPO. El buen transcurso del parto no depende de si “como mujer sabes o no dar a luz”o de si alguien te asiste. Tu cuerpo está naturalmente preparado para ello. El problema es que todo esto se desmorona si, como consecuencia del miedo, surge el mecanismo de alerta y huida. Por eso es importante que olvides todas las historias que te han contado y confíes en ti misma, ¡puedes hacerlo!

 

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN DE OCTUBRE DE LA REVISTA PADRES E HIJOS