Categorías
Padres e Hijos

Siestas, ¿qué hacer cuando tu hijo no quiere dormirlas?

Tu bebé está irritable durante el día, se talla los ojos, bosteza, llora, pero ¡no se duerme, o si se duerme es solo por unos pocos minutos, ¿Te ha pasado? Te decimos qué hacer cuando tu hijo no quiere dormir las siestas.

¿POR QUÉ OCURRE?

Generalmente la razón es porque tu bebé está demasiado cansado y le cuesta trabajo relajarse. Una vez que aparecen todos esos signos de sueño es porque ya vas tarde para acostarlo a dormir.

¿QUÉ PUEDES HACER?

Registra durante 1 semana las horas a las que prefiere dormir tu bebé. Una vez que hayas detectado un patrón de sueño, acuéstalo 30 minutos ANTES de esa hora para que en cuanto le dé sueño, tu bebé ya esté listo para dormir, o también puedes seguir esta recomendación de horarios.

Edad Número de siestas Horarios recomendados
0 – 4 meses 4 – 5 siestas Varía
4 – 6 meses 3 siestas 9:00, 12:00 y 15:00 h
6 – 12 meses 2 siestas 10:00 y 14:00 h
12 meses – 3 años 1 siesta Entre las 12:00 y las 14:00 h
3 – 5 años 1 – 0 siestas Entre las 12:00 y las 14:00 h

Si sus patrones de sueño son muy irregulares, sigue la regla del reloj de acuerdo a su edad:

  •          2-4 meses: Acuéstalo a dormir cada 2 horas
  •          4-6 meses: Acuéstalo a dormir cada 3 horas
  •          6-12 meses: Acuéstalo a dormir cada 4 horas

Por ejemplo: Si tu hijo se despertó a las 06:30 h, acuéstalo a dormir a las 08:30 h; si durmió durante 1 hora, su siguiente siesta sería a las 11:30 h y así sucesivamente.

¡MUY IMPORTANTE!

Procura evitar que las siestas pasen de las 16:00 h, de lo contrario, tu bebé no estará lo suficientemente cansado para dormirse a una hora adecuada (entre 19:00 y 20:00 h, lo que podría interferir con el sueño nocturno.

Si sigues estas sencillas recomendaciones, lo más probable es que el sueño de tu bebé mejore mucho durante el día y durante la noche también.

Por Romelia Rubio, psicóloga clínica especialista en sueño infantil y fundadora de Happy Nights.

Te invitamos a leer también:

3 errores comunes de los papás a la hora de dormir a los niños

Categorías
Belleza

Síntomas de que el estrés está dañando tu piel

El estrés no solamente afecta tu salud mental, también le causa daño a ciertas partes del cuerpo, como tu piel.

Cuando la ansiedad se encuentra presente en tu vida, tu piel se puede ver afectada por granitos o imperfecciones, además pierde luminosidad, provocando que se vea opaca o oscura.

Por otra parte, están las ojeras marcadasel primer síntoma de que debes relajartes un poco, pues estas molestas manchas se harán más visibles y oscuras, además no vienen solas, también aparecen bolsas e inflamación en la zona.

En seguida, llega la resequedad y deshidratación, la piel se ve más seca tras la rutina de limpieza, otro síntoma es cuando la piel absorbe muy rápido la crema que se le aplica e incluso puede haber aparición de descamaciones en algunas zonas.

El estrés puede perjudicar al colágeno y la elastina que componen la piel, por lo que algunas líneas de expresión se pueden comenzar a marcar o hacer más visibles de lo que ya son, provocando la apariencia de rasgos más duros y, en ocasiones arrugas que se vuelven definitivas.

¿Qué puedes hacer?

Para estos tipos de problemas en la piel, primero debes tratar de relajarte más, manejar tu estrés y ansiedad. Por otra parte, existen algunos elementos que te pueden ayudar a contrarrestar los efectos que ya hemos mencionado, como un gel o roll-on antiojeras, tratamientos faciales, tratamientos naturistas o masajes.

También existe el rodillo masajeador de jade, instrumento que ayuda a la sangre de tu rostro a circular correctamente, busca alternativas, ¡pero recuerda estar relajada!

Por Fernando Martínez

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

13 formas de consentirte antes de dormir

 

Categorías
Ser Mamá

Tips para organizar tu maternidad y tu trabajo

Tips para organizar tu maternidad y tu trabajo

Por Rodrigo González y Mayra Martínez

Tú puedes conciliar tu maternidad y tu trabajo; solo necesitas organizar tus actividades y tu tiempo. Te compartimos estos tips.

Cuida los horarios de sueño de tu hijo…

Dormir bien hace a tu hijo un mejor estudiante

Tomar la decisión de ser mamá o profesionista no debe ser excluyente, debido a que ambas actividades pueden combinarse a la perfección, sólo es cuestión de que lleves una correcta organización de tus actividades, señaló la psicóloga Luz María Huerta, de la Clínica de Asistencia a Pacientes de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM).

Tips para organizar tu maternidad y tu trabajo

  1. Lleva una agenda con todas tus actividades.
  2. Date un espacio para disfrutarte a ti misma. Lee un libro, ve una película, arréglate para verte bonita, haz ejercicio, entre otras.
  3. No descuides la relación de pareja. Lleva una buena comunicación y divídanse las labores del hogar.
  4. Ve a tus amigas. Los terapeutas indican que pasar tiempo con las personas que nos hacen sentir bien, ayuda a elevar el buen humor.
  5. Dedica horarios específicos para tu profesión, tus hijos y las labores domésticas. Evita combinarlas.

Luz María Huerta señala que las únicas desventajas a las que se enfrenta una mamá profesionista son el estrés, la ansiedad y el desgaste energético, por la cantidad de cosas que se deben hacer para desempeñar correctamente las actividades en el trabajo y con la familia.

Beneficios de que mamá trabaje

No obstante, existen muchos beneficios que se obtienen al ser una mamá profesionista, la especialista cita las siguientes:

  • Existen grandes satisfacciones a nivel personal y laboral
  • Otorgas una mejor educación a tus hijos
  • Ayudas a cubrir las necesidades básicas y más de tus hijos
  • Obtienes grandes reconocimientos a nivel personal y profesional
  • Mejoras tu autoestima y la de tus hijos

La psicóloga Luz María Huerta recomienda que tengas un plan y organización en tus actividades, y evites sentimientos como frustración, depresión, ansiedad e incluso insatisfacción en la vida.

Si decides ser una mamá profesionista tendrás muchas alegrías y te sentirás muy orgullosa de todo lo que haces. 

¿Eres mamá y trabajas?

Foto: Getty Images

¿Te sientes agotada?

5 cosas que te están impidiendo disfrutar el ser mamá

Categorías
Nutrición

17 beneficios de comer sandía

17 beneficios de comer sandía para tu cuerpo, aprovecha todas las propiedades de esta rica y jugosa fruta.

La sandía es una fruta rica vitaminas y minerales que además de refrescarte e hidratarte le aporta grandes beneficios a tu cuerpo.

17 beneficios de comer sandía

  1. Ayuda a los riñones a procesar los desechos de una forma más eficiente.
  2. Regula la presión arterial.
  3. Fortalece el sistema inmunológico.
  4. Previene cálculos renales.
  5. Es antiinflamatoria.
  6. Ayuda a la pérdida de peso porque contiene pocas calorías y mucha fibra.
  7. Si la consumes después de hacer ejercicio reduce el dolor muscular.
  8. Reducen el colesterol en la sangre.
  9. Previenen la arterosclerosis (estrechamiento de las arterias).
  10. Previene la hipertensión, ya que regula el tono vascular de las arterias.
  11. Depura el hígado y la sangre.
  12. Ayuda a dormir bien.
  13. Evita la retención de líquidos por ácido úrico.
  14. Evita la formación de cálculos renales.
  15. Posee betacaroteno que ayuda a la salud visual.
  16. Protege contra enfermedades cardiovasculares.
  17. Ayuda al cuerpo a depurar sustancias tóxicas.

¿Cómo elijo una buena sandía?

Observa que no tenga golpes y que al darle un suave golpe en la corteza, suene como si fuera un tambor.

¿Te gusta la sandía?

Pon en el lunch de tu hijo una porción de sandía, le ayudará a refrescarse y su rico sabor dulce, lo llenará de energía.

Mira cómo preparar un rico smoothie de mango

Categorías
Así Crece

Beneficios del baile para tu hijo de dos años

¿Tu hijo escucha música y se pone a bailar? Estos son los beneficios del baile para tu hijo de dos años.

Quizá tu hijo es demasiado pequeño como para inscribirlo a clases de danza, en realidad lo único que necesita es que le des la oportunidad de bailar.

Sigue estos sencillos tips:

En tu casa deja un espacio libre de obstáculos en donde pueda moverse con libertad y seguridad.

Pon una canción pegajosa y deja que se mueva libremente.

Tu hijo de dos años prefiere los ritmos alegres, que lo incitan a bailar y a aplaudir.

Beneficios del baile

Al bailar tu hijo descarga emociones

Hace ejercicio

Fortalece sus músculos

Cuanto más baile, tu hijo aprenderá a controlar mejor su cuerpo

Aumenta su actividad cerebral ya que se activa la región superior del cerebro, que es la que rige la motricidad

Libera energía y descansa mejor al dormir

Estimula el lóbulo frontal, donde se localiza el lenguaje, y las áreas cerebrales que intervienen en los procesos intelectuales.

Le permite mantener el equilibrio por más tiempo.

Conoce su cuerpo.

Mientras más dominio de su cuerpo experimente tu hijo, se sentirá más seguro, estará más despierto intelectualmente y tendrá un mejor humor.

¿Cuál es la música favorita de tu hijo?

Categorías
Ser Bebé

A dormir bien, ¿se aprende o es un proceso natural?

A pesar de parecer un proceso tan natural, tan biológico (que lo es), en el sueño influyen muchos factores. Conseguir que el bebé duerma bien no debería ser un reto. El pequeño tendrá que aprender a dormir bien igual que aprenderá a comer, hablar o caminar, de una forma progresiva y natural.

¿Porqué es un proceso natural?

Como una computadora en fase de reposo, el metabolismo y la irrigación sanguínea del cerebro disminuyen, los músculos voluntarios se relajan y sólo continúan las funciones inconscientes como el latido del corazón, la respiración y la digestión. Es como si nuestro cuerpo se desconectara del mundo: estamos durmiendo.

Y en el cerebro, ¿qué pasa mientras tanto? Pues que las ondas cerebrales cambian y alteran su ritmo, variando según cada momento de la noche; unas áreas del cerebro disminuyen su actividad mientras otras la incrementan, casi igual que cuando estamos despiertos. Este cambio cerebral cumple una importante función reparadora del organismo, que si no se completa puede acarrear trastornos. Además, el sueño pasa por diversas fases que deben cumplirse, e incluso, hasta soñar tiene su papel.

También se aprende…

Aprender a dormir implica que el bebé se despierte una y otra vez, para que le ayudes a volver a conciliar el sueño y después dejes que, poco a poco, vaya madurando y durmiéndose solo. Es un procesos natural para el cual requeires paciencia. Forzar el aprendizaje del sueño es contraproducente. Cada niño evoluciona de diferente manera, igual que unos aprenden a caminar a los 12 meses y otros a los 15, no todos duermen de un tirón al mismo tiempo.

Por lo tanto…

No te sientas culpable de que tu niño duerma mal. ¡Libérate! Nadie los ha enseñado lo que es normal o adecuado para sus hijos. Respiren profundo, tomen las cosas con calma y consulten sus dudas con el pediatra. Para lograr que sus nenes duerman bien, deben transmitirles calma y seguridad. Aprender a dormir no es algo que se logra en días, con paciencia, cariño y mucha calma. Educar es duro, pero vale la pena.

Por Felipe Salinas

Te interesa: Los alimentos también influyen en tus sueños