Categorías
Embarazo

¿Cuándo se puede saber el sexo del bebé?

Para que tu emoción tenga una fecha concreta, te dejamos estos datos importantes acerca de cuándo y cómo se puede saber el sexo del bebé. 

A partir de la semana 20ª de embarazo los genitales del feto están totalmente formados y en una ecografía pueden distinguirse con claridad (a veces, incluso antes) y los padres pueden saber el sexo del bebé.

Saber el sexo del bebé

¿Qué se ve en la ecografía?

1. Si es un niño se pueden apreciar las bolsas escrotales (donde se ubican los testículos) y el pene.

2. El sexo femenino se determina por la ausencia de órganos masculinos y en ocasiones pueden verse los labios mayores.

¿A veces no se ve con claridad?

En algunos casos, no se puede ver si el bebé es niño o niña por diversos motivos: colocación del feto, obesidad de la madre, escasez de líquido amniótico… Si hay dudas el especialista prefiere no decir nada para que no caer en un error.

Otras pruebas para determinar el sexo del bebé son:

1. La ecografía suele ser muy confiable. Solo tiene un margen de error del 5%, y casi siempre debido a que el futuro bebé no se deja ver bien.

2. La amniocentesis lo determina con toda seguridad, pero es una prueba invasiva que sólo está indicada cuando existe riesgo de que el bebé tenga alteraciones cromosómicas.

3. Al realizar un estudio completo de sus cromosomas para detectar posibles anomalías, se descubren los que determinan el sexo del bebé, pero la prueba nunca se realiza con este único objetivo, ni mucho menos para satisfacer la curiosidad de los padres.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Realmente, se puede elegir el sexo del bebé?

Categorías
Padres e Hijos

¿Cómo saber el sexo de tu bebé sin utilizar la ecografía?

El sexo de tu bebé puede ser determinado a partir de las 11 semanas de embarazo por medio de la ecografía. Sin embargo existen métodos antiguos que siguen siendo muy acertados, y si gustas puedes echar mano de ellos.

El Calendario Chino es uno de estos y quienes lo han utilizado dan constancia de su efectividad. Toma en cuenta factores como la edad de los progenitores y el mes en que ocurrió la concepción de tu futuro bebé.

El origen de este método surgió con la inquietud de poder escoger el sexo del bebé antes de engendrarlo. Para su utilización hay que tomar en cuenta la edad de la madre y el mes en el que se produce la concepción; ambas variables forman parte de una gráfica. La casilla que resulta de cruzar un mes con la edad de la madres es la que dicta el sexo del bebé.

Getty Images

Cuenta la historia que la tabla original pertenece a la dinastía Qing (entre los años 1644-1912) y desapareció en 1900 en el Palacio de Verano del emperador Guangxu

El instrumento habría sido llevado a Inglaterra, donde la corona británica lo tenía escondida como un tesoro. En 1972, el papel apareció en Austria, donde fue visto por un historiador chino que copió el contenido y lo publicó en un periódico de Taiwán. Desde entonces, se publica anualmente por el Almanaque de los Hacendados Chinos y está disponible en los hospitales chinos.

Este calendario está en función de las fases de la luna (de 28 días) y no por las del sol como el calendario gregoriano de Occidente. Para calcular la edad lunar de la madre solo hay que tener en cuenta que si cumple años en enero o febrero, debe sumar dos años a su edad actual. Si los cumple cualquier otro mes, deberá añadir solo un año. Así, si tiene 25 y cumple años uno de los dos primeros meses del año, tendrá que fijarse en la fila de los 27, pero si hubiera nacido en marzo, en la de los 26 años. En caso de no recordar la fecha exacta de la concepción, se puede calcular sumando 14 días a la fecha del primer día de la última menstruación.

¿Tú lo utilizarías?