Categorías
Padres e Hijos

Si estimular su creatividad quieres, llévalo a conocer estos bosques

Los bosques son perfectos para estimular la imaginación y la creatividad de los niños porque los invitan a encontrar formas en las ramas y rocas, arriesgarse a saltar troncos o trepar árboles, correr de los monstruos imaginarios, crear historias de duendes y hadas… ¡Descubran en familia estos destinos que te proponemos! Son cuatro bosques que esconden maravillsos secretos y leyendas tras el cuidado de sus árboles guardianes.

PEÑA DE LOBOS, ESTADO DE MÉXICO

Duendes, gnomos y hasta extraterrestres son algunos de los seres que, según las leyendas locales, habitan en este misterioso entorno.

Lo imperdible: renten una cabaña para pasar un fin de semana en contacto con la naturaleza en su amplia zona de campamento. Por las tardes pueden tomar una expedición para visitar sus cascadas y toboganes naturales, así como conocer más sobre las presencias paranormales que se reportan en la zona.

Tip: pregunten por el servicio de alimentos y temazcal en sitios oficiales como: www.penadelobosreserva.com.mx

SANTUARIO DE LAS LUCIÉRNAGAS, TLAXCALA

A pocos kilómetros de la Ciudad de México se localiza un verdadero cuento de hadas que cobra vida por las noches gracias a sus habitantes fantásticos.

Lo imperdible: cada verano las luciérnagas hembras se iluminan con la finalidad de atraer a los machos y aparearse, lo cual genera un espectáculo luminoso único en su clase (el segundo santuario se encuentra en Nueva Zelanda). Las visitas se realizan en plena oscuridad y silencio para evitar ahuyentar a los insectos.

Tip: infórmense sobre la temporada de luciérnagas antes de planear su viaje. Los recorridos son de 8:30 a 9:30 pm.

BOSQUES DE LOS DUENDES, NUEVA ZELANDA

Despierten su imaginación en uno de los ecosistemas más sorprendentes del mundo, donde elfos y hobbits brincan por doquier.

Lo imperdible: el sendero se encuentra en el Parque Nacional Egmont y está compuesto por árboles kamahi, que crecen sobre los troncos circundantes y conforman un peculiar bosque torcido. Con frecuencia se reportan avistamientos de criaturas mitológicas que penden de los helechos colgantes para saludar a los fascinados turistas.

Tip: durante el verano se puede nadar en las piscinas naturales del área, formadas por su alto promedio anual de lluvias.

BOSQUE DE NIEBLA, CHIAPAS

Su nombre oficial es Reserva de la Biósfera El Triunfo y aloja un frágil y vasto ecosistema que puede visitarse de manera respetuosa.

Lo imperdible: en 2016 fue calificado por la BBC como “el bosque más mágico del mundo” gracias a sus especies en peligro de extinción, como el quetzal, la tángara celeste, el pavón cornudo, el mono araña y poco más de 2 mil especies de plantas, entre las que destacan hermosas variedades de orquídeas.

Tip: reserven una excursión con un guía especializado (por lo general, las salidas son desde Tuxtla Gutiérrez).

Por Carlos Valerio Sánchez

Te interesa: 5 razones para tener plantas en tu cocina

Categorías
Padres e Hijos

Tips para enseñar a tu hijo a reciclar

Una de las formas de cuidar a la Tierra es reciclando aquellos materiales que pueden volver a utilizarse. Y como papás, puedes enseñarle a tu hijo a reciclar y no desperdiciar. Estamos en una época en que cuidar el Planeta Tierra es primordial, pues es nuestro único hogar y está llenos de tesoros que debemos conservar.

Para que tu hijo aprenda a reciclar, te dejamos los siguientes tips:

  1. Enseña a separar los residuos: es muy fácil. Sólo tienes que seguir la regla de los colores: -Verde para orgánicos -Gris para inorgánicos
  2. Separa aparatos y otros componentes: si se ha descompuesto algún celular, cargador o hay pilas que ya no sirven, enséñale a tu hijo que existen depósitos especiales para ellos, y que no van en la basura común.
  3. Espacios especiales para el reciclaje: puedes elaborar unos botes especiales para los residuos con formas geométricas y colores para que los identifiquen mejor: un triángulo verde para los orgánicos y un cuadro gris para los inorgánicos. Distribuye los botes para orgánicos en el baño y la cocina, y los inorgánicos en el resto de la casa.
  4. Crea un memorama: haz un juego memorama con piezas de cartón verdes y grises para que aprendan a diferenciar entre orgánicos e inorgánicos.
  5. Hagan dibujos en ambas caras del papel.
  6. Reutilicen materiales de la escuela: como como colores, sacapuntas y cosas que todavía puedan servir.
  7. No usen envoltura para los regalos, o hagan lindas envolturas reciclando papel (un mood es el papel periódico, que los hace ver muy originales y divertidos).

Si tu hijo aprende a reciclar, se convertirá en una persona más consciente y responsable de su entorno, que sin duda es una herencia invaluable.

Por Josselin Melara

Categorías
Ser Mamá

Manual de la mamá en bici con bebé

Sin duda, salir a pasear en bici es una deliciosa actividad física que encanta a los niños; además, es un medio de transporte que suma bienestar a nuestro planeta. Para que tu niño y tú disfruten de sus salidas en bici con seguridad, te compartimos los siguientes criterios que debes revisar y respetar. Sé un mamá en bici precavida y preparada.

Mira siempre hacia el frente y pon las dos manos sobre el manubrio; mantén colocados los dedos sobre los frenos.

No circules en sentido contrario a los autos.

Debes hacerlo en el sentido de la vialidad.

Detente y espera para incorporarte al tránsito.

Respeta las luces de los semáforos.

Haz alto total antes de cruzar avenidas.

Cruza con precaución las entradas y salidas de estacionamientos.

Conduce en línea recta.

Respeta los límites de velocidad. Ten en mente que es de 20 km/h en zonas escolares y hospitales.

Si vas a una velocidad lenta, deberás ocupar el carril de la derecha.

Rebasa por la izquierda.

Recuerda que el peatón tiene la preferencia de paso.

Siempre que existan, utiliza los carriles exclusivos para la circulación de bicicletas o las ciclovías.

Es ilegal ir en bicicleta sobre las banquetas, camellones y andadores peatonales.

Respeta las señales de tránsito y del personal de vialidad.

Está prohibido circular entre carriles.

Evita al máximo las distracciones.

Cede el paso con un ademán o agradece cuando te lo den.

Prevén topes, hoyos, coladeras y los obstáculos al frente.

Cuídate de los autos estacionados: muchas veces abren las puertas sin verte y pueden causarte un accidente.

Si quieres ir escuchando música, hazlo en espacios libres de autos, con audífonos para que tus manos queden libres.

Diseña tu ruta: elige calles en donde sea tranquilo y seguro andar en la bici sin que tengas que atravesar avenidas conflictivas.

Prefiere los recorridos planos y evita las pendientes.

Evita intersecciones conflictivas o cruces que te impliquen poca seguridad.

Usa pinzas, ligas o velcro alrededor de tu pantalón para que no se te atore en

la cadena.

Debes contar con un sistema de iluminación para circular por la noche. Se recomienda usar una luz blanca al frente para que ilumine el camino y una luz roja en la parte trasera para que los automovilistas te vean.

Al colocar o retirar al niño del asiento, asegúrate de que la bici esté apoyada sobre una pared.

Lleva un kit de emergencia con gel antibacterial, alcohol, banditas para los raspones…

Verifica los límites de peso de los asientos infantiles para que tu hijo se mantenga seguro.

Categorías
Ser Mamá

Acciones de mamás con conciencia ecológica, sé una de ellas

La ola verde que poco a poco se extiende por el mundo, donde existe una gran conciencia ecológica, se traduce en el campo del cuidado infantil, en el uso de productos amigables con el medio ambiente y la aplicación de ciertas medidas.

Y es que algunos especialistas sospechan que el aumento de las alergias, cáncer, dermatitis y otros problemas de salud en los niños, puede deberse a la contaminación y las sustancias químicas que ellos ingieren, respiran y absorben por la piel a diario.

Por ello, te  dejamos estos consejos para llevar hábitos en equilibrio con el ambiente.

Usar ropa orgánica: Es aquélla elaborada con fibras vegetales como algodón, lino, lana y seda que han sido cultivadas sin utilizar herbicidas, pesticidas ni fertilizantes químicos. Los partidarios de este tipo de vestimenta aseguran que esos tejidos son más saludables, menos agresivos para la delicada piel del bebé y evitan la aparición de alergias u otros problemas dermatológicos, tan de moda hoy día.

Optar por pañales ecológicos. De acuerdo con datos de la Agencia de Protección Ambiental Federal (EPA, por sus siglas en inglés), un pañal desechable tradicional podría tardar alrededor de 500 años en desintegrarse, por los materiales que se usan para su elaboración (derivados del petróleo). Esta cifra es alarmante si consideramos que un solo niño podría usar aproximadamente 4,500 pañales en sus primeros dos años de vida. Además, para fabricarlos se requiere de un alto consumo de agua, energía no renovable y la utilización de materia prima proveniente de los árboles. La alternativa aquí son los pañales desechables biodegradables, así como los reutilizables de tela.

Comprar muebles orgánicos.  Incluso la recámara de tu bebé puede ser ecológica si eliges muebles de madera tratados con barnices y pinturas libres de solventes. Luisa Cavanzo, diseñadora industrial y de interiores, explica que el mobiliario ecológico sirve para evitar la tala indiscriminada de árboles, eliminar el uso de gases y pinturas que dañan la capa de ozono y fomentar el uso de materiales biodegradables. Busca las cunas hechas de madera y con certificación ecológica. La ropa de cama y el colchón pueden ser fabricados con algodón orgánico, lana y otros insumos naturales.

Prefiere los juguetes ecológicos. Hasta hace muy poco hablar de estos juguetes significaba, en esencia, que estaban hechos con materiales naturales o reciclados, libres de sustancias tóxicas como plomo y arsénico. Pero en la actualidad los juguetes verdes no sólo cuentan con las características antes descritas, sino que ya se empiezan a vender casas de muñecas con turbinas de viento y receptores de agua, carritos que se mueven por medio de energía solar y por tanto no requieren de pilas ni energía eléctrica para desplazarse. La importancia de que no usen baterías es que cuando éstas acaban en la basura, se convierten en residuos contaminantes que liberan metales pesados que afectan de manera negativa al medio ambiente.