Categorías
Ser Familia

¡Cuidado! Calmar a tu hijo con un celular o tablet puede ser dañino

¿Sueles calmar a tus pequeños dándoles tu celular o una tablet? Lo pensarás dos veces antes de volver a hacerlo después de que te enteres lo que un estudio reciente descubrió al respecto.

De acuerdo con la revista JAMA Pediatrics que publicó la investigación de Jenny Radesky, doctora de la Universidad de Boston, dar a tus hijos pequeños un smartphone genera obstáculos en el desarrollo del lenguaje que suelen manifestarse cuando pasan mucho tiempo jugando y la interacción con otras personas es casi nula.

La investigadora señaló que al utilizar esta herramienta tecnológica como distractor, se deja de practicar la paternidad y de estrechar lazos con los hijos: “Si estos dispositivos se convierten en un método habitual para calmar y distraer a los niños, ¿ellos serán capaces de desarrollar sus propios mecanismos de autorregulación?”.

PEXELS

El estudio destacó la importancia de los menores practiquen sus habilidades de socialización y que no se abstraigan por completo con los dispositivos electrónicos antes mencionados.

“El abuso de estos dispositivos durante la infancia podrían interferir con su desarrollo de la empatía, sus habilidades sociales y de resolver los problemas, que generalmente se obtienen de la exploración, los juegos no estructurados y la interacción con amigos”, señaló la doctora Jenny Radesky .

Categorías
Padres e Hijos

Ten cuidado en no convertirte en un hiperpadre; ¡mira por qué!

Existe una nueva forma de paternidad y maternidad que consiste en presionar a los hijos con múltiples actividades y sobreprotegerlos. Son los llamados hiperpadres.

Incluso, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) alerto sobre esta situación, pues puede generar a futuro, adultos inseguros o con grados de autoexigencia que les dificultará desarrollar su parte afectiva y social, señaló para El Universal Mariana Gutiérrez Lara, académica de la Facultad de Psicología de la UNAM.

Los hiperpadres suelen ser sobreprotectores, y sin ánimo de hacerles daño, terminan por impedir a sus hijos que desenvuelvan sus habilidades sociales.

Especial

Hay personas temerosas y extremadamente precavidos, algunos otros son controladores y les gusta decidir por los demás. Cuando tienen hijos encuentran donde vaciar estas características

Una de las razones más utilizadas para que los hijos aprendan muchas cosas, es porque en cuanto más sepan, mejor preparados estarán para su vida adulta. No suena mal, para nada, sin embargo toda formación en exceso termina por volverse disfuncional.

“Está bien que los niños aprendan algún deporte o desarrollen habilidades artísticas, pero un padre siempre debe preguntarse ¿para qué?: para competir, para que puedan expresar sus emociones en diferentes ámbitos, para que encuentren un desahogo o posibilidades de regularse; si se hace con el propósito de que sean perfectos, no sucederá”, explicó Gutiérrez Lara.

¿Y ustedes, están siendo así con sus hijos?

Categorías
Así Crece

7 razones para no gritarle a tus hijos

Siendo honestos, todos los padres hemos perdido la paciencia y hemos gritado a nuestros hijos en más de una ocasión; sin embargo, hacerlo de manera habitual puede tener consecuencias en su desarrollo emocional.

Hablarles con tono firme, seguro y determinante para que comprendan que una orden o límite no son negociables, está bien.

A continuación te contamos las 7 principales razones por las que NO debes gritarle a tus hijos.

1. Generan estrés

Los gritos generan estrés y alarma en los niños, elige el tono de voz y volumen para expresar el mensaje que quieres transmitir.

2. No aprende a reflexionar

El descontrol que se presenta en el momento en que gritamos, bloquea la capacidad de nuestros pequeños para aprender que no está bien lo que hizo.

3. Personas que gritan

Comunicarnos de esta manera con nuestros hijos, hará que se vuelva un modelo para ellos y le mostrará que es la única manera de expresar su enojo y frustración.

PEXELS

 

Si alguna vez gritas a tus hijos, no te sientas mal, identifica las señales y evita hacerlo con estos 4 pasos

 

4. Baja autoestima

Cuando esta acción se da de manera habitual, puede desencadenar un concepto negativo sí mismo y baja autoestima, pues considerará que todo lo hace mal.

5. Angustia y ansiedad

Los pequeños más sensibles pueden reaccionar con temor y/o bloqueo ante los enfrentamientos con otras personas, y ser así hasta la edad adulta.

6. Conseguir lo que quiere

Si el menor se enfada sacará como conclusión que los gritos resultan eficaces para que conseguir lo que quiere.

7. Indefenso y retraído

El tono de voz elevado puede hacerlo entender que lo que quiere y/o necesita está desatendido y evitará expresarlos en el futuro con el objetivo de que sus padres no se enojen.

 

Como toda regla, gritarle a nuestros hijos tiene su excepción, principalmente en circunstancias puntuales en las que queremos llamar su atención, aquellas donde su salud o integridad están en riesgo, por ejemplo cuando están por cruzar una calle y viene un auto.