Categorías
Ser Bebé

Juegos para fomentar el gateo en tu bebé

Hay condiciones que favorecen el gateo, pero normalmente basta con cubrir una: ¡libertad de movimiento! Dásela a tu bebé con estos juegos para fomentar el gateo. 

Gatear es positivo para el desarrollo de un bebé porque es una etapa normal en su crecimiento. Estimula en tu hijo esta actividad con algunos juegos.

LA RANITA

A partir del mes ya puedes probar poner boca abajo al niño (nunca después de comer). Reposar sobre su barriga lo obliga a estirar el cuello al intentar levantar la cabeza. Al principio protestará porque no le gusta estar así (no ve nada), de modo que basta con dejarlo unos segundos. Ve aumentando el tiempo poco a poco.

VIBORITA

Ofrécele diferentes objetos atractivos (musicales) para que intente alcanzarlos, girar sobre su ombligo (en círculo) o arrastrarse un poco. Cuando sostiene su peso sobre las manos fomenta una gran estabilidad en los hombros y va ganando fuerza.

CARRETILLA

Para potenciar la fuerza en sus bracitos colócalo boca abajo y, con sus manos apoyadas en el suelo, sujétalo por la cadera. Bájalo poco a poco hasta sostenerlo por los pies. Mantenlo un rato en esta postura, sin forzar su cadera, y cuando lo veas seguro, balancéalo hacia delante y hacia atrás.

VOLANDO EN LA ALMOHADA

Coloca al pequeño boca abajo sobre un cojín, con una mano por debajo de sus piernas y otra debajo de sus axilas. Balancéalo sobre la almohada hacia adelante y hacia atrás.

5 PROS DEL GATEO

• Ayuda a coordinar ambos hemisferios cerebrales.

• Desarrolla una mejor visión.

• Fortalece músculos que luego le ayudarán a caminar.

• Estimula el tacto.

• Toma autonomía.

¿Si no gatea?

Le será más difícil aprender a caminar y podría sufrir más caídas, ya que le faltó ir ganando confianza. Aunque si tu bebé no lo hace, no te agobies: no quiere decir que tenga algún problema neurológico.

ENEMIGO DEL GATEO

Si sientas a tu bebé muy pronto, podría empezar a desplazarse sentado y no aprender a gatear. Además, le impides fortalecer sus músculos fundamentales para la hora de caminar; deja que él lo haga solo (algo que ocurre hacia los ocho meses de vida).

Por Jessica López

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Beneficios del gateo en los bebés