Categorías
Especiales

Ventajas para tu hijo de ser una mamá sin pareja

La maternidad en soltería es cada vez más frecuente y la forma de vivirla ha cambiado. aunque sus retos no son menores, ahora se vive como un privilegio. De hecho, tienes mucho que aportar al desarrollo emocional de tu hijo. Mira las ventajas de ser una mamá sin pareja.

Los tiempos están cambiando y aunque ahora hay muchas más opciones que la tradicional para organizarnos en familia, tener un bebé sin el apoyo de un compañero, continúa siendo el gran reto que enfrentan un considerable número de mujeres en todo el mundo.

Desde las que planearon acudir a una clínica para una inseminación artificial, hasta quienes experimentaron un abandono que no imaginaban o decidieron separarse de su pareja. La gama de causas por las que se ejerce la maternidad en solitario es muy variada, y aunque a veces esto se ve como un estigma, también hay quien lo considera un privilegio.

¿Por qué no?

A fin de cuentas, los desafíos y las satisfacciones que proporcionan los hijos son los mismos bajo cualquier circunstancia, y desde ciertos enfoques, cuando se maneja adecuadamente la ausencia del papá, hasta puede llegar a ser un área de oportunidad para sumarle a la experiencia y hacer de ella algo especial.

No olvidemos que aunque la sociedad la haya llenado de títulos, creencias, prejuicios y «deber ser», que a veces no nos permiten apreciar a la maternidad en su justa medida, pues es algo trascendental y profundo. Revisar su verdadero significado es obligatorio para quien quiera vivir y disfrutar intensamente la experiencia, independientemente de la circunstancia en la que se haga.

Informarse mediante libros o revistas, escuchar los consejos de los expertos y aprender de las madres que lo lograron (y son extremadamente felices), es una manera de generar nuevas formas de pensar, de sentir y de hacer. ¿Eres mamá sin pareja? No importa, mejor aligera la carga emocional, libérate de fantasmas y ¡a disfrutar a plenitud!

Ventajas para tu hijo de ser una mamá sin pareja

Mamás fuertes y decididas-hijos con alta autoestima y empoderados

La forma de referirse a una madre sin pareja es «mamá soltera» y aunque esto describe un estado civil, suele tener connotaciones negativas relacionadas con la compasión o el desdén. Debido a los estereotipos, cuando pensamos en una madre soltera, casi sin darnos cuenta, hacemos una asociación con el abandono, con la imposibilidad de conseguir pareja o con una personalidad incapaz de tomar las riendas de su vida; pero muchas veces, es al contrario.

Con la cantidad de información sobre contracepción o las legislaciones que permiten la interrupción legal del embarazo, nos enfrentamos a nuevas generaciones de mujeres que desde la responsabilidad, la fortaleza y el deseo, deciden tener solas a sus hijos. Así como hay mujeres que no tienen la vocación de ser madres, hay quienes la tienen profundamente arraigada y buscan y toman la oportunidad, cuando se presenta.

Por ello, es fundamental para su autoestima y la de sus hijos, que no permita la desvalorización de su estado, porque lo que ellas viven, simplemente es una circunstancia distinta y de esto su hijo tiene la gran oportunidad de aprender de su madre el empoderamiento con que ella va tomando su propia vida.

Mamá no tradicional- hijo proactivo, líder e independiente

Al ser un modelo que se sale de lo establecido, es normal que surjan los cuestionamientos, las dudas y los temores. Si detectas que hay algo de esto es importante acudir a terapia. También hay que hacerlo si te das cuenta de que tu vida gira en torno a ese hijo y no hay motivaciones fuera de la maternidad.

¿Cómo embona ese hijo en el sistema familiar? ¿Qué le voy a decir de su papá? ¿De qué manera va a influir en la toma de decisiones importantes en cuanto al trabajo, pareja o más hijos? ¿Cómo puedo proporcionarle una figura paterna?

Con el paso del tiempo, éstas y otras cuestiones irán aflorando y hay que estar con las antenas bien puestas para generar soluciones creativas, inéditas y justo a la medida de nuestra familia especial. Esto te dará la fortaleza para confrontar cualquier obstáculo social por ser mamá soltera, pero también, para demostrar a tu hijo que uno mismo va construyendo su propia vida.

Mamá resiliente y constructiva- hijo seguro de sí mismo y positivo ante la vida

La española Mireya Posada, quien fuera abandonada por su pareja cuando supo de su embarazo, escribió un libro y da charlas motivacionales al respecto. Ella afirma que «las mamás sin pareja deben dejar ir los sentimientos adversos y pensar que al final del día, ellas se quedaron con la mejor parte: ¡sus angelitos!».

 Y agrega que tener una pareja no garantiza que una madre tenga menos trabajo, mejor compañía o más solvencia. «Hay mujeres perfectamente casadas que viven falta de respeto, desamor y estancamiento». En cambio, una madre soltera plena, orgullosa y sin complejos, tiene la autonomía y la motivación necesarias para transformar su circunstancia en una energía formidable que le permita darle la vuelta a las historias de sufrimiento, para, de la mano de sus hijos, escribir su propia gran historia de éxito como mamá solita.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

¿Existe la familia perfecta?

Categorías
Ser Mamá

¿Te cuesta tomar decisiones? Haz esto para sentir seguridad y confianza en ti

Si cuando debes tomar decisiones, te sientes estresada, sueles preguntar a todo mundo su opinión, decides algo y al día siguiente lo cambias, te torturas analizando si haces bien o mal,  o te tardas mucho para elegir… lo más probable es que necesites trabajar tu seguridad emocional y confianza en ti misma.

Te compartimos estas cuatro  ideas que puedes hacer para quebrar el círculo del miedo que no te permite sentirte segura y confiada de tu criterio y de tu propia persona, de tu poder para enfrentar obstáculos, retos e, incluso, de vivir las cosas buenas que te manda el Universo.

¿Por qué importa que rompas con este círculo?

  1. La inseguridad emocional te lleva a tomar decisiones erróneas para tu bienestar.
  2. La inseguridad de ti misma te lleva a vivir situaciones de ansiedad, frustración, insatisfacción; cosas tan negativas para tu bienestar como los celos, las parejas tóxicas, la violencia física o emocional, el maltrato por no poder decidir en pro de tu felicidad.
  3. Y lo más importante, porque tus hijos estarían aprendiendo tu forma de conducirte en la vida: si tú eres insegura y no tienes confianza en ti misma, les transmites esta misma condición emocional; son patrones conductuales, cognitivos y emocionales que ellos van aprendiendo. Por eso, si tú los trabajas, podrás dar a tus hijos un mejor mundo para ellos mismos.

Para sentir seguridad y confianza en ti

Cambia los miedos irracionales que identifiques en ti por emociones reales

Las personas se concentran en lo que no quieren, sin darse cuenta de que cuanto más lo piensan, más real se vuelve. Por ello, es mejor pensar en la realidad emocional de cada situación: «No quiero que mi relación de pareja se termine», mejor: «siento que mi relación de pareja está desequilibrada, ¿por qué estoy sintiendo esto y cómo puedo solucionarlo?».

Fortalece tu autoestima y la confianza en ti misma

Concéntrate en tus posibilidades reales y oportunidades, de las circunstancias que vivas y de ti misma. Es dejar de pensar en lo que te hace falta para dar paso a lo que tienes. ¿Has escuchado el dicho de «si la vida te da limones, haz limonada»? Justamente de esto se trata, rescata tus virtudes, talentos, habilidades, recursos… eso te ayudará a valorarte y crecerá tu autoestima.

Acepta y reconoce los miedos que te hacen sentir insegura

Solemos esconder incluso de nosotros mismos los miedos ¡por miedo a ser vulnerables! pero justamente cuando lo sentimos significa que estamos en vías de un crecimiento personal: ¿tienes miedo a dejar a un hombre que ya no amas, tienes miedo a cuando tu hijo crezca y se vaya de casa, tienes miedo a quedarte sola, a expresar tus emociones, a que te sean infiel…? Detrás de cada miedo hay una lección de vida para ti y en tu interior la sabes; solo permítete verla.

Elige pensamiento orientados a la acción

Este es el punto que te llevará a la decisión. Tus miedos son los que no te dejan decidir: miedo a que se burlen de ti, miedo a no ser la mujer que tu padre espera, miedo a fracasar en un trabajo, miedo a quedarte sin dinero… Analiza qué es lo peor que podría pasar en cada situación y si eso que temes tiene probabilidades reales de ocurrir; muchas veces ocurre que eso que más tememos nunca llega a ocurrir. Luego, haz tu plan de acción para esas situaciones hipotéticas que te causan miedo, eso te hará sentir segura y con el poder que necesitas para enfrentar cualquier situación por más adversa que sea.

Estos consejos también puedes usarlos para ayudar a tu hijo a aprender a decidir, a crecer su autoestima, seguridad y confianza y a enseñarle que sin importar qué venga en el futuro, él tiene el poder personal para salir adelante, así como tú.

Te ayudará leer también:

5 heridas emocionales de la infancia que afectan toda la vida

Categorías
Ser Familia

¿Tienes un hijo homosexual? Ámalo de forma incondicional

¿Tienes un hijo homosexual? Ámalo de forma incondicional

Aceptar las diferencias conviene para poder amar plenamente a todos los que nos rodean, a la familia, a la pareja, los amigos, incluso, a los hijos, quienes con más razones necesitan sentirse aceptados por sus papás. ¿Tienes un hijo homosexual? Estos consejos son justamente para ti. 

Ámalo de forma incondicional

Para amar plenamente, necesitamos aceptar la idea de que todos somos humanos.

No te aferres a la «perfección» ya que solo sentirás mucha frustración al encontrar que la realidad no corresponde a tu realidad. Si tu hijo «no es como lo esperabas», incluso desde que nació, quizá lo querías con ojos verdes como los de su abuelo, o de cabello chino como tú, pero tal cual es es hermoso; ¿cierto? Su esencia es lo que vale y es tu hijo. No pelees contra la realidad.

Trabaja tu propio temor. ¿A qué le temes realmente?

Quizá al qué dirán, a no saber cómo tratarlo o qué decirle, a que desconoces qué es ser homosexual, incluso puedes sentirte culpable. Busca información del tema, recurre a expertos que te orienten en qué decir y cómo acercarte a tu hijo. Principalmente, platica con tu hijo: conócelo, escúchalo, deja que te diga cómo se siente; porque probablemente él tenga aún más miedo que tú.

Mira cómo empoderar a tu hijo

Cómo reforzar la autoestima de tu hijo

Ponte en sus zapatos. ¿Cómo te sientes tú cuando una persona te juzga o pretende cambiarte?

Evita actuar igual con tu hijo, porque para él ya es difícil sentirse «distinto»; imagina cómo lo haría sentir el «rechazo» de papá o mamá, o de los dos. Además, al ser aún muy joven, le está costando aceptarse a sí mismo; tu amor ahora necesita reflejarse en la contención emocional, guía, escucha, respeto, comunicación, empatía. Quizá sea el momento en que le haga falta más que nunca que pienses más en él que en ti.

Valóralo más que antes

Aunque la sociedad cada vez está más receptiva a la homosexualidad, aún hay reproches, críticas, prejuicios, tabúes… A tu hijo le espera un trabajo interior fuerte y necesita de sus pilares para empoderarse, vivir feliz, sin culpas porque en realidad no tiene por qué sentirlas. Él ahora necesitará todos los recursos emocionales que puedas enseñarle para defender su autenticidad, ser genuino y sentirse bien consigo mismo.

Dale la seguridad de que lo amas y lo seguirás amando

Es un sentimiento que necesita tenerlo bien claro porque eso impulsará su autoestima: «si mis padres me aceptan tal cual soy, todo lo mundo lo hará». Los hijos construyen su percepción del mundo a partir de lo que aprenden en casa y de lo que viven ahí: si sienten amor y aceptación no dudarán de que afuera es posible tenerlo.

Ama a tu hijo 

Todo lo que vives te trae lecciones de vida para que seas mejor persona, humana y papá o mamá. Quizá te toca cambiar algunas creencia que ya no te sirven para ser feliz y hacer feliz a tu familia. La aceptación hacia los demás comienza por aceptarte a ti mismo tal y como eres, con tus virtudes y defectos.

Sé feliz con lo que el universo te regala, no le pongas adjetivos, sólo recíbelo y mira todas sus bondades. Tu hijo, tal como es, es el regalo que el universo te dio para sacar lo más bello de ti, amar plenamente. ¡Y claro que tu tienes mucho amor para darle!

Foto: Getty Images

Te invitamos a leer:

Los niños no necesitan ser los mejores, ¡sólo felices!

Categorías
Especiales

Afrodita, Artemisa, Atenea… ¿qué diosa de la antigüedad te rige como mamá?

Existe la teoría de que las mujeres tienen una serie de deidades protectoras y dadoras de talentos, también de algunas cuantas debilidades; que surgen cuando más las necesitan, por eso, cuando ya son mamás, se transforman en una gran fortaleza dentro de ellas. ¿Te gustaría saber cuál es la diosa de la antigüedad que te está ayudando a ser la mejor mamá? 

Conoce cuáles son tus diosas internas y cómo liberarlas

Perséfone:

Es la joven que deja la niñez para entrar a la vida adulta. Se presenta en todas durante la pubertad y marca el momento de arriesgarnos y experimentar. Riesgo:  quedarse instalada en la eterna adolescente. Solución: empezar a activar a las otras diosas.

Démeter:

Es la madre protectora y nutridora. Se activa cuando damos a luz o cuando soñamos con quedar embarazadas. Riesgo: es un arquetipo muy fuerte en nuestra cultura; se puede convertir en el único objetivo de vida. Solución: activar a Hestia para aprender a atender nuestras necesidades.

Hera:

Es la esposa y dueña del hogar. Vela por la familia. Se activa cuando nos casamos o en periodos en los que necesitamos arraigo, confort y seguridad. Riesgo: si percibe peligro sobre su posición de esposa, puede llenarse de furia y rabia, provocando la caída de lo que tanto le importa. Solución: activar a Atenea para poder desarrollar un pensamiento objetivo y racional que permita el equilibrio.

Artemisa:

Competidora en buena lid, solidaria con las causas femeninas, luchadora social. Amante de la vida natural y sin complicaciones. Esta diosa suele desarrollarse mucho en algunas mujeres y bastante poco en otras. Riesgo: adentrarse demasiado en el mundo femenino, natural o social, olvidando su persona y hasta llegando a odiar lo masculino. Solución: activar las cualidades representadas por Afrodita, Démeter o Hera le permiten obtener un buen equilibrio.

Atenea:

Es nuestra parte racional, la estratega, la líder y guerrera. Está muy dominada por actitudes masculinas y es la que suele hacernos destacaren el mundo profesionalo intelectual. Riesgo: este es otro arquetipo riesgoso porque su fuerza nos puede hacer quedar atrapadas en él. Solución: equilibrar el pensamiento racional con la pasión y emotividad de Afrodita.

Afrodita:

Diosa del amor y la pasión. Ella encarna nuestra cualidad de amante seductora, de mujer que enamora y conquista. Requiere de un compañero sentimental que siempre la haga sentirse bella y amada. Riesgo: buscar satisfacer sólo la parte superficial de esta fuerza y caer en relaciones pasajeras, numerosas y vacías. Solución: equilibrar la pasión con el pensamiento racional de Atenea, el amor maternal de Démeter o el interés social de Artemisa.

Hestia:

Muy espiritual. Deseosa de encontrar las respuestas en su interior. Proclive al misticismo, a lo intuitivo y esotérico. Esta fuerza aparece en momentos de dolor, búsqueda o gran madurez en nuestras vidas. Riesgo: quedar demasiado encerrada en sí misma e ignorar lo que hay alrededor. Solución: un buen contrapeso es activar a Artemisa para dar el sentido práctico y material.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

25 consejos para disfrutar tu maternidad, ¡aún más!

 

 

Categorías
Ser Mamá

Haz este ejercicio de meditación para decirte «te amo»

Decirte «te amo», ¿cuántas veces lo haces al día? Hacerlo es importante porque cuando uno se ama a sí mismo se siente más satisfecho y completo para vivir cada día y darse bienestar. Date aceptación, reconocimiento, ternura y amor con este ejercicio de meditación. Sentirte bien contigo misma te hará un ejemplo aún mejor para tu hijo. ¿Lista?

Para decirte «te amo»

  1. Procura realizar este ejercio sola, sin distracciones.
  2. Prepara el espacio con un aroma de tu gusto, puedes hacer este ejercicio después del baño, es importante que estés relajada.
  3. Acuéstate boca arriba, coloca tu mano derecha en el corazón y la izquierda en el plexo solar.
  4. Inhala y exhala profundamente en cuatro tiempos; enfoca tu respiración por unos minutos.
  5. Comienza a decirte «te amo, te amo, te amo», por unos minutos.
  6. Pregúntale a tu corazón qué color necesita para sanarse y hazlo entrar por tu coronilla, jalándolo desde el cielo hasta tu corazón y llenándolo de ese color.
  7. Inhala y exhala, abre tus ojos lentamente y observa cómo te sientes.

Meditación extraída de libro de Karina Velasco, Del punto A al punto G.

FOTO GETTY IMAGES

Te ayudará leer también:

Besos, abrazos y muchos «te quiero»

La importancia de decir «te quiero»

 

Categorías
Así Crece

Tips para enseñar a tu hijo a afrontar el estrés

Saber afrontar el estrés que causan algunas situaciones del día a día y de la vida misma, ayudará a tu hijo a resolver los conflictos de la adultez y llevar una vida exitosa y de bienestar. Es una habilidad emocional que como padres no podemos dejar pasar. 

Tips para enseñar a tu hijo a afrontar el estrés

De acuerdo con información de Healthy Chlidren, «el temperamento de los niños varía y, por lo tanto, estos son bastante diferentes en su capacidad para enfrentar el estrés y los problemas diarios. Algunos niños son de trato fácil por naturaleza y se adaptan fácilmente a los acontecimientos y a las nuevas situaciones. A otros, los cambios en sus vidas los desestabilizan.

«Todos los niños mejoran su capacidad de manejar el estrés si han tenido éxito al manejar desafíos anteriormente y si sienten que tienen la capacidad y el apoyo emocional de la familia y los amigos. A los niños que tienen un sentido claro de su capacidad personal y se sienten amados y apoyados, generalmente, les va bien».

En este sentido, conviene ayudar a tu hijo con estas acciones:

  1. Ponle pequeños retos a cumplir, acordes con su edad y acompáñalo en su proceso de cumplirlos.
  2. Hazlo sentir aceptado tal como es y ayúdalo a potenciar sus talentos.
  3. Respeta su tiempo de aprendizaje y desarrollo en todo sentido.
  4. Escucha sus emociones, sus anécdotas de vida, sus problemas, sus angustias.
  5. Enséñalo a lidiar con sus propias emociones.
  6. Asegúrate de que sienta tu amor; vigilia su alimentación, pregúntale cómo está, conoce a sus amigos, sus gustos y disgustos. Dile «te amo».
  7. Dale una familia estable, aunque tu pareja y tú estén separados, tu hijo necesita percibir que hay armonía entre sus padres.
  8. Enséñale a tomar decisiones, poco a poco, orientándolo a conocerse a sí mismo, saber lo que quiere, elegir y sentirse seguro de sus decisiones.
  9. Motívalo a superar sus miedos, pero nunca obligándolo, sino siendo empática y un ejemplo (supera los tuyos).
  10. Dale los recursos para que se sienta con la suficiente confianza de ser él mismo donde sea y con quien sea; ayúdalo a desarrollar habilidades sociales, como empatía, respeto, tolerancia, asertividad; también, a ser resiliente, que es la capacidad de saber que es capaz de salir airosos de cualquier situación adversa.
Categorías
Padres e Hijos

Lecciones de vida que nos deja la historia de Yalitza Aparicio

Yalitza es hoy la mujer mexicana más popular, también la más controvertida no solo en el entorno cinematográfico, sino entre los mexicanos. Pero más allá de si se merece recibir el Óscar o no, ella resulta un ejemplo de empoderamiento para muchas mujeres y niñas. Te contamos por qué.

  1. Es una mujer que supo tomar el riesgo. Claro que le costó animarse a hacer el casting para la película Roma, en realidad, ella solo acompañaba a su hermana  Edith, quien sí acudió al llamado e hizo las fotos y la entrevista. Sin embargo, tras el poder de persuasión de «Don Migue», Miguel Ángel Oceguera, director de la Casa de Cultura de Tlaxiaco, Yalitza tomó el toro por los cuernos, pues total… era «algo muy sencillo», según sus palabras.
  2. Ha sabido salir adelante aun en la adversidad. Yalitza proviene de un pueblo dedicado principalmente a la siembra de maíz y la elaboración de leche y queso, pero además, enmarcado en actividades del narcotráfico. Taxiaco, un pueblo oaxaqueño, solo le deparaba una vida humilde de profesora, pues la actividad educativa no es tan próspera en aquel estado, por lo que optó por dedicarse a hacer piñatas y trabajar medio tiempo en un hotel. Lo importante era trabajar para sacar adelante a sus hermanos, Jesse, de 15 años, y Pedro, de 12.
  3. Mantiene su fortaleza interna y se sabe merecedora de lo grande que hoy está viviendo. En varias de sus entrevistas, Yalitza ha manifestado lo importante que es confiar en uno mismo y sentirse agradecido por lo que uno está viviendo. Quizá sea su sangre de fortaleza oaxaqueña lo que la ha llevado a pensar así. En nota publicada por un portal digital acerca de la vida de la ahora actriz mexicana, una mujer habitante de Taxiaco declaró: «se ve calladita, pero es una mujer muy fuerte, que nunca se dejó de ningún hombre. Ella tiene sangre mixteca por su papá y triqui por su mamá. Como indígenas son muy resistentes a todo. Luego cuando hablan el triqui hasta parecen ladridos de perro”.

Y además de esto, Yali conquista corazones por su humildad; sabe que aún le falta mucho por aprender en el mundo del cine, por lo que ha dicho que aunque le gustaría tener más oportunidades como actriz, reconoce que eso implicaría estudiar y prepararse para lograrlo.

Sin duda, esta mujer de 25 años tiene una gran historia de vida. Te invitamos a compartirla con tus hijos; a través de ella puedes enseñarles que la vida puede darnos sorprendentes giros, en los cuales solo nuestra fortaleza interna nos podría mantener bien parados.

Felipe Salinas