Categorías
Ser Pareja

«No me divorcio por mi hijo»

«No me divorcio por mi hijo», ¿te suena conocida esta frase? Sigue leyendo.

“No me divorcio por mi hijo”, ¿es una frase que has pensado más de una vez? ¿Ya no eres feliz con tu pareja pero sigues ahí por tu hijo? Mira estos consejos.

Relación amarga

Una relación en donde los miembros ya no se llevan bien o no son felices, solo amarga, entristece, enoja, preocupa, impide crecer personalmente y es un mal ejemplo para tu hijo.

Le haces más daño a tu hijo si él:

  • Presencia peleas violentas entre mamá y papá
  • Ve que tú y tu pareja nunca se ponen de acuerdo
  • Escucha que se insultan
  • Observa que ya no se tocan o besan
  • No tiene el ejemplo de una relación sana

¿En qué le afecta a un niño ver que sus papás pelean?

Cuando crezca, no creerá en el amor verdadero

Tendrá desconfianza en una pareja

Le costará trabajo encontrar una pareja estable

No sabrá cómo mantener una relación sana

Podría caer en adicciones o con malas compañías

Se alejará de ti y de tu pareja lo más rápido que pueda

Idealizará a una pareja armoniosa

«No me divorcio por mi hijo»… La realidad

Lo que debes saber del divorcio

Sí, en efecto es un fracaso y duele, duele mucho afrontar la realidad. Nadie nos preparada para vivir una situación así de dolorosa, en donde las ilusiones y sueños se esfuman, pero debes seguir adelante, buscar una nueva y mejor forma de vida, primero por ti, luego por tu hijo.

Para no dañar más a tu hijo, debes separarte de tu pareja cuando…

  1. Se han perdido el amor y el respeto
  2. Cuando sufres
  3. Hay más reproches y tristezas que  momentos felices
  4. No hay posibilidad de solución a los problemas
  5. Están estancados en una situación problemática
  6. Aumenta la tensión, preocupación, tristeza, enojo ansiedad e inseguridad en tu hijo

Lo que hacen las parejas exitosas…

Transmiten felicidad, seguridad y estabilidad a su hijo.
Vencen los obstáculos cotidianos
Trabajan diariamente por ser mejores
Refuerzan sus vínculos
Crecen y maduran juntos
Crean niños independientes y seguros

Tomar una decisión de esta índole es difícil, pero pon tu mente y corazón en claro y decídete a ser feliz, por ti y tu hijo.

¿Estás pasando por un divorcio?

Todo lo que debes saber de custodia compartida

Categorías
Padres e Hijos

Lo que siente un niño cuando sus papás le dicen mentiras

Las mentiras no tienen colores; ni son blancas, ni son negras, ni son término medio. Todas tienen las mismas consecuencias para los niños, pues como apenas están reuniendo las piezas para construir su mundo, pueden provocarles una contradicción, angustia y un caos ante el cual no saben reaccionar.

O mejor dicho, reaccionan tan instintivamente que se vuelven su modo de resolver conflictos, responsabilidades, temores o cualquier situación en la vida, ya que eso aprendieron del entorno en el que crecieron.

Pensemos: ¿cuántas veces en tu vida has “inventado algo” para solucionar algo? Probablemente en esta reflexión llegues al punto en el que muchas veces fue necesario: “no podía decir a mi hijo que su perrito se había muerto, mejor le dije que se había ido con su amigo”.

Sin duda, hay situaciones que nos hacen mentir porque “creemos” que es lo mejor; pero no, no al menos en el mundo de los niños. ¿Por qué?

Conoce las razones que nos compartió Karla Amieva, psicoterapeuta con maestría por la Asociación Psicoanalítica Mexicana:

Viven una contradicción de valores 

Mucho hemos escuchado que los padres somos su primer ejemplo; ellos nos están observando todo el tiempo porque somos su primera fuente de información. Así que si tú le pides que “siempre diga la verdad” pero le mientes a él o a quien sea, él se pregunta: “¿por qué mi mamá dice que yo no puedo mentir y ella lo hace?”.

Sienten enfado y desconfianza

Cuando los niños se enteran que les mintieron se sienten traicionados (“por qué me mentiste, no soy tonto, sí entiendo) y tristes; como aún no saben trabajar inteligentemente sus emociones, su reacción instintiva es el enfado y enseguida, la desconfianza, ya que no alcanzan a comprender cómo su figura de mayor autoridad, amor y seguridad los puede engañar.

Aprenden que mentir está bien y a evadir responsabilidades 

Para los niños entre los 3 y 6 años de edad, lo que dicen sus padres es la verdad absoluta; ellos aún no tienen criterio para discernir entre lo correcto o incorrecto, o para definir lo malo y lo bueno. Si nosotros les decimos mentiras, les estamos mostrando que son buenas y si las decimos para desligarnos de alguna problemática, salir airosos, evadir una obligación… la enseñanza es que las mentiras son el recurso fácil para enfrentar y resolver la vida.

Entonces, para cuando ya tengan la capacidad cognitiva para elaborar mentiras (a partir de los 7 años), ya no serán mentiras chiquitas o por juego, sino unas que puedan incluso poner su integridad en riesgo. Será “algo permitido”.

Categorías
Salud

Enojarte podría provocarte un infarto o derrame cerebral

Si eres de las personas que se enojan mucho o muy seguido, cuidado, tu salud se puede ver afectada gravemente. Podrías tener un ataque al corazón (infarto) a las siguientes dos horas de experimentar un coraje, además, se incrementa la posibilidad de que sufras un derrame cerebral.

El estrés aumenta la frecuencia cardiaca y la presión arterial, lo que restringe el flujo sanguíneo, la próxima vez que sientas mucho coraje, trata se respirar, intenta hacer al menos cinco respiraciones por minuto para reducir la presión arterial.

El estrés incrementa tus probabilidades de sufrir un derrame cerebral ya que genera respuestas inflamatorias en el torrente sanguíneo, lo cual reduce el flujo de sangre hacia el cerebro.

¿Qué  puedes hacer para evitar un derrame cerebral o infarto?

* Mantener la calma.

* Ir al gimnasio, con media hora de ejercicio se puede reducir la ansiedad.

* Meditar para disminuir la presión arterial.

* Cuidar de tu jardín al menos 20 minutos al día, ayuda a reducir la presión arterial, lo que disminuye en un 30 por ciento el riesgo de sufrir un derrame cerebral.

* Caminar al aire libre.

* Pintar sobre un lienzo, hoja ¡o hasta en una servilleta!

* Armar un rompecabezas.

* Resolver sopas de letras, laberintos o crucigramas.

* Respirar profundo al menos seis veces seguidas.

* Guardar la calma y tratar de encontrar una mejor solución.

* Sonreír más. Un estudio de la Universidad de Michigan, EUA. reveló que las personas que sonríen más pueden reducir su riesgo de sufrir un derrame cerebral ya que al sonreír el cerebro produce cortisol, una hormona que evita la inflamación de las arterias.

¿Sabías que el 1/3 de la población adulta mundial tiene la presión arterial alta según la OMS?

Dato alarmante: 77% de las personas que sufren un derrame cerebral tienen la presión arterial alta.

Te interesa: 5 alimentos que estimulan el cerebro y te harán más inteligente