Categorías
TV para tus hijos

Bia, la serie con mensajes y valores positivos para tu hijo

Por Adriana  Gil y Odeth Figueroa 

Bia, la serie con mensajes y valores positivos para tu hijo, ya que acompaña a un grupo de chicos que descubren, comparten y desarrollan sus talentos en ‘El Fundom’, un lugar que pone a su disposición todas las herramientas necesarias para la creación de clips, tutoriales, retos, humor, danza y música vía online.

En esta serie se vivirán grandes romances, veremos cómo se desarrollan amistades, problemas personales, música todo girando alrededor de la tecnología y las redes sociales. Va dirigida a chicos y grandes, porque habla de muchos valores familiares.

Bia, la serie con mensajes y valores positivos para tu hijo

El elenco multicultural de Bia está liderado por la actriz brasileña, Isabela Souza; el actor español, Julio Peña; la actriz mexicana, Andrea de Alba y el actor argentino, Guido Messina.

La protagonista es Bia, tenía una conexión muy fuerte con su hermana, Helena, pero ya no se encuentra en su vida; ella fue quien le transmitió la pasión por el canto y la música, pero por la ausencia de su hermana, Bia dejó de cantar. 

¿BIA es buena para mi hijo?

Todos podrían pues esta serie busca dar buenos mensajes, eliminar etiquetas y lograr que la gente se identifique con alguno de los personajes.

BIA y las redes sociales

Si te preocupa lo que tu hijo ve en redes sociales, te contamos que los personajes de la serie tienen su propio Instagram en donde comparten su arte, sus ideas, dibujos, fotos y moda.

La música

Una de las características más especiales de las series para adolescentes es la música, en BIA se incluyen canciones originales en español y portugués.

+ de los personajes

Dos de los personajes centrales son Alex y Manuel, interpretados por Guido Messina y Julio Peña, respectivamente. Con ellos tuvimos la oportunidad de platicar y nos contaron los pormenores de sus personajes.

“Manu es un tipo que toca el piano, es autodidacta de los instrumentos y ayuda a su primo Alex a montar sus videos para su canal; él va a estar detrás  de las cámaras, comentó Julio sobre las características de su papel.

Por su parte, Guido explicó: “A mi personaje Alex Gutiérrez le gusta estar delante de la cámara, es el extrovertido, un poquito agrandado, es un personaje que es muy confiado y seguro de sí mismo, que va a ir por todo para alcanzar lo que él quiera.” 

Actores apasionados

Julio Peña, originario de España, considera que le aportó varias características propias a Manuel: “Esa pasión por la música, es como yo, un apasionado de la música y creo que la siento de una manera muy similar a Manu; además compartimos el gusto por todo lo que es detrás de cámaras, la fotografía, hacer video, la edición, eso es lo que le he dejado al personaje de mí mismo.”

Por el contrario, Guido se define muy distinto a su personaje: “Alex y yo somos bastante diferentes en cuanto a la personalidad, pero trato de aportarle lo que más puedo para darle vida a Alex de la mejor manera posible.” 

“Esperamos que les guste, esperamos poder darles un mensaje lindo, positivo, ya que es un público adolescente y joven; niños también que están una época de crecimiento y esperamos darles mensajes ricos en valores y lindos para que los puedan tomar”, compartió el actor argentino,Guido Messina.

Las series de tv para adolescentes tratan temas que los pueden inspirar a resolver de una forma positiva los problemas cotidianos.

¿A tu hijo le gustan las series de TV?

Foto: cortesía Disney Channel

¿Conoces a un pequeño con autismo? Mira esta serie…

Pablo, la primera serie de TV creada por niños con autismo

 

Categorías
Así Crece

¿Qué hacer cuando tu hijo te desafía?

¿Qué hacer cuando tu hijo te desafía?

¿Sientes que tu hijo te lleva al límite? Calma, sólo significa que está experimentando.

Aunque tu hijo sea pequeño, lo mejor que puedes hacer al prohibirle o negarle algo es darle una explicación. Quizá tu hijo no comprenda el motivo de tu enojo o de la regla, pero lo más importante es que tengas buena actitud al hacerlo.

¿Qué hacer cuando tu hijo te desafía?

Tu hijo no necesita largos sermones para entender que está haciendo algo que podría lastimarle, él requiere que le expliques de forma sencilla: “cuando le pegas a tu hermanito, le duele y se pone triste, por favor, no lo hagas”.

  1. Da tu mejor ejemplo. Tu hijo actúa según lo que observa en casa, tu ejemplo y las explicaciones deben coincidir. Por ejemplo: ¿quieres que tu hijo entienda que no debe pegar, cuando tú le pegas?

  2. No lo dejes hacer lo que quiera. A pesar de que tu hijo haga un gran berrinche, no debes consentirlo en todo.

  3. Es difícil, pero trata de tener paciencia. Tu hijo necesita de ti que le inculques normas y valores.

  4. Siempre con amor. Hagas lo que hagas al momento de corregirlo, siempre hazlo con amor.

  5. No lo etiquetes. Nunca le digas a tu hijo frases como: “eres malo”, tu hijo se está formando una imagen de sí mismo y él se creerá todo lo que le digas. Cuida mucho tus palabras y sobre todo, los apodos o adjetivos que le pones.

  6. No dudes de ti. Si tu hijo percibe que tu orden es dudosa, la evitará. Muéstrate firme y asegúrate de que tu hijo cumpla lo que le pides.

  7. No prohibas todo. Las prohibiciones constantes limitan a tu hijo y se hará rebelde.

  8. Distráelo. Si no quieres que tu hijo algo en especial, distrae su atención, llévalo a otro lugar, ofrécele una opción diferente.

  9. No todo es no. Toma medidas para que evites decirle “NO” todo el tiempo, por ejemplo, quitar todo lo que se pueda romper en tu casa…

  10. Dile palabras alentadoras. Cuando tu hijo haga algo bien, felicítalo y así con cada uno de sus avances. Muestra tu orgullo y felicidad honestas sin caer en exageraciones.

Evita a toda costa esto:

  • Avergonzar, ridiculizar y culpabilizar ya que se quedarán como una huella que lo atormentará por toda su vida.
  • Nunca le digas eres: “malo”, “tonto”, “torpe”, “inútil”…
  • Evita los enojos que duren más de unos minutos.
  • Nunca le hagas sentir que “no lo quieres”.

Cuando se trata de disciplinar a tu hijo, no castigues a su persona, sino sus acciones y ten en mente de que siempre debes apoyar sus cualidades.

¿Frecuentemente le dices a tu hijo «no»?

Mira cómo ayudarle a tu hijo a seguir instrucciones

Meditar ayuda a tu hijo a concentrarse más

Categorías
Especiales

Pon límites sin llorar en el intento

Siempre es posible establecer reglas en casa sin perder de vista el amor, pero hacerlo  equivale a que mamá y papá trabajen su autoconfianza y seguridad. Aprende a poner límite sin sentir culpas. 

Disciplinar puede ser tu mayor dolor de cabeza o tu mejor aliado, según cómo los marques. Recuerda que los niños requieren que papá y mamá les señalen el camino a seguir para saber hasta dónde pueden llegar; los límites lo ubican en su realidad, pero los niños responden mejor cuando se les conduce mediante reglas claras y coherentes, acordes con su edad y sus capacidades, estableciendo las consecuencias de sus actos, lo cual media su conducta y les proporciona la seguridad suficiente para saber cómo actuar.

En esta tarea, los papás suelen perderse. Las grandes expectativas que se centran en la paternidad no dan lugar a equivocaciones, sino que imponen perfección. Y aunque es una meta irreal, se encuentra presente en las relaciones con los hijos. Un resultado común de tal miedo es que muchos padres se paralizan cuando tratan de fijar límites sanos.

En vez de eso, buscan alejar a su niño de los “peligros” del mundo exterior porque consideran que así le demuestran lo importante que es. También sucede que, cuando no están entregados al cuidado de su hijo en un 100%, piensan que le están fallando y sobrecompensan ese tiempo dándole mayor libertad o colmándolo de regalos para que no resienta la ausencia.

La falta de límites deriva en…

La permisividad en el hogar puede ocasionar un incremento en el trastorno antisocial de la personalidad, el cual consiste en el desafío de las normas establecidas. Los individuos con esta patología suelen no tener sentimientos de culpa ni se dan cuenta del daño que sus actos ocasionan a los demás. Lo grave es que esta tendencia crece por el tipo de educación que prevalece hoy día. Para hacerle frente, los terapeutas familiares recomiendan a los padres evitar la sobreprotección, la falta de reglas claras y el darles todo lo que piden.

Tu poder para poner límites

Para que estés en condiciones de dar a tu hijo las herramientas que necesita para modular su conducta debes contar con mucha fuerza interna para transmitir lo que esperas de él, proponiéndote como modelo, pues tu niño te imita. Si te sientes débil frente a él y consideras que sus demandas son excesivas, puedes pensarte rebasada y creer que no cuentas con la capacidad suficiente para guiarlo; es entonces cuando, al no saber cómo actuar, entras en pánico y pasas por alto las reglas.

Pero ¿por qué ocurre esto? Según nuestro experto, sucede en padres que tuvieron una educación autoritaria, por lo que es comprensible que no deseen repetir ese patrón con su hijo. También porque no saben cuál es el punto medio y sano de la disciplina, por tanto, se inclinan hacia la permisividad, dejando que su niño actúe sin control. También sucede en los papás que caen en la trampa de la inconstancia: un día son muy enérgicos y otro condescendientes, lo que descontrola al nene.

“Como papás, cuando no sabemos qué hacer para dar cariño, es frecuente que llenemos de obsequios a los hijos. La razón de ello es simple: no damos amor porque no aprendimos a recibirlo; arrastramos en la vida una carencia de afecto. Esto crea en el niño un hambre de amor cada vez más crónica, al grado que la única manera de saciarlo es con amor”, dice Arturo Ortiz.

De igual manera, los padres sobreprotectores encubren un sentimiento de incapacidad para responder a las necesidades del hijo, entonces el progenitor busca reparar ese hecho volcándose al menor, asfixiándolo al cuidarlo de más. En apariencia, este padre cree que es excelente en su tarea porque cuida, platica, juega, procura y protege mucho al niño, pero en el fondo se trata de un mecanismo inconsciente para apaciguar la angustia de no ser un papá o mamá fuerte.

Recuerda que los chicos construyen su mundo emocional a partir de cómo los adultos responden a sus demandas. Por ello, lo primordial es trabajar tus propios temores al momento de ponerle límites a tu hijo; la confianza en ti misma, autoestima y amor propio (tu empoderamiento) son tus principales herramientas para no dudar que eres la mejor mamá (o papá) que tu hijo puede tener, sin importar que trabajes fuera de casa o te dediques de tiempo completo a su cuidado.

ESTE ARTÍCULO SALIÓ PUBLICADO EN LA EDICIÓN IMPRESA DE PADRES E HIJOS EN ABRIL DE 2019, FUE REDACTADO POR MAYRA MARTÍNEZ.

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Especiales

12 estrategias que hacen que tu hijo entienda con un «buen regaño»

De un lado de la moneda está el castigo y del otro, el refuerzo positivo. Los niños suelen responder mucho mejor a esta segunda alternativa. Pero necesitas aprender algunas estrategias para que tu hijo entienda. 

La idea es estimular las conductas contrarias a la mala acción, de tal manera que al ser mucho más frecuentes y habituales, neutralicen las incorrectas. Esto aplica sobre todo a cuestiones recurrentes: si tu niño miente de forma regular y dice que se lavó los dientes cuando en realidad no lo ha hecho (o insiste en no levantar los juguetes que usó), la táctica consiste en aplaudirle, reconocerlo y premiarlo cuando sí lo haga; ¡funciona estupendamente!

HAZLO DESDE EL CORAZÓN

  1. Habla con él en un tono firme pero tranquilo, en un momento en el cual ambos estén en calma.
  2. En la charla, necesitas dejar claros los límites que no debe rebasar y las consecuencias de hacerlo. Sé constante al aplicarlos y procura que tanto tú como tu pareja estén de acuerdo.
  3. Las consecuencias no consisten en castigar a tu hijo o en hacerlo sufrir, sino en que remedie su “mala acción”. Debe saber que todo acto implica una consecuencia positiva  o negativa.
  4. Con los más grandecitos, las consecuencias pueden ser previamente negociadas para que se comprometan más y sepan que son tomados en cuenta en la familia.
  5. Hazle saber que no lo regañas por lo que es, sino por lo que hace; no le pongas ningún adjetivo calificativo negativo, evita etiquetarlo (ve a la página 46, encontrás los tips para lograrlo).
  6. Confía en su capacidad para lidiar con las adversidades. Recuérdale que siempre estarás a su lado en las dificultades.
  7. Déjale claro que lo amas incondicionalmente, haga lo que haga, pero que tú eres el adulto responsable de cuidarlo y educarlo.
  8. No pierdas de vista que estás formando a un ser humano que requiere no sólo que le digas lo que no debe hacer, sino cómo hacerlo mejor de forma positiva.
  9. Se vale decir: “Esto no fue correcto, pero no sé cuál será tu consecuencia. La pensaré y te digo en una hora”. Date tiempo para calmarte.
  10. Ten en mente que todo castigo requiere una explicación para que tu niño entienda su error; también debe implicar un esfuerzo, una lección y una reparación del daño.
  11. Nunca lo humilles, amenaces o dañes con palabras o golpes, aún cuando tenga un mal comportamiento.
  12. Mantén la calma, respira, aplica el regaño y termina con un abrazo y un “te amo”.

ESTE ARTÍCULO SALIÓ PUBLICADO EN LA EDICIÓN IMPRESA DE PADRES E HIJOS EN ABRIL DE 2019, FUE REDACTADO POR JESSICA LÓPEZ CERVANTES.

Categorías
Especiales

Castigos, para cuando todo lo demás ha fallado

Es necesario empezar a corregirlo, pero la guía y regaños no siempre dan resultado y, aunque la idea del castigo te molesta e inquieta, te preguntas si no será algo necesario.

HE AQUÍ LA RESPUESTA

Con los niños, las reglas del juego tienen que ser muy claras y la autoridad que ejercen los papás no debe dejar lugar a dudas. Si los pequeños ignoran cualquiera de las dos, es momento de pensar en un método más efectivo.

Primero… necesitas cerciorarte de que fuiste clara y congruente en las indicaciones. Por ejemplo, decirle:

“Esto no se toca porque mamá lo necesita para hacer su trabajo; si lo tomas, ella no podrá realizar sus tareas y puede tener problemas . Si lo vuelves a hacer tenemos que castigarte hasta que entiendas. ¿Me puedes repetir lo que te dije?”.

Segundo… debes conservar la calma para castigarlo desde un buen lugar, si es el caso. Es decir, si te dejas llevar por el enojo, la desesperación o frustración, lo más probable es que la intención didáctica que debe tener un castigo positivo se pierda.

Además, desde una emoción descontrolada podrías poner correctivos exagerados y que también te serán casi imposibles de cumplir: “Nunca más visitarás a tu prima”, “Voy a castigar absolutamente todos tus juguetes”, “Se acabó el helado para ti”.  Recuerda que los castigos deben ser consecuencias, por tanto sí necesitas cumplirlos.

Tercero… mientras tomas aire, pregúntate:

  1. ¿Por qué está mal esto que hace mi hijo?
  2. ¿Cuáles son las consecuencias reales de su conducta?
  3. En una escala de 1 a 5, ¿qué tan grave es lo sucedido?
  4. ¿Le he advertido con anterioridad que si hace esto sería castigado?
  5. ¿Qué tipo de castigo le permitiría darse cuenta de que esto es incorrecto?

Lo anterior te dará tiempo de poner las cosas en perspectiva y tomar mejores decisiones.

ESTE ARTÍCULO SALIÓ PUBLICADO EN LA EDICIÓN IMPRESA DE PADRES E HIJOS EN ABRIL DE 2019, FUE REDACTADO POR JESSICA LÓPEZ CERVANTES.

Categorías
Salud

Lo que debes ver en la etiqueta de los productos para saber si es sano o no

Aunque los mexicanos no estamos acostumbrados a leer las etiquetas de los alimentos, también es cierto que las mismas no son las más claras a diferencias de otros países, donde se puede identificar qué tan sano es o no un productos debido a los colores que presentan.

Si a ti también te preocupa la información nutricional de lo que estás llevando a casa, pero no sabes cómo identificar lo mejor para tu familia te recomendamos poner atención en estos cinco puntos:

1. PORCENTAJE DE AZÚCAR

Si la cantidad de azúcares es sospechosamente elevada para el tipo de producto, es casi seguro que contiene azúcares añadidos. La Organización Mundial de la Salud recomienda consumir no más de 50 gramos de azúcar al día, por lo que debemos sumar la que contiene el producto a los azúcares que consumiremos en otros, incluyendo las frutas.

2. GRASAS SATURADAS

Los expertos recomiendan evitar aquellos productos que contengan aceite de palma, uno de los más nocivos para la salud cardiovascular. Si la fracción saturada es alta, deberemos sospechar de que hay aceite de palma, a no ser, por supuesto que estemos frente a productos clásicamente grasos como leche, quesos, mantequilla, entre otros.

Lo que debes ver en la etiqueta de los productos para saber si es sano o no
PEXELS

3. CANTIDAD DE SAL

La OMS recomienda un consumo máximo de 4,5 a 6 gramos al día. Para evitar complejidades, procura aquellos productos bajos en sal, pues al igual que el azúcar no es el único del que la obtendremos a lo largo del día.

4. FIBRA VEGETAL

La fibra vegetal, eliminada de varios productos que deberían contenerla como pizzas congeladas, arroz y pan, debe contener un porcentaje elevado en lo que llevamos a casa, preferiblemente entre el 3 y 10 por ciento en cada porción.

5. POTEÍNA

Poseedora de la calorías de calidad, debemos fijarnos que el porcentaje sea elevado en productos de origen animal, pues al ser más costosa los fabricantes tratan de no usarla; sin embargo, en cuanto más contenga, más sano es dicho alimento.