Categorías
Ser Pareja

Nunca compartas esto con tu pareja, ¡ni por error!

La confianza entre las parejas es un elemento que no puede faltar para que todo resulte bien hasta que dure la relación, sin embargo, hay algunos detalles que es mejor no compartas con tu pareja, ya que la mayoría de los hombres suele sentirse atormentados con cierto tipo de información.

¿Qué es mejor no compartir con tu pareja?

Detalles sobre tus relaciones pasadas

El peor error que las mujeres cometen es hablar a detalle sobre sus relaciones pasadas. Y es que todos tenemos pasados, tenemos personas que quisimos y que nos quisieron, pero la realidad es que es tema del pasado y recordarlos podría provocar celos y un sentimiento de competencia de tu actual pareja por ser mejor que tu ex ante tus ojos.

Lo que todavía sientes por tu ex

Si consideras que todavía tienes sentimientos importantes hacia tu ex, compártelo con tu pareja, no se merece estar en segundo plano, de hecho, convendría en tal caso que primero superaras esa relación para poder estar emocionalmente disponible para un nuevo amor.

Pero, si de repente extrañas a tu ex, no compartas tal información. Los sentimientos complicados hacia las exparejas son completamente normales, pero muy personales.

Tu atracción hacia otros hombres

Es normal que de repente sientas atracción por algún hombre que te resulte interesante, al final del día eres humana, pero a menos de que sientas algo más allá y seas correspondida, háblalo con tu pareja, si no podrías incomodarlo al decirle cada cinco minutos que te gustó otro caballero.

Defectos mínimos de tu pareja

Todas las personas en el mundo tenemos defectos, es por eso que no tenemos derecho a juzgar a nuestra pareja y menos porque se trata de alguien con quien compartimos todo en la vida; el hacérselos notar a cada momento podría generar falta de seguridad y baja autoestima.

Historial de tu vida sexual

Algunas personas no tienen ningún problema en compartir este tipo de cosas. Pero otros no quieren conocer el historial sexual del otro. Aunque sí deberías compartirle los detalles de tu salud sexual, los pequeños momentos sexys podrían causar problemas. Tu pareja no quiere escuchar sobre todas tus aventuras sexuales, especialmente si fueron muy buenas.

¿Qué le puedo confiar a mi pareja? 

Pasatiempos favoritos, quienes son tus mejores amigos, deseos sexuales, miedos, gustos personales e información con la que te puede complementar y ayudar.

Por Fernando Martínez

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Cómo dañan las mentiras a una relación de pareja?

Categorías
Ser Mamá

¡Tus hijos podrían parecerse a tu exnovio!, dice la ciencia

Si lo último que deseas es tener algo que ver con ese exnovio con el que terminaste mal, podría ser que tu peor pesadilla se convierta en realidad y lo tengas presente ¡en tus hijos!

Esta historia de terror tiene que ver con la telegonía, teoría bautizada por el biólogo alemán August Weissman en el siglo XIX. De acuerdo con este científico, cuando los espermatozoides logran llegar al útero pueden impregnar óvulos inmaduros, que luego son absorbidos por el organismo de la mujer.

Este código genético absorbido puede perdurar y, por tanto, en el embarazo logrado ser registrado en la carga genética del bebé, pues la madre ya lo tenía. Y así es como tu hijo puede llegar a tener rasgos físicos de tu expareja.

La esencia de la teoría es incluso mucho más antigua, pues el filósofo Aristóteles había planteado que la herencia de una persona podría estar influenciada por las parejas previas con las que la mamá tuvo relaciones sexuales.

En 1820 se comprobó en Inglaterra que dos crías de caballos árabes contaban con características de una antigua pareja de la yegua de la que habían nacido: una quagga, subespecie de la cebra común que hoy está extinta.

Todavía no es momento de temer al extremo, pues hasta ahora la teoría sólo se ha comprobado en animales, particularmente en moscas.

¿Qué opinas de esta información, mamá? ¿Tu hijo te ha recordado a tu expareja, alguna vez?

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

De tal palo tal astilla, ¿qué hereda genéticamente papá a sus hijos?

 

Categorías
Ser Pareja

¿Se separaron? 5 reflexiones que te ayudarán a superar tu relación

Dice el psicólogo Walter Rizo que más vale una buena separación que un mal  matrimonio. Aunque para llegar a tal conclusión hace falta un trabajo individual muy fuerte, para que puedas superar tu relación e iniciar la siguiente etapa sana; libre de rencor, consciente de tu decisión y convencida de que es lo mejor tanto para cada uno de ustedes, como para tu hijo.

Más vale una buena separación que un mal  matrimonio

En este trabajo de reflexión, existen algunos factores involucrados que te invitamos a analizar para reconocer en qué falló cada uno, comprenderse, perdonarte a ti misma y a tu ex; también para evaluar qué necesitas para esta transición.

1. La historia de cada uno marca una influencia fuerte e inconsciente en su separación; alberga motivaciones silenciosas que los llevaron a actuar y sentir de determinada forma: alguno o ambos provienen de padres divorciados, de niños se sintieron abandonados, vivieron infidelidad, celos, relaciones tóxicas…

2. Sus rasgos de personalidad funcionan como una virtud, también como un obstáculo. Quizá ahora se den cuenta de que su intolerancia o ira los ha llevado a la crisis en varias ocasiones.

3. Las razones de los conflictos. Nadie tiene la culpa total, no fue una relación de uno solo; necesitan encontrar la mayor objetividad posible para no cargar culpas ni a sí mismos ni al otro.

4. Su historia como pareja. Así como vivieron tiempos caóticos, tuvieron varios felices; unos y otros ahora pesan en su emocionalidad, pero reconocerlos les permite valorar el esfuerzo que ambos hicieron para que la pareja y sus proyectos se concretaran y funcionaran.

5. Factores externos. No es igual cuando se tiene el apoyo familiar que si no, tampoco si están en un empleo estable que cuando hace mucho se dejó de trabajar. Algunas situaciones los harán sentir fuertes, otras bastante vulnerables y temerosos. El consejo es identificarlas para darles una solución.

Hacer estas cinco reflexiones te ayudará a poner en claro en qué fallaste tú pero también en qué falló tu expareja y asignarle a él su responsabilidad sin sentirte la mala del cuento. Además, saber tus errores te permitirá corregirlo, crecer y quizá, si así lo deseas, más delante formar una nueva relación de pareja, o en su defecto, enriquecer tu sabiduría para guiar a tu hijo hacia su bienestar emocional. Estamos contigo. 

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

¿Cómo sobrellevar el divorcio con tus hijos?